TRADUCTOR-TRANSLATE

FE PARA DERROCAR A BABILONIA, Dr. Stephen E. Jones



(del libro "Deuteronomio, Segunda Ley", cap. 13)


Deut. 7: 17-19 continúa,

17 Si dices en tu corazón: "Estas naciones son mayores que yo; cómo las podré desalojar"? 18 no tengas temor de ellas; harás bien en recordar lo que el Señor tu Dios hizo con Faraón y con todo Egipto: 19 las grandes pruebas que vieron tus ojos, y las señales y las maravillas y la poderosa mano por la cual el Señor tu Dios te sacó. Así hará el Señor tu Dios con todos los pueblos de los cuales tú tienes miedo.

Al igual que el antiguo Israel, nos encontramos ahora en la encrucijada de la historia. Nos encontramos viviendo en un tiempo comparable al cruce del Jordán por Israel bajo Josué. Así como los israelitas pudieron haber preguntado cómo podrían superar a las siete naciones de Canaán, también podríamos preguntar nosotros cómo podremos vencer a Misterio Babilonia, la gran ciudad que ha vencido a los reyes de la tierra.

La respuesta es simple: por la fe. Esta no es nuestra batalla. La batalla pertenece a Jesucristo. No podemos pelear esta batalla con nuestras propias fuerzas, sino en la fuerza de la fe. Porque la fe es por el oír, hemos caminado en el desierto, para oír Su palabra y aprender el Plan Divino. Entendemos que nos encontramos en la historia del Reino. Hemos aprendido las lecciones de las generaciones pasadas, así que sabemos lo que NO hay que hacer. El conocimiento de su Palabra nos da la fe, y esa fe nos da confianza. Nuestra fe no está deseando y esperando, sino sabiendo y anticipando.

Sabemos que la victoria es nuestra. Ya la hemos visto por la fe, incluso antes de que sea visible en la tierra. Nuestra fe es la evidencia y la convicción de lo que aún no vemos ( Heb. 11: 1 ). Por lo cual nos comprometimos en la guerra espiritual para preparar el camino para que los resultados surjan de forma visible en la tierra. Hemos peleado la batalla de Jericó, y hemos ganado. Como el gobierno de Babilonia esta cayendo, sus legisladores se apresuran a aprobar leyes más impías en el intento de detener su colapso. Sus esfuerzos políticos son en vano, porque la historia está ahora en el momento de la cosecha, y el Reino está dando sus frutos. Dios ya no puede negar los preciosos frutos de la tierra ( Santiago 5: 7 ). El árbol sin fruto ha sido talado. Todos los usurpadores, pretendientes y contendientes por el dominio del Reino han sido descalificados. La investigación-visitación divina se ha completado y el veredicto se ha pronunciado.

Por lo tanto, no tememos a Babilonia, porque sabemos lo que Dios hizo a Faraón. Tenemos una ventaja sobre el propio Moisés, porque nosotros hemos visto muchos más ejemplos de liberación divina desde su día.

Y las recordamos.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-2/chapter-13-agreeing-with-gods-judgments/

No hay comentarios:

Publicar un comentario