TRADUCTOR-TRANSLATE

CEGUERA EN PARTE, Cap. 4, Dr. Stephen E. Jones



Capítulo 4



  • Elecciones soberanas de Dios
  • Israel en cautiverio durante 2.520 años
  • Cómo afectó a Israel el cautiverio
  • El comercio de esclavos

Con los antecedentes que ya hemos dado en los primeros tres capítulos de nuestro estudio, ahora podemos entender Romanos 9-11. La mayoría los entienden mal simplemente porque no han entendido la diferencia básica entre Israel y Judá y cómo las profecías de cada uno difieren. Pablo comienza en Romanos 9: 1-5 declarando su preocupación por sus hermanos según la carne,

4 que son israelitas; los cuales son la adopción, [huiothesia, o "filiación"] y la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, y el servicio de Dios, y las promesas;
5 de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es sobre todo, Dios bendito por los siglos. Amén.

Esta es una declaración general de que Dios escogió exclusivamente a Abraham, Isaac y Jacob-Israel para, a través de los cuales, dar a luz las promesas al mundo. Amós 3: 2 refleja esto:

2 A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras iniquidades.

Autoridad y responsabilidad siempre van en la misma medida. Debido a que Dios escogió a Israel para un fin glorioso, les hace responsables cuando se negaron a cumplir con su responsabilidad de dar los frutos del reino y traer la justicia a la Tierra. Si Israel no hubiera sido elegido, Dios no los habría llevado a juicio. Israel no los habría llevado a la cautividad en el 745 antes de Cristo, ni Jerusalén hubiera sido destruida en el año 70 dC.

Tanto el Antiguo como el Nuevo Pacto debían hacerse con las casas de Israel y de Judá (Hebreos 8: 8-12). Ese ha sido siempre el punto de inicio para la salvación que Dios quiere para Su creación. Cualquier no israelita que ve que el Señor es el verdadero Dios y Creador de todos, y que quiere juntarse con el Dios de Israel, es bienvenido. Siempre ha sido así. Ningún no israelita jamás ha sido excluido de los pactos de Dios, si él viene por la fe y se arrepiente de sus viejas costumbres, renunciando a todos los demás dioses. Salomón nos dice la intención de Dios para el templo en su famosa oración de dedicación en 1 Reyes 8.

41 Asimismo el extranjero, que no es de tu pueblo Israel, que hubiere venido de lejanas tierras a causa de tu nombre;
42 (Porque oirán de tu gran nombre y de tu mano fuerte y de tu brazo extendido;) cuando él viniere a orar a esta casa;
43 Tú oirás en los cielos, lugar de tu morada, y harás conforme a todo lo que el extranjero hubiere clamado a ti; que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre, temerte a ti, como tu pueblo Israel; y que sepan que esta casa que yo he edificado, es llamada por tu nombre. . . .
60 Que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro.


Salomón reconoció que el templo se encuentra en Israel, pero estaba destinado a ser una casa de oración para todos los pueblos de la Tierra. Israel fue cargado con la responsabilidad de dar testimonio de Dios a todos los hombres. Si ellos eran testigos del verdadero carácter de Dios, no pasaría mucho tiempo antes de que todos se sentirían atraídos por el Dios de Israel y querrían adorar a un Dios así. Si otros conocían el carácter amoroso de Dios de Israel, encontrarían que Él es "el deseado de todas las naciones" que han anhelado conocer (Hageo 2:7).

Isaías va tan lejos como para decirnos que los hijos de los extranjeros (foráneos) que se alleguen al Señor se les dará en la Casa de Dios "un lugar y un nombre mejor que el de hijos hijas" (Isaías 56:5). Él sigue diciendo en los versículos 5 a 8,

5... Les daré un nombre eterno, que nunca será raído.
6 También los hijos de los extranjeros que sigan a Jehová para servirle, y para amar el nombre del Señor, para ser sus siervos, todos los que se guardaren de profanar el sábado, y abrazaren mi pacto,
7 Incluso les traeré a mi santo monte [reino] y los alegraré en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.
8 El Señor Dios, que reúne a los dispersos de Israel, dice, sin embargo voy a reunir otros con él, además de sus congregados.

Este último verso realmente constituye la esencia de la discusión de Pablo en Romanos 9-11. Cuando Dios reúne a la casa perdida de Israel -dispersados durante los días de Isaías el profeta, Él también reunirá los "otros" a Sí mismo. De hecho, en la soberanía de Dios, este fue siempre el plan más grande. Israel fue echado fuera y "sembrado" en el mundo, como Oseas nos dice, para que Dios pueda reunirlos en una mayor cosecha que va mucho más allá de Israel. "Dios de toda la Tierra será llamado" (Isaías 54: 5).

Este propósito más grande de Dios no niega la vocación de Israel como pueblo. Sólo nos muestra que Israel fue llamado a ser una bendición para todas las familias de la Tierra (Génesis 12: 3). Ellos se encargaron de las Escrituras, la Ley, las promesas -sí, incluso la propia filiación, como Pablo nos dice en Romanos 9: 4. No fueron llamados para que pudieran sentarse y disfrutar de una posición de raza superior. Ellos fueron llamados para ser los siervos para todos los hombres. Los grandes deben ser siervos de todos. Jesús fue el siervo más grande; por lo tanto, Él es el mayor en el reino de los cielos. Si Israel como pueblo desea ser grande, tiene que ponerse en la mente de Cristo y estar dispuesto a tomar la forma de siervo, dispuesto incluso a morir por el menor de los hombres.

Algunos hombres están orgullosos de ser hijos de Israel según la carne y piensan que ser "pueblo elegido" les da derecho a caminar según la carne. Dios no está particularmente impresionado con esas personas. Después de todo, Dios pronunció juicio sobre Israel y Judá, a pesar de ser sus elegidos. Si un hombre es elegido, entonces que sea un servidor de todos. Desdeñar a los no israelitas no es la mente de Cristo. Ser un israelita no será relevante cuando estemos ante el Tribunal de Cristo. Somos justificados por la fe, no por ser israelitas. Siempre ha sido así y siempre será así.

Elecciones soberanas de Dios

Desde el 6º versículo de Romanos 9 y siguientes, Pablo se involucra en una discusión de la soberanía de Dios en sus elecciones. Como Creador, por supuesto, tiene el derecho de hacer cualquier tipo de vasija que Él elija. El hombre no es el autor de su propia alma, ni el dueño de su destino. Todo esto está bien ilustrado en el Antiguo Testamento, como Pablo nos muestra.

6 No que la palabra de Dios haya fallado. Porque ellos no todo Israel son israelitas;
7 Ni por ser descendientes de Abraham son todos hijos; sino que en Isaac te será llamada descendencia [cita de Génesis 21:12].
8 Es decir, que los que son hijos de la carne, éstos no son los hijos de Dios; sino los hijos de la promesa son contados como descendientes.

En el ejemplo del Antiguo Testamento citado aquí, Abraham tenía más de un hijo. Ismael nació antes de que Isaac, y años más tarde, Abraham tuvo otros seis hijos a través de Cetura (Génesis 25: 1,2). Estos otros hijos recibieron muchos dones (Génesis 25: 6), pero no fueron "contados como descendientes". Sólo Isaac era la "semilla" a través de la cual nacería el Mesías y las promesas se darían al resto del mundo.

Un padre tiene el derecho bíblico de elegir cuál de sus hijos es el heredero principal. Si el hijo mayor no exhibe el carácter correcto, o no tiene la mente de su padre, entonces la herencia era dada a otro hijo. Dios también es nuestro Padre y mantiene este mismo derecho.

Así como Dios le dijo a Abraham que echara fuera a la esclava (Agar) y su hijo (Génesis 21:10; Gálatas 4:30), también hizo Dios echó fuera a toda la casa de Israel, y Judá también, una vez que habían dado a luz al Mesías. ¿Por qué fueron todos expulsados? Debido a que se negaron a ser obedientes a Dios, pensando que su linaje físico era suficiente para asegurarse la herencia. Pero Dios no estaba contento en absoluto. Buscaba hijos e hijas que tuvieran el deseo de complacer a Su Padre. Quería hijos e hijas a Su imagen y semejanza. Cuando Israel y Judá fracasaron como naciones en cumplir el deseo de Dios, Él les dio una acta legal de divorcio y echó a todos fuera de Su casa.

¿Significa esto que no hay beneficio adicional en ser un israelita? No. ¿Significa que Dios no tendrá más relaciones con los hijos de Israel según la carne? No. Pablo deja claro en Romanos 11: 2 que "No ha desechado Dios a su pueblo, al cual antes conoció". Por supuesto, Dios de hecho los había echado fuera de Su vista (Jeremías 7:15), pero Pablo estaba diciendo que Dios no los echó de Su presencia para SIEMPRE. Dios todavía tenía un plan para Israel. Vimos en nuestro último número que Oseas 2:20 profetizaba que Dios todavía desposaría a Israel para Sí "en justicia", es decir, de conformidad con la Ley, no por suprimir la Ley. Pero al mismo tiempo, Dios nunca justificó a ningún pecador o nación impenitente, fuera o no israelita.


Israel en cautiverio durante 2.520 años

Israel fue llevado cautivo por los asirios en una serie de deportaciones 745-721 aC. Su cautiverio literal a la nación de Asiria terminó cuando Babilonia destruyó Asiria en el 607 aC, pero Israel nunca volvió a la vieja tierra. En su lugar, ya que su población creció, ellos comenzaron a moverse al norte y al oeste, hacia Europa. Muchos se fueron a través de las montañas del Cáucaso, situadas entre el Mar Negro y el Mar Caspio. Por lo tanto, los historiadores modernos los llaman los caucásicos. Muchos llegaron en carros cubiertos tirados por bueyes más o menos de la misma manera que se hizo en el oeste americano. Ellos trajeron semillas de manzana con ellos y las plantaron en el camino, una tradición que Johnny Appleseed continuó en el oeste americano. De hecho, se puede trazar la historia de Israel a través de la historia de la manzana. Y amaba Israel los puerros y ajos de Egipto, pero también llegó a amar las manzanas de Asiria.

Los "siete tiempos" de cautiverio de Israel fueron de 7 x 360 años, o 2.520 años. Esto es también el doble de 1.260, llamado en Daniel y Apocalipsis, "un tiempo, tiempos, y medio tiempo" (Daniel 12: 7; Apocalipsis 12:14). Un período de 2.520 años es un ciclo de juicio completo de siete "tiempos" (Levítico26:28). Y así nos encontramos conque la dispersión de Israel que terminó en el año 1776 dC, fue precisamente 2.520 años después del comienzo de su dispersión en el 745 antes de Cristo. El año 1776 fue el año en que los Estados Unidos firmaron la Declaración de Independencia, que fue, en esencia, una declaración de que la dispersión y la cautividad de Israel habían terminado. Se declararon independiente de los captores europeos -no sólo de Inglaterra, sino también de la opresión de la iglesia romana, que había dominado durante mucho tiempo muchas naciones europeas.


Cómo afectó a Israel el cautiverio

Dios sacó a Israel en cautiverio con el fin de darles el deseo de los falsos dioses de su corazón. La gente había pensado que la Ley de Dios era opresiva y mala, por lo que Dios dijo: "Muy bien, si ustedes piensan que otras leyes hechas por el hombre son mejores, yo los haré reposar bajo su dominio durante 2.520 años. Tal vez entonces se verá que mi Ley establece libres a los hombres, mientras que las leyes del hombre sólo traen la esclavitud".

La primera parte de su cautiverio fue gastado en Asiria. Luego desarrollaron su propio sistema de falsos dioses hasta que el Evangelio finalmente comenzó a llegar a ellos muchos siglos después. Santiago escribió su carta a ellos (1: 1), así como Pedro (1 Pedro 1: 1, 2), que los llama en el griego literal, "a los extranjeros elegidos de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia". Estas eran áreas en la parte norte de Asia Menor (la actual Turquía), donde muchos israelitas ya habían comenzado a propagarse hacia el oeste, en su camino hacia Europa.

Por desgracia, como la Iglesia degeneró a lo largo de los siglos, los israelitas convertidos en cristianos en Europa otra vez se encontraron en cautiverio, esta vez por el sistema de la Iglesia romana. El libro de Apocalipsis profetizó que esta fase de la cautividad duraría 1.260 años. En esencia, era la última mitad de la cautividad completa de 2520 años. Nos topamos con este tema en nuestro libro sobre Las Siete Iglesias (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/libro-apocalipsis-2-3-las-siete.html).

Este largo cautiverio de Israel hizo difícil para ellos cumplir con su llamado para bendecir a todas las familias de la Tierra con el Evangelio de Jesucristo. Siempre hubo un remanente de gracia en Israel, que dio testimonio de Dios, pero la mayoría de las personas continuaron siguiendo a los hombres y las tradiciones de la Iglesia, en lugar de la Palabra de Dios. Por lo tanto, aunque que una forma de evangelio fue predicado, no fue mucho más allá de las fronteras de Europa, excepto cuando se exportó por conquista violenta y obligó a los demás en una forma de esclavitud espiritual. Tal es la religión hecha por el hombre.

Tomó siglos antes de que el evangelio llegara al resto del mundo, debido a que los israelitas eran igual de rebeldes e idólatras en la Iglesia Europea como lo habían sido cuando vivían en la tierra de Canaán. La Iglesia estaba tan ocupada con la recopilación de la riqueza y el poder político, que dejó de dar testimonio de la verdadera naturaleza de Dios. De hecho, retrataron a Dios como un personaje tan malo que otras religiones como el Islam surgieron para contrarrestar el cristianismo.

¿Podemos culparlos? No podemos. La mayoría nunca ha visto el verdadero cristianismo en acción. La mayoría de ellos nunca han visto a Jesucristo como es. Han visto solamente una imagen blasfema de Él. Han visto solamente un dios cristiano que condona el poderío militar de las Cruzadas, que bendice y santifica la Inquisición, que establece papas religiosos y dictadores políticos y reyes, dándoles el derecho divino a gobernar independientemente de sus cualidades espirituales. Han visto al rey Saúl en acción y creen que eso refleja el corazón del Dios de Israel.

En el siglo XX el Dios cristiano se ha retratado para ellos como Aquel que ha elegido a los judíos para confiscar sus tierras y hacerlos esclavos en su propia tierra de Palestina. Cuando algunos de ellos intentan resistirse a esto, sus casas fueron dinamitadas y de sus bienes incautados, en una mera sospecha de resistencia. Muchos languidecen en prisión durante meses y años sin un juicio. Los cristianos aplauden esto, citando que son el judío "pueblo elegido", como justificación de todos sus pecados. Y el mundo musulmán es dado a creer que el dios del judaísmo es el mismo que el Dios cristiano. Una vez más, la casa de Dios se convierte en una cueva de ladrones.


El comercio de esclavos

Los judíos no son los únicos que tienen un concepto equivocado de Dios. Nosotros los israelitas cristianos hemos hecho lo mismo en Europa e incluso en Estados Unidos. Tomamos el mandato de "someter" la Tierra (Génesis 1:28) como si tuviéramos una licencia para matar, robar, mentir, y esclavizar a otros. Negros africanos hicieron dinero vendiendo a los africanos negros como esclavos a empresas comerciales, el 90 por ciento de los cuales eran judíos. Los traficantes de esclavos los vendieron a los cristianos blancos, que por lo general hacían caso omiso de la Ley de Dios en relación con el tratamiento de los siervos.

Hay un montón de culpas que repartir. Nadie es inmune. Sin embargo, Dios tiene a Israel como más responsable, porque nos dieron las Escrituras y deberían haber sido mejores. Una y otra vez Dios le recuerda a Israel que no debían oprimir a los demás, porque ellos también habían sido esclavos en Egipto. Éxodo 22: 21-23 dice:

21 Al extranjero no engañarás ni oprimirás; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. . ..
23 Si tú les afliges, y clamaren a mí, seguramente escucharé su clamor.
24 Y mi furor se encenderá, y os mataré a espada. . .

Cuando la Biblia habla de tener esclavos, Dios deja muy claro que tomaría su causa si los hombres los maltrataban. No hay una esclavitud bíblica según se define el término en la actualidad. Todos los esclavos tenían ciertos derechos, israelitas y no israelitas por igual. A ningún hombre se le dio un poder ilimitado sobre la vida de otro hombre, ni siquiera sobre su buey, ni su asno. Todas las relaciones y la autoridad deben regirse por la Ley de Dios, o en última instancia conducen a la esclavitud.

Dios no nos juzga con una gran guerra civil en la década de 1860. Si bien sabemos que había agendas ocultas de esta guerra por ricos y poderosos intereses bancarios, sin embargo, el propósito de Dios por permitir que esto sucediera era, creo, nuestra violación de la ley de la esclavitud. Es un principio bíblico de que "el que lleva en cautividad, va en cautividad" (Apocalipsis 13:10). Los que oprimen a los hombres ellos mismos pueden ser vendidos por Dios a esclavitud opresiva.

Los israelitas de Europa y América descartaron la Ley Divina al pensar que tenían el derecho divino de esclavizar a otros. Por lo tanto, Dios juzgó a América con una gran guerra civil, que no sólo mató a cientos de miles de hombres, sino que también provocó la suspensión de la Constitución estadounidense y la esclavitud de toda la población. Cuando los representantes de los estados del sur boicotearon el Congreso de Estados Unidos, salieron sin fijar una fecha para volver. Por ley, esto suspendió la Constitución, por lo que Washington ha operado desde entonces bajo orden ejecutiva. Esta ley marcial debería haber sido derogada después de la guerra, pero sobrevivió a Lincoln. Pero los poderosos intereses bancarios detrás de las escenas querían esclavizar a la gente políticamente a través de un gobierno centralizado fuerte. Así que tuvieron que asesinar a Lincoln, y el gobierno ha seguido operando bajo las órdenes ejecutivas hasta el día de hoy.

El año 1860 fue 6 x 434 años después de que Israel comenzó a ir a la esclavitud asiria en el 745 antes de Cristo. El ciclo de 434 años es un factor llamado Tiempo Juzgado. Nos topamos con este ciclo de tiempo en nuestro libro, Secretos del Tiempo, pp. 73-76 (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html). Fue 2 x 434 años desde el año en que Israel entró en Canaán hasta el año en que las personas se negaron a liberar a todos los siervos en los días de Jeremías. Esta negativa provocó la caída de la ciudad de Jerusalén. Parece que Estados Unidos cumplió el mismo tipo de patrón después de 6 x 434 años. En 1860 los estados del sur se negaron a liberar a los siervos, y esto llevó a una terrible guerra civil como juicio a toda la nación, lo cual sentó las bases para que el sistema bancario nos esclavizara a todos nosotros económicamente en 1914 a través de la Ley de la Reserva Federal.

La larga tradición de la Iglesia nos muestra la forma de gobierno opresivo del rey Saúl. De alguna manera nunca parecen aprender la regla de oro. Parece que hemos aprendido la regla del Mundo: oprimir o ser oprimidoAsí que tan pronto como pudimos, nos quitamos el yugo de esclavitud de Roma, pero utilizamos nuestra libertad recién encontrada como una ocasión para poner a otros como esclavos. En lugar de someter el mundo a la Ley de la libertad en la que se encontraría la verdadera libertad, nosotros los esclavizados a las tradiciones de los hombres.

Incluso si una simple mayoría de nuestros antepasados habían llegado a América con la mente de Cristo, hubieran dejado a los hombres libres, en vez de esclavizarlos. Si hubieran llegado como siervos pueblo, Dios habría llevado a cabo Sus propósitos para todos los hombres con un mínimo de conflicto con los nativos americanos.

Algunos dicen que nosotros, como israelitas teníamos derecho a reclamar este continente norteamericano sólo porque éramos israelitas. Eso es como excusar a Jacob por mentir a su padre para conseguir la bendición, sólo porque sabía que Dios lo había llamado en lugar de Esaú. Si realmente hubiéramos entendido la soberanía de Dios, hubiéramos orado y dejado que Dios hiciera las cosas a su propia manera. Mientras tanto, habríamos pedido a Dios cómo ser mejores servidores, en lugar de cómo ser amos más poderosos.


No, no tenemos derecho a criticar a los judíos por su tratamiento de los palestinos sin también señalar nuestros propios pecados. Nosotros también somos un pueblo carnal. Tanto los judíos como los israelitas están leudados con un espíritu de dominación. Somos pecadores en igualdad de oportunidades. La Ley Divina nos acusa a todos nosotros de manera imparcial. Es hora de que dejemos de justificarnos a nosotros mismos como si esta fuera la cosa patriótica a hacer. "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1 Juan 1:10). Vamos a arrepentimos, declarar el Jubileo, y seguir adelante con el negocio de bendecir a todas las familias de la Tierra, poniéndolos en la libertad de Cristo, y luego protegiendo sus libertades por la obediencia a la Ley perfecta de la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario