TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 11 (7): ANTÍOCO Y SELEUCO, Dr. Stephen E. Jones

25 de agosto 2015


La terminología utilizada en Daniel 11:15, 16 para describir la invasión siria de Egipto, y sobre todo de Judea, revela una paralela invasión (falsificada) a la de Judea por Josué. Josué había llevado a Israel en la exitosa invasión de Canaán, la tierra prometida. Pero ahora nos encontramos con el rey del norte invadiendo "la hermosa tierra" en contra de las "tropas selectas" de Egipto.

La Tierra Hermosa se refiere a sí mismo a Judea. La palabra hebrea tsebiy significa "gloria, esplendor, o bello". Se traduce "hermosa" en tres lugares en el libro de Daniel: 8: 9; 11:16; 11:41 y 11:45. Daniel 11:45 describe "la hermosa Montaña Sagrada", que es una referencia a Jerusalén o al monte Sión. Las otras tres referencias usan el término "la hermosa tierra" para describir a Judea y es el equivalente profético de la Tierra Prometida. Se suponía que iba a ser el lugar glorioso donde la gloria de Dios habitaría.

En Daniel 11: 15 leemos que en esta guerra "las fuerzas del sur no podrán mantenerse firmes, ni aun sus tropas más selectas" La KJV dice "el pueblo elegido". La Septuaginta dice lo mismo. La versión Concordante está de acuerdo. Sin duda, esto se refiere a las tropas de élite de Egipto, pero la terminología sugiere una reversión profética. Debido a que la tierra estaba bajo dominio egipcio en ese momento, era como si la tierra prometida estuviera siendo defendida en vano por la falsificación del "pueblo elegido". Metafóricamente hablando, Egipto representa al mundo, sus formas carnales, y la esclavitud de la carne. La Tierra Prometida en ese momento, que debería haber manifestado la gloria de Dios, en su lugar fue gobernada por la carne. Ciertos judíos "violentos", que eran religiosos, pero ocupándose de la carne, pensaron que podían cambiar su situación y "cumplir con la visión" del Reino mediante el apoyo a los sirios en esta guerra.

Sus esfuerzos estaban condenados al fracaso, como el ángel nos dice. No debieron mirar a los sirios en busca de ayuda. Tanto Siria como Egipto fueron inspirados por el príncipe de Grecia, llamado Vanagloria. Ambas naciones fueron griegas. Porque ser gobernados por Siria en vez de Egipto no cambiaría nada en el largo plazo.

De hecho, esto fue antes de ser probados por las acciones de Antíoco Epífanes ("Dios Manifiesto") cuando trató de imponer su propia vanagloria sobre Jerusalén y el templo. Mientras que el rey de Egipto había profanado el templo por entrar en el Lugar Santo, el rey sirio trató de convertirlo en un templo dedicado a Zeus.

La lección principal es prestar atención a la instrucción en Isaías 30 y 31, donde debemos depender de Dios para nuestra defensa, en lugar de los "caballos de Egipto". Isaías 31: 1 dice:

1 ¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos, y confían en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son muy fuertes, pero no miran al Santo de Israel, ni buscan al Señor!

El mismo principio debería haberse dicho a los "violentos" de Judea para no confiar en los caballos de Siria. Como Isaías 31: 3 dice: "Ahora los egipcios [y] los sirios son hombres, y no Dios, y sus caballos son carne, y no espíritu".

Daniel 11:17 continúa,

17 Y él [el rey de Siria] concebirá luego el proyecto de poner bajo su dominación todo su reino y hacer con aquél convenios, y le dará una hija suya por mujer para destruirle; pero esto no sucederá, ni tendrá éxito.

Esta profecía es un resumen de los acontecimientos que realmente ocurrieron. Cuando el rey de Siria había conquistado mucho territorio egipcio por el año 196 aC, los romanos negociaron la paz entre ellos. Antíoco accedió a hacer la paz con Tolomeo y dar su hija, Cleopatra, para casarse con Tolomeo. Su dote iba a ser los ingresos fiscales de las tierras conquistadas de Judea, Fenicia y Celesiria. El matrimonio tuvo lugar en el 193 en Rafia (el sitio de la batalla importante en el 217). Tolomeo tenía cerca de doce; Cleopatra tenía diez u once años.

El ángel dijo en Daniel 11:17 que el motivo real de Antíoco detrás de esta propuesta de matrimonio no sería para asegurar la paz, sino "la ruina". Este plan de Antíoco fracasó, ya que, como el ángel dijo, "ella no tomará una posición para él o estar de su lado". La historia demuestra que Cleopatra se puso del lado de su esposo Tolomeo, frustrando así los esquemas de su padre.

Como ya he demostrado, la guerra estalló de nuevo en el 192, y esta vez los romanos tuvieron un papel más activo en la derrota de Siria en nombre de Egipto. El Tratado de Apamea fue firmado en el 188, y Antíoco murió al año siguiente (187).

Mientras tanto, en Egipto, el joven rey y su reina parecen haber estado felizmente casados. A Cleopatra, en arameo, como la llamaban, se le dieron los honores de acuerdo a la práctica egipcia. En el 187 fue nombrada visir, un asesor político de alto rango. Cuando su marido murió en el 180, gobernó en nombre de su hijo, Tolomeo VI ("Filometor"), que tenía sólo dos años de edad. Ella era Cleopatra I, la primera reina en gobernar Egipto como único gobernante. Su hijo llegó a ser conocido como Tolomeo Filometor, "Amante de su madre".

Justo antes de la muerte de Tolomeo VI, había comenzado a hacer los preparativos para la guerra contra Siria. Su muerte, sin embargo, puso fin a esos planes, ya que Cleopatra se negó a declarar la guerra a su hermano, Seleuco IV, quien gobernaba Siria. Así que al final, el Tratado de Apamea sostuvo más de lo que uno y otro lado había previsto, debido primero a la negativa de Cleopatra para socavar a su marido, y más tarde su negativa a declarar la guerra a su hermano. En los próximos años después de ella, muchas reinas de Egipto fueron nombradas.


Intervención Romana
El mensaje angelical incluye la profecía acerca de la intervención de Roma que impidió a Antíoco tomar el territorio de Egipto. Daniel 11:18, 19 dice:

18 Entonces él [Antíoco] volverá su rostro a las costas y tomará muchas. Pero un príncipe pondrá fin a su desprecio [cherpah, "reprobación, reproche, burla, vergüenza"] en su contra; además, le dará el pago de su desprecio. 19 Así que él volverá su rostro a las fortalezas de su tierra, pero tropezará y caerá, y no será hallado más.

Como ya hemos demostrado, Antíoco comenzó a tomar territorio costero y las ciudades controladas por Egipto. Él, efectivamente, "capturó muchos", burlándose de esta manera de Roma, que tenía tratados de defensa con muchas de las ciudades griegas. Roma envió un "comandante" llamado Escipión, que derrotó a Antíoco en Magnesia y le impidió retener esos territorios.

El ángel no distingue entre la guerra de 200-196, terminada con el primer acuerdo de paz que fue sellado por el matrimonio entre Tolomeo y Cleopatra, y la segunda guerra de 192-188, que terminó con el Tratado de Apamea. Este último tratado obligó a Antíoco a pagar a Roma sus gastos de guerra. Así como el ángel profetizó, "le pagará por su desprecio".

Daniel 11:19 nos dice que después de que los planes de Antíoco fueron frustrados por el ejército romano, él volvió su atención a la fortificación de su propio territorio. El ángel dice: "El volverá el rostro hacia las fortalezas de su tierra". Para pagar por la guerra, en el 187 Antíoco trató de saquear el templo de Júpiter (o Bel) en Elimaida, Persia, pero fue asesinado. Elimaida es la forma griega de Elam, que a menudo aparece en las Escrituras.

Esto pone fin a las profecías relativas a Antíoco III. Daniel 11:20 comienza una sección que describe a su hijo, Seleuco IV, quien gobernó del 187 al 175.


Seleuco IV, el cobrador de tributos
Daniel 11:20 dice,

20 Entonces en su lugar uno va a surgir que enviará un opresor [nagas, "capataz, recaudador de impuestos"] a través de la joya [heder, "ornamento, esplendor, gloria"] de su reino; sin embargo, a los pocos días será destruido, aunque no en ira ni en batalla.

Esto profetizaba que el hijo de Antíoco aumentaría los impuestos en Judea. Jerusalén es aquí llamada "la joya de su reino". El pasaje debe entenderse en el sentido de "uno que hará que el recaudador de impuestos pase por Jerusalén, la gloria del reino".

Seleuco envió a Heliodoro a saquear el templo de Jerusalén. Sin embargo, Dios lo hirió en el templo, y su vida se salvó sólo después que el sumo sacerdote, Onías, hizo sacrificios por él y oró por su vida. La historia está escrita en el tercer capítulo de 2 Macabeos,

1 Ahora, cuando la ciudad santa era habitada con toda la paz, y las leyes se mantuvieron muy bien, debido a la piedad de Onías, sumo sacerdote, y su odio a la maldad, 2 Aconteció que hasta los mismos reyes honraban el lugar y ampliaban el templo con sus mejores dones; 3 al grado de que Seleuco, rey de Asia de sus propios ingresos cubrió todos los costos que pertenecen al servicio de los sacrificios. 4 Pero un cierto Simón de la tribu de Benjamín, quien fue nombrado gobernador del templo, se peleó con el sumo sacerdote sobre el trastorno en la ciudad. 5 Y cuando no pudo superar a Onías, le llegó a Apolonio, hijo de Traseas, que era entonces gobernador de Celosyria y Fenicia, 6 y le dijo que el tesoro de Jerusalén estaba lleno de infinitas sumas de dinero, por lo que la muchedumbre de sus riquezas, que no pertenecían a la cuenta de los sacrificios, eran innumerables, y que era posible traer todo a la mano del rey. 7 Ahora, cuando Apolonio vino al rey y le había mostrado el dinero, de lo cual, se le dijo, el rey escogió a Heliodoro su tesorero, y le enviaron con un mandamiento de que le trajera el dinero de la susodicha …

Heliodoro luego fue a Jerusalén, y Onías le dijo que el templo contenía 400 talentos de plata y doscientos talentos de oro. Esto era para el alivio de las viudas y los huérfanos, pero gran parte de ello era en realidad propiedad de "Hircano, hijo de Tobías, un hombre de gran dignidad, y no como ese malvado Simón había mal informado" (Macabeos 3:11).

13 Pero Heliodoro, por la orden que el rey le había dado, dijo que en manera alguna debía ser puesto en la tesorería del rey. 14 Así que el día que él designó, entró a pedir este asunto; por lo cual hubo gran agonía por toda la ciudad … 22 Llamaron entonces al Señor Todopoderoso para mantener las cosas comprometidas con confianza fuerte. 23 Sin embargo, Heliodoro ejecutó lo que se había decretado. 24 Ahora bien, como él estaba allí presente el mismo con su guardia sobre el tesoro, el Señor de los espíritus, y el príncipe de todo poder, provocaron una gran aparición, por lo que todos los que presumían de venir con él, se maravillaban de la potencia de Dios, y se desmayaron, y tuvieron gran temor. 25 Porque se les apareció un caballo con un terrible jinete sobre él, y adornado con una cubierta muy justa, y él corrió con fuerza, e hirió a Heliodoro con sus patas delanteras, y parecía que el que estaba sentado sobre el caballo tenía arnés completo de oro. 26 Por otra parte, otros dos jóvenes aparecieron ante él, notables en resistencia, excelentes en belleza y honra, en prendas de vestir, que estaban delante de ellos a cada lado, y le azotaron continuamente, y le dieron muchos azotes doloridos. 27 Y Heliodoro cayó repentinamente a tierra, y fue rodeado de una gran oscuridad; pero los que estaban con él lo llevaron y lo pusieron en una camilla …
31 Así que, luego algunos de los amigos de Heliodoro rogaron a Onías, que pidiera al Altísimo que le concediera su vida, al que yacía listo para entregar el alma. 32 Entonces el sumo sacerdote, sospechando que el rey interpretara, mal, que alguna traición se hubiera hecho a Heliodoro por los judíos, ofreció un sacrificio por la salud del hombre. 33 Ahora bien, cuando el sumo sacerdote hacía expiación, el mismo joven de la misma ropa apareció y estaba junto a Heliodoro, diciendo: "Dale a Onías el sumo sacerdote grandes gracias, ya que por su bien el Señor te ha concedido a ti la vida; 34 y viendo que has sido azotado desde el cielo, declara a todos los hombres el gran poder de Dios "Y habiendo dicho estas palabras, no aparecieron más.

Heliodoro luego volvió a dar su informe a Antíoco. Sugirió que si el rey tenía enemigos, debía enviarlos a confiscar el tesoro en el templo, donde podrían ser divinamente azotados como el lo estaba. Heliodoro pronto asesinó al rey con veneno y tomó el trono. Sin embargo, Seleuco hermano de Antíoco, derrocó a Heliodoro, asesinó a su joven hijo Seleuco, y tomó el trono para sí mismo.


En los próximos versículos de Daniel 11, el ángel da revelación del reinado de Antíoco IV, que se hacía llamar Epífanes.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/08-2015/daniel-11-antiochus-and-seleucus/#sthash.mVr5YLrA.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario