TRADUCTOR-TRANSLATE

EN ESPÍRITU Y VERDAD, HUYENDO DE LA RELIGIOSIDAD JUDAIZANTE ¡ES YOM KIPUR!, Administrador



23-09-2015, Yon Kipur

En respuesta a este vídeo que nos hicieron llegar ayer:


Jua 4:21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que está llegando la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

Jua 4:23 Pero llega la hora, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca tales adoradores que le adoren.

Déjame hablarte con amor y verdad, aunque con ello te contradiga o incluso hiera, porque como John Hus prefiero herirte con la verdad que matarte con la mentira. Sé que si te lo preguntara me dirías que así lo deseas.

Conocí la Salvación (Pascua) en mi espíritu al creer en Jesús, por la simple fe obediente a Su Palabra de acudir a Jesús, sin que nunca antes ni después haya celebrado la Fiesta de la Pascua. Muy poco después conocí en mi espíritu el Bautismo en el Espíritu Santo -el comienzo de la santificación- (Pentecostés), por la simple fe de creerlo y pedirlo, sin nunca antes ni después haber celebrado la Fiesta de Pentecostés. Después que el Espíritu luchó conmigo hasta hacerme, mediante el sufrimiento, morir a la carne por unos 9 años, por la simple fe obediente de dejar de tratar, consentir en la sepultura y creer según la Escritura, recibí el comienzo de la glorificación, al experimentar en mi espíritu la muerte, sepultura y resurrección con Cristo y entrar en Su reposo (Tabernáculos); sin jamás haber celebrado la Fiesta de los Tabernáculos.

Haber experimentado Tabernáculos supuso salir de la obra de destrucción como jacobita, para entrar en la obra de construcción como israelita, que continuará hasta el día de mi "graduación", como diría el hermano Harold Hill. Dejando atrás las obras muertas de la carne o vieja naturaleza, dejando todo para seguirle, cuando estuve preparado por Él para hacerlo (piedra de toque de los vencedores) y dejándole a Dios obrar, en Su tiempo. Por supuesto, que en esto no fui perfecto, pero si entré en una relación diferente con Dios, como dije, de construcción. Entre las obras de la carne que quedaron atrás está sobre todo la religiosidad: las largas oraciones, los ritos cúlticos, las muchas horas de estudio, las muchas horas de lectura de la Palabra, el énfasis en los dones las largas oraciones  en lenguas ...todo ello realizado en mi propia fuerza. Todo fue sustituido por la quietud y el andar en Su presencia, tratando de dejarle obrar en todo y creyendo que no tengo nada que hacer, pues “consumado es”.

Entendí y experimenté que no necesito hacer nada, sino andar en el espíritu con confianza y gratitud (los dos antídotos para la incredulidad y la queja, ¿recuerdas?). Las más de las veces ni siquiera oro vocalmente, ya sea en lenguaje natural o en lenguas, pues la mayoría de la oración externa pasó a ser sustituida por la oración contemplativa de estar simplemente a Su lado, callado, quieto, amándole... a Su disposición; aceptando lo que Él hace con contentamiento, tratando de andar delante de Él en Su presencia y de vivir arrodillado en lugar de tanto arrodillarme para orar. La Palabra externa recogida como el maná que caía delante de mi tienda en el desierto, pasó a ser la Palabra interna del maná escondido de la Buena Tierra, la Palabra o Rhema Viviente, ¡Cristo en mí!


Jos. 5:12 Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año.

Para no extenderme mucho, dejé mis rebeliones, me arrepentí de mis obras muertas, salí del desierto de Pentecostés, en el que vagaba en círculos para ir a ninguna parte y entré en el huerto fértil que es Cristo en mí, la esperanza de gloria; Tierra que recorro creciendo en Él, siendo guiado por el Espíritu en dirección a la Nueva Jerusalén.

Gál. 4:1 Pero también digo: Entretanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;
Rom. 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

¿Por qué el falso “Israel” (pues como mucho podría ser Judá) fue atacado en Yon Kipur, cuando la Palabra de Dios dice que durante Sus fiestas Su pueblo nunca sería atacado? ¿Será que no se trataba de Sus fiestas ni de Su pueblo? Efectivamente ese no es Su pueblo ni esas son Sus fiestas. Es un pueblo apóstata, rebelde contumaz para con el Mesías Jesús, para el que no queda por delante sino un futuro de destrucción y desolación, como está escrito; salvo que se conviertan a Jesús, en Quien están unidas las verdaderas ramas de Judá y de Israel. 

Jer. 19:11: y les dirás: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más; y en Tofet se enterrarán, porque no habrá otro lugar para enterrar. 

¡Sí, la vieja Jerusalén pronto será destruida y Agar y sus hijos, pronto serán echados!

No es tiempo de mesianismo ni de raíces hebreas, ¡judaizaciones apóstatas ambas! No es tiempo de religión evangélica o pentecostal. No es tiempo de largas oraciones en lenguas (que no por eso son en el Espíritu). No es tiempo para sesudos cabecicocos de 85.000 horas de estudios (contra el estudio no tengo nada) y mucha apariencia de piedad, pero que siempre están aprendiendo y nunca pueden llegar al conocimiento pleno de la verdad...; pues no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

¡Sí, es tiempo de arrepentirse y de venir a la simplicidad y sencillez del evangelio!: Tener en el espíritu, conforme a la verdad,  la Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. ¡Es Yon Kipur!

Te amamos, te abrazamos y te anhelamos con amor eterno en Jesucristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario