TRADUCTOR-TRANSLATE

CÓMO CELEBRAN LA PASCUA LOS HIJOS, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 10
Cómo Celebran la Pascua los Hijos

(Libro: "Deuteronomio, Segunda Ley")

  • Dónde celebrar la Pascua.
  • Fe es creer en la verdad (Creyentes en obediencia o hijos amén)
  • ¿Dónde ha puesto Dios Su nombre?
  • Eliminación de la levadura de la casa.
  • ¿Cuando era mecida la Gavilla?
  • La Pascua comenzaba en la noche del 14 de abib.
  • ¿Cuándo murió Jesús?
  • Comer el cordero.

En Deuteronomio 16, Moisés termina su discurso que nos da un resumen de los tres días de fiesta que Dios les exige mantener. Estos festivales representan las tres etapas principales del desarrollo en nuestra relación con Cristo a medida que avanzamos desde el engendramiento espiritual a la madurez espiritual.

La Pascua representa la justificación por la fe en la sangre del cordero. Pentecostés representa la santificación, el momento en que aprendemos obediencia al escuchar su voz y ser guiados por el Espíritu, para que la Ley puede ser escrita en nuestros corazonesTabernáculos representa la plenitud del Espíritu cuando entramos en plena madurez, donde estamos totalmente de acuerdo con la mente de Cristo y Su plan divino para la Tierra.


Dónde celebrar la Pascua

Moisés comienza con el mandato de observar la Pascua, diciendo:

1 Guardarás el mes de Abib y celebrarás la pascua a Jehová tu Dios, porque en el mes de Abib el Señor tu Dios te sacó de Egipto, de noche. 2 Y sacrificarás la pascua a Jehová tu Dios de las ovejas y de las vacas, en el lugar donde el Señor escoja para establecer su nombre.

Como cristianos, creemos que Jesucristo fue el verdadero "Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29) y que cumplió el papel del cordero de la Pascua en el tiempo señalado en la historia. Moisés lo llamó un "sacrificio", por lo que entendemos que para guardar la Pascua, hay que considerar a Cristo como el sacrificio por el pecado. Son muchos los que reconocen a Jesucristo sólo como un gran maestro o profeta, que vino a educar a la gente en la verdad. Tales personas no han celebrado la Pascua en la forma legal, y por lo tanto, no están justificados por la fe genuina.


La fe es creer en la Verdad

Prácticamente todo el mundo en la Tierra tiene fe en algo. La fe es un atributo universal. Pero la fe debe estar enraizada en la verdad para ser válida. De hecho, la palabra hebrea para verdad es emeth (???) Su raíz (siempre un verbo en hebreo) es Aman.

Emet se traduce como "fiel" y "fidelidad" en Neh. 7: 2. Cuando Hab. 2: 4 dice: "el justo vivirá por la fe", la palabra fe traducida es amunah, cuya raíz es aman. Por lo tanto, la verdad y la fe están unidas por una raíz hebrea común.

Esto nos dice que la fe debe estar enraizada en la verdad para tener validez a los ojos de Dios. Si ponemos nuestra fe en los caballos de Egipto, por ejemplo (como hizo Israel en Isaías 31: 1), y no en el poder de Dios para liberarnos en la batalla, entonces nuestra fe está fuera de lugar, y no es la fe bíblica. Podemos cantar o proclamar "creo" de sol a sol, pero no es necesariamente la fe que Dios reconoce como válida. La fe que justifica tiene sus raíces en la verdad, y por lo tanto, la verdadera observancia de la Pascua sólo es posible si se basa en la creencia de que Jesucristo es nuestro Cordero pascual que fue sacrificado por el pecado del mundo.

Del mismo modo, la palabra Amén se utiliza muchas veces. Significa "así sea", pero en el Nuevo Testamento se traduce "en verdad, en verdad". Así, mientras emeth es “verdad”, amén es “verdaderamente o realmente”, ya que son sólo dos formas de la misma raíz. Además, "amén" para Dios es estar de acuerdo con Él. La verdadera fe está arraigada en la verdad de la revelación, y provoca una respuesta de nuestra parte que declara nuestro acuerdo con su verdad.

En Rev. 3:14 Cristo es llamado "El Amén". Él fue el Amén, porque hizo sólo lo que vio a Su Padre hacer, y Él dijo sólo lo que oyó decir a Su Padre. Todo lo que hizo fue un Amén y un doble testimonio en la Tierra de lo que estaba siendo dicho o hecho en el cielo.

También nosotros estamos llamados a ser testigos de Dios en la Tierra. Cuando somos justificados por la fe a través de la fiesta de la Pascua, comenzamos nuestro viaje de Egipto a la Tierra Prometida. Pentecostés nos enseña obediencia. Pero los Tabernáculos es para aquellos que están de acuerdo con Dios. Los que experimentan los Tabernáculos son personas amén. La gente amén conoce la verdad de la Pascua y también han renovado su mente -su pensamiento a través de Pentecostés. En otras palabras, tienen fe y han demostrado su fe al ser fiel en sus obras. Cuando maduran lo suficiente como para pasar de la obediencia a un acuerdo, entonces son personas amén.

En Deut. 16: 2 Moisés le dice a Israel que deben guardar la Pascua "en el lugar donde el Señor escoge para establecer Su nombre. Repite esto en lo que se refiere a Pentecostés (v. 11) y en lo que respecta a Tabernáculos (v. 15)". Este es el único lugar legal donde se puede celebrar cualquiera de estas fiestas.

¿Dónde se encontraba este lugar? En los días de Josué fue en Silo (Josué 18: 1). Unos siglos más tarde, a causa del pecado de Elí y sus hijos, que contaminaron ese lugar, el arca dejó Silo (Salmo 78:60) y, finalmente, se colocó en Jerusalén (Salmo 78:68).

Sin embargo, más tarde, Jeremías 7: 12-15 dice que Jerusalén también fue contaminado por la anarquía. Así Dios quitó Su nombre de aquel lugar de la misma manera que Él había dejado Silo antes. La gloria de Dios salió en Ezequiel 11:23 hasta el Monte de los Olivos, donde permaneció hasta la ascensión de Jesús en ese lugar (Hechos 1:12), llevando la gloria de Dios de regreso al cielo. Diez días después la gloria regresó a la Tierra en el día de Pentecostés. No volvió al templo en Jerusalén, sino a los discípulos en el Aposento Alto, porque Dios estaba construyendo un nuevo templo para Su morada.


¿Donde ha puesto Dios Su nombre?

Estos fueron los habitantes de la Nueva Jerusalén que comenzaron a formar un nuevo templo hecho de piedras vivas (1 Pedro 2: 5). Leemos en Apocalipsis 2: 4 que "su nombre estará en sus frentes". Por lo tanto, el único lugar legítimo hoy donde uno puede observar cualquier fiesta del Señor es en su propia "frente", el lugar que Dios ha elegido para colocar Su nombre.

Hay muchos hoy en día que van a Jerusalén a guardar las fiestas, pensando que el nombre de Dios está aún escrito allí. Pero Dios se apartó de Jerusalén en los días de Ezequiel y completó Su movimiento cuando Jesús ascendió al Cielo. Porque guardar las fiestas en Jerusalén es el equivalente a un hombre en los días de Jeremías observando las fiestas en Silo después de que Dios se había trasladado a Jerusalén. Tal acción habría sido una violación de la Ley. Así también es hoy. El único lugar en el que la Pascua se puede celebrar legalmente está en la frente de uno. La sangre del Cordero de Dios debía a ser puesta en el dintel de la casa (Ex. 12: 7), pero hemos de aplicar la sangre de Jesús a nuestras frentes, es decir, nuestras mentes, que es el dintel de nuestra "casa".

Del mismo modo, para celebrar la fiesta siguiente, Pentecostés, uno debe recibir el bautismo en el Espíritu Santo, porque en Hechos 2 el Espíritu Santo vino sobre la frente de los discípulos en el Aposento Alto. En ese día, Pentecostés no se cumplió en el templo, aunque el sumo sacerdote ofrecía las dos hogazas de pan como la Ley había prescrito (Lev 23:17). En cambio, Pentecostés se cumplió en la frente a los discípulos, en la nueva ubicación.

Por último, la fiesta de los Tabernáculos también hay que celebrarla en esta nueva ubicación. El alojamiento en cabañas o tiendas de campaña puede ser una buena herramienta de enseñanza o una lección, pero la fiesta en sí sólo se puede observar en la propia frente, el lugar donde Él ha elegido para poner Su nombre. Si uno va a cualquier lugar, incluido Jerusalén, creyendo que este es el lugar legítimo que Dios requiere para celebrar una fiesta correctamente, su fe es en vano, ya que no se basa en la verdad. Moisés dice claramente en el versículo 5,

5 No se le permite a sacrificar la pascua en ninguna de tus ciudades que Jehová tu Dios te da.

Los que violan esta ley están en necesidad de instrucción en la verdad como un fundamento seguro para su fe, para que puedan convertirse en personas amén, que están de acuerdo con Dios.


Eliminación de la levadura de la Casa

Moisés continúa con sus instrucciones con respecto a la Pascua en Deut. 16: 3, 4,

3 No comerás con ella leudo; siete días comerás con ella pan sin levadura, pan de aflicción (por que saliste de la tierra de Egipto a toda prisa), para que puedas recordar todos los días de tu vida el día que saliste de la tierra de Egipto. 4 Durante siete días ninguna levadura se verá contigo en todo tu territorio, y nada de la carne que sacrifiques en la tarde del primer día permanecerá durante toda la noche hasta la mañana.

Se suponía que las personas sacaran toda levadura de sus casas en el día de la preparación para la Pascua (14 de Abib). El primer día de la Pascua comenzaba en la tarde y se extendió durante siete días. Por esta razón, la Ofrenda de la Gavilla de cebada mecida siempre ocurriría dentro de la semana de los Panes sin Levadura. La gavilla era mecida en el primer domingo después de la Pascua (Lev. 23:15), y esto se cumplió en la resurrección de Cristo y la presentación al Padre como el Hijo de Dios viviente.

La levadura significa la corrupción, o el pecado. La palabra hebrea es Sehore, "fermentación". Por esta razón, toda levadura se prohibió en cualquier sacrificio (Lev 2:11). De hecho, la única vez que se ponía levadura en un sacrificio era en la ofrenda pentecostal (Lev 23:17), lo que era para denotar el hecho de que los pentecostales son imperfectos y aun corruptibles.

No obstante, en la Pascua, la levadura se prohibió con el fin de establecer primero que Jesucristo, el Cordero Pascual, era sin mancha y sin pecado. Los que tienen fe genuina, basada en la verdad, son imputados justos, como Pablo explica en Romanos 4. Por la fe se les permite ser considerados sin pecado, porque Dios llama a lo que no es como si fuera (Romanos 4:17).

Porque la Pascua podía caer en cualquier día de la semana, el tiempo de los panes sin levadura tuvo que extenderse una semana completa con el fin de que la ofrenda de la gavilla siempre cayera dentro de este marco de tiempo. Esta ley se encuentra en Lev. 23:11, que dice, "el día después del sábado la mecerá".


Cuando era mecida la gavilla

La Ley en Lev. 23:11 dice,

11 Y él mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día después del sábado la mecerá.

Los fariseos y los saduceos tenían diferentes interpretaciones de este versículo. Los fariseos dijeron que este "día de reposo" en cuestión era el día de la Pascua en sí, ya que cada día de la fiesta se considera que es un día de reposo, sin importar el día de la semana en el que cayera. En su opinión, la gavilla era siempre mecida el 16 de Abib, un día fijo del mes. Los saduceos insistían en que este "día de reposo" se refiere al séptimo día de la semana, por lo que la Ofrenda de la Gavilla se producía siempre al día siguiente, el que llegó a ser conocido como Domingo. Podía ser ser mecida como pronto el 16 Abib, pero también tan tarde como el 22 de Abib.

En la época del Nuevo Testamento los saduceos tenían el control del Templo (Hechos 4: 1), y por lo tanto las fiestas se observaron en la forma en que ellos prescribían. La resurrección de Cristo, sin embargo, no resolvió la controversia, ya que en ese año (33 dC) el día de preparación para la Pascua cayó en viernes, la Pascua fue el sábado, y la Gavilla fue mecida el domingo, el día después de la Pascua. Por lo tanto, en ese año ambas facciones estuvieron satisfechas sin controversia.

Ignacio, obispo de Antioquía y un discípulo de mucho tiempo del mismo Juan, nos dice claramente en su carta a los Tralianos,

"En el día de la preparación, a continuación, en la tercera hora, Él recibió la sentencia de Pilato, el Padre permitió que eso sucediera; en la sexta hora fue crucificado; a la hora novena Él entregó el espíritu; y antes de la puesta de sol fue sepultado. Durante el día de reposo, Él continuó bajo la tierra en la tumba en la que José de Arimatea le había puesto. En el amanecer del día del Señor se levantó de entre los muertos. . . El día de la preparación, entonces, comprendía la pasión; el sábado abraza el entierro; el día del Señor contiene la resurrección".

Ignacio tenía fama de ser el niño que Jesús encontró en Mat. 18: 2 como el ejemplo de ser como niños pequeños. Nació alrededor del 30 dC y era un creyente de toda la vida y seguidor de Juan. Aunque Ignacio era viejo cuando escribió su carta (arriba), es poco probable que se hubiera declarado incorrectamente en esta materia.


La Pascua comenzaba la noche del 14 de Abib

Moisés continúa en Deut. 16: 5 y 6,

5 No se te permite sacrificar la pascua en ninguna de tus ciudades que Jehová tu Dios te da; 6 sino que en el lugar donde el Señor tu Dios escoja para establecer su nombre, sacrificarás la pascua por la tarde a la puesta del sol, en el momento en que saliste de Egipto.

Estos detalles son importantes, ya que la Ley revela el plan, en este caso divino, profetizando cómo el Mesías se sacrificaría por el pecado del mundo. En primer lugar, no le mataron simplemente para enseñar la verdad a aquellos que lo rechazaron, sino que fue un sacrificio por el pecado. En segundo lugar, en la época Jerusalén era el lugar donde Dios había escogido para poner allí Su nombre, por lo que el Mesías tenía que ser sacrificado en Jerusalén. Más específicamente, la gloria de Dios había dejado el monte del templo para descansar en la cima del Monte de los OlivosEzequiel 11:23 dice:

23 Y la gloria de Jehová se elevó de en medio de la ciudad, y se puso sobre el monte que está al este de la ciudad.

Por lo tanto, este era el lugar donde Jesús fue crucificado, siguiendo el patrón establecido por el Rey David, quien también hizo sacrificio en ese lugar (2 Sam. 15:30) cuando su trono fue usurpado por Absalón y cuando fue traicionado por su amigo, Ahitofel (2 Sam. 15:12). El mismo monte fue también el lugar donde Él ascendió al cielo (Hch una y doce minutos).

Los corderos tenían que ser sacrificados en la tarde, por lo que Jesús también debía ser sacrificado entre el mediodía y la puesta del solDeut. 16: 6 dice que los corderos debían ser sacrificados "por la tarde a la puesta del sol", que se explica en Éxodo 12: 6 como "entre las tardes" (texto literal). En otras palabras, los corderos debían ser sacrificados mientras el sol se ponía. El sol empezaba a ponerse al mediodía, por lo que los corderos debían ser sacrificados durante la tarde.


Cuando murió Jesús

Ignacio de Antioquía nos dice que Jesús fue puesto en la cruz al mediodía, es decir, la sexta hora del día, y que murió en la novena hora, o alrededor de las 15:00. Como discípulo y amigo de Juan, Él siguió el relato en Juan 19: 14-16,

14 Y era el día de preparación para la Pascua; se trataba de la sexta hora. Y él [Pilato] dijo a los judíos, "¡He aquí, vuestro Rey!" 15 Por lo tanto, gritaron: "¡Fuera con él!" Pilato les dijo: "¿He de crucificar a vuestro Rey?" Los principales sacerdotes respondieron: "No tenemos más rey que el César". 16 Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado.

Esto parece estar en contradicción con el relato de Marcos en 15:25,

25 Y era la hora tercera cuando lo crucificaron.

En otras palabras, si Cristo fue puesto en la cruz en la tercera hora (9:00 am), ¿cómo podría Pilato entregar a Jesús a la gente para la crucifixión tres horas más tarde? Algunos argumentan a favor de Marcos, otros a favor del relato de Juan. Bullinger está de acuerdo con Marcos, diciendo que "sexta hora" de Juan era de la noche -es decir, a la medianoche, cuando se le dio la sentencia. Dice que luego tomó unas nueve horas para ellos para crucificarlo en realidad en la tercera hora de la mañana siguiente. La otra explicación dice que la "tercera hora", de Marcos o las 9:00 am, era cuando Pilato sentenció a Jesús, y que Jesús fue puesto en la cruz tres horas más tarde, al mediodía. Marcos 15:15 dice que en el ínterin, Jesús fue golpeado y burlado por los soldados, por lo que bien pudo haber sido tres horas antes de que Jesús fuera realmente clavado en la cruz.

Si creemos que la crucifixión de Jesús cumplió la ley de la Pascua, entonces, parece más probable que Jesús no fuera puesto en la cruz hasta el mediodía y que murió en medio de la tarde,"entre las tardes".

Marcos dio el punto de vista de Pedro. Pedro estaba más preocupado por el juicio de Jesús, que termina al ser condenado a muerte, porque Pedro lo negó tres veces en el patio. Sin embargo, Juan estaba preocupado por el tiempo que Él fue puesto en la cruz, porque él estaba presente cuando Jesús fue crucificado; así que él dijo que se llevó a cabo al mediodía con el fin de cumplir con la Ley, que prohibía matar a los corderos de la Pascua antes del mediodía.

Todos están de acuerdo en que Jesús murió en la media tarde.

Mat. 27:46 nos dice que murió a la novena hora, o alrededor de 15:00 Jesús murió literalmente y exactamente "entre las tardes", es decir, entre el mediodía y el atardecer. En el capítulo 1 de mi libro, Las Leyes de la Segunda Venida (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html) también mostramos que las tinieblas cubrieron Jerusalén durante las tres horas que estuvo colgado en la cruz. El propósito de esto no era solo para representar a la Creación de luto, sino para evitar que las personas mataran a sus corderos de la Pascua hasta que el Mesías muriese.

La Ley les prohibía matar a los corderos antes del mediodía o después del atardecer. Por lo tanto, cuando la noche pareció llegar temprano, las personas no pudieron matar a los corderos de la Pascua hasta que el sol volvió a media tarde. Es decir cuando mataron los corderos, la muerte de los corderos coincidió con el momento de la muerte de Cristo.

El año de la muerte del Mesías también fue significativo, porque mostré en Secretos del Tiempo (En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html) que Cristo fue crucificado en la 1480ª Pascua desde Moisés. La palabra griega, Christos, tal como se utiliza en Mat. 1:16, lleva un valor numérico de 1480. Esto sugiere que el verdadero Mesías cumpliría la Pascua como el Cordero de Dios en Jerusalén en el 1480ª Pascua de la historia de Israel desde su primera celebración en la tierra de Egipto, y que iba a morir en el medio de la tarde.


Comer el Cordero

Moisés continúa en Deut. 16: 7 y 8,

7 Y la asarás y comerás en el lugar que Jehová tu Dios haya escogido; y por la mañana regresarás y volverás a tu habitación. 8 Seis días comerás pan sin levadura, y el séptimo día será fiesta solemne a Jehová tu Dios; no trabajarás en él.

Comer es apropiarse y asimilar. La Pascua debía ser comida sólo en el lugar donde Dios había escogido para colocar Su nombre. Vamos todos a comer de la verdadera Pascua, porque Jesús dijo en Juan 6: 53-56,

53 Entonces Jesús les dijo: "De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene la vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. 55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él.

Esto fue difícil de comprender para la gente antes de la revelación de que Él era el Cordero Pascual. Sin embargo, así como el pueblo comía la Pascua en el lugar donde Dios había puesto Su nombre, también la gente debía comer del verdadero Cordero Pascual, al escuchar Sus palabras y llevarlas al corazón.

El único lugar lícito para comer del cordero pascual desde Pentecostés está en nuestras mentes (frentes), el lugar donde Su nombre ha sido escrito (Apocalipsis 22: 4). Los que siguen comiendo animales en la Pascua, ya sea en Jerusalén o en las celebraciones Seder de los judíos, siguen buscando otro Mesías y, sin embargo tienen que comer el verdadero Cordero de Dios por el que pueden recibir Su vida.

Como nota final, hay que reconocer de Éxodo 12:19 que los no-israelitas también participaban en la celebración de la Pascua. Esto es importante, porque en el resto de Deuteronomio 16, Moisés nos dice que a los que no son israelitas se les permitía participar en Pentecostés y Tabernáculos también (Vea los versículos 11 y 14).


Esta Ley abre el camino de la justificación, santificación y glorificación a todos los hombres. Esta salvación plena no se limita a Israel solo, a pesar de que se dio por primera vez como una revelación a Israel. Esto demuestra que los no-israelitas son justificados por la fe a través de la Pascua, llenos del Espíritu a través de Pentecostés, y también puede recibir una herencia como coherederos con Cristo como vencedores a través de la fiesta de los Tabernáculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario