TRADUCTOR-TRANSLATE

CEGUERA EN PARTE, Cap 3, Dr. Stephen E. Jones



Capítulo 3





  • DIVORCIO DE JUDÁ
  • JERUSALÉN Y EL MONTE DE LOS OLIVOS
  • UNA ADVERTENCIA A JERUSALÉN
  • ADVERTENCIA DE JEREMÍAS A JERUSALÉN
En nuestros dos primeros capítulos mostramos la distinción entre Israel y Judá. Los israelitas fueron deportados por los asirios ocho siglos antes de Cristo, y no volvieron a Palestina, porque Dios los había divorciado. Hubiera sido ilegal que Dios permitiera que regresaran como nación.

La nación de Judá fue deportada a Babilonia alrededor de 150 años después, pero Dios no se divorció de Judá. Por lo tanto, se les permitió regresar después de sólo 70 años. Si usted lee Jeremías 3: 8-11,verá que Dios le dio a Israel una carta de divorcio, pero no lo hizo con Judá -a pesar de que Judá fue peor. El versículo 11 dice:

11 Y me dijo Jehová: Ha resultado justa la apóstata Israel en comparación con la desleal Judá.

Dios dictó esta sentencia basándose en que Judá había fingido ser una buena esposa y había fingido arrepentimiento (vs. 10). El libro de Jeremías nos cuenta la historia. En Jeremías 2:35 la palabra a Judá era,

35 Sin embargo, tú dices: 'Soy inocente; de cierto su ira se apartó de mí'. He aquí, yo [Dios] entraré en juicio contigo, porque dijiste: 'No he pecado'.

La casa de Israel no era así. Israel descaradamente y oficialmente adoraba ídolos y abandonó a Dios. Pero al menos no era una hipócrita como Judá. Judá adoraba dioses falsos en su corazón, llamándolos Yahwéh. Ella violó las leyes de Dios, pero siguió con la adoración en el templo de Jerusalén. Encontramos esto en Jeremías 7, donde leemos:

Hurtando, matando, adulterando, jurando en falso, e incensando a Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis, 10 ¿vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, y diréis: Ya estamos a salvo; para seguir haciendo todas estas abominaciones? 11 ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo lo veo, dice Jehová. 12 Andad ahora a mi lugar en Silo, donde hice morar mi nombre al principio, y ved lo que le hice por la maldad de mi pueblo Israel...

14 haré, por tanto, a esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, en la que vosotros confiáis, y a este lugar que di a vosotros y a vuestros padres, como hice a Silo. 15 Y os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraín. 16 Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración, ni me ruegues; porque no te oiré.

De alguna manera, los teólogos de Judá habían llegado con la idea de que Dios había quitado Su Ley, y que debido a que las personas se liberaron ("salvaron"), ahora estaban autorizados a hacer todas estas abominaciones. En otras palabras, ellos dijeron lo mismo que gran parte de la Iglesia dice hoy: Ahora estamos salvados, estamos "bajo la gracia", por lo que ahora somos libres para violar la Ley de Dios cada vez que no estemos de acuerdo con Él.

Esta es la doctrina que hizo del templo de Jerusalén "cueva de ladrones".
Entonces Dios les recordó los días de Elí, que era el sumo sacerdote en Silo (1 Samuel 1: 3), antes que Salomón construyera el templo en Jerusalén. Silo era el lugar donde Josué colocó el arca del pacto primero cuando Israel conquistó la tierra de Canaán. Silo era una ciudad de Efraín, y Josué era de esa tribu. Efraín era hijo de José, que tenía el derecho de primogenitura (Génesis 48:14).

Los hijos de Elí eran "hijos de Belial; y no tenían conocimiento del Señor" (1 Samuel 2:12). Ellos pensaban que tenían una licencia para violar la Ley de Dios (1 Samuel 2: 13-17). Como resultado de esto, Dios abandonó Silo. Trajo a los filisteos, que en realidad capturaron el arca de la alianza y la mantuvieron durante siete meses antes de devolverla (4:11; 6: 1). El arca no fue devuelto a Silo. La gloria había partido (4,21).

Es un hecho observable que una vez que la gloria se aparta de un determinado lugar, nunca regresa. Dios siempre hace algo nuevo en otro lugar. Dios no pone vino nuevo en odres viejos (Mateo 9:17). Por lo tanto, el arca fue llevada a la ciudad de Quiriat-jearim (Hebrón), donde permaneció por cerca de 20 años (1 Samuel 7: 2). A partir de ahí, David la llevó a Jerusalén (2 Samuel 6:16). Salomón luego la puso en el Lugar Santísimo de su nuevo templo.

Unos siglos más tarde, Jeremías le dijo al pueblo que Dios iba a abandonar esa casa y ese lugar (Jerusalén) "como lo he hecho a Silo" (Jeremías 7:14). ¿Por qué? Porque Judá era culpable de lo mismo que Efraín había hecho en los días de Elí. Habían quitado la Ley, enseñando a la gente que podían pecar con inmunidad, porque habían sido "salvados" y fueron las personas elegidas bajo pacto con Dios.

Esto es lo que hizo de Silo cueva de ladrones; y esto es lo que hizo de la vieja Jerusalén cueva de ladrones. Esto fue, por supuesto, confirmado por el mismo Jesús, cuando Él limpió el templo y derrocó a los cambistas (Marcos 11:17). Jesús sabía las consecuencias de Su declaración. Este veredicto se traduciría en la gloria saliendo de esa ciudad y del templo, para no volver de nuevo. Incluso advirtió a la gente de huir de esa ciudad y no mirar hacia atrás (Mateo 24: 16-22).

Jesús conocía las profecías, y Él sabía que la vieja ciudad había sido abandonada por la gloria de Dios. Por esta razón, Él lloró sobre la ciudad y dijo: "He aquí vuestra casa os es dejada desierta", o abandonada. Icabod (“la gloria es partida”, o “sin gloria”).

Ya en los días de Jeremías la gloria partió antes de la destrucción del templo. Jeremías no vio esto en sus visiones, pero Ezequiel si lo vio. Ezequiel vivió al mismo tiempo, a pesar de que era un profeta enviado a la casa de Israel en su cautiverio asirio cerca del río Quebar (Ezequiel 1: 1; 2: 3). Este es el"río de Habor" mencionado en 2 Reyes 17: 6.

Ezequiel vio que la gloria se apartaba del templo (Ezequiel 10: 4, 19, y 11:22, 23). La gloria se fue al monte de los Olivos en el lado este de Jerusalén. Pero Ezequiel no la vio salir más allá del monte de los Olivos. Creo que esto se debe a que aún estaba en transición. Mientras que Jerusalén sin duda iba a ser destruida en el año 586 antes de Cristo, sin embargo, iba a haber un cumplimiento secundario en el año 70 que completaría esta desviación de la gloria de Dios.

Después de 70 años de cautividad de Judá, Zorobabel construyó otro templo, pero nunca fue glorificado como leemos en la dedicación del templo de Salomón. Este nuevo templo no tenía el arca del pacto en el mismo, ni tampoco Dios nunca realmente "habitó" ese templo. Parece que la gloria de Dios estaba todavía a medio camino movida hacia el este, en un descanso sentido y esperando en el Monte de los Olivos.


Divorcio de Judá

Como dijimos antes, Judá NO se divorció en los días de Jeremías, pero Israel si. ¿Por qué? Simplemente porque Jesús tenía que nacer de la casa de Judá. Dios tuvo que permanecer casado con Judá, al menos hasta que Jesús naciera, o Jesús habría nacido como un hijo ilegítimo. Si Judá no hubiera sido la esposa de Dios en el momento, no podría legalmente haber cubierto a María y concebido un hijo. Por consiguiente, era imperativo que Dios no se divorciase de Judá antes de Su nacimiento y ministerio.

Pero una vez que esto se había logrado, una vez que la primera obra de Cristo se había terminado, entonces ya no era necesario que Judá estuviera casada con Dios. Así, en el año 70 dC Dios la echó fuera de la casa. Sabemos que Dios no viola Su propia Ley, por supuesto, por lo que sólo podemos concluir que Dios le dio a Judá un divorcio antes de echarla de Su casa (Deut. 24: 1).

Un estudio de las dos obras de Cristo muestra que Su primera obra fue una obra de Judá, mientras que la segunda es una obra de José. La primera tenía que comenzar en Belén de Judea (Mateo 2: 1). La segunda comienza en la casa de José, cuya túnica estaba teñida en sangre (Génesis 37:31). Por lo tanto, se dice que Aquel que se llama "La Palabra de Dios" tiene su ropa teñida en sangre (Apocalipsis 19:13). En la Ley de los Leprosos, vemos que la primera ave (paloma) era sacrificada; mientras que la segundo se sumergió en la sangre de la primera paloma y se soltaba a campo abierto (Levítico 14: 5-7).


Jerusalén y el Monte de los Olivos

Los que están esperando que Jesús vuelva a la antigua Jerusalén en Su segunda obra se equivocan. La obra se completó en la cruz, cuando dijo: "Consumado es" (Juan 19:30). La gloria de Dios, encarnada en Jesucristo, más tarde partió de la ciudad de Betania, ubicada en el monte de los Olivos (Marcos 11: 1), cuando Jesús ascendió desde allí (Lucas 24:50; Hechos 1:12). Esto completó la partida de la gloria de Dios que se había iniciado en los días de Ezequiel. Esta es la razón por la que era muy importante que ascendiera desde el monte de los Olivos.

Zacarías 14: 4 dice que "afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos", llevando a algunos a creer que la gloria volverá a la vieja tierra, la ciudad vieja de Jerusalén, y el antiguo monte de los Olivos. Sin embargo, esto contradice directamente Su declaración de que abandonaría Jerusalén como lo hizo con Silo. Ciertamente, Dios nunca regresó a Silo, una vez que los filisteos habían tomado el arca y destruyó esa ciudad. Así también, la gloria se apartó del templo en Jerusalén y se posó sobre el monte de los Olivos.

En el simbolismo bíblico, un monte o montaña es una nación o reino. El monte de Jehová es el reino de Dios. El monte Seir es el reino de Seir o Edom. Por lo tanto, el monte de los Olivos representa el Reino del Oliva. Jeremías 11:16 dice de la casa de Israel, "El Señor llama tu nombre, Olivo verde". La higuera representa a la nación de Judá; el olivo era Israel. Y así, el pequeño monte al este de Jerusalén se convirtió en el símbolo de un cumplimiento mucho más grande en los últimos días. La gloria partió de Jerusalén y fue al monte de los Olivos. La primera obra de Cristo se completó en la higuera Judá-Jerusalén, y después la atención se centró en su segunda obra en José-Israel, el "olivo".

Apocalipsis 21: 2 habla de una "nueva Jerusalén", junto con un "cielo nuevo y una tierra nueva". Esta profecía se toma de Isaías 65:17, 18. Sin embargo, Isaías no utiliza el término "Nuevo". Él sólo lo llama "Jerusalén", al igual que todos los otros profetas. Sólo en el Nuevo Testamento se incrementa nuestro entendimiento, cuando Juan interpreta para nosotros. Ya no es la ciudad vieja, sino una nueva, cuyos orígenes están en el Cielo. Ya no es una simple ciudad, sino "sin muros" (Zacarías 2: 4) con "muchas naciones" que se unen a ella (Zacarías 2:11).

Por lo tanto, las profecías a Jerusalén se pueden cumplir, y sin embargo se trata de una nueva entidad, no la ciudad original. La antigua ciudad fue sólo un tipo y sombra de la mayor realización cuando el Reino de Dios se extendería a todas las naciones.

Los eventos originales se produjeron en esos lugares literales. Pero los acontecimientos relacionados con la segunda obra de Cristo se han cortado, sueltos de esos viejos lugares. Ahora se han trasladado a una obra totalmente diferente, con unas personas completamente diferentes (Israel y el mundo), un sacerdocio completamente diferente sobre la base de Melquisedec, no de Leví (Hebreos 7:12), y un templo diferente hecho de piedras vivas, construido sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (Efesios 2: 20-22).


Una advertencia a Jerusalén

Lo que Dios está haciendo hoy en la ciudad vieja de Jerusalén se basa en Su Palabra a la higuera maldita de Judá (Mateo 21:13, 19) y a Esaú (Génesis 27:40)Porque Judá fue la esposa hipócrita (Jeremías 3:10; Mateo 23:15, 23, etc.), su deseo era permanecer en la casa de Dios, mientras ella fingía ser obediente y sumisa a Él. Por lo tanto, ella ha jugado el papel de la esposa que es echada fuera de la casa, pero que se mantiene regresando sin verdadero arrepentimiento en el sentido de largo plazo, primero de Babilonia, y ahora de nuevo en 1948. Pero Esaú-Edom también está jugando un papel en esto, porque ellos también querían poseer la tierra de Canaán y heredar la primogenitura. Ambos motivos y ambas profecías se están cumpliendo hoy en el estado de Israel.

Esa nación también fue traída de vuelta a Palestina, para que puedan comparecer en la Corte Divina para el juicio. Esto es perfectamente claro en Lucas 19, donde los "ciudadanos" del reino dicen a Jesucristo, "No queremos que éste reine sobre nosotros" (Lucas 19:14). El veredicto a este rechazo se encuentra en el versículo 27:

27 Pero aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá y matadlos delante de mí.

Este es un dicho difícil para muchas personas, pero la verdad debe ser dicha. Esos judíos que han aceptado a Jesús como el Rey deben entender esto, para que así no cometan el error de quedarse en Jerusalén cuando su tiempo de juicio llegue. Ellos deben estar preparados para huir de esa ciudad al igual que la iglesia de Jerusalén antes del 70 dC. Si se dan la vuelta para mirar hacia atrás a su renuencia a romper relaciones, pueden encontrarse en la piel de la mujer de Lot. (Nota: Apocalipsis 11: 8 compara Jerusalén a Sodoma).

Esta advertencia no me va a congraciar con muchos judíos, incluso con los cristianos judíos. Pero no estoy preocupado por hacer amigos. Estoy más preocupado por la verdad y dar la advertencia de Dios. El Estado de Israel se encuentra actualmente en su 50º año. La hora de la verdad puede pronto estar sobre la antigua Jerusalén. El desglose reciente en el proceso de paz puede llegar a ser el último paso hacia el desastre.


Advertencia de Jeremías a Jerusalén

Como dijimos antes, Israel y Judá son dos naciones diferentes, con dos conjuntos diferentes de profecías que cada una deben cumplir. Esto es más evidente en Jeremías 18 y 19. En el capítulo 18 leemos cómo Dios le dijo a Jeremías que fuera a la casa del alfarero para observar una revelación de Dios. Mientras observaba, la vasija de barro en la mano del alfarero se estropeó, por lo que el alfarero la aplastó y rehizo la arcilla húmeda en un nueva vasija. Dios le dijo a Jeremías en 18: 6,

6 Oh casa de Israel, no puedo yo hacer de vosotros como este alfarero? dice el Señor. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

En otras palabras, Israel era esta jarra de arcilla húmeda que se estropeó, pero flexible. Todavía era posible que el alfarero la usara para hacer otra vasija para el uso del Maestro. Luego, en el versículo 11, Dios da Jeremías una palabra diferente, una que se refería directamente a Judá y Jerusalén.

11 Ahora pues, ve, habla a los hombres de Judá, y a los moradores de Jerusalén, diciendo: Así ha dicho Jehová: He aquí que yo dispongo mal contra vosotros, y trazo maquinación contra vosotros.

Después de hacer la acusación legal contra Jerusalén, Dios le dijo a Jeremías en 19: 1,

1 Así dice el Señor, ve a buscar una vasija de barro de alfarero, y toma de los antiguos[ancianos] de la gente, y de los ancianos de los sacerdotes,
2 Y saldrás al valle del hijo de Hinom [llamada en el Nuevo Testamento, "gehenna"], que está a la entrada de la puerta oriental, y proclama allí las palabras que yo te hablaré.

Si usted lee el resto de ese capítulo, usted encontrará que la palabra dada a Jerusalén no era una palabra de esperanza y consuelo, como se dio a la casa de Israel en el capítulo 18. No, esta vasija no estaba hecha de arcilla maleable que podría convertirse en otro vasija. Jeremías dijo que tomara una vieja vasija de arcilla, que ya se había endurecido por el fuego, y fuera al basurero de la ciudad (gehenna).

Allí, Jeremías dio una palabra que haría que los oídos del pueblo se estremecieran. Después de entregar el mensaje de juicio terrible, Dios le dijo a Jeremías en el versículo 10,

10 Entonces has de romper la vasija a vista de los hombres que van contigo.
11 Y les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así también voy a romper a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra un vaso de alfarero, que no se puede rehacer dnuevo, y serán enterrarlos en Tofet ["lugar de fuego", otro nombre para la gehennahasta que no haya lugar para enterrar.

Esta es una palabra de Dios tan clara como cualquiera en la Biblia. No hay manera posible de malinterpretarla. Está claro que Dios tiene la intención de destruir por completo la vieja Jerusalén como vaso de alfarero, que no se puede rehacer de nuevo. Esto no fue un mensaje muy popular en la época de Jeremías. Pocos le creyeron. De hecho, leemos en Jeremías 20: 1-3,

1 Cuando Pasur hijo de Imer el sacerdote, que presidía por príncipe en la casa de Jehová, oyó a Jeremías que profetizaba estas palabras,
2 Entonces hirió Pasur al profeta Jeremías y lo puso en el cepo que estaba en la puerta superior de Benjamín, la cual conducía a la casa del Señor.
3 Y aconteció al día siguiente, que Pasur sacó a Jeremías del cepo. Entonces Jeremías le dijo: El Señor no ha llamado tu nombre Pasur ["liberación"], sino Magor-missabib ["temor de todas partes"].

Los pobladores de Judá pensaban que estarían siempre libres, excusados, porque estaban casados con Dios y tenían la casa de Dios en medio de ellos (Jeremías 7: 4) . Pero Dios no estaba impresionado, no le importaban nada los hermosos templos o las ciudades gloriosas. Incluso el estado de "elegidos" no les podía dar una licencia para pecar. Por lo tanto, Jeremías llama el jefe gobernador del templo “Sr. Miedo-por-todas-partes”, porque Dios iba a sembrar el terror en sus corazones cuando Él los juzgara por pensar que eran libres de hacer todas estas abominaciones. No podían hacer de la casa de Dios una cueva de ladrones y permanecer inmunes al juicio de Dios.

Este versículo no se cumplió cuando Nabucodonosor destruyó la ciudad en el año 586 antes de Cristo, porque esa ciudad fue reconstruida por Esdras y Nehemías un siglo después. Ese versículo no se cumplió cuando los romanos destruyeron Jerusalén en el año 70 dC, porque la ciudad fue de nuevo más tarde reconstruida y está con nosotros hoy en día. Mientras la ciudad se reconstruya, la profecía de Jeremías aún no se ha cumplido, sino en parte. Creo que Jerusalén va a ser destruida en nuestros días y nunca volverá a ser reconstruida. Creo que es probable que esto podría suceder tan pronto como este año 1997.


El hecho de que tan poca gente haya entendido o incluso leído este versículo en el tiempo de la Iglesia de Laodicea es una prueba absoluta de nuestro "endurecimiento-ceguera en parte". Los que cuelgan su fe en la idea de que la vieja Jerusalén seguirá siendo por siempre tropezarán y caerán de su fe cuando se cumpla la palabra a Jeremías. Tenemos que conseguir quitar nuestros ojos de la ciudad vieja y centrarlos en la Nueva Jerusalén, que es de lo Alto. Esa es la verdadera ciudad eterna, ya que se realiza sin la mano del hombre. Su constructor es Dios. Es la única que no fallará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario