TRADUCTOR-TRANSLATE

SALIENDO DE LA OSCURIDAD - VII: EL ITINERARIO DE DIOS, Gary E. Sigler


SALIENDO DE LA OSCURIDAD - VII
EL ITINERARIO DE DIOS
Gary E. Sigler

Hemos estado emocionados con la respuesta que hemos recibido de estos mensajes. Los reportes están llegando de todo el país referentes a como la gente está tan entusiasmada apreciando el amor de Dios, aún mucho más desde que se han dado cuenta del Corazón del Padre. Debo admitir que yo he estado de alguna forma sorprendido. El sistema del Cristianismo nos ha dado muchos conceptos equivocados de Dios, lo cual hace aún mucho más confuso y duro para algunos, darse cuenta que nuestro Padre perfeccionará Su plan y propósito en nuestras vidas.

Jesús le dijo a sus discípulos, "Se os ha dado a vosotros a conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se les he dado" (Mt. 13:11). Dios está revelando a Sus seguidores, en estos días, sobre la realidad del caminar en el Reino de Dios. Esta revelación no es dada a las multitudes en el Cristianismo, sino a aquellos que tienen un corazón que clama por conocer la realidad de la vida de Cristo habitando en nosotros. Dios ha estando restaurando muchas cosas en la Iglesia desde los últimos días de Martín Lutero. Creo que una de las últimas revelaciones para ser dada, antes de la manifestación completa de los "hijos de Dios", es que los corazones de los hijos deben retornar a Dios para verlo a Él como Su Padre, quien está perfeccionándolos de acuerdo a Su plan y propósito.

Dios tiene ciertos tiempos y estaciones en tu vida cuando Él traerá lo que necesites para tu crecimiento y entendimiento espiritual. Nunca olvidaré cuando fui introducido a un libro escrito por E.W. Kenyon. Me dirigía a mi biblioteca un día buscando algo que leer y encontré un libro llamado "En Su Presencia". No tengo ninguna idea como ese libro llegó a mi biblioteca. Estaba impresionado por la revelación, y sin embargo la simplicidad con la que estaba escrito. Cuando leí "En Su Presencia", yo estaba tan entusiasmado que le escribí a la compañía de publicación de Kenyon y ordené cada libro que él había escrito. Me saturé yo mismo en sus escritos por cerca de tres meses y ellos literalmente cambiaron mi vida. Tuve una gran revelación de la Palabra de Dios que Vive y Habita.

Después que leí aquellos libros, regalé cientos de libros de Kenyon, pero ninguna persona a la que le di los libros pareció tener un impacto en sus vidas como el que me ocurrió a mí.

Yo realmente creo que Jesús es el autor y el consumador de nuestra fe (He 12:2). Él me trajo al punto donde pude recibir más luz y entendimiento. Mi anhelo en el ministerio, hoy, es sacar a la gente de la oscuridad de la religión, del esfuerzo humano, hacia la gloriosa luz del mensaje del evangelio proclamado por los escritores del Nuevo Testamento. Yo creo que Dios está comenzando a remover el velo que fue arrojado sobre todas las naciones (Is. 25:7). Él está comenzando a revelar Su corazón a Su creación. No importa cuanto conocimiento bíblico tengamos, solo Dios puede abrir nuestro entendimiento y nuestros corazones para que recibamos aquello que Él tiene para nosotros. Esto es acorde con Su itinerario y no el nuestro. Como compartí anteriormente, "Porque si en Adán todos mueren, incluso de este modo en Cristo todos serán avivados. Pero cada hombre en su propio orden: Cristo los primeros frutos; después aquellos que sean de Cristo a su venida" (1 Co. 15:22-23). Dios tiene un plan específico y propósito para cada persona. Para algunos se necesita mucho más tiempo y trabajo de parte de Dios antes de que se sometan a Su voluntad.


TRES ETAPAS DEL CRECIMIENTO ESPIRITUAL
Hay básicamente tres etapas de crecimiento espiritual en la vida cristiana, como lo reveló el Apóstol Juan, "Yo les escribo a Uds. niños pequeños, porque sus pecados son perdonados por Amor a Su Nombre. Les escribo a ustedes, padres, porque lo han conocido a El que es desde el comienzo. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque ustedes han vencido al maligno. Les escribo a ustedes niños pequeños, porque ustedes conocen al Padre les escribo a ustedes padres, porque ustedes lo han conocido a El que es desde el comienzo. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque ustedes son fuertes, y la palabra de Dios habita en ti, y tú has vencido al maligno". (1 Juan 2:12-14).

1-NIÑOS PEQUEÑOS
Cuando nacemos de nuevo, somos recién nacidos, y toma cierto tiempo para el crecimiento espiritual. Necesitamos la libertad de ser bebés y niños pequeños hasta que crezcamos. Juan dice en 1 Juan 2:1, "Mis pequeños niños, estas cosas se las escribo a Uds. para que no pequen. Y si cualquier hombre peca, tenemos un abogado con el Padre, Jesucristo el Justo".

Lo ideal es que una vez que conoces a Jesús, "no peques". Pero si pecas, recuerda tienes un abogado con El Padre. Juan esta diciendo aquí que desde el mismo comienzo necesitamos darnos cuenta que Dios es nuestro Salvador. Si eres salvo, tienes un corazón para Dios y no quieres pecar. Cuando tienes un corazón para Dios profundo dentro de ti quieres ser conforme a Su imagen. Así Juan dice, "pequeños niños, me gustaría que no pequéis, pero si lo hacéis recordad que tenéis un abogado, Jesús, El Cristo, El Justo". Los niños pequeños no conocen mucho. Ellos necesitan más que nada, ser alimentados apropiadamente. No enseñas a un bebé como ser un hombre totalmente maduro. Como padres, no esperamos mucho de nuestros niños pequeños.

Uno de los grandes problemas en el sistema del Cristianismo, que impide el crecimiento espiritual, es que después de que hemos nacido de nuevo no nos darán el tiempo necesario para ser niños pequeños. Ellos esperan que al nacer de nuevo entonces inmediatamente comencemos a ser hombres espirituales. La religión condena a todos los niños pequeños (cristianos inmaduros) porque no han crecido. Los cristianos niños son todavía mundanos. Ellos todavía hacen muchas cosas que una persona madura no hace. Una cosa es cierta y es que los niños pequeños tienen confianza en su Padre. Ellos sienten que siempre pueden ir a su Padre, sin importar lo que hacen. Un niño siempre sabe que pueden ir a su Padre y recibir amor y perdón. Nosotros los cristianos pasamos por tiempo muy difícil antes de creer que Dios es lo suficientemente bueno para recibirnos tal como somos. Él conoce nuestros hábitos y pecados, sin embargo él nos ama y perdona de todas formas, Cuando Dios te llamó, tú pudiste haber sido una prostituta o un rey. Cuando él te llamó, Él conocía exactamente lo que eras y cuando te llevaría ser transformado. Él mira el camino más allá de donde tú estas hoy, y te ve en la eternidad totalmente transformado y caminando en la dimensión del Reino. Romanos capítulo 8 dice que hemos sido llamados, predestinados, justificados y glorificados, todo en tiempo pasado. Dios mira a un trabajo totalmente terminado.


EL PERDÓN ILIMITADO DE DIOS
Tu pecado no es mayor que la habilidad y el deseo de Dios para perdonar. De hecho, El ya te ha perdonado. En la cruz, el pecado, el mundo y la carne y el demonio fueron llevados a la muerte y no salieron de la tumba. A los ojos de Dios no hay más pecado. Él trató totalmente con el problema del pecado. Esto no puede ser solo una doctrina. Necesitamos la revelación para ver la total redención que fue comprada en el Calvario. Cuando tengamos la luz y la revelación de Dios respecto a la redención, no seremos condenados otra vez por las áreas en nuestras vidas que necesitan transformación. Vendrá un día cuando los velos serán totalmente removidos de nuestros ojos y veremos que el pecado no existe más y seremos libres de él. El miedo al pecado es lo que mantiene a muchos en esclavitud. Yo no tengo más miedo del pecado. Yo sé que todavía lo experimento en ciertas áreas, pero ya no le tengo miedo. Sé que el pecado es el producto de la dimensión carnal. Mientras no esté totalmente transformado, la mente carnal me afectará en algunos momentos. Sin embargo, no le tengo ya miedo a esto, continúo buscando a Dios y sé que en la medida que lo busque a Él, lo toque a Él, Él fluirá dentro de aquellas áreas y traerá transformación. Cuando tú no le tengas más miedo al pecado, este perderá poder en tu vida.

Uno de los grandes problemas hoy es que no nos sentimos lo suficientemente buenos para participar de las riquezas de Cristo. No vemos el poder de Dios operando en nuestras vidas porque pensamos que no somos merecedores. No creemos en la simplicidad del evangelio. Jesús cargó la pena de nuestro pecado y no deberíamos sentirnos condenados, sino al contrario perdonados. Somos los hijos de Dios, nacidos de arriba. Tenemos una nueva naturaleza, pero todavía somos en gran parte pequeños niños. Porque todavía somos más naturales que espirituales, nos condenamos a nosotros mismos por lo que hacemos en la carne. Sentimos que merecemos condenación más que el perdón de Dios. Sentimos, debido a nuestro pecado y la naturaleza carnal, la cual de vez en cuando se levanta en nosotros, que no somos merecedores.

Sería maravilloso, si cuando venimos a Dios, pudiéramos ser nacidos como Hijos de Dios totalmente maduros, pero eso simplemente no ocurre. Dios quiere transformarnos a nosotros en lo que Él es, y eso es un largo proceso. Los religiosos miran a los niños y dicen, "Míralos, se llaman a sí mismos cristianos y hacen todo tipo de cosas que no deberían". No deben haber nacido de nuevo. Para ellos, ser cristianos es un asunto de conducta, ser correcto o hacer lo correcto. Ellos no se dan cuenta que como niños necesitan ser alimentados y no condenados. Tan solo unos pocos cristianos se dan cuenta que cambiar la conducta externa solamente los hace una persona mejor en lo natural. No importa cuán bueno seas, esto no te da entrada al Reino de Dios. He sido testigo, una y otra vez, que es mucho más difícil para una buena persona entrar en la esfera del Reino que para una persona mala. Una persona buena pasa un tiempo duro reconociendo su necesidad de Dios. Si has seguido estos mensajes de “Salir de la Oscuridad” desde el comienzo, sabes que no importa cuán bueno o malo seas, todavía necesitas a Dios para ser capaz de vivir la vida del Reino. Dios toma hombres naturales tanto “buenos” como malos, y los transforma en Hijos de Dios. Esta es la buena noticia del evangelio. Vivir en el Reino de Dios no tiene nada absolutamente que ver con el hombre natural.

No estamos totalmente transformados. Hay tiempos cuando nuestra carne tomará lo mejor de nosotros. Hay momentos cuando decimos no al mover del Espíritu. Si tú estás 95% transformado en el Espíritu y todavía tienes 5% de carnalidad, ese 5% se levantará y tomará lo mejor de ti en ciertos momentos. Si tú no entiendes eso, siempre estarás en condenación. Si tú piensas que por ser un Cristiano por 20 años no deberías tener ninguna carnalidad, te condenarás siempre a ti mismo, más que reconocerla como la carne y alejar tu mirada del pecado, ofreciendo y aceptando perdón. Una vez más, el castigo de nuestro pecado fue pagado en el Calvario. Esto es la razón por la que Jesús murió y esa ofrenda fue por toda la humanidad. Él murió de esta forma para que así tú puedas encontrar tu camino de regreso a Dios. Esto está de acuerdo al plan de Dios y al propósito, el cual es "cada hombre en su propio orden". Dios te traerá en la plenitud de Su plan para tu vida.
Aunque Dios te traerá completamente dentro de Su propósito para tu vida, tú todavía tienes una parte que jugar en ello. Esta es la razón por la que es "cada hombre en su propio orden". Nuestras acciones y respuestas a Dios afectan nuestras vidas, tanto para bien como para mal. Cuanto más hambrientos estemos y busquemos a Dios, más rápido Él puede trabajar Su voluntad en nuestras vidas. Si no estamos dispuestos, necesitamos pedirle a Él que nos haga dispuestos. A algunos va a tomarles varias edades (aeon, tiempos, períodos) someterse totalmente a los trabajos de Dios en nuestras vidas. Las elecciones que hacemos juegan una parte en los trabajos de Dios en nuestras vidas. Sin embargo, debemos también entender que no es asunto de la carne. Sabemos que las cosas que hacemos en la carne, no complacen a Dios, pero no podemos ponerlas atrás y no hacer nada, pensando que Dios lo hará todo. La clave es que debemos buscar a Dios. No trates de perfeccionarte a ti mismo en la carne, pero cada día de tu vida, busca a Dios, aprende a adorarlo y enamórate de Él.

Ha habido períodos en mi vida cuando me he sentido tan descorazonado y abatido que he perdido el hambre por Dios. He pasado por períodos cuando no he podido leer la Biblia y no he podido orar mucho, pero nunca deje de ser honesto con Dios. Acostumbraba a viajar a un lugar en mi carro o encontrar un lugar en mi casa cada día donde pudiera hablar simplemente conversar con Dios. Le he dicho a Dios muchas veces, "No tengo más hambre de Ti, por favor ayúdame" creo que allí fue donde encontré fuerza para continuar. La mayoría de los cristianos nunca van más allá de la etapa de niños pequeños a causa de la condenación. Esta bien ser un niño, y tú siempre serás un niño espiritual hasta que te des cuenta que está bien estar donde tú estás hoy. No importa cuales sean tus problemas o altibajos. Lo que importa es que tienes tus ojos descubiertos al hecho de que el precio para tu redención ha sido totalmente pagado. Necesitas ir a Dios y preguntarle a Él que te revele las profundidades del Calvario. Necesitas un entendimiento abierto al hecho de que vendrá un día cuando tú estarás totalmente revelando y manifestando Su gloria al mundo, porque esta es la razón por la que fuiste creado. Tienes una parte que jugar en todo esto. Tus elecciones pueden retrasar Su voluntad pero no la pararán. No le permitas a nadie que te diga que eres un títere en una cuerda. Dios lo ha resuelto todo, pero ¿cuánto tiempo vas a esperar para ir a Él y confiar en Él, para que Él haga en ti lo que tú no puedes hacer en la carne? He dicho por años que los cristianos hacen todo excepto tomar tiempo y sentarse tranquilamente en Su presencia, porque están muy ocupados. Si no pasas tiempo con Dios, no importa cuantas buenas obras hagas. No importa. La gente puede beneficiarse de las buenas obras, pero tú no te beneficiarás. Debes empezar a pasar tiempo con Dios. Ahí es cuando el velo y la oscuridad comienzan a levantarse de ti. Solo Dios puede revelarte las profundidades de Su amor. Su amor no es una doctrina; DEBE SER UNA EXPERIENCIA.

Como cristianos, no deberíamos conocernos unos a otros de acuerdo a la carne, sino de acuerdo al espíritu. Hay cristianos quienes han sido cristianos por muchos años y son todavía bebés porque no han conocido estas verdades. No condenemos a los bebés, aliméntemelos de las riquezas de la redención para liberarlos de la condenación y para que de esta forma ellos puedan crecer.


2-JÓVENES
"Les escribo a Uds. jóvenes, porque han vencido al maligno. Les escribo, jóvenes, porque son fuertes, y la palabra de Dios habita en vosotros, y habéis vencido al maligno". (1 Juan 2:13-14)

La Palabra de Dios habitando en ti es mucho más que memorizar las palabras de la Biblia. Años atrás, memoricé capítulos enteros de la Biblia sin mucha experiencia de la Palabra operando en mi vida. Cuando la Palabra de Dios habita en ti, se convierte en parte de tu ser. Se convierte de nuevo en La Palabra hecha carne. Es la Palabra viviente y que habita en ti, la que te capacita para vivir santamente y vencer al maligno. Mientras La Palabra comienza a operar en ti, tú comienzas, en pequeñas formas al principio, a pensar y a hablar de acuerdo a los principios de La Palabra y empezarás a ver los cambios que ocurren en tu vida. En cualquier momento cuando hablamos desde nuestros espíritus las palabras de Dios que habitan en nosotros, tienen tanto valor como las palabras habladas de los labios de Jesús. Esto no significa nombrarla y reclamarla como doctrina. Mucha gente trata de usar la confesión positiva y el pensamiento, intentando manipular a Dios para que haga lo que ellos quieren. La mayoría de ellos no se dan cuenta de lo que están haciendo, pero este es el caso. En cualquier momento que tomas la Palabra de Dios escrita que Él le habló a alguien hace tiempo y la usas como una confesión positiva no estás habitando en la Palabra. Sin embargo, si tú estas leyendo La Biblia y Dios te habla y se vuelve una cosa viviente para ti, entonces tú puedes hablarla en fe verdadera y asegurar que lo que hablas ocurrirá. La clave para hablar la Palabra es únicamente hablar lo que Dios te ha hablado a ti.


UN EJEMPLO DE ACTUAR SOBRE LA PALABRA HABLADA
Nunca olvidaré unos años atrás cuando un pastor que tuvimos se levantó un Domingo en la mañana y en su tiempo de oración Dios le habló y dijo "Joe, ve a caminar hoy". Joe había estado en una silla de ruedas por bastante tiempo incapacitado de caminar. En la iglesia esa mañana, el pastor se acercó a Joe y le dijo, "Dios me dijo a mí hoy que tú ibas a caminar, y a levantarte". Joe simplemente le miró y dijo "No puedo hacerlo" pero el pastor le dijo, "Dios dijo que tú caminarías, así que levántate". Todavía Joe meneaba la cabeza diciendo no y no pudo levantarse. Entonces el pastor tomó a dos ayudantes y dijo: "Saquen a Joe de su silla". Ellos lo sacaron y el pastor dijo: "Háganlo caminar". Los ayudantes lo llevaban para atrás y para delante a lo largo de la iglesia con el pastor diciendo "en el nombre de Jesús tú caminarás", una y otra vez por alrededor de diez minutos. Durante este tiempo todo el mundo en la iglesia pensaba que el pastor había mal interpretado a Dios, pero él solo continuó diciendo "camina". De una vez por todas, cuando los ayudantes estaban dirigiendo a este hombre a lo largo de la iglesia, la fuerza vino a sus pies y él empezó a pararse sobre los mismos y caminar solo. Bien, te puedes imaginar las alabanzas que ascendieron a Dios esa mañana. Esta es la única forma en que los verdaderos milagros ocurren en el ministerio. No puedes solamente leer en la Biblia que Dios sana a la gente y entonces comenzar a declarar la palabra a cualquiera que veas que está enfermo. No me mal interpretes, no estoy diciendo que no debas orar por el enfermo, deberías. Si Dios no te da una Palabra para un milagro, ora por ellos pero no hagas el tonto de ti mismo y deshonres al Espíritu de Dios declarando una palabra de sanidad a alguien y que no acontezca. No tienes que tener excusas porque la persona no es sanada como por ejemplo, "Tu no tuviste suficiente fe, yo hablé la Palabra pero no la creíste". Hay mucho de este tipo de basura en la Iglesia la cual trae condenación a la gente porque tú no actuaste desde la fe. Joe no tenía fe para ser sanado, pero Dios le había hablado al pastor, y lo que Dios te diga, Él lo hará.


UN EJEMPLO DE HABLAR UNA PALABRA QUE NO HAS ESCUCHADO
Hace unos pocos años atrás, vi uno de los maestros líderes de la "Palabra de Fe" alineando alrededor de 15 pacientes con sillas de ruedas y comenzando a declarar la "Palabra de Fe" para levantarlos y caminar. Cuando nada ocurrió, él comenzó a exhortarlos para tratar de mover sus piernas y comenzó a empujarlos de sus sillas. Ellos comenzaron a caerse en el piso, todavía siendo exhortados para poner su fe a trabajar y comenzar a caminar. Estaban retrocediendo en el piso desesperadamente tratando de creer y ser sanados. Nunca olvidaré ese lamentable panorama mientras viva. Ninguno recibió la habilidad de caminar. Esto ocurrió en la televisión con cobertura nacional. Que deshonra al poder milagroso-actuante de Dios. La gente de Dios está haciendo lo mismo a lo largo del mundo entero hoy, hablando una palabra que fue dada a alguien hace dos mil años. Y nada está ocurriendo. Ellos están hablando de sanidad, carros, prosperidad y tierras, pensando que ellos son ricos en Palabra y Fe, no sabiendo que son miserables, ciegos, pobres, desgraciados y que están desnudos. Jesús dijo, "solo hago las obras que veo hacer a mi Padre", no las cosas que leo en el Antiguo Testamento. Jesús le dijo a sus discípulos sanad al enfermo y expulsad demonios y ellos tuvieron un ministerio maravilloso. Si Él te lo dice a ti, entonces cuando tú hables una Palabra de sanidad, está ocurrirá. Sé que puedo ser mal entendido aquí, pero tú debes escuchar al Espíritu en estas palabras. Si tenemos el tiempo de sentarnos en la Presencia de Dios, Él comenzará a hablarnos y entonces cuando hablemos la palabra sucederá. No estoy en contra de las enseñanzas de "Palabra de Fe". Es simplemente que debes escuchar a Dios tu mismo y entonces vivir, actuar, hablar y hacer eso que es lo que Él te está diciendo. Cuando me vuelva pleno (lleno) de la Palabra de Dios como una realidad viviente, cuando empiece a escuchar a Dios hablarme en mi vida diaria, entonces tomaré eso que Él me habla, y yo hablaré, yo viviré, y centraré todo alrededor de lo que Dios me ha hablado. Me vuelvo lo que hablo. Esta es la experiencia de la Palabra haciéndose carne.

"Como el hombre piensa en su corazón así él es" (Proverbios 23:7). Jesús dijo, "de la abundancia del corazón la boca habla" (Lucas 6:45). Cualquier cosa que tú pienses en tu corazón, tú la hablarás con tu boca, y las palabras creativas que tú hables traerán tu experiencia de mañana. Las palabras que tú hables pueden ser muy poderosas. Ellas pueden actuar para ti tanto negativa como positivamente. Debemos, por la Gracia de Dios, tener revelado el corazón que nos fue dado en el nuevo nacimiento.


TU HAS VENCIDO AL MALIGNO
Cuando escuchamos una palabra como esta, podemos inmediatamente interpretarla con la mente natural y pensar sobre el diablo allí afuera. El diablo afuera de ti no es el problema. Jesús se encargó de él en la cruz. La Palabra dice, "Y habiendo desarmado los poderes y las autoridades, el hizó un espectáculo público de ellos, triunfando sobre ellos a través de la cruz" (Colocenses 2:15). Una vez que alguien se ha dado cuenta del poder de la cruz y ha tenido su mente renovada para ver que el diablo no es el problema, está hacia el camino de una gran avivamiento espiritual. El diablo afuera de nosotros ha sido derrotado. Hemos sido enseñados tanto sobre el poder del diablo que hemos creido en él y eso es lo que a él le ha dado poder. El diablo que tenemos que vencer es la mente natural que recibimos en la caída. Es la conciencia de que hemos estado separados y alienados de Dios. La carne, el hombre carnal, es el maligno que tenemos que vencer. Si la Palabra habita en ti, y te conviertes en la Palabra, entonces tú habrás vencido al maligno.

Esto, por supuesto, es un asunto de transformación. Tu crecimiento desde la etapa de niño pequeño a joven es un largo proceso. Yo creo que Dios está acelerando el proceso en estos días, porque estamos muy cerca del día en que Dios traerá "muchos hijos a la la gloria" (He. 2:10). Estamos muy cerca del día en que Dios removerá el velo echado sobre las naciones (Is. 25:7). La cubierta lanzada sobre América es la más engañosa. Estamos en la oscuridad y cubiertos de religión disfrazada de Cristianismo. En el Sistema Cristiano está incluido ese "malvado" que debemos vencer. ¿Cuánta gente se da cuenta que este sistema de buenas y hermosas obras, es parte de un Sistema Babilónico la Madre de las Rameras hablada en el capítulo 17 del libro de Apocalipsis? Larry and Betty Hodges, en su publicación, Las Cartas del Shoffar (The Shoffar Letters), publicación 2, 1.997, dicen:
"Algunos están reacios a dejar las catedrales de vitrales, bancos y púlpitos, gente pagada a sueldo y jerarquías, los domingos en la mañana reuniéndose a 10:00 A.M., tres canciones, una ofrenda y 30 minutos de comida pre-empaquetada congelada-seca, y tener de este modo, en muchos casos, seleccionadas todas estas mismas cosas por encima del Señor Mismo. Ellos hacen eso porque ellos han sido embriagados con el vino de la fornicación de las rameras. Aunque casados con El Señor, sus corazones se han ido tras otros amantes. Los hombres quienes nunca serían capturados muertos en un prostíbulo no piensan nada sobre frecuentar las casas espirituales de reputación enferma por las mismas razones, aunque espirituales.

Antes de que continúe más adelante, déjame hacer claro que no me estoy refiriendo a aquellos que están todavía en necesidad de guardar la Fiesta de Pentecostés; quienes todavía necesitan mucho más reunirse juntos con otros de igual preciosa fe, o de aquellos que están juntos en el Espíritu. Me refiero a aquellos que permanecen en Babilonia y se rehúsan a dejarla, o dejar sus formas, costumbres, rituales o ceremonias.

Para que no malinterpretes quien es Babilonia, Babilonia son todos los sistemas religiosos, grupos, denominaciones y grupos no-denominacionales, incluyendo los carismáticos, pentecostales, y algunos grupos que se reúnen en hogares. Es todo lo que lleva el sello y el espíritu de la Madre de Las Rameras y las Abominaciones de la tierra. Son cosas, movimientos, instituciones, organizaciones, etc., las cuales dirigen a las multitudes tras ellas mismas y anexan las masas a ellas mismas. Es el principio del Anti-cristo; el cual definitivamente suplanta, o intenta suplantar a Cristo. Es una alternativa a todo el Cristo en el cristianismo hecho por el hombre, una vida de imitación llevada y continuada por su propio ímpetu. (The Shofar Letters, Larry and Betty Hodges, P.O. Box 728, Linwood, NC 27299)


DEBEMOS VENCER EL FANATISMO
Alguien me preguntó hace poco tiempo, "¿Porque es que la mayoría del pueblo de Dios se molesta cuando se les habla de la posibilidad de que Dios pueda salvar a todo el mundo"? En el Antiguo Testamento, los judíos pensaban que ellos eran la única gente de Dios en la Tierra. Los judíos eran muy fanáticos. Cuando Jesús vino estaban muy seguros de que el evangelio que Él trajo era solo para ellos. Ellos no hubieran ido a los gentiles con el evangelio. Pedro tuvo que tener una visión de Dios para convencerlo de llevar el evangelio a los Gentiles. Hechos nos dice: "Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Sintió mucha hambre y quiso comer; pero mientras le preparaban algo le sobrevino un éxtasis: Vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra, en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres, reptiles y aves del cielo. Y le vino una voz: -Levántate, Pedro, mata y come. Entonces pedro dijo: -Señor, no; porque ninguna cosa común o impura he comido jamás. Volvió la voz a él la segunda vez: -Lo que Dios limpió, no lo llames tú común" (Hechos 10:9-15).

Podemos ver por estos versículos que Dios no llama a nadie impuro. En esta visión, Él le estaba diciendo a Pedro que Dios había limpiado a todo el mundo y que Él no es un fanático. Su amor y su redención son para el mundo, no solo para un grupo selecto de gente. Él llamó a un grupo selecto del mundo para dispensarse El Mismo en ellos, para que de esta forma ellos pudieran ir al mundo y traerlos a la palabra de reconciliación. Los cristianos son el grupo más fanático de gente sobre la tierra hoy. Los cristianos se contrarían conmigo cuando me escuchan hablar sobre Dios siendo El Padre de todos y sobre que ha redimido a todos y es capaz de salvar a alguien que no sabe nada sobre Jesús (Administrador: Sí, al fin lo será de todos, pero cada uno en su tiempo, conforme vayan doblando sus rodillas ante Él, en esta era, en la del Reino, o durante la posterior hasta el Gran Jubileo de Creación: Romanos 14:11, Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará TODA RODILLA, Y TODA LENGUA CONFESARÁ A DIOS). Incluso aquellos que reclaman conocer a Jesús se pelean entre ellos mismos. Aún dentro de sus propias denominaciones ellos argumentan sobre diferencias doctrinales. Los Bautistas están divididos respecto al bautismo. Los Luteranos están divididos entre ellos mismos. Los Pentecostales están divididos. Estas religiones están todas divididas debido a las interpretaciones carnales del hombre sobre La Biblia. Cualquiera que vea la unidad de Cristo y la Iglesia nunca pudiera ser parte del sistema de la Ramera. Apocalipsis 17:3 dice que ella está "llena de nombres de blasfemia". No deberíamos llamarnos a nosotros mismos nada. Ni Bautistas, ni Luteranos, ni Católicos, ni Pentecostales o cualquier otra cosa. Pablo le dijo a los Corintios, "De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, no alimento sólido, porque aún sois carnales. En efecto, habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales y andáis como hombres? Pues cuando uno dice: "Yo ciertamente soy de Pablo", y el otro: "Yo soy de Apolos", ¿no sois carnales?" (1 Co 3:1-4) ¿Cómo pudiera la Palabra ser más sencilla? Jesús Mismo dijo en Mateo 12:25, "Una casa dividida contra sí misma no puede prevalecer". La Iglesia Institucional nunca pudiera ser un testimonio de Dios a causa de la división que hay entre ella. Debemos dejar caer toda división y fanatismo. Dios es nuestro Padre y somos una sola familia. Tú puedes ser Católico o Pentecostal, pero sin importar tu afiliación, tú eres mi hermano y te amo y te ministraré.


NUESTRA UNIDAD ESTÁ EN SU VIDA
Nuestra unidad está en Su vida, no en nuestra doctrina o en nuestro conocimiento carnal. Una doctrina, no importa cuán buena o correcta sea, nunca debería ser usada para dividir a la gente de Dios. El apóstol Pablo dijo, "Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Así ya no seremos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error; sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo" (Ef 4:13-14). Una doctrina sostenida en estima sobre el compañerismo con otra persona es un viento que te llevará lejos de Cristo. Hay una gente sobre la tierra que está viniendo a la unidad de la fe, y ellos ven la futilidad de la iglesia organizada con sus formas, programas y rituales. Ellos no están, como algunos suponen, "abandonando la asamblea de reunirse juntos". Ellos están saliendo de Babilonia y volviéndose una virgen pura para Cristo. No son sectarios ni exclusivos. Ellos se dan cuenta que hay santos preciosos de Dios en todas las denominaciones y grupos, pero ellos no van a participar por más tiempo del sistema de prostitución que mantiene a la gente en esclavitud. La gente de Dios está empezando a darse cuenta que ellos tienen una vida y una naturaleza. Jesús oró, en Juan, capítulo 17, versículos 11,20-23 "Ya no estoy en el mundo; pero estos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros, Pero no ruego solo por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú , Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno".

Esto, muy sencillamente expuesto por Jesús, es la base de nuestra unidad. No es lo que creamos intelectualmente, no es la iglesia a la que tú asistes o en el suelo físico en el que te encuentras. Nuestra unidad esta en Su vida en cada uno de nosotros. El Cristo en mí es el mismo Cristo que esta en ti y Cristo no esta dividido. El Cristo en mí ama y ministra al mundo sin importar su condición de vida. Si no voy a tener compañerismo contigo porque tú tienes diferentes creencias a las mías, entonces mis doctrinas son ÍDOLOS que necesitan ser derrumbados. Los Protestantes hablan de que los Católicos se postran ante ídolos e imágenes de santos, pero ellos se inclinan y adoran sus propias doctrinas. Ellos son, como Pablo dice "Niños pequeños llevados por vientos de doctrina". Jesús está llamando a un grupo de gente enseñándoles por su Espíritu y ellos algún día se pararán sobre la Tierra como UN HOMBRE NUEVO. El mundo entonces sabrá que Jesús fue enviado por Dios y que Él los ama. Los hijos de Dios ministrarán al mundo el amor del Padre y todo el fanatismo será echado abajo. ¡Aleluya!


3-PADRES
"Os escribo a vosotros Padres, porque vosotros lo habéis conocido a Él que es desde el principio" (1 Juan 2:13).

Juan repite la oración de arriba dos veces. Los Padres lo conocen a Él, que es desde el principio. Su entendimiento de Dios va más allá de la comprensión del Cristianismo. Cuando tú conoces a Dios como Padre, te das cuenta que tú has salido de su sustancia. Adán es tu padre de acuerdo a la carne, pero Dios es tu Padre de acuerdo al espíritu.

"Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus y viviremos?" (He 12:9).
"Ellos se postraron sobre sus rostros y dijeron: -Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿no es un solo hombre el que pecó? ¿Por qué airarte contra toda la congregación?" ( Nm 16:22)
"Jehová, Dios de los espíritus de toda carne, ponga sobre la congregación un hombre" (Nm 27:16).
"Profecía. Palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos, funda la tierra y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho" ( Zac 12:1)
"Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él" (1 Co 6:17).

Dios es el Dios de tu espíritu, no de tu carne. Esta es una razón para que todos los hombres estén incluidos en la redención. Tu espíritu ha surgido de la propia sustancia de Dios. En tu espíritu, tú y Dios son uno. Si tú aprendes como vivir y funcionar desde tu espíritu, entonces Dios será, una vez más, manifestado en la humanidad.

Vendrá un día en tu crecimiento espiritual cuando tú te vuelvas un Padre espiritual. Un Padre es aquel que es un creyente maduro que porta la presencia de Dios dentro de él. Él reproducirá la Vida de Dios, la voluntad de Dios, y Su Gloria en otros. Un Padre en lo natural es aquel que reproduce la vida humana. Un Padre en el espíritu reproduce la vida espiritual. Jesús dijo, "el espíritu es el que vivifica, la carne no aprovecha para nada: las palabras que yo os he hablado son espíritu, y son vida" (Juan 6:63). Cuando aprendemos a hablar desde nuestro espíritu las palabras de Dios, entonces nuestras palabras también se vuelven espíritu y vida. Podemos impartir vida a otros por nuestro hablar. El verdadero ministerio imparte vida y edifica a los santos "Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones conocidas y leídas por todos los hombres. Y es manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón" (2 Cha 3:2-3)
Convertirse en un Padre significa que la vida de Dios ha absorbido la vida carnal y tú ahora eres un representante de Él en la tierra. No soy yo más el que vive, sino Cristo en mí.

Otra forma de compartir las tres etapas del crecimiento espiritual es:
1. Dios para ti.
2. Dios en ti.
3. Dios como tú. (¿Dios en lugar de ti?)
DIOS PARA TI
Cuando Dios es para ti, tú entiendes que Dios vino al hombre. El vino para redimirte y restaurar de nuevo la amistad con tu Padre. Él no solo vino a los judíos, no solo a los cristianos, sino al mundo. Dios para ti es la primera revelación para avivar y regenerar tu espíritu, y de esta forma que tú puedas una vez más tener amistad y comunión con Él. Como hemos visto, Adán vendió a la raza humana al pecado y la muerte, y Cristo vino a nosotros con la redención. "Pues por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados". (1 Co 15:21-22).

Dios para ti significa que Dios es por ti. No importa cuanto pecado haya en mí, cuantas veces caiga, y le falle a Dios, Él viene a mi cada día con la oferta de perdón y redención. Debo exponer otra vez que no es nuestra culpa que estemos en Adán. ¿Te ha dicho alguna vez alguien que cuando pecaste no era tu culpa? La naturaleza de Adán es pecar, es por esta razón que Dios es para ti. Necesitas entender que Dios pago el precio por cada acto de desobediencia y trasgresión así de esta manera Él pudo reconciliarte a Él Mismo, "Dios estaba en Cristo reconciliando consigo mismo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación" (2 Co 5:19). Estos versículos nos dicen que Dios en Cristo viene a ti dándose cuenta que tú no eres responsable por la condición en la que tú estás, de esta manera no es tu culpa. Tú eres producto de la caída de Adán. Dios queriendo mostrar su amor, se sacrificó el Mismo en la cruz así para que entendieras que Él sabe que tú no puedes en tu condición caída ayudarte a ti mismo, así que Él vino a ayudarte. Él vino para ser el reconciliador que te reconcilia de nuevo a Dios. Cuando Adán y Eva cayeron Dios no estaba furioso con ellos, Él ya había hecho provisión para su redención. Su redención estaba basada en la elección de Dios, no en la de ellos. Hay gente que nunca ha escuchado el evangelio, pero esto no detiene la provisión de Dios de trabajar por su bien. Finalmente la redención de Dios será completada totalmente en ellos. ESTO ES DIOS PARA TI.


DIOS EN TI
Cuando te das cuenta que Dios es para ti y empiezas a buscarlo y entras en un entendimiento más profundo y comienzas a tener hambre y sed por Él, entonces, comienzas a darte cuenta que Dios está en ti. Pablo nos dice que nuestra esperanza es "CRISTO EN TI" (Col 1:27). Nuestra esperanza no está en el rapto que nos cambiará automáticamente en la semejanza de Cristo. Ese es un cuento de hadas y una falacia. La única esperanza que tenemos es Cristo en nosotros. Dado que Él está en ti, esa es nuestra esperanza de gloria. Sí Cristo está verdaderamente en ti y tú no lo estás experimentando, aunque Él está en ti, no está al menos en este momento, haciéndote bien. Conocerlo intelectualmente no es suficiente. Todos los cristianos conocen que Dios vino a ellos para salvarlos, pero la mayoría nunca ha experimentado a Dios en ellos para liberarlos de una vida del yo. Tenemos gente en la iglesia por todo el mundo que dicen que son nacidos de nuevo pero nunca han experimentado a Dios en ellos para liberarlos. Dios no solo quiere venir a ti con la redención sino Él quiere que te des cuenta que Él puede vivir en ti, en vez de ti. Fui un cristiano por años antes de que experimentar a Cristo en mí. Sabía intelectualmente y me enseñaron que Jesús estaba en mí, pero no tenía experiencia de Su vivir a través de mí. Experimentaba el amor y el perdón de Dios, pero no sabía que Él pudiera vivir Su vida en mí. Dios en mí es una revelación maravillosa. Este es el joven del que Juan hablaba. Dios en nosotros con la habilidad y la palabra creativa para cambiarnos y la propia atmósfera en la cual vivimos. Eso es Dios en nosotros y eso es maravilloso. Sin embargo, cuando experimentas a Dios en ti. Tu todavía tienes la carne para luchar. Así que si, Dios esta en mí, pero la vida del yo todavía se levanta hay una cierta cantidad de guerra que debemos hacer, no con el diablo, sino con el yo. Hay cristianos que han gastado años peleando con el diablo tratando de derrumbar fortalezas, cuando ellos mismos son todavía niños pequeños en el espíritu. Con lo que tenemos que luchar no es con el diablo fuera de nosotros, sino contra el espíritu del anti-Cristo que está en nuestra carne. Algunos se molestan cuando digo que los cristianos tienen un espíritu de anticristo, pero sin embargo, este es el caso. ¿ Dios te ha dicho alguna vez que hagas esto y tu carne ha dicho que no? Esto es anticristo. Cualquier cosa en ti que esta en contra de las obras de Dios es anticristo. En la masa de la humanidad, ambos cristianos y no-cristianos, el anticristo está en este preciso momento gobernando y reinando en la gente. El Cristianismo está buscando a un hombre anticristo venir de una forma externa, cuando él está trabajando y creciendo en su carne todo el tiempo y ellos no lo reconocen. Nuestra naturaleza carnal está saturada con el espíritu de anticristo. La mayoría de los Cristianos están en la oscuridad y no entienden las cosas más básicas de Dios debido a la naturaleza del anticristo que está en su carne.

La experiencia de Dios en ti es el primer paso en el aprendizaje de cómo luchar con la naturaleza anticristo que está en nosotros. Tu nunca deberías ser condenado por esto. Tú has heredado el espíritu del anticristo. No hiciste nada que causara que esto fuera en esta forma. Todo el mundo nace con esta naturaleza.

Hay solamente dos hombres creciendo en la tierra hoy: Adán y Cristo. (Profundizaremos más sobre esto en otro capítulo de saliendo de la oscuridad). Estos dos hombres están creciendo en la tierra al mismo tiempo. Hay una masa de humanidad que está creciendo dentro del espíritu del anticristo. Sé que esto es duro de ser aceptado por algunos, pero tú puedes ser un cristiano, ir a la iglesia, leer tu Biblia, dar el diezmo a la iglesia, esta lleno de buenasobras, y todavía estar creciendo el anticristo en ti. Este anticristo no es siempre fácil de identificarlo. El Apocalipsis le llama a este espíritu "Misterio, Babilonia La Grande, La Madre de las Rameras y las Abominaciones de la tierra" (Ap 17:5). Un misterio no es siempre fácil de identificar. Babilonia significa confusión. No conozco de un grupo más confundido de gente en la tierra hoy que los cristianos. Esto no es culpa de la gente. Nuestros líderes nos han enseñado "confusión" por años. Tenemos algunos de los más populares ministerios de nuestros día ganando gente para Jesús, diciéndoles después de que son salvos "Vete a la iglesia de tu elección, sí tu quieres ser católico vete a la iglesia católica, sí quieres ser luterano, vete a la iglesia luterana"; esto es confusión. Dios está redimiendo a la gente hoy y los está llamando a salir de la confusión, no para traerlos a Él y después ponerlos en el sistema. Los Cristianos necesitan darse cuenta que el anticristo puede y está creciendo en el sistema cristiano.

No estoy en contra de los católicos, luteranos o cualquier otra gente. Yo iré a la iglesia católica o cualquier otra iglesia a ministrar a la gente, pero no puedo soportar el sistema impío del anticristo. Ese sistema está robándole absolutamente su herencia a la gente de Dios. Hay dos misterios en el Libro de Apocalipsis y ellos están creciendo ambos al mismo tiempo. Están creciendo dentro de nosotros, y uno de ellos va a vencer al otro. Esta es la razón por la que digo que las elecciones que hagas son muy importantes. Las elecciones que tú hagas alimentarán o a la mente carnal del anticristo dentro de ti o al espíritu del Dios viviente que está dentro de ti. La gente cita Escrituras como "puedo hacer todo a través de Cristo" (Flp 4:13). No, tú no puedes, si eres un cristiano carnal. Pero sí el Espíritu de Dios comienza a crecer en ti y empieza a absorber esa naturaleza carnal, entonces tú puedes ser como El Apóstol Pablo y decir, "Puedo hacer todo a través de Cristo". Por favor no pongas a un bebé espiritual y le coloques esa carga sobre ellos cuando tú mismo no lo puedes llevar.

Hay dos hombres entrando a la madurez: Adán y Cristo; El espíritu del anticristo y la Novia. Podemos ser parte de la Novia. Dios está llamando a una gente en este momento actual para su propósito del tiempo final. Entiendo el fuerte empuje de la carne. La carne no puede perfeccionar la carne, pero podemos escoger buscar al Señor por gracia para ayudar a vencer al espíritu del anticristo. Si escoges hacer algo, no significa que tienes la habilidad para hacerlo. Tú vas a tomar simplemente la opción correcta. Sencillamente comenzando a hacer las escogencias correctas. Si tu carne te falla y vence esa escogencia, no caigas bajo condenación. Cuando un bebé está aprendiendo como caminar y cae, él no va sencillamente a dejarlo a un lado y descorazonarse y decir "yo nunca voy a tratar de nuevo". El simplemente se levanta y trata de nuevo y de nuevo. Esto es lo que yo llamo ejercitar su espíritu. Un bebé en lo natural continúa ejercitando sus piernas hasta que él está en capacidad de pararse y caminar solo. Si tú continúas haciendo las escogencias correctas, mirando a Jesús por ayuda, y continuas ejercitando tu espíritu, finalmente tu espíritu se volverá fuerte y crecerás hasta ser un "hombre joven". "Os escribo a vosotros, los hombres jóvenes, porque tú has vencido al maligno".

Necesitamos cristianos que entiendan estos principios y puedan ministrarlos al Cuerpo y ayudarlos a crecer. No importa cuantas veces caigamos y erremos el blanco. Solo continúa haciendo las decisiones correctas y continúa buscando a Dios hasta que Él crezca en ti. "Porque aquél que venga a Dios debe creer que Él es, y que Él es recompensador de aquellos que diligentemente le buscan" (He 11:6)

Todo lo que en ti está diciendo no a Dios es anticristo. Eso pudiera ser ira, resentimiento, amargura o cualquier otra cosa que no es santa. Algunas personas piensan que ellos han sido buenos cristianos toda sus vidas, y entonces algo ocurre que ellos no entienden, y ellos enloquecen con Dios. Cuando te enfureces con Dios, tienes un serio problema y no conoces el corazón de tu Padre. Te enfureces con Él debido a las circunstancias más allá de tu control. Eso es un espíritu de anticristo. Necesitamos Cristianos que sean honestos y acepten responsabilidades por sus acciones. Solo se honesto y ven a la luz, no huyas de ella.


DIOS COMO TÚ (¿Dios en lugar de ti?)
Como pequeños niños nos damos cuenta que Dios es por nosotros. Como jóvenes, nos damos cuenta que Dios está en nosotros. Entonces comenzamos a experimentar a Dios como nosotros. Todas estas tres experiencias son progresivas. El Espíritu del Señor nos cambia de gloria en gloria. Como niños pequeños, podemos experimentar algo de la vida reproductiva del Padre. A diferencia de los bebés naturales, los bebés espirituales pueden reproducir bebés espirituales. De hecho, tú puedes y reproducirás lo que eres. Sin embargo, cuando tú comienzas a madurar y a convertirte en un Padre, tú serás capaz de impartir vida a los bebés que los ayudará crecer a hijos jóvenes y finalmente a Padres.
No te puedo decir mucho sobre cómo ser Padre porque no lo he experimentado grandemente, pero te puede decir lo que es. No es más solo Dios por ti o Dios en ti, sino es Dios como tú. Esto no quiere decir que tu naturaleza humana carnal es Dios. Esto no quiere decir que Gary Sigler es Dios. Lo que quiere decir es que El Espíritu de Dios en mi espíritu ha tragado totalmente mi naturaleza carnal. Yo soy ahora como Él es. Yo y mi Padre somos uno. El Apóstol Pablo experimentó esto, él dijo, "Estoy crucificado con Cristo; Sin embargo, yo vivo; pero no yo, sino Cristo vive en mí: y la vida que yo ahora vivo en la carne lo vivo por la fe del Hijo de Dios quien me amó y se dio a sí mismo por mí" (Gál 2:20). Esto es lo que producirá a la Iglesia Gloriosa. Un grupo de gente que no viven en ellos mismos más. Sus vidas carnales han sido tragadas totalmente en la vida resucitada victoriosa y trascendente de Jesucristo. Ya no es más Dios en Su gente sino Dios como (en lugar de) Su gente. Yo he experimentado a veces el ser arrebatado en el Espíritu de Dios y yo he conocido lo que es Dios apareciendo como yo. De eso es que se trata Tabernáculos. "Y vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: 'habitaré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo' " (2 Co 6:16). Que maravillosa revelación, Dios por ti, Dios en ti y entonces Dios como tú.


ANTICRISTO
Siento que debo aclarar otra vez que no estoy hablando de acuerdo a lo natural. Esta persona natural que yo soy, Gary Sigler, y la persona natural que tú eres, es solamente buena para una cosa, debe decrecer e ir a la muerte hasta que no se levante más para tomar el control. En cualquier momento que el yo se eleve y diga, "yo soy Dios", eso es una abominación. Tú escuchas esto en el movimiento de La Nueva Era, la gente diciendo, "yo soy Dios". Esto es "LA ABOMINACIÓN" hablada por el profeta Daniel. En cualquier momento que el yo se sienta en el templo de Dios, declarándose ser Dios, eso es abominación de desolación, eso es el anticristo. Sin embargo, en cualquier momento que el yo está totalmente consumido por El Espíritu de Dios, tú puedes decir que no es ya que yo vivo, sino Cristo quien vive en mí. No es más solo Dios en mí, sino Dios como yo, eso es la revelación de Dios y el misterio revelado.
El espíritu del anticristo que controla tu naturaleza carnal tiene la habilidad para reproducir en tu alma una falsificación de lo que Dios quiere hacer a través del Espíritu en tu espíritu. Declararte a ti mismo ser Dios es una falsificación. Sabemos que debe haber una realidad para que haya una falsificación. El anticristo no es ningún hombre que va algún día a sentarse en un templo en Jerusalén y declararse el mismo como Dios. Somos los templos de Dios. Escucha otra vez, en cualquier momento que el yo, tu naturaleza carnal, se sienta en el templo de Dios y está gobernando tu vida, eso es la abominación de la desolación que le está diciendo no a Dios. Ese es el espíritu del anticristo sentado en el templo de Dios.
Cerca de diez años atrás estaba estudiando el anticristo y las doctrinas del rapto. Buscaba a Dios sobre como deberíamos conocer a este hombre llamado el anticristo. Dios muy claramente me habló y dijo, "TÚ ERES EL ANTICRISTO". Pudiera venir un hombre algún día que reclamará ser Cristo. Esto ha ocurrido muchas veces ya. Hay multitudes de Cristianos sentados alrededor esperando que un hombre venga, pensando que el anticristo está afuera de ellos. Este es un gran engaño. Pablo advirtió a los creyentes que en los últimos días ( y de acuerdo a la Palabra, que hemos tenido en los últimos tiempos desde la crucifixión de Jesús), "algunos se alejarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios" (1 Ti 4:1). Hemos sido seducidos por años por el Cristianismo. Nos han enseñado que nuestro problema es el demonio, cuando todo el tiempo este no fue nuestro problema. Nos han enseñado a pelear con los espíritus en los aires. Pensamos que el problema es con el gobierno, o la venida del anticristo, o cualquier otro numero de cosas. No nos enseñaron que el problema no está fuera de nosotros sino dentro de nosotros. Nuestro problema no es el ambiente, no es quienes fueron tus padres, el problema está en el corazón del hombre (Administrador: Estamos de acuerdo, sin embargo, además del espíritu del anticristo operando en nuestra carne, también luchamos contra principados y potestades en los lugares celestiales, quienes en ocasiones interactúan contra nosotros; hasta que son derrotados. Esta lucha se desarrolla principalmente en la etapa de la juventud espiritual, hasta que morimos al yo; entonces podemos decir: “muerto el perro se acabó la rabia”). La palabra dice, "En el momento que el corazón se vuelva a Dios el velo será retirado" (2 Cor 3:16). ¿Por qué los velos son tan oscuros y gruesos en América? Porque la mayoría en el Cristianismo no está buscando a Dios y volviendo sus corazones a Él. Ellos están siendo religiosos yendo a la iglesia y haciendo una gran cantidad de actividades, pero muy pocos están buscando Su voluntad para sus vidas. No te engañes a ti mismo pensando que tienes un corazón por Dios si tú no deseas ser conformado a Su imagen, si tú no tomas tiempo del día para buscarlo y conocerlo a Él.
Mucha de la condición del cristianismo es debida a la confusión que se ha enseñado. Si tú tienes un corazón por Dios y tú no entiendes que tú solo necesitas buscarlo, ese corazón te llevará dentro de mucha actividad religiosa. Estarás hambriento por el compañerismo, así que puedes ir a la iglesia y ser enseñado con ignorancia. En los pulpitos a lo largo de América, tú puedes ir a la iglesia y aprender mucha ignorancia.


UN EJEMPLO DE LA IGNORANCIA CON LA QUE HEMOS SIDO ENSEÑADOS
Estaba escuchando una emisora de radio cristiana el otro día, y había un pastor enseñando ignorancia. Si menciono su nombre, casi todo el mundo lo reconocería. Él es uno de los predicadores más escuchados en la radio hoy. Él tiene una iglesia de varios miles de miembros en California. Este hombre estaba diciendo que al comienzo la iglesia estaba en mucha oscuridad y el pecado estaba prevaleciendo en tal magnitud que la iglesia necesitaba Apóstoles y Profetas y el poder actuante milagrosos de Dios para iniciar a la iglesia. Sin embargo, después que Juan escribió las últimas palabras en Apocalipsis, la revelación de Dios estaba completa, el libro fue cerrado y Dios no necesitó más nunca realizar milagros. Él dijo "los milagros desaparecieron con la era apostólica". Él dijo que los Apóstoles, Profetas y los dones del Espíritu no eran necesarios por más tiempo y ellos habían desaparecido. Este hombre estaba enseñando a su gente ignorancia y cosechando oscuridad y ceguera sobre sus ojos, para que de esta manera ellos no puedan experimentar la realidad de Dios por ellos mismos. No hay forma que aquella gente si creen lo que su pastor está diciendo, puedan recibir un mensaje de Dios. Ha echado un velo sobre ellos, así que no podrán ver la verdad. Esta es la razón por la que yo digo que el cristianismo es el engaño, y los espíritus seductores y las doctrinas de demonios que mantienen a la gente en la oscuridad y la esclavitud. Tú puedes ir a iglesias Católicas, Pentecostales, Luteranas, Nazarenas, Bautistas o cualquier otra iglesia y ser enseñado con la ignorancia que te mantendrá en la oscuridad. ¡LEVANTATE, IGLESIA DEL DIOS VIVIENTE, Y SACÚDETE TU MISMA! "Por lo cual dice: despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo".

Si tú tienes un corazón que solo tiene hambre por Dios, Él dijo, "Cualquiera que venga a mí (no al sistema cristiano), no lo echaré afuera" (Juan 6:37). Todo lo que tienes que hacer es decir "Dios te quiero a ti y quiero conocer la verdad". Pídele a Él que te garantice un corazón que lo busque solamente a Él. Necesitamos dejar caer todo lo concerniente a religión y volvernos a Él por una revelación fresca que nos dará esperanza e inspiración.

Dios para mí— niños pequeños. Dios en mí—jóvenes, Dios como yo—los padres. Cuando tenemos estas realidades reveladas en nosotros seremos capaces de traer reconciliación y restauración a toda la creación de Dios. Cuando Dios nos llena y nos satura y nos convertimos en un Padre, no tenemos que preguntarnos cuál es Su voluntad, porque nosotros seremos convertidos en Su perfecta voluntad en la tierra.

ENLACE PARA DESCARGARLO EN PDF:
SALIENDO DE LA OSCURIDAD - VII: EL ITINERARIO DE DIOS, Gary E. Sigler

No hay comentarios:

Publicar un comentario