TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 4 – Parte 6: LAS CANCIONES QUE CANTAN LOS VENCEDORES (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

13 de enero 2016


''Los siete espíritus de Dios". No son los candeleros, sino los "fuegos ardiendo delante del trono" que representan los siete espíritus de Dios. Ya habíamos aprendido de Apocalipsis 1:20 que los siete candeleros son las siete iglesias, y el versículo 16 dice que en Su mano Cristo estaba sosteniendo las siete estrellas, que eran los ángeles de las siete iglesias.

Los 7 candeleros son las 7 iglesias
Los 7 fuegos en las lámparas son los 7 espíritus de Dios
Las 7 estrellas en su mano son los 7 ángeles

Cristo mismo se encuentra "en medio de los candeleros" (Apocalipsis 1:13).

El patrón

6 Y delante del trono había, por así decirlo, un mar de vidrio semejante al cristal …

La fuente de bronce en el Tabernáculo de Moisés fue construida de acuerdo con el patrón de este "mar de vidrio" que estaba delante del trono. En las instrucciones de Dios a Moisés acerca de la manera de construir el mobiliario para el Tabernáculo, Dios dice en Éxodo 25:40,

40 Mira y hazlos conforme al modelo [tabniyth] que te ha sido mostrado en el monte.

Moisés vio el Tabernáculo Celestial y se le dijo que lo duplicara en la Tierra de acuerdo con ese patrón o modelo. En cuanto a la propia pila, se dieron instrucciones a Moisés en Éxodo 30: 18-21. Fue construida de bronce y la puso "entre el tabernáculo de reunión y el altar". Su propósito era que los sacerdotes se lavaran las manos y los pies, "para que no mueran".

Así, el Templo Celestial tenía un Mar de Vidrio en frente de él, probablemente para limpiar a esos sacerdotes de Dios que se acercaban al Trono de Dios en el Cielo. ¿Acaso Juan necesitó lavarse las manos y los pies cuando fue llevado hasta el Trono de Dios? Nada se dice en Apocalipsis 4, pero el hecho de que era como "cristal", que no tiene ondulaciones, sugiere que no fue utilizado o que no era necesario.


Limpiados por la Palabra
Juan ya fue limpiado por la Palabra. En Juan 15: 3 Jesús había dicho a los discípulos, incluyendo a Juan,

3 "Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado".

Por otra parte, Jesús ya había lavado los pies de los discípulos en Juan 13: 3-10, preparándoles así para una audiencia ante el Trono. Por lo tanto, el Mar era como el cristal. Lavar los pies era un signo externo o ceremonia, pero en realidad fue la Palabra misma la que había limpiado su corazón, calificándolos de inmortalidad, "para que no mueran".

Leemos de nuevo del "mar de vidrio" en Apocalipsis 15: 2, 3,

2 Y vi, por así decirlo, un mar de vidrio mezclado con fuego, y los que habían salido victoriosos de la bestia y de su imagen y del número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, sosteniendo las arpas de Dios. 3 Y cantaban el cántico de Moisés …

En este caso el "mar" ya no se describe como un "cristal", sino como "un mar de vidrio mezclado con fuego"Mientras que Juan había visto el Mar delante del Trono, aquí vemos a los vencedores "que estaban sobre el mar de vidrio". ¿Qué significa esto? Ciertamente, en el Tabernáculo de Moisés ningún sacerdote jamás se puso de pie sobre el agua de la fuente.

En primer lugar, este "mar" contenía "fuego". Como tal, es conectado con el "lago de fuego" (Apocalipsis 20:14, 15), que es el "fuego" de la naturaleza de Dios que purifica los corazones de los hombres con el fin de calificarlos para la inmortalidad. El Lago de Fuego y el Mar de Vidrio tienen el mismo propósito, excepto que uno es para los no creyentes, mientras que el otro es para los creyentes (sacerdotes). Los creyentes caminan sobre el mar de vidrio, porque ya no tienen necesidad de la purificación divina. Los no creyentes, sin embargo, deben ser lanzados al Lago de Fuego, ya que necesitan tal purificación.

Este Lago de Fuego también contiene "azufre", es decir, azufre, que es un agente de limpieza de gran alcance, así como una sustancia que se quema con el calor intenso. La palabra griega para azufre es Theon, cuya raíz es la palabra theos, o "Dios, la divinidad". Era un agente purificador divino. El Thayer Lexicon griego nos dice, "el azufre se considera que tiene el poder de purificar".


El mar de bronce
Cuando Salomón construyó el templo, se hizo la fuente más grande que la construida bajo Moisés. Él lo construyó de acuerdo con el patrón (tabniyth) que se le mostró a su padre, David (1 Crónicas 28:11, 12). La palabra hebrea es la misma que la palabra usada en Éxodo 25:40, aunque la NASB decidió traducirla "plan" (modelo) en las instrucciones de David a Salomón.

En ambos casos, el patrón o plan, fue dado por revelación divina primero a Moisés, y más tarde a David. Ambos vieron el patrón celestial, pero David vio algo más grande que lo que vio Moisés. Por esta razón, dio instrucciones a Salomón para construir un templo, en lugar de un Tabernáculo. Esto nos dice que los patrones celestiales no son estáticos, sino progresivos, como para revelar los cambios esperados en el desarrollo del Reino a través del tiempo.

En cuanto a la fuente, Salomón recibió instrucciones de construir un "mar de bronce" (RV) 1 Reyes 7:23 (NASB) interpreta que esto significa,

23 Ahora él hizo el mar de metal fundido de diez codos de un borde al otro, de forma circular, y su altura era de cinco codos, y treinta codos de circunferencia.

La pila era de "treinta codos de circunferencia", lo que significa que era aproximadamente de diez codos de diámetro. (30 x pi es igual a 9.55 codos.) Salomón colocó este lavacro sobre doce bueyes, tres de los cuales se enfrentaban en cada dirección. Estos bueyes representan a los doce apóstoles. En general, un buey en la Escritura representa un sirviente fuerte y obediente, y se contrasta con el burro, que es más débil y a menudo obstinado. De ahí también, que los burros representan a los de Pentecostés, mientras que los bueyes representan a los vencedores en la fiesta de los Tabernáculos.

Por esta razón, los doce bueyes que soportan la fuente no representan verdaderamente a las doce tribus de Israel, aunque sin duda las doce tribus fueron llamadas a ser vencedores. Sin embargo, no pudieron alcanzar esa meta, y sólo el remanente de la gracia, es decir, los vencedores, recibieron la promesa (Romanos 11: 7).

Es interesante, entonces, que bajo Salomón los doce bueyes fueron colocados bajo la fuente, mientras que en Apocalipsis 15: 2 se observaron los vencedores de pie sobre el mar de vidrioSe mueven de soportar la Palabra limpieza a estar de pie sobre la Palabra. Quizás esto indique un cambio en su llamado desde Pentecostés a Tabernáculos.


Extracción de los Bueyes
Más de dos siglos después de que se hubo construido el templo de Salomón, otro cambio tuvo lugar en lo que respecta a los doce bueyes debajo del mar fundido. El rey Acaz de Judá (el padre de Ezequías) "envió mensajeros a Tiglat-pileser rey de Asiria, diciendo: "Yo soy tu siervo y tu hijo'' (2 Reyes 16: 7). Acaz sobornó al rey de Asiria, para liberar a Judá de pagar tributo al rey de Siria.

El plan funcionó (2 Reyes 16: 9). Pero cuando Acaz fue a Damasco para reunirse con el rey asirio, quedó impresionado con el altar pagano que había visto en Damasco 2 Crónicas 28:23 dice:

23 Porque él sacrificó a los dioses de Damasco que le habían derrotado, y dijo: "Debido a que los dioses de los reyes de Siria les ayudan, yo sacrificaré a ellos para que me ayuden". Pero ellos se convirtieron en la caída de él y de todo Israel.

Luego ordenó al sacerdote Urías construir un altar modelado según el de Damasco (2 Reyes 16:10, 11). El altar de bronce original construido bajo Salomón según el patrón celestial fue removido y situado en el lado norte del nuevo altar (2 Reyes 16:14).
Del mismo modo, 2 Reyes 16:17 dice:

17 Y desmontó el rey Acaz los paneles de las basas, y les quitó las fuentes, e hizo bajar también el estanque de sobre los bueyes de bronce que estaban debajo, y lo puso sobre el suelo de piedra.

2 Crónicas 28:24 dice, además, que "cortó los utensilios de la casa de Dios en pedazos; y cerró las puertas de la casa del Señor".

De interés para nosotros en nuestro presente estudio es mostrar que en el tiempo de la apostasía, los doce bueyes fueron retirados de su papel de soporte de la palabra de Dios ("agua"). Lo mismo ha sido cierto durante la Edad de Pentecostés, especialmente durante la época en que las Escrituras fueron escondidas de la gente por muchos siglos. La luz de la Palabra no se extendió a la gente común de nuevo hasta la invención de la imprenta a mediados de 1400. Ese acontecimiento, como veremos, fue profetizado en Apocalipsis 10: 2 en la visión del "librito que estaba abierto".


Las Canciones que los Vencedores cantan
Parece, entonces, en la progresión del Reino, que los vencedores (bueyes) deben ayudar a la Palabra de Dios: pero, que al mismo tiempo están de pie en la Palabra, ya que enseñan a la gente. Su mensaje, como se muestra en Apocalipsis 15: 3, 4 es para cantar la canción de Moisés y la canción del Cordero. Las palabras se nos dan:

3 ... Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, oh Rey de las naciones. 4 ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? Porque sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios han sido revelados.

Muchos hoy en día están dispuestos a cantar la canción del Cordero, y rehuir el Cántico de Moisés. Los vencedores, sin embargo, entienden que toda la Escritura es revelación inspirada y que no deben vivir sólo de pan, sino de toda Palabra que sale de Dios. Cuando la Palabra se enseñe en verdad, "todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti". ¿Y por qué no? La buena noticia es que Dios ha reconciliado "al mundo consigo mismo, sin contar a los hombres sus pecados" (2 Corintios 5:19).

Al ver que tenemos un gran y buen Dios, Aquel que no sólo ha hecho promesas, sino que también tiene el poder para mantener Su Palabra, ¿podríamos no adorar al tal? El tema central de las canciones cantadas por los vencedores es la Restauración de Todas las Cosas, cuando "todas las naciones vendrán y adorarán" a Él.


El Mar de Vidrio no era sólo una parte agradable del paisaje celestial. Se retrata todo lo que se revela en los lavacros construidos por Moisés y Salomón. Su función más importante era purificar a los sacerdotes que se acercaban a Dios para servirle. Al final, todas las naciones vendrán a adorar a Dios, pero todos ellos deberán primero ser purificados en la fuente, el Mar de Bronce, o el Lago de Fuego.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario