TRADUCTOR-TRANSLATE

Libro: LUZ: VINIENDO A LA LUZ ( 1ª Parte), Gary E. Sigler

​Les bendecirá y se deleitarán. 
Solo 11 páginas. 
Si se lo pierden, será una gran pérdida ...


1ª Parte
LUZ  I: VINIENDO A LA LUZ
Gary E. Sigler
"Porque la oscuridad va pasando y ya brilla la luz verdadera"
(1 Juan 2:8b)


IDENTIDAD EQUIVOCADA
Dios está estableciendo Su Reino en la tierra. En Génesis, encontramos que Dios creó al hombre del polvo de la tierra. El Reino está siendo establecido ahora en nuestra tierra. Nosotros no estamos esperando que ocurra nada excepto que el Reino se vuelva más y más manifiesto en nuestras vidas diarias, de un grado de gloria a otro. Estos días de espera para que Dios aparezca (se haga real) han terminado. Dios se esta apareciendo dentro de nosotros.

"Porque la ley del Espíritu que da vida en Cristo Jesús, nos ha librado de la ley de pecado y de la muerte" (Ro. 8:2).

Esta ha sido una escritura preciosa para mí durante muchos años. El hombre tiene dos Leyes por las que él vive. O él está viviendo por la Ley del Espíritu de Vida que está en Cristo Jesús, su verdadera identidad, o está viviendo por la Ley de Pecado y Muerte que es la ley de la vida de Adán la cual es su identidad equivocada. La Ley de Pecado y Muerte es su mentalidad de carnal y su entendimiento carnal.

Nosotros hemos nacido en este reino carnal de vida Adámico como gente mortal, sin saber realmente de donde hemos venido, quiénes somos, para que estamos aquí, y donde estamos yendo. Dado que nosotros no sabemos, asumimos la identidad falsa de una vida Adánica. Esta vida Adánica tiene una ley de vida, y esta ley de vida no es una de Pecado y Muerte. No importa cuánto desee Adán ser piadoso, no importa cuántas veces él vaya a la iglesia, no importa lo que él haga, Adán está bajo la Ley de Pecado y Muerte, debido a que él es definitivamente una identidad equivocada.


LA MEZCLA DE PENTECOSTÉS
Hoy, estamos empezando a ministrar desde el reino de Tabernáculos. No estamos ministrando desde reino de Pentecostés, debido a que Pentecostés representa el Lugar Santo. En el Lugar Santo se encuentran usted y Dios. El Lugar Santo es ese período en nuestras vidas cuando reconocemos que Dios está en nosotros. Tenemos al Dios Viviente del universo en nosotros, pero tenemos también un sentido falso del ego o de la misma vida. En otras palabras, Pentecostés es una mezcla. En Pentecostés, he tenido mis ojos no descubiertos a la realidad de que Dios vive en mí, pero todavía es yo y Dios. En mi templo está presente la conciencia Adánica y la conciencia de Cristo. La conciencia Adánica funciona bajo la Ley de Pecado y Muerte. Cuando empiezo a ver que Cristo realmente está en mí, entonces la vida Adánica en mí quiere desesperadamente continuar adelante perfeccionando a Cristo en mí. Sé que Dios está en mí y tengo algo de entendimiento de lo que sería cuando manifeste plenamente Su vida porque tenemos una tipología en Jesús, así que intento reproducir en Adán lo que está en Cristo. Y así, aunque tengo a Cristo en mí en el Lugar Santo, todavía soy una mezcla.

En el Lugar Santo, podemos alimentarnos de Cristo. Cuando nosotros nos alimentamos de Cristo, tenemos la luz de vida, y es una experiencia maravillosa, pero todavía Adán y Cristo están juntos en un templo. Hoy, hemos entrado en Tabernáculos. Puede que no estemos expresando plenamente lo que Dios es pero hemos cruzado el umbral. Hemos dejado Pentecostés y hemos entrado en el reino de Tabernáculos.

En Pentecostés, usted está luchando todavía con diablos, usted está batallando con la carne, usted todavía tiene enfermedad, muerte, y males. Todo está todavía allí en el reino de Pentecostés porque todavía hay una mezcla. Pero, una vez usted cruce el umbral y empiece incluso a entrar en un grado pequeño en Tabernáculos, el Lugar Santísimo, no hay nada que quede excepto Dios. En el Lugar Santísimo, no es nunca más yo y Dios, no es más Adán y Cristo, ES ÚNICAMENTE CRISTO.

En el Lugar Santo, puedo saborear profundamente Sus riquezas, y puedo intentar ser conforme a Su imagen, pero todavía es Adán que intenta ser como Dios. En el Lugar Santo, aprendemos a alimentarnos del Pan de Vida hasta que la conciencia Adámica es tragada por Cristo. Entonces nosotros estamos listos para entrar en Tabernáculos.


LA VIDA ABUNDANTE
Cuando entro dentro de Tabernáculos, el Lugar Santísimo, El Dios de Gloria aparece, y en ese lugar no hay Adán. En Tabernáculos, Adán está totalmente tratado. No hay más ningún deseo o ambición. En el Lugar Santísimo, no hay deseo de ganancia personal, no hay ninguna ambición para ser algo, porque la conciencia Adánica se ha ido. Nosotros ya no deseamos ser o hacer algo sino la voluntad del Padre.

Mientras usted desee ser algo, usted todavía está en la mezcla de Pentecostés. Adán, la conciencia humana carnal, siempre está haciendo, planeando, y organizando, intentando producir el Reino de Dios en la tierra a través de medios y métodos carnales.

En Tabernáculos, usted no intenta hacer o convertirse en alguien, usted solo es lo que es. En Tabernáculos, nosotros nos sentamos con Cristo en un estado de existencia y conciencia, así que nosotros solo vivimos por Cristo sin intentar hacer algo. Cristo no está preocupado sobre cómo establecer Su Reino, ni Sus hijos tampoco. Él se está descubriendo dentro de nosotros , así como una flor se despliega para revelar la gloria de la flor. No hay ningún esfuerzo, ninguna lucha, allí sólo hay un estado de existencia (ser) y disfrute de vida. Esta es la vida abundante que Jesús nos enseñó que vino dar.


EL EGO HUMANO
Algunos del pueblo de Dios están oyendo este mensaje de Tabernáculos con oídos de Pentecostales. Alguien me dijo recientemente, "Usted no puede oír el mensaje de Tabernáculos sin los oídos de Tabernáculos". Dios está reemplazando nuestra conciencia humana limitada por nuestra verdadera conciencia que es Cristo. Sí usted no puede aceptar el hecho que usted y Dios son uno, usted todavía está en Pentecostés, y será duro para usted oír este mensaje. Jesús enseñó muy simplemente que Dios y el hombre son uno (vea mi libro, “De la Unidad Dios y el Hombre”).

Nosotros necesitamos tener alzado el velo de nuestros ojos, como el apóstol Pablo oró hace muchos, muchos años (Ef. 1:17-19, también vea 2 Co. 3:12-18). Nosotros necesitamos una revelación de Cristo dentro de nosotros. Por lo tanto, necesitamos discernir la diferencia entre la conciencia Adánica y la conciencia de Cristo.

Hoy, la mayoría del pueblo de Dios no comprende que el ego humano, la conciencia carnal, necesita ser totalmente tragada por Cristo. Cristo es nuestra verdadera identidad, no la conciencia humana. La conciencia Adánica es lo que nos mantiene esclavizados y limitados. La conciencia carnal sabe que posiblemente no puede vivir como Jesús vivió en la tierra. La conciencia humana no puede multiplicar los panes y los peces. Porque todavía, no comprendemos que estamos viviendo a través de una identidad equivocada, seguimos intentando perfeccionar la conciencia de Adán en nosotros. Debido a nuestra identidad falsa, nos sentimos condenados, debido a que no podemos hacer aquello que sabemos muy dentro de nosotros (nuestra conciencia de Cristo) que deberíamos poder hacer.

El Apóstol Pablo oró, (Ef. 1:17-19).

"Pido al Dios de nuestro Señor Jesucristo, al glorioso Padre, que les de sabiduría espiritual para entender su revelación y conocerlo mejor. Pido que Dios les ilumine la mente, para que sepan cuál es la esperanza a la que han sido llamados, cuán gloriosa y rica es la herencia que Dios da a los que pertenecen a su pueblo, y cuán grande y sin límites es su poder el cual actúa en nosotros los creyentes. Este poder es el mismo que Dios mostró con tanta fuerza y potencia".

Cuando sus ojos se abran para ver a ese Cristo en su verdadera identidad, entonces usted comprenderá que todos los esfuerzos que ha hecho en Adán no han sido de ningún provecho. Entonces, usted podrá enfocar su atención en la realidad de la Ley del Espíritu de Vida dentro de usted. Esto es mucho más que conocimiento intelectual. Por años conocí que Cristo estaba en mí y la Ley de Su Vida me libró de la Ley de Pecado y Muerte, pero tenía una muy pequeña experiencia. Esta es un revelación progresiva. Cuanto más usted aleja su atención de su conciencia Adánica y enfoca su atención en Cristo dentro de usted, más usted caminará en el Espíritu por experiencia.

Jesús es la puerta para mostrarnos el camino al Padre. Como la puerta, Él es el ejemplo para demostrarnos el camino a nuestra verdadera identidad. El usó la ilustración de la vid y las ramas para mostrar nuestra unidad con Él. La vid y ramas tienen la misma vida. La vida de la vid en nosotros es nuestra verdadera identidad. Jesús tenía una conciencia humana, pero Él comprendió que no podía por Él mismo hacer nada, sino sólo aquello que el Padre deseaba que hiciera. Él vivió desde Su conciencia divina, no desde Su conciencia Adánica. Él sabía que como hombre estaba limitado, pero como el Hijo de Dios, Su verdadera identidad, Él podía hacer todas las cosas.

Dios está purificando los corazones y los deseos de las personas a tal magnitud que ya no quieran hacer nada que no sea de Dios. La Ley de Pecado y Muerte simplemente está donde nuestra naturaleza está, en algún grado todavía, operando en nuestra vida. Cada vez que nuestra naturaleza carnal tiene un deseo piadoso, la Ley de Pecado y Muerte tiene que cumplirse, porque la naturaleza de Adán tiene que ser traída a dónde es absolutamente destituida, igual que Pablo, cuándo él clamó, "Oh, hombre infeliz que yo soy, quién me liberará de este cuerpo de muerte?" (Ro. 7:24).

La Ley del Espíritu de Vida en Cristo Jesús (nuestra nueva naturaleza) excede la Ley de Pecado y Muerte (nuestra naturaleza carnal vieja). Cada vida tiene su ley de vida. Adán, nuestra naturaleza carnal, tiene una ley de vida que constantemente nos trae al pecado y muerte. Así de simple, como cuando un pájaro canta y vuela, y un perro ladra, porque es su ley de vida. Usted no puede desafiar la ley, a no ser que sea vencida por una ley superior.

Tome la ley de gravedad, por ejemplo. Usted no puede desafiar la ley de gravedad. Si usted sube a un edificio y salta fuera de él, la ley de gravedad va a jalarlo hacia abajo. Usted no puede vivir desde Adán sin que la Ley de Pecado y Muerte lo tire abajo. ¡No importa cuán fuerte seán sus deseos para Dios, no importa cuanto usted quiere que Adán sea hecho conforme a Cristo. !El no puede serlo! Continuamente, la ley de su vida lo empujará hacia abajo en la medida que intente ser piadoso. ¡Fue diseñado de esa manera, porque en el reino de Tabernáculos no hay ningún lugar para la carnalidad, ninguna! Incluso en el Antiguo Testamento, se dijo, "Ningún hombre puede ver a Dios y vivir" (Ex. 33:20). En el momento en que Cristo empieza a aparecer dentro de usted, usted ve que Adán está muerto. Y cuando comprenda eso, entonces usted entenderá la escritura que dice, "Entonces aparecerá aquel malvado, a quien el Señor Jesús matará con el soplo de su boca y destruirá cuando regrese en todo su esplendor" (2 Ts. 2:8). Él destruye esa Ley de Pecado y Muerte que lo está jalando hacia abajo y no le permite operar en el reino del espíritu. La Ley del Espíritu de Su Vida lo levanta a usted sobre la Ley de Pecado y Muerte. La única manera que usted puede desafiar la ley de gravedad es entrando en una ley más alta, la ley de alzamiento. Un avión puede desafiar la ley de gravedad. Cuando usted empiece a entrar en Tabernáculos, la Ley de Su Vida excederá la Ley de Pecado y Muerte.


NUESTRA VERDADERA IDENTIDAD
¿Quién somos nosotros? Hay un poco de confusión sobre esto, porque algunas personas no están oyendo este mensaje con los oídos de Tabernáculos. Ellos están escuchando que las personas dicen, "Nosotros somos Dios". Siempre que Adán, (nuestra naturaleza carnal) dice, "Soy Dios", ahí se da la abominación de desolación. Siempre que el ego se sienta en el templo de Dios, declarándose ser Dios, se da una blasfemia.

Sin embargo, si usted entra en el reino de Tabernáculos, y Dios llena el templo con Su gloria, y usted entra en ese lugar dónde el apóstol Pablo dice que la Iglesia, el cuerpo de CRISTO, es la plenitud de Él, quién llena todo, en todas partes con Él Mismo, por favor dígame, ¿Quién es usted? ¿Puede oír usted lo que yo estoy diciendo? ¿Sí Adán no me motiva por más tiempo, si no soy dirigido por el deseo natural de ser piadoso, si no hubiera ya nada en mí que intentara ser piadoso, sino simplemente descansara en Su habilidad de hacer en mí lo que yo no pueda hacer, si Él empezaría a reemplazar todos mis buenos deseos, carnales, naturales, empezaría a reemplazar todo con la Ley de Su Vida, llenando mi templo de Él y Su gloria, de este modo ¿Quién sería yo, cuál sería mi verdadera identidad? Es en esto en es lo que nosotros nos estamos convirtiendo. Esto es lo que el mundo está anhelando ver, Dios manifestado en la humanidad. Sí usted no ve esto, usted se irá a la tumba esperando el momento en que los Hijos sean manifestados.

Usted tiene que entender que usted no es un ser humano carnal. Debe entender que si todavía se ve a usted y a Dios como dos seres separados, entonces usted está viviendo en una identidad equivocada, le guste o no, lo acepte o no. Por favor no apague lo que Dios pueda hacer por usted debido a su mentalidad y actitud pentecostal. En Pentecostés está todavía, por supuesto, nosotros y Dios. En Pentecostés es donde descubrimos que Dios está en nosotros. Cuando yo estaba viviendo totalmente en el reino de Pentecostés yo podía ver claramente que existía yo y Dios. Ahora, sin embargo, hay momentos cuando camino en Tabernáculos y estoy en este reino donde no existe nada más que Él. Puedo caminar en ese reino y puedo ver que la obra está terminada, no hay absolutamente nada más que necesite hacer. No necesito aspirar por algo, sólo necesito calentarme en la presencia de mi Dios. Y en ese reino, Gary (la naturaleza carnal) no existe, en ese reino la carnalidad de hombre ha sido puesta totalmente a la muerte. Cuando nos levantemos manifestando la gloria de Dios, ¿quiénes seremos nosotros?

Por supuesto, la mente carnal puede entrar aquí, y por supuesto que conocemos personas que corren alrededor diciendo, "yo soy Dios". Ellos no están caminando en la realidad de Tabernáculos en un grado mayor que alguien que está en el atrio exterior. Pero, simplemente porque alguien esté corriendo alrededor reclamando ser Dios no significa que usted no pueda tener la habilidad y la comprensión para caminar en ese reino de Tabernáculos donde no hay nada más que Dios.

Durante años, algunos hombres del Reino y predicadores de La Adopció-Filiación (Sonship) han estado diciendo al mundo lo que Dios va a hacer. Jesús dijo hace 2000 años (si usted tiene oídos), "El reino de Dios está dentro de usted" (Lc. 17:20-21). Aquellos que oyeron entraron, y aquellos que no oyeron estaban esperando por algo que iba a ocurrir. Porque nosotros no hemos entendido el mensaje del Reino, Adán ha estado intentando construir el reino de Dios por 2000 años y no ha hecho nada más que una miserable burla del Reino de Dios. La carne y sangre no pueden y no entrarán en el Reino de Dios. Usted sabe, que éste es un mensaje de descanso y relajación. El Cristianismo durante años ha estado intentando enseñarle a Adán a ser como Dios, y todo el tiempo nuestra verdadera identidad, quienes realmente somos, ha estado escondida con un velo, al intentar hacer a Adán actuar de una forma piadosa.

La Ley de Pecado y Muerte está prevaleciendo significativamente en nuestras iglesias hoy. Ese sistema, la teología sistematizada de nuestros día, está absolutamente bajo la Ley de Pecado y Muerte. El sacerdocio Arónico acabó en la Cruz. El velo del templo se rasgó en la Cruz. Hoy, sin embargo, las personas siguén esperando y esperando, y siguen orando y orando, y con esperanzas para cruzar algún día más allá del velo, cuando, durante todo este tiempo, él mismo ha estado rasgado, ampliamente abierto, y sencillamente con un poco de fe y un poco de comprensión acerca de su herencia y de quienes son en Cristo podrían haber entrado adentro.

No soy Adán. Adán nunca será digno de entrar en el Lugar Santísimo. Adán está muerto. En realidad, él no está ni siquiera allí. Esa es la razón por la que tantos ministros hoy están llamándole identidad equivocada. Si usted todavía está funcionando en la vida de Adánica y todavía está viviendo esa vida intentando ser piadoso en forma desesperada, siempre luchando por hacerse mejor, siempre haciendo resoluciones, siempre confesando sus pecados, usted sigue viviendo en una identidad equivocada.

Permítame decirle algo, hay una vida en usted que nunca ha conocido pecado. Hay una vida en usted que nunca ha conocido la muerte. Hay una vida en ti que se llama vida eterna. No es algo que usted consiguió cuando usted nació de nuevo, es algo con lo que usted nació y usted olvidó.

Nosotros no somos Adán. Nosotros no somos una raza humana de personas luchando por ser piadosas. Si lo somos, iremos a la tumba. Intenté por 13 años hacer a Adán piadoso. Nunca tuve ni un poco de éxito. E incluso si hubiera podido, dado que tuve una gran fuerza de voluntad y carácter para hacer a Adán entrar en lo que la religión dice que es ser un buen Cristiano, ¿qué es lo que hubiera logrado? Eso se vería cuando estando parado de pie ante Dios , Él me diría "Apártate de Mí, no te conozco". ¡Buena Persona, por supuesto! Yendo a la Iglesia a toda hora, leyendo diez capítulos en un día, orando por una hora al día, orando en El Espíritu Santo durante una hora al día, y Dios me diría, "nunca te conocí".

¿Cómo puede ser eso? Bien, la única manera en que Él puede conocerle es convirtiéndose en usted. Es un conocimiento íntimo el que Él usa en esa frase, "Apártate de Mí, porque no te conocí nunca". Nosotros no podemos conocer a Dios hasta que, al menos en un grado pequeño, Él se convierta en nosotros. Entonces, empezaremos a entender las verdades espirituales que han estado ocultas en la Palabra.

Los hombres piensan que ellos pueden tener clases bíblicas y enseñar a las personas cómo operar por los principios del Reino. Este no viene por enseñanza, viene por revelación. Muchos maestros han estado intentando enseñar a las personas como establecer el Reino de Dios en la tierra durante 2000 años, y esto no funciona. No importa cuán bueno sea Adán, no importa cuánto quiera Adán a Dios. Usted lo coloca en el papel de dirección, ya sea que esté en la iglesia o en la comunidad, y existen todavía algunas agendas escondidas, hay todavía algunos motivos ocultos, hay todavía algunos buscadores de sí mismos y de una ganancia propia, lo que corrompe. Un poco del fermento adultera el todo.

Usted debe darse cuenta que no está en Adán, usted está en Cristo. Ésta es la verdadera comprensión de Hebreos 4:12, "La palabra de Dios tiene vida y poder, es más aguda que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y el espíritu". Cuando empecé a entender estas verdades, Dios empezó a mostrarme muy claramente la diferencia entre Adán y Cristo. Una vez que tuve una comprensión del corazón paterno de Dios, el cual nunca está condenándonos en la vida, me ayudó a tratar con la naturaleza Adánica.

La única cosa que Dios siempre hace en la vida es derramar Su amor y Su corrección. La única cosa que Dios hace es traernos plenamente a una mayor comprensión de quién Él es en nosotros, no en quién nos convertiremos. Usted ve, usted nunca se volverá algo en Dios, pero Él se volverá todo en usted.

Hay muchas personas que corren alrededor intentando volverse piadosos, algunos incluso declaran que ellos son Dios, o son Cristo. Usted tiene que estar en el reino correcto para ver esto, o por lo menos tiene que tener una visión. Hoy, muchas personas están viendo esto, pero ellos no cruzarán. Ellos dicen, "Hermano, es blasfemo que usted declare que es Dios". Bien, yo estoy de acuerdo con eso, y no digo que yo soy Dios. ¿Pero digo esto: Si Adán es reemplazado, y Dios me ha llenado con Su vida, y cuándo venimos juntos expresamos, como la Palabra dice, la plenitud de Él quién llena todo, en todas partes de Él, si no soy Cristo, entonces ¿Quién soy yo? ¿Puede ser el Cuerpo de una naturaleza diferente a la Cabeza? El mayor problema en el universo es la identidad equivocada del hombre. Sin embargo las personas oyen esto con oídos de Pentecostal y ellos sienten que es Nueva Era, o sienten que son espíritus seductores.


NINGÚN MIEDO
Escuche, mientras que todavía usted tenga miedo, de cualquier tipo, ya sea que ese miedo es por usted, o por aquellos que usted está ministrando, o teme por los jóvenes en el Cuerpo de Cristo, mientras que usted tenga miedo de cualquier tipo, usted no ha entrado todavía en el reino de Tabernáculos (Administrador: esto es así, porque para entrar a Tabernáculos hay que cruzar el Jordán, y ello consiste en aplastar las dos matas-obstáculos: INCREDULIDAD-miedo y QUEJA-murmuración; véase http://txemarmesto.blogspot.com.es/2010/06/como-comenzara-el-uga-ultimo-gran.html). Usted no ha visto todavía que ese Dios es todo en todos. Usted no ha visto todavía que “Dice el Señor, que hace todo esto. Desde la eternidad conoce el Señor su obra”, (Hech. 15:18). Usted no entiende que Él es de verdad la cabeza de todos los principados y poderes en reinos celestiales y los reinos terrenales, y sobre la tierra y debajo de la tierra, y en el mar y bajo el mar. Usted no ha visto aún que Él es Señor de todos. Porque si lo hace, usted ya no tendrá más miedo. Sí usted tiene miedo de ser engañado y teme que otros sean engañados, usted no conoce la plenitud del amor de Dios. Conocidas ante Dios son todas Sus obras.

Porque he sido un buscador ávido toda mi vida, he visto el engaño. Sin embargo, Dios usó eso mismo para enseñarme algunas cosas y darme una comprensión que nunca habría recibido en cualquier otra parte. Aún el engaño trabajará para su bien. ¿Piensa usted que Dios le dio vida a usted en el mundo y entonces simplemente lo dejo solo para que trabajará por usted mismo en cualquier cosa que usted necesitara ser? Sé que antes de que mis pies alguna vez en la vida caminaran en esta tierra, Dios tenía un plan y propósito perfecto para mi vida. No para Gary, no para esa identidad que tomé al nacimiento, no sabiendo realmente quién era. Él no tiene ningún plan para eso. Toma años de Sus tratos y Sus obras hasta que usted comprenda que eso es lo que usted necesita permitirle. Aquellos que están viviendo por la Ley y la fuerza de voluntad tienen miedo de dejar ir a Adán, porque ellos piensan que si ellos permiten que se vaya, si ellos no mantienen a Adán en jaque, entonces ellos van recaer y a salir al mundo y hacer algunas cosas que no deberían hacer. Yo entiendo eso, debido a que he estado allí. Pero hasta que usted lo deje ir, usted nunca sabrá si Dios puede guardarlo.

Tiene que entender lo que yo estoy diciendo aquí. Sí Dios realmente lo ha llamado (y Él lo ha hecho), entonces usted va a pasar por algunos de los fuegos más horribles de tribulación. Usted va a ser moldeado a semejante grado que a veces usted se desesperará de la vida misma. Hubo tiempos en mi pasado cuando deseé, literalmente, poder morir, porque me encontraba en la rueda del alfarero. Hubo tiempos cuando yo dije, "Dios, si cuando fui un joven cristiano habría tenido la visión que tengo ahora, no habría tenido que sufrir tanto". Y ni siquiera no es que no habría tenido que sufrir tanto, sino que lo podría haber hecho con alegría. Pero observe, nosotros somos cortos de vista. La Escritura dice que Jesús soportó la Cruz porque Él vio más allá de ella (He. 12:2).

Hoy, Dios está dándonos una visión más allá del reino de Pentecostés, y nosotros sabemos que Él está dirigiendo, Él está jalando, Él está cortejando. ¡Y mientras Él nos dirige dentro del reino de Tabernáculos, imagine como es no tener la Ley de Pecado y Muerte operando en usted nunca más! ¿Puede imaginar usted eso? Quizás Dios sencillamente le hable sobre un hábito en su vida y usted lo deje, no teniendo ese tirón de la Ley de Pecado y Muerte en usted por más tiempo. Eso es lo que Tabernáculos hace por usted.

Pero vea, Dios no lo traerá a ese reino hasta que el Alfarero haya terminado Su trabajo, porque Adán no puede entrar en Tabernáculos. En el Lugar Santísimo, en el reino de Tabernáculos, no hay nada, sino Dios. Ahora, no estoy diciéndole que yo estoy caminando totalmente en Tabernáculos y no hay nada que quede deGary, sino que estoy diciéndole que día a día, hay menos y menos de mi carnalidad.

Hoy, me alegro tanto de que hay multitudes de personas que están oyendo, recibiendo, entendiendo y caminando hacia esta revelación a causa del día en que vivimos. Ha habido muchas personas durante muchos años, incluso en los días de Jesús que escucharon este mensaje y entraron. Pero, hoy nosotros estamos al final de una edad. Lo que nosotros llamamos la Edad de la Iglesia, la edad de Pentecostés, se ha acabado, y nosotros estamos caminando en Tabernáculos.


CAMINANDO EN TABERNÁCULOS
¿Ahora usted se pregunta, cómo sé si yo estoy realmente allí? ¡Usted sabe! Usted sabe si está siendo religioso o si, por momentos, usted puede darse cuenta de la llenura y la cercanía de Dios. Hay momentos cuando está sólo Dios en usted, no hay Adán y Dios. Dios está produciendo hijos en la tierra, no algún día, sino HOY. 

Cada vez que tengo la oportunidad de atender a las personas que creen en los Hijos Manifestados de Dios, yo siempre digo que si hoy usted no está manifestando, por lo menos en un grado, al Hijo de Dios, usted se irá a la tumba y nunca será un Hijo manifestado. Usted no tiene que esperar por esto, amigo. Esto no es algo para ser esperado, es algo para entrar, para apropiarse. He caminado hasta cierto punto desde hace 20 años en esto, y es por eso que hoy puedo decir que Dios ha trabajado esa liberación en mi vida.

Hubo un tiempo cuando acostumbraba a asistir a gente que tenía grandes ministerios de liberación, y quería que ellos expulsaran al diablo de mí. Muchacho, eso sería bueno, si usted pudiera simplemente expulsar esta cosa de usted. Eso no funciona de esa manera, no es tan fácil. Usted no puede expulsar a Adán. En realidad, Adán no está más. Los niños que están naciendo hoy en la tierra van a empezar a ser enseñados en su verdadera identidad. Y eso es cuando usted verá a los niños ponerse de pie, y ellos sonarán como la sabiduría de las edades.

La razón por la que Dios no ha traído a algunos de ustedes dentro de esto es que Él no ha conseguido traerle al lugar donde usted esté dispuesto a rendir su agenda. Si usted quiere tener un ministerio, si quiere ser un portavoz, si quiere ser un autor, si quiere ser algo, usted no está listo para que Dios sea El todo en todo en usted. Eso tiene que ser una obra de Dios, porque Adán nunca querrá rendirse totalmente. Usted no puede entrar en esta dimensión queriendo algo para usted. Pero si usted llega a entender lo que usted va a conseguir en el otro lado, entonces cualquier cosa que pudiera desear ahora le parecerá absolutamente estiércol comparado a lo que tendrá cuando usted entre en Tabernáculos.

No hay ninguna agenda personal en el Reino de Dios. Le digo la verdad honestamente, y en verdad quiero decir esto con todo mi corazón: no me importa si alguna vez doy otro mensaje. No me importa si nunca escribo otro libro, realmente no me importa, porque estoy satisfecho. Yo estoy satisfecho con la sustancia de Su vida que ha crecido en mí. Ésa es mi satisfacción. Y así, no importa lo que esté haciendo, voy a ser feliz. Si estoy escribiendo un libro, si estoy dando un mensaje, si estoy viajando, si estoy sentado en casa, o si pierdo todo, nadie puede quitarme esa sustancia de Su vida que disfruto. Esa es la razón por la que hemos oído hablar de hombres renombrados del pasado que pudieron sentarse en prisión cantando canciones y regocijándose, porque el propio Jesús había colocado, a través de Sus palabras, la misma sustancia de Su vida en ellos. La felicidad salía dentro de ellos mismos, no de lo que ellos pudieran ser, no de lo que ellos pudieran hacer, sino de la abundancia de Su Vida que Él mismo colocó dentro de ellos.

Usted puede sentir que Dios le ha dado un ministerio, y por supuesto quiere realizarlo, pero usted tiene que comprender que si eso es realmente verdad, entonces Dios hará que ello ocurra. En el momento que usted pone sus manos en él, usted lo mancha, absolutamente lo mancha. Si Dios le da algo de entendimiento sobre Tabernáculos y empieza a llevarle dentro de esa área donde no hay nada más que Dios, usted estará más que feliz de rendir su agenda personal. Usted vé, ese es el único camino en que alguno de nosotros podemos hacer esto. En primer lugar, Dios tiene que darnos un poco de entendimiento. Tenemos que entender algo de esta terminología hoy, porque las palabras pintan los cuadros. Yo puedo usar la palabra "conciencia" en algunos círculos, y las personas piensan en Nueva Era, la conciencia de Dios, un orden mundial, un gobierno mundial. Pero, nosotros tenemos que dejar de oír con oídos naturales y entender. Si usted está oyéndome con oídos naturales no va a ayudarlo ni un poco. Si cada palabra que le hablo viene del trono y el corazón de Dios, pero usted está oyéndolas con oídos naturales, no le hará ningún bien. Lo más que hará es mover al Adán en usted a luchar por ser mejor.

Las oraciones que el apóstol Pablo oró, las he orado durante años. "Señor, abre los ojos de mi comprensión. Dios, también, quiero ver desesperadamente dentro de la esfera del Reino" ¿Esto no se está haciéndo hoy? Los ojos del ciego se están abriendo. Los ojos del ciego espiritual, aquellos quiénes se sientan en la oscuridad, aquellos que están atados a tradiciones religiosas, sus ojos se están abriéndo. Aquellos que han oído palabras como éstas durante años y han oído hablar del Reino de Dios pueden imaginarse como sería, pero ellos han estado ciegos y sordos. Hoy, los ojos del ciego están abriéndose y los oídos del sordo están siendo capacitados. Aquellos que están sentándose en calabozos y tradiciones religiosas están empezando a ver y oír. Y entonces lo que está ocurriendo es que el cojo ha empezado a caminar.

Hubo un día cuando escuché este mensaje de Dios, y no podía caminar en él. Yo estaba cojo. Pero hoy, el cojo está empezando a caminar. Hoy, la naturaleza Adámica en Gary todavía no está caminando porque nunca pudo, y nunca podrá. Pero hoy estoy caminando en Cristo. Yo ya no tengo más esta identidad equivocada, pensando que yo soy un hombre carnal, que soy solo un humano, que solo tengo una vida humana, una vida buena, como una persona buena. Hoy, sé quién soy. Sé tan ciertamente como el apóstol Pablo quien pudiera decir esas palabras, "No soy más yo, sino Cristo" (Gal. 2:20). Amigo, si usted no puede decir eso, entonces usted está viviendo en un identidad equivocada, le guste o no. No soy yo por más tiempo, y sí usted no puede decir eso, entonces no entiende el evangelio, usted no entiende los principios básicos y conceptos que Jesús enseñó.

Cada uno de nosotros, cuando entramos en una revelación y una comprensión de quién somos, podemos decir como Jesús, ¿Quiere usted ver a Dios? ¿Quiere usted verlo manifestado? "Venga y viva por un rato conmigo". ¿Verá usted a alguien que no comete errores o alguien que nunca le falla a Dios? ¡No! Pero, le garantizo a usted, si usted viene y vive conmigo, usted verá a Dios manifestado. Usted verá cómo operamos el ministerio.

Mi esposa y yo hemos dado mucho de nuestras vidas ayudando a hombres a construir sus reinos. Nosotros hemos trabajado literalmente, 14,15,16 horas por día, trabajando para construir otros ministerios. Y porque nuestros corazones estaban inclinados a servir a Dios, entonces aunque no entendimos que nosotros estábamos ayudando a los hombres a construir sus propios reinos, hemos sido abundantemente bendecidos en nuestra vida. ¿Tenemos nosotros mucho dinero? ¡No! Pero nosotros tenemos todo lo que nosotros necesitamos, y ahora estamos enviando miles de libros del Reino y estamos grabando cintas para todas partes del mundo todos los meses. No hay carencia en el Reino de Dios. Nosotros sabemos eso. Si el dinero se detiene alguna vez, entonces yo sabré que Dios quiere que yo haga algo más. Y para ser franco con usted, lo que nosotros estamos teniendo ahora es mucho trabajo. Si Dios quiere tomarme en otra dirección, eso estará bien. Pero nosotros estamos contentos. Nuestra casa es un éxtasis todos los días.

Recientemente hubo un ministro que me llamó, y me dijo, ¿Cómo hace usted lo que hace? ¿Cómo ofrece usted regalar todo este material? "Nosotros intentamos esto hace unos años y no pudimos hacerlo, regalar todo este material". Bien, esto no trabajará para todos, y la razón para eso es, que los principios van a funcionar, pero si usted no está haciendo lo que Dios quiere que usted haga, entonces las finanzas no van a venir. Esa es su protección. Si pienso que Dios está enviándome a África, pero tengo que levantar el dinero para ello entonces no debería ir.

Ha sido sólo desde 1995 que he conocido a todos estos otros ministerios que operan de esta manera. No sabía que había alguien más que operaba como nosotros lo hacíamos. J. Preston Eby, Larry y Betty Hodges, Bill y Elaine Cook, y otros. Hoy hay tantos hombres y mujeres en la tierra que están operando en la dimensión del Reino.

Larry y Betty Hodges, una pareja encantadora, tienen un ministerio, y sus escritos van a todas partes. El recientemente me envió uno de sus manuscritos y me dijo, "Gary, ellos son suyos, usted puede distribuirlos por el mundo". El me dijo simplemente que sentían que yo debería tener los libros. Me mostraría, por favor, un autor cristiano que está comprando y vendiendo libros que me daría sus manuscritos para hacer eso con ellos? Pero observe, hoy estos hombres y mujeres a quienes Dios ha levantado conocen Su fuente verdaderamente.

Yo estaba hace unos meses en la casa de Elwin Roach unos meses atrás y quería hacer una llamada telefónica, y mientras metía mi tarjeta de llamadas, él dijo, "Hermano, no haga eso". Le dije, "Elwin, no quiero que usted pague por mi llamada telefónica". Él me dijo, "Gary, hay sólo una casa de tesoro. ¿El mismo Dios que paga sus facturas paga mis facturas, no cree usted que Él puede pagar por esa llamada telefónica?"

Esto es el Reino, esto es lo que nuestros corazones han anhelado después de años y años. Y está aquí. Usted encontrará algunas de las personas más preciosas, sí usted no se las ha encontrado todavía, usted será tan bendecido por personas que no están manifestando a algo diferente sino a Cristo. Y amigos, esto es algo que yo he dicho durante años, mejor será que tenga cuidado si usted va a permitirle a un hombre enseñarlo y ministrarle, tenga mucho cuidado y sepa si él es un hombre piadoso. Porque, le guste o no, hombres que creen en lo que dicen reproducirán en usted lo que ellos son. Hoy, somos tan bendecidos de tener tantos ministros que conocen su verdadera identidad y que pueden reproducir a Cristo dentro de aquellos a quienes les ministran.


ENTRANDO EN TABERNÁCULOS
Lo que estoy obsevando más que cualquier otra cosa en estos días es que se está acercándo un gran cambio y una gran transformación de nuestra mentalidad. Hemos escuchado hablar mucho de las tres Fiestas, y todos sabemos que el plan final o destino de Dios para nosotros es que todos seamos traídos al reino donde podamos vivir, podamos movernos, y podamos tener nuestro ser en el Lugar Santísimo. Pero, para que esto ocurra, hay muchas cosas en nuestras mentes y en nuestros sistemas de creencia que tienen que ser cambiadas.

Ahora sé que muchos de nosotros estamos entusiasmados y pensamos que lo hemos logrado porque hemos caminado un largo camino. Nosotros ya no estamos más en el sistema religioso viejo, ya no estamos más en un movimiento viejo, frío, muerto de Dios, pero, hay todavía tanto de la mentalidad Adánica que llevamos. Antes de que podamos pasar de la esfera de Pentecostés, de la esfera del Lugar Santo, hacia el Lugar Santísimo, todo lo que pertenece a la mentalidad Adánica tiene que dejarse a un lado. Usted no puede convertirse en la presencia de Dios en la tierra y tener a Adán vivo. Yo brevemente dije que usted no puede venir a la Presencia, sino que debemos introducir la presencia de Dios para el cambio que debe acontecer. Para convertirse en la presencia de Dios en la tierra, para volverse en un lugar de morada de Dios, donde Dios le trague a usted totalmente, todos los sistemas de creencia humanos deben caer lejos fuera del Lugar Santísimo. La razón por la que nosotros no estamos caminando totalmente y estamos escuchando a nuestro sistema de guía infalible (el Espíritu Santo) es que todavía nos estamos aferrándo a las viejas creencias y limitaciones humanas, y mandatos y conceptos religiosos.

Hubo un tiempo hace unos años atrás cuando yo estaba en el ministerio de liberación, y veía demonios por todas partes. No puedo decirle a cuántas personas les expulsé demonios afuera. Por todas partes donde iba enfrentaba al mal. Pero escuche, una vez que usted cruce el umbral del Lugar Santo y entre en el Lugar Santísimo, no hay nada allí excepto Dios, absolutamente nada. Y en realidad, en el Reino de la verdad espiritual, donde reside la verdad. ¡Solo está Dios! No está más Adán para jalarle abajo. No hay más demonios que puedan derrotarle. Cuando usted empiece a entrar en ese Reino, no hay nada que pueda impedirle o pueda detenerle hacer exactamente lo que Dios lo ha llamado hacer. Pero le digo, todo lo de la mente carnal natural tiene que quedarse afuera, no puede entrar en el Lugar Santísimo. Usted no puede entrar en el Lugar Santísimo y mirar con los ojos de Dios y ver lo malo. ¡Usted no puede hacerlo! Los ojos de Dios son demasiado maravillosos para mirar el mal. En el reino de Pentecostés, en el reino del Lugar Santo, en el reino donde estaba yo y Dios, nosotros veíamos muchas otras cosas. Veíamos todo el mal en el mundo, entrabamos en esa acción y reacción donde usted me dice algo a mí y yo reaccionaba contra usted, y la próxima cosa que tenemos es una guerra mundial. Pero una vez usted entra en Tabernáculos y empieza a ver con los ojos de Dios, ¡contemple! todas las cosas están completas.

¡El hermano Eby (PO Box 371240, El Paso, TX 79937) habló en Alamo Gordo el pasado julio y su mensaje fue, "¡Esta terminado!" No hay nada que necesita ser agregado a Cristo, nada, absolutamente. Hemos estado tan centrados en nuestra condición en lo natural que nos impide absolutamente entrar en la tierra donde solo está Dios y nada más. En cualquier cosa donde usted coloca su atención, cualquier cosa en la que usted se enfoca, es atraída a usted. Hace años, yo estaba enfocando en mis incapacidades y enfocado en mis limitaciones, en mis hábitos y en esas cosas en mi vida que no eran Dios. Y no podía alejarme de ellas, ellas eran todo lo que podía ver, y cuanto más me enfocaba en ellas, me convertía en algo peor.

Pero, entonces Dios abrió mis ojos y empezó a revelarme que hay otro reino. Él me dijo, "Sube mucho más alto". Ahora mismo las cosas son bastante buenas donde tú estás, Gary. Tú estás en un lugar que no es un lugar malo. Tú experimentas Mi vida vencedora, Tú tienes la experiencia de expulsar demonios, experimentas una cierta cantidad de victoria, pero todavía tienes una visión doble (doble ánimo). Todavía te ves como dos seres, te ves a ti mismo por un lado como Adán, pero por otro lado experimentas Mi vida en ti. Así que sube un poco más arriba". En el reino de Tabernáculos, el Lugar Santísimo, no está más que Dios. Está el Arca que representa a Cristo, y en el Arca están las tablas de piedra que no representan la ley de Dios, sino el carácter de Dios.


Cuando usted empieza a entrar en Tabernáculos, lo que nosotros consideramos los Diez Mandamientos se vuelven las Diez Promesas. Deberás amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Cuando usted empieza a entrar en el reino de Tabernáculos, usted empieza a mirar a través de los ojos de su Creador, y por todas partes usted mira, usted contempla, Su creación. Muchos años antes de que yo personalmente experimentara esto, cuando todavía estaba bajo mucha esclavitud de la carne, Dios me dijo, "Gary, Yo no miro a donde tu estás hoy, Mis ojos son demasiado santos para mirar el mal. No veo nada sino el encanto y la belleza de Mi vida que he puesto dentro de ti". Si usted puede creer eso y si usted se enfoca en eso, usted empezará a caminar en El Lugar Santísimo. En cualquier cosa en la que usted se enfoca, en cualquier cosa, en la que usted pone su atención, es en lo que usted se convertirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario