TRADUCTOR-TRANSLATE

"ENGENDRADO, NO CREADO", 2/3, Dr. God's Kingdom Ministries


13 de octubre 2015

Por lo que yo sé, la Biblia es única en la enseñanza de que podemos ser engendrados por Dios y por lo tanto llegar a ser hijos de Dios. Las metas religiosas tratan lograr el mayor potencial para el hombre como ser creadoEl Islam, por ejemplo, busca convertir a los hombres en los más grandes siervos de Dios y considera la idea de filiación una blasfemia.
Hay algunos otros que buscan trascender el humanismo y convertirse en un "maestro ascendido", pero estos grupos religiosos tratan de lograr esto mediante la voluntad del hombre a través del trabajo duro, la autodisciplina, y mirando hacia el interior.
Juan 1:13 presenta un camino diferente, por el que llegamos a ser hijos de Dios, no por la voluntad del hombre o por la voluntad de la carne, sino por la voluntad de Dios. Es decir, el hombre no puede engendrarse a sí mismo para convertirse en un hijo de Dios. Lo mejor que puede hacer un hombre es engendrar otro como él.
Muchas historias bíblicas son alegorías históricas que nos enseñan esto a través de paralelismos entre dos personas, una mente carnal y la otra del Espíritu. El paralelo más básico es entre el primero y el último Adán (1 Corintios 15:45). Otros incluyen a Caín y Abel, Isaac e Ismael, Jacob y Esaú, e incluso Jacob e Israel. Cada historia contribuye a nuestra comprensión de la ruta a la filiación.
Caín y Abel
Caín y Abel nos muestran que el amor es la marca distintiva que diferencia a los hijos de Dios de los demás. 1 Juan 3: 10-12 dice:
10 Por esto se conocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no practica la justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano. 11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio, que nos amemos unos a otros; 12 no como Caín, que era del maligno, y mató a su hermano. ¿Y por qué razón le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas.
Abel fue motivado por el amor, mientras que Caín fue motivado por el odio, o la falta de amor.
Isaac e Ismael
En el caso de Isaac e Ismael, la lección se nos explica en Gálatas 4: 22-31. Pablo nos dice que el Antiguo Pacto es Agar, y el Nuevo Pacto es Sara. Sus hijos son el fruto de la alianza que cada uno representa. Ismael era un hijo de la carne, porque nació de forma natural por la voluntad de la carne. Isaac nació a causa de la promesa de Dios después de que Sarah había pasado la edad de procrear. No había nada que Abraham pudiera hacer sexualmente para engendrar a Isaac. La intervención divina hizo que esto sucediera.
Jacob y Esaú
Jacob y Esaú eran gemelos (Génesis 25:23), pero sólo uno fue llamado por Dios. Pablo dice en Romanos 9: 10-12,
10 Y no sólo esto, sino que también Rebeca, cuando concibió gemelos de uno, nuestro padre Isaac; 11 porque aún cuando los gemelos no habían nacido, y no habían hecho ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a su elección permaneciera, no por las obras sino por el que llama, 12 se le dijo: "El mayor servirá al menor".
La lección aquí es doble, una abierta y otra implícita. En primer lugar, dice Pablo, la filiación se basa en la voluntad de Dios, no en la voluntad del hombre. Se trata de una actualización del punto principal de Juan en Juan 1:13.
La lección implícita está en el hecho de que Jacob y Esaú eran gemelos, con la misma genética. Rebeca "concibió gemelos de uno, nuestro padre Isaac". No era posible que cualquiera de los padres decidiera cual hijo se convertiría en el patrón de filiación y cual no lo haría. Durante los nueve meses de embarazo, desde la concepción hasta el nacimiento, no sabían que iba a nacer primero. Sólo cuando nacieron podrían ellos haber entendido que "el mayor servirá al menor".
Así que primero vemos que es "elegido" por gracia, no teniendo nada que ver con la voluntad del hombre. Engendrar hijos carnales que se hace por la voluntad del hombre. Engendrar hijos espirituales que se hace por la voluntad de Dios. Este principio se alinea perfectamente también con la naturaleza de los dos pactos, porque la Antigua Alianza fue el voto del hombre con Dios (de acuerdo con su propia voluntad), mientras que el Nuevo Pacto fue la promesa de Dios (promesa) al hombre.
Así entendemos también que la filiación no es por genealogíaEsaú era tanto un hijo de Isaac como Jacob, porque eran gemelos. Así que no se puede decir que Esaú fue rechazado a causa de su genealogía, ni puede decirse a la inversa que Jacob se hizo hijo a causa de su genealogía. En cualquier caso, la genealogía de Isaac era irrelevante, ya que si su padre tuviera algo que ver con eso, entonces la filiación hubiera sido determinada por la voluntad de la carne, en este caso, la voluntad de Isaac.
Jacob e Israel
La manera en que Jacob logró la filiación (y el nombre de Israel) es nuestro ejemplo notable definitivo de la filiación del libro del Génesis. Este ejemplo se basa en el ejemplo anterior, que muestra cómo la genealogía de uno es irrelevante. Aunque Dios había predeterminado que Jacob sería "querido", y por lo tanto, le fuera dada la herencia como el "hijo", Jacob no logró filiación hasta que su carácter cambió.
Sólo porque algo está profetizado, no significa que se vea inmediatamente. De hecho, la naturaleza de la profecía es darnos la esperanza de un evento o condición futura. Así fue con Jacob. Mientras que él se llamaba Jacob, él todavía no estaba calificado para recibir el título de Israel.
Jacob significa literalmente "agarrador de talón", a cuenta del hecho de que al nacer su mano se había apoderado de talón de Esaú. Un agarrador de talón era un usurpador o un engañador. La palabra se define más precisamente por la vida y las acciones de Jacob hacia Esaú. No hay duda de que sabía la profecía que se había dado antes de su nacimiento y había entendido por ello que él iba a ser el heredero de la promesa. Pero él usó el poder de la carne para ayudar a Dios a cumplir Su palabra.
Cuando Esaú sintió hambre, Jacob encontró oportunidad de adquirir el Derecho de Nacimiento a un precio de ganga. Más tarde, consideró necesario engañar a su padre para que le diera la bendición. Sin duda, él justificó sus acciones por la profecía que se le había dado antes de su nacimiento. Pero a pesar de que creía en la palabra de Dios, trató de cumplirla por la voluntad de la carne y, aun por el pecado (la mentira). La historia no debe utilizarse para justificar el pecado, sino para mostrar la diferencia entre la verdadera fe y la fe carnal.
Jacob fue un creyente durante toda su vida, pero no fue hasta que él luchó con el ángel que logró la filiaciónJacob recibió una revelación maravillosa en Betel (Génesis 28:12, 13, 14, 15), pero no se le dio el nombre de Israel en ese momento. De hecho, su revelación en Betel era el equivalente a la del monte Sinaí algunos siglos más tarde. En Betel, Jacob hizo un voto a Dios (Génesis 28:20); en el Sinaí, sus descendientes nuevamente hicieron un voto a Dios (Éxodo 19: 8). En ambos casos, sus votos fueron hechos por la voluntad del hombre y por lo tanto se basaron en el principio principal de la Antigua Alianza.
Betel, entonces, fue el Pentecostés de Jacob, como el Monte Sinaí fue el primer Pentecostés bajo Moisés. Pentecostés está dominado por la Antigua Alianza, a pesar de que también prefigura el Nuevo Pacto. Jacob juró obediencia a Dios, si Dios lo protegía y lo ayudaba a sobrevivir en el viaje. Sus descendientes menores de Moisés juraron obediencia a Dios, del mismo modo, y Dios les prometió la salvación si mantenían su voto de obediencia.
Pentecostés
En Hechos 2, cuando el día de Pentecostés se cumplió en la Iglesia, "la promesa de mi Padre" (dice Jesús) fue enviada a ellos (Lucas 24:49). Los teólogos asumen que esto era el ápice de las promesas de Dios. Sin embargo, Pentecostés no fue Tabernáculos, y con el paso del tiempo la diferencia entre estas dos fiestas proféticas se hizo más y más evidente. El camino de la Iglesia a la salvación se hizo cada vez más una cuestión de la voluntad de la carne y de la voluntad del hombre que de la voluntad de Dios.
No trato de difamar la fiesta de Pentecostés, sino de sacarla de su pedestal, donde ha sido elevada a una posición de prominencia indebida. Grandes cosas han sucedido bajo la unción pentecostal, pero nunca pueden tomar el lugar de los Tabernáculos. Por la misma razón, Tabernáculos no puede lograrse al margen de las dos primeras fiestas: la Pascua y Pentecostés. Aprender el lugar de cada una en una forma equilibrada es importante. La Pascua engendra a Cristo en nosotros. Luego Pentecostés hace que la semilla santa en nosotros crezca espiritualmente y así nos califica para la fiesta de los Tabernáculos.
Pero en general, debemos entender que la filiación no se logra por la voluntad de la carne o por la voluntad del hombre, sino por  la voluntad de Dios. La soberanía de Dios precede a la autoridad del hombre. Todas las decisiones (votos) que hacemos hacia Dios, por su propia naturaleza, son parte de la Antigua Alianza. El Antiguo Pacto no es malo, o el mal, pero no es suficiente, ya que en el hombre al final es incapaz de cumplir sus promesas. Un voto tiene valor sólo si se puede mantener.
Hoy en día, las denominaciones de iglesias enseñan una variedad de mensajes de salvación, la mayoría de los cuales se basan en la Antigua Alianza. Algunos son descaradamente carnales, decirle a la gente que el camino a la salvación es por hacer buenas obras. Dicen que los hombres son justos realizando actos de justicia. El problema con esto es que "todos pecaron" ya (Romanos 3:23), por lo que todos los hombres ya han sido descalificados, incluso antes de que decidan empezar a hacer cosas justas.
Otros dicen que para ser salvo uno debe unirse a su "verdadera iglesia". Sus líderes son ejemplos de rectitud que nos pueden llevar a la salvación. Las personas se les dice que tomar esta decisión y el voto de obediencia a la organización y sus líderes, como condición para la salvación. También esto es sólo otro método tipo Antiguo Pacto de la salvación, ya que requiere tomar una decisión carnal, ser voluntarioso para lograr la salvación.
Otros hacen hincapié en la gracia, diciendo que si usted decide seguir a Jesús, entonces Dios le dará gracia. Esa no es la definición de Pablo de la gracia en Romanos 9:11, donde se llamó a Jacob antes de que él naciera, a fin de que sea verdaderamente por la gracia. No, la gracia es algo que Dios hace por Su voluntad soberana. Si la gracia debe ser obtenida por la voluntad del hombre o por la promesa del hombre, entonces la gracia ya no es gracia, sino gracia condicionada.
Si la gracia se basa en la voluntad de Dios, tanto como Pablo y Juan nos dicen, entonces es claro que es un atributo de la Nueva Alianza, que a su vez se basa en las promesas de Dios. Es por esto que Isaac era un hijo de la promesa (Gálatas 4:28). Es por esto que el Espíritu Santo era "la promesa de mi Padre" (Lucas 24:49). Todas las promesas bíblicas de Dios no condicionadas a votos de obediencia de los hombres se basan en el Nuevo Pacto.
Al mismo tiempo, agradó a Dios que la carne tratara de lograr la salvación primero. La intención de Dios no era mostrar el éxito del hombre, sino la absoluta incapacidad del hombre para cumplir sus votos a pesar de sus buenas intenciones. Al final, todos debemos reconocer que a pesar de nuestro deseo de seguir a Dios, nuestra carne termina luchando, incluso como Pablo tuvo problemas en Romanos 7: 18-21,
18 Porque yo sé que nada bueno habita en mí, es decir, en mi carne; porque el desear [de Thelema, "voluntad"] está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19 Porque el bien que deseo ["voluntad"], no lo hago; sino que yo practico el mal que no quiero ["voluntad"]20 Pero si yo hago aquello que no deseo ["voluntad"], entonces ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mi.
El mismo problema que habita en la carne de Pablo también se encuentra en la carne de los líderes denominacionales hoy. La voluntad de la carne (es decir, el "hombre viejo") no puede posiblemente ser disciplinada haasta un estado de justicia, por cuanto "no mora en ... mi carne"Las buenas intenciones de seguir a Jesús son insuficientes y no pueden traernos la salvación.
La salvación viene dada por un camino diferente que es verdaderamente por la gracia. Dios interviene en nuestra vida, abriendo nuestros ojos y oídos para oír y recibir Su palabra. Dios entonces se le da crédito como la causa primera de todas las cosasLa voluntad del hombre conserva su posición subordinada en virtud de la voluntad de DiosAl mismo tiempo, la soberanía de Dios no echa a un lado la autoridad del hombre, pero la dirige por detrás de la escena hasta que la voluntad de Dios se cumple al final.
Esta imperecedera o inmortal "semilla" (1 Pedro 1:23, NASB) engendra a Cristo en ti. Esta es una Creación del Hombre Nuevo, un "verdadero yo", totalmente diferente, viniendo de una combinación de los dos padres, un Padre celestial y una madre terrenalEs Cristo por su Padre celestial; es el verdadero usted por su madre terrenal. Es distinto de la identidad carnal de uno que se hereda a través de nuestros padres físicos y, finalmente, de Adán.
Colosenses 1:27 dice que es "la esperanza de gloria". La "esperanza" bíblica no es una ilusión, sino que se traduce mejor por "expectativa". Porque esperar un bebé en este sentido es estar embarazado, sabiendo que un día vendrá cuando el bebé va a surgir en el mundo como un hijo de Dios. Todos estos hijos, siendo engendrados de Dios, gobernarán lo que simplemente ha sido creado.
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/10-2015/begotten-not-made-part-2/#sthash.mFzuqbK3.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario