TRADUCTOR-TRANSLATE

AFEITADO DE CABEZA Y CORTE DE UÑAS DE LA MUJER CAUTIVA (¿Es necesario usar el velo?), Dr. Stephen E. Jones


Afeitado de la cabeza de la mujer cautiva

(Afeitarse la cabeza significa el cambio de la mente carnal a la mente espiritual)
Deut. 21:12, citado anteriormente, dice que si un hombre desea casarse con una de las mujeres capturadas,

12 la meterás en tu casa; y ella rapará su cabeza, y cortará sus uñas,

Ella debía afeitarse la cabeza, porque su pelo era su "gloria" y su "cobertura". 1 Cor. 11:15,

15 Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo [cobertura] le es dado el cabello.

Su pelo representa simbólicamente su cobertura. Algunas personas malinterpretan este versículo y concluyen que las mujeres deben cubrir su cabello con sombreros o velos. Basan esto en la primera parte de la declaración de Pablo de que su pelo es "una honra para ella". Dicen que la gloria de Dios iba a ser velada. Pero Pablo dice que el propio cabello de una mujer es a la vez su gloria y su cubierta. Esto se ilustra en el hecho de que cuando la gloria de Dios descendió sobre el Monte Sinaí, una nube cubrió el monte. La nube en sí representaba tanto la gloria de Dios como la cubierta. Así como la gloria de Dios era la cubierta, también lo es el cabello de una mujer. Es a la vez su gloria y su cobertura y no necesita un mayor velo. Cuando una mujer usa otro velo, es un segundo velo. Representa una relación del Antiguo Pacto con Dios, que es una relación indirecta con Dios. En esa relación, no se le permite a la mujer tener una relación directa con Dios y escuchar Su voz por sí misma. Ella tiene dos revestimientos -Cristo y su marido.

En las denominaciones de la Iglesia, sobre todo en la Iglesia Católica Romana, esto se representa en el hecho de que las personas (la novia de Cristo) deben tener una segunda cubierta en forma de sacerdote. Al pueblo no se le permite tener una relación personal con Dios y escuchar Su voz por sí mismos. Si quieren saber de Dios, deben ir al sacerdote, que (presumiblemente) les dice lo que Dios dice. Esto es precisamente lo que el pueblo exigió en Éxodo 20: 18-21.

Por lo tanto, las mujeres que están obligadas a llevar velo están viviendo en una relación Agar-Abram con Dios. Ellas conocen a Dios únicamente a través de los ojos del Antiguo Pacto. Su ideal en el matrimonio es ser la mejor esclava posible, pero deben dejar a sus maridos el derecho de escuchar a Dios y conocer Su voluntad para con la familia.

Entonces, ¿qué significa en Deut. 21:12 que la esclava tiene que afeitarse la cabeza? Se retiraba simbólicamente la cobertura de su pasado sin pena ni gloria y le permitía crecer una nueva cubierta de gloria bajo Cristo. Cuando ella estaba en la idolatría o bajo la esclavitud de las falsas religiones y sus líderes, su "gloria", era su vergüenza. Pablo dice esto en Fil. 3: 18-20,

18 ... ellos son los enemigos de Cristo, 19 cuyo fin será la perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza, que ponen la mente en las cosas terrenales. 20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos. . . 

En otras palabras, esta mujer se ha tomado cautiva de su antigua vida fuera de Cristo, donde fue parte de los "enemigos de Cristo" en el mundo. La intención de la carne (el alma) es ser enemiga de Cristo. Hay que tenerla en cautiverio y luego se casará, primero como Agar, y más tarde como Sara -con el fin de traer la promesa. Esta semilla santa, hecha nacer por una relación de Nuevo Pacto, es "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" ( Col. 1:27 ).

En esencia, Jesucristo vino como Rey conquistador por medio de la guerra espiritual, y encontró una hermosa mujer entre sus cautivos (Israel). Él la tomó como Su esposa, después de que ella primero se hubo afeitado la cabeza para ser removida de la autoridad de Egipto y de su ex-esposo. Con la venida de Cristo como el Mediador del Nuevo Pacto, hizo provisión para la novia Agar, para que experimentara un nuevo tipo de relación que se basa en la relación de Abraham con Sara, es decir, la relación de la libre. Relativamente pocos de la tierra de Judea estaban listos para pasar a ese nivel superior. Pero los que sí se convirtieron en el fundamento de la Iglesia del Nuevo Testamento.


Los nuevos convertidos, sin embargo, no fueron capaces de pasar directamente a una relación del Nuevo Pacto con Cristo. Eran como la mujer de la guerra cautiva que tuvo que aprender la obediencia y a escuchar la voz de Dios antes de serle dada la responsabilidad y la autoridad de la libre. Después del primer siglo, gran parte del liderazgo de la Iglesia no enseñaron a la gente cómo escuchar la voz de Dios, para que no oyeran algo que contradijera las creencias establecidas de la Iglesia. Por lo tanto, se hizo más fácil eliminar de ellos el derecho a escuchar a Dios por sí mismos. De esta manera, la Iglesia en la Edad Pentecostal se invirtió a una relación indirecta con Dios y se convirtió en una esclava, una vez más. Se les enseñó a ser obedientes a los líderes, los sacerdotes, quienes solamente tenían derecho a escuchar a Dios. Y así, Pentecostés se caracterizó por Agar, en lugar de por Sara. Sin embargo, siempre ha habido unos pocos con hambre de Dios que siguieron adelante en el Nuevo Pacto. La mayoría se encontraron en un curso de colisión con el sistema de la iglesia establecida, y muchos fueron perseguidos y algunos incluso asesinados.

Corte de uñas de la mujer cautiva

Deut. 21:12 también dice que la mujer cautiva de guerra debía recortar las uñas, así como a afeitarse la cabeza.

Sus uñas se cortaban, debido a que representan para las manos lo que el pelo representa a la cabeza. El cabello es la gloria de la cabeza, y las uñas son la gloria de las manos. Así como afeitarse la cabeza significa el cambio de la mente carnal a la mente espiritual, así también el corte de las uñas de las manos representa el cambio de las antiguas obras de la carne a las nuevas obras del Espíritu.

(Estracto del libro "Leyes de la Guerra Espiritual")

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-laws-of-spiritual-warfare/chapter-3-the-laws-of-spiritual-warfare/



No hay comentarios:

Publicar un comentario