TRADUCTOR-TRANSLATE

TIEMPO-HORA LEGAL Y CRONOLÓGICO, Dr. Stephen E. Jones


Tiempo y Hora, Legal y Cronológico

Muchos de los que han hecho cronologías han asumido que ahora estamos cerca de la marca de 6.000 años en la historia de Adán. Algunos han tratado de manipular la historia para adaptarse a lo que están tratando de probar, en vez de averiguar lo que la historia dice y luego sacar conclusiones de ello.

Como se puede ver, el año 2.000 dC está a sólo 5.894 años desde Adán. Esto es 106 años antes del 6.000. Como la mayoría de la gente ha asumido que el fin de esta era se producirá después de exactamente 6.000 años, necesitamos hacer frente a este problema. Después de todo, si todavía estamos a 106 años del 6.000, se podría pensar que los eventos proféticos más importantes en la Biblia se pospusieron durante al menos otro siglo. Pero esto no es necesariamente así, aunque ciertamente 2.006 dC será importante.
Para entender el Calendario del Jubileo de Dios, usted debe comenzar con un entendimiento de cómo calcular los ciclos del Jubileo. Aunque el jubileo es en el año número 50, también es el primer año del siguiente ciclo. Como hemos dicho anteriormente, esto significa que diez Jubileos son 490 años, no 500 años.
Y, sin embargo, en mis estudios he descubierto un factor que yo llamo tiempo legal, distinto del tiempo cronológico. 
En la cuenta de diez jubileos, podríamos decir que se trata de 490 años de tiempo cronológico, pero que son 500 años de tiempo legal. En otras palabras, mediante la superposición de un año cada ciclo de Jubileo, Dios compacta 500 años en apenas 490.
Y en 120 Jubileos, Dios abarrota 6.000 años en sólo 5.880 años. Así, mientras que 1986 dC es 120 años antes del 6000, es en realidad un total de 6000 años de tiempo legal. De esta manera Dios puede hacer cosas "antes de tiempo". O, como Jesús lo dijo, Dios acorta el tiempo por el bien de los elegidos ( Mateo. 24:22 ). Permítanme subrayar, sin embargo, que Dios siempre hace las cosas con precisión de acuerdo a Su horario de tiempo. Las cosas no ocurren temprano o tarde desde Su perspectiva, ya que Él sabe todas las cosas desde el principio. Sin embargo, hay diferentes maneras de contar el tiempo, y podemos obtener información valiosa sobre los caminos de Dios, si hacemos el esfuerzo para estudiar Su obra a lo largo de la historia.
Tendré más que decir sobre esto al estudiar la historia de los reyes de Israel y de Judá. Veremos que había muchos compañeros de regencias, donde un viejo rey podría coronar a su hijo mientras él estaba todavía vivo. Por lo tanto, sus reinados podrían solaparse, creando una pesadilla cronológica para los historiadores que tratan de averiguar las fechas de sus reinados. Si el viejo rey reinó 30 años, y su hijo, reinó 30 años más, se podría pensar que sería un total de 60 años. Pero si tuvieron una corregencia de 5 años antes de que el viejo rey muriera, entonces el tiempo total de sus reinados sería tan sólo 55 años. Se podría decir que reinaron durante 55 años por el tiempo cronológico, pero que reinaron 60 años por el tiempo legal. Más adelante veremos cómo Dios usó el tiempo legal para establecer los 70 años de juicio sobre Jerusalén por su pecado, cuando Dios los envió al cautiverio babilónico.

Conclusión

Hay un gran valor en saber el tiempo del Jubileo 120 desde Adán. El número 120 tiene una gran importancia, lo que veremos en el próximo capítulo. Es la clave para entender el Gran Avivamiento Final que debe marcar el inicio de la Edad de los Tabernáculos, cuando el derramamiento del Espíritu marcó el inicio de la Edad de Pentecostés en el año 33 dC. Bajo la unción de Pentecostés, la Iglesia volvió el mundo al revés y finalmente derrocó al Imperio Romano. Una mayor unción que Pentecostés nos espera en el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos, y esto va a terminar la obra iniciada bajo Pentecostés.
Hay, sin embargo, un período de tardanza, una transición entre Pentecostés y Tabernáculos. El precedente de esto fue en el período de tardanza de 50 días a partir de la resurrección de Cristo hasta el día de Pentecostés. Existe asimismo un período de tardanza de la Edad de Pentecostés a la Edad de los Tabernáculos. Si bien no podemos decir con certeza cuánto tiempo durará esta vez, sin duda podemos estudiar los patrones en las Escrituras en busca de pistas.
Este período tardanza no es un momento para sentarse a esperar el mover de Dios. Es un momento de intensa preparación y de aprender a desentrañar los misterios del calendario largamente ocultos, pero claramente revelados en los pasajes bíblicos que durante mucho tiempo han aburrido a los lectores cristianos. Hemos encontrado que toda la Escritura tiene su propósito, y sólo es necesario ver la Mente Divina detrás de las genealogías, los números y las fechas para llevar los pasajes oscuros a la vida. Pero si usted ha tenido la fortaleza para terminar este capítulo, no hay necesidad de exhortarle a que continúe.
(Del libro "Secretos del Tiempo", Dr. Stephen E. Jones)


http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario