TRADUCTOR-TRANSLATE

ARREPENTIMIENTO A LA VENIDA DE CRISTO (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


25 de noviembre 2015


En relación con la venida de Cristo en las nubes, Apocalipsis 1: 7 continúa,

7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra se lamentarán por él. Sí, Amén.

Juan estaba parafraseando Zacarías 12:10, que dice:

10 Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración, y ellos mirarán a mí, a quien traspasaron; y llorarán como se llora por hijo único, afligiéndose amargamente por él, como quien se aflige por el primogénito.

En la paráfrasis de Juan, se equipara la venida de Cristo con el derramamiento del "Espíritu de gracia y de súplica". Cuando Juan dice, "todo ojo le verá", él estaba comentando sobre la declaración de Zacarías, "mirarán a mí". Zacarías no dijo cuántas de las personas lo verían, pero Juan aclara esto, diciendo, "todo ojo le verá".


La perforación (traspaso)
Juan incluye específicamente a los que le "traspasaron" a Él, es decir, los judíos. Juan citó este versículo de Zacarías previamente en su relato de la crucifixión, cuando escribió en Juan 19: 35-37,
35 Y el que lo vio ha dado testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice la verdad, para que vosotros también creáis. 36 Porque estas cosas acontecieron para que la Escritura "No será quebrado hueso suyo" se cumpliese. 37 Y también otra Escritura que dice: "Mirarán al que traspasaron".

Juan estaba al pie de la cruz cuando Jesús fue crucificado. Él era un testigo presencial. Sin embargo, se ha puesto de moda en los últimos años culpar a los romanos de crucificar a Jesús. Pero Zacarías profetizó que los judíos Le traspasarían, y la Ley misma profetiza que los sacerdotes son los que ofrecen los sacrificios. Asimismo, en Hechos 4:10 Pedro habla del sumo sacerdote y su familia "por el nombre de Jesucristo Nazareno, a quien vosotros habéis crucificado". Más tarde, dijo Esteban al sumo sacerdote en Hechos 7:52

52 ¿A cuál de los profetas vuestros padres no persiguieron? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien ahora vosotros os habéis convertido en traidores y asesinos.


El Llanto amargo
Juan continúa en Apocalipsis 1: 7 diciendo que "todas las tribus de la tierra llorarán por sobre Él" no dice, todas las tribus de Israel. Su ámbito de aplicación es toda la tierra, en donde hay muchas tribus de gente. Esto sugiere un cumplimiento del llamado de Abraham, que iba a ser una bendición para todas las familias de la tierra (Génesis 12: 3). Sin embargo, Juan dice específicamente que incluye a los que le traspasaron.

La profecía de Zacarías nos dice que cuando el Espíritu de gracia y de oración se derrame, provocará el luto y el llanto amargo; porque "mirar" Cristo es reconocerlo por lo que Él es. La gran mentira entonces será expuesta. Esa generación entonces se dará cuenta de que sus líderes religiosos del primer siglo les habían mentido. Mateo 28: 11-15 registra la naturaleza de esa mentira, diciendo:

11 Mientras ellas iban de camino, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad y dieron aviso a los principales sacerdotes todo lo que había sucedido [es decir, la resurrección de Jesús]. 12 Y cuando ellos se habían reunido con los ancianos y aconsejado juntos, dieron una gran suma de dinero a los soldados, 13 y les dijeron: "Vosotros diréis: 'Sus discípulos vinieron de noche y lo robaron mientras nosotros dormíamos'. 14 Y si esto llegara a oídos del gobernador, nosotros le persuadiremos y os mantendremos fuera de problemas”. 15 Y ellos tomaron el dinero e hicieron como se les había instruido; y esta historia fue ampliamente difundida entre los judíos, hasta hoy.

Cuando el pueblo judío sepa cómo sus líderes religiosos les traicionaron, llorarán amargamente como cuando muere un hijo primogénito.


Las consecuencias
Hay más a reconocer en este amargo llanto de algunos cuidados. Sin duda, van a llorar y arrepentirse de su rechazo pasado de Cristo. Sin embargo, el pecado tiene consecuencias, especialmente la hostilidad de larga duración contra Dios. La parábola de la viña de Jesús en Mateo 21: 33-41 muestra las consecuencias de matar al hijo del dueño de la viña. De hecho, Jesús permitió a los sumos sacerdotes y a los ancianos juzgarse a sí mismos. Él les preguntó:

40 "Por tanto, cuando llegue el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?" 41 Ellos le dijeron: "Él Llevará a esos miserables a un fin lamentable, y arrendará la viña a otros labradores , que le paguen el fruto a su tiempo".

El veredicto de Jesús se da en los versículos 42-44,

42 Jesús les dijo: "¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los constructores, esta se convirtió en la principal piedra del ángulo; esto se produjo de parte del Señor, y es maravilloso a nuestros ojos? 43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él. 44 Y el que caiga sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo".

Aquí Jesús se basa en dos profecías distintas. La primera es del Salmo 118: 22, 23, donde la piedra que es rechazada se convierte en la principal piedra del ángulo. Jesús es la piedra. El segundo es de Daniel 2:35, donde "el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro [reinos] fueron aplastados" y "se hizo como el tamo de las eras en verano". La piedra (Reino de Dios) luego crece hasta llenar toda la Tierra.

Jesús dio aviso a la nación judía que la misma piedra que fue rechazada por la nación era la piedra que molería todas las naciones, incluyendo a su nación. "Por lo tanto", Jesús profetizó, "el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él"¿Quién, entonces, recibirá este Reino? Se trata de los vencedores, no simplemente la iglesia, sino los que realmente producen el fruto del Espíritu que Dios ha deseado desde el principio.

Una vez más, es importante entender la función de los tres días de fiesta. Pascua trae justificación; Pentecostés trae santificaciónTabernáculos trae glorificación. Si los creyentes no crecen a través de Pentecostés, ¿cómo van a producir los frutos en el momento de la cosecha, cuando los Tabernáculos se celebre?

Al rechazar el Cordero Pascual, los judíos (como nación) ni siquiera celebran la primera fiesta de la manera que Dios requiere. Cuando Cristo venga "en las nubes", ellos no tendrán tiempo para crecer espiritualmente, y por lo tanto, no serán calificados para gobernar en el Reino. Van a encontrar que el Reino de Dios ha sido tomado de ellos, y que su genealogía física no puede calificarlos.


El regreso de David a Jerusalén
Cuando el trono de David fue usurpado por Absalón (2 Samuel 15:10), David salió de la ciudad a través del Monte de los Olivos, donde hizo un sacrificio (2 Samuel 15:30, 31, 3 2 RV). Esto profetizó del sacrificio de Jesús en la misma ubicación. Ahitofel, amigo de David, lo traicionó, como hizo Judas después. Simei apedreó a David (2 Samuel 16: 5, 6), así como Jesús también fue apedreado mientras estaba en la cruz, como todos los que eran acusados de blasfemia eran tratados, apuntando a la cara. "Así que Su apariencia [rostro, cara] fue desfigurado por los hombres de tal manera, y su forma de los hijos de los hombres" (Isaías 52:14).

David pasó una cantidad desconocida de tiempo en el desierto; Jesús ascendió al cielo. Cuando David volvió a reclamar su trono, lo que profetizaba de la Segunda Venida de Cristo. La profecía más relevante en el regreso de David fue el hecho de que mataron a Absalón (2 Samuel 18:14). Absalón, el usurpador, no gobernó con su padre después de la segunda venida de David. Así también los usurpadores del trono de Cristo sufrirán el mismo destino.


Otras pruebas
Mateo registra otra parábola sobre el Reino que Jesús dijo en Mateo 22: 1-14. Un rey estaba dando un banquete de bodas para su hijo. Los que fueron invitados se negaron a asistir a la boda. Por otra parte, maltrataron y mataron a los mensajeros (Mateo 22: 6). Así leemos la reacción del rey en Mateo 22: 7,

7 Pero el rey se enfureció y envió sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos, y estableció su ciudad en llamas.

Entonces el rey envió otros mensajeros a las calles para invitar a otros a la fiesta de bodas. Incluso algunos de ellos no estaban vestidos adecuadamente con las vestiduras de salvación, y estos también fueron expulsados. La moraleja de la historia se encuentra en el versículo 14,

14 Porque muchos son llamados, pero pocos los escogidos.

En otras palabras, los judíos fueron llamados, y la gente de la calle fueron llamados, pero al final, pocos fueron "escogidos". Los elegidos son el remanente de gracia, Pablo dice en Romanos 11: 5, 6, 7. El resto son "cegados" (RV) o "endurecidos" (NASB).


Jerusalén es una Casa Desolada
En Mateo 23 Jesús dijo una serie de "ayes" acerca de que Jerusalén había "asesinado a los profetas" (Mateo 23:31). Sabiendo que estaba a punto de ser crucificado, Él entonces dijo en el versículo 32, "Colmad entonces la medida de la culpa de vuestros padres".

Mateo 23:35 dice que Jerusalén sería considerada responsable de "toda la sangre justa derramada sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías". Y termina con los versículos 38, 39,

38 ¡He aquí, vuestra casa os es dejada desierta! 39 Porque os digo que desde ahora no me veréis hasta que digáis: "¡Bendito el que viene en nombre del Señor!"

La desolación de Jerusalén ocurrió por primera vez cuando la ciudad fue destruida por Babilonia en 586 aC. Fue desolada de nuevo en el año 70 dC. La tercera desolación importante aún tiene que llevarse a cabo. Sabemos esto, porque Jeremías profetizó que la ciudad sería destruida tan completamente que no iba a ser reparada o reconstruida de nuevo (Jeremías 19:10, 11). Ilustró esta rompiendo un frasco en el valle de Ben-Hinom (o gehenna en griego).

La vieja Jerusalén no se salvó en el último momento, como muchos han afirmado. Pablo dice que la Jerusalén terrenal es "Agar" (Gálatas 4:25) y representa el Antiguo Pacto (Gálatas 4:24). Jerusalén y sus hijos (judíos) no serán herederos del Reino, sino que se van a "echar fuera" (Gálatas 4:30) a favor de los hijos de la Nueva Alianza, es decir, la Nueva Jerusalén (Gálatas 4:26, 28, 31).

Cristo vendrá en algún momento alrededor de la época de la destrucción de Jerusalén, ya sea antes o después, no sé. Cuando Cristo venga, "todo ojo le verá", y todas las tribus de la tierra llorarán -algunos más que otros. Los judíos llorarán porque fueron engañados por sus líderes religiosos. También llorarán porque van a ver que han perdido el Reino de Dios. Ellos llorarán porque su deseo de gobernar el mundo como "elegidos" huirá de ellos. Sólo el remanente de gracia gobernará y reinará con Cristo.


El arrepentimiento en esa hora no va a cambiar las sentencias anteriores que Jesús hizo justo antes de ser crucificado. No va a cambiar la profecía de Jeremías, de la completa destrucción de Jerusalén. En cambio, el arrepentimiento dará a los judíos (y a todas las demás personas) la oportunidad de convertirse en ciudadanos de la Nueva Jerusalén, para que pueden ser bendecidos junto con todos sus ciudadanos.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/11-2015/repentance-at-christs-coming/#sthash.yw2f8q8Y.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario