TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 4 (2): LA INTERPRETACIÓN DEL SUEÑO DEL ÁRBOL, Dr. Stephen E. Jones


Daniel 4 (2): La interpretación del sueño

17 de abril 2015


Después que el rey Nabucodonosor había relatado su sueño a Daniel, leemos en Daniel 4:19,

19 Entonces Daniel, cuyo nombre era Beltsasar, quedó horrorizado [arameo, shemam, "asombrado, atónito"] por unos momentos, y sus pensamientos lo turbaban. El rey tomó la palabra y dijo: Beltsasar, no te turben ni el sueño ni su interpretación. Beltsasar respondió y dijo: Señor mío, el sueño sea para tus enemigos, y su interpretación para tus adversarios.

Lo primero que notamos es que Daniel no tenía que pasar tiempo en oración con el fin de conocer el significado del sueño. En segundo lugar, el sueño le aturdió y le alarmó. En otras palabras, supo al instante el significado del sueño.

Otros consejeros y sabios del rey habían entendido del mismo modo el sueño, hasta cierto punto, pero tenían miedo de dar una respuesta honesta. La respuesta podía haber incurrido en la ira del rey y provocado la acusación de traición. Pero Daniel dio al rey una interpretación honesta a pesar de su significado negativo.


El árbol es el Rey y el Reino

Daniel 4: 20-23 repite el sueño e identifica el árbol:

20 El árbol que viste, que crecía y se hacía fuerte, y cuya copa llegaba hasta el cielo, y que se veía desde todos los confines de la tierra, 21 cuyo follaje era hermoso, y su fruto abundante, y en que había alimento para todos, debajo del cual moraban las bestias del campo, y en cuyas ramas anidaban las aves del cielo, 22 eres tú mismo, oh rey, que creciste y te hiciste fuerte, pues creció tu grandeza y ha llegado hasta el cielo, y tu dominio se extiende hasta los confines de la tierra. 23 Y en cuanto a lo que vio el rey, un vigilante, un santo que descendía del cielo y decía: Cortad el árbol y destruidlo; mas dejaréis en la tierra el tocón y sus raíces, con ataduras de hierro y de bronce, en la hierba del campo; y sea mojado con el rocío del cielo, y con las bestias del campo sea su parte, hasta que pasen sobre él siete tiempos;


El rey era el árbol que iba a ser talado. Pero debido a que el muñón se mantuvo intacto, está claro que el rey no debía ser derrocado de forma permanente, sino sólo para los "siete tiempos", como nos dice el final del versículo 23.

Hay dos niveles de aplicación, siendo la primera la experiencia personal del propio rey, y el segundo es el reino de Babilonia. La aplicación personal era por un período de corto plazo de tan sólo siete años, mientras que el sistema babilónico tenía un largo plazo de aplicación profético de 7 x 360 años, es decir, 2.520 años.

Daniel 4: 24-26 continúa,

24 esta es la interpretación, oh rey, y el decreto del Altísimo, que ha recaído sobre mi señor el rey: 25 Te echarán de entre los hombres, y morarás con las bestias del campo, y te apacentarán con hierba del campo como a los bueyes, y serás bañado con el rocío del cielo; y pasarán sobre ti siete tiempos, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio sobre la realeza de los hombres, y que la da a quien él quiere. 26 Y en cuanto a la orden de dejar en la tierra el tocón y las raíces del mismo árbol, significa que tu reino te quedará firme, luego que reconozcas que todo poder viene del cielo.

Daniel dio al rey la aplicación profética a corto plazo, ya que la aplicó al mismo rey Nabucodonosor. El factor más importante, sin embargo, era que sólo duraría hasta que el rey reconociera la soberanía del Altísimo sobre él, su reino, y todos los reinos de los hombres.

Por supuesto, el hecho de que fue el rey quien escribió este documento y mandó enviarlo a los reyes de la tierra, muestra que él ya se había arrepentido y había llegado a reconocer al Dios Altísimo como Gobernante de todas las naciones.


Consejos de Daniel

El consejo del profeta se da en Daniel 4:27,

27 Por tanto, oh rey, acepta mi consejo: rompe con tus pecados practicando la justicia, y con tus iniquidades haciendo misericordia para con los oprimidos [arameo, anah, "humilde, afligidos"], pues tal vez así se prolongará tu dicha.

El consejo de Daniel no tenía precedentes en la historia de Babilonia, y probablemente en la historia de la mayoría de otras naciones también. Pidió al rey arrepentirse y "romper ahora con tus pecados ... y con tus iniquidades". Porque llamar al monarca más poderoso del mundo pecador, que había estado haciendo iniquidad, era normalmente pedir la pena de muerte. Pero Daniel sobrevivió a esto, tan grande era el respeto del rey hacia él.

¿Qué fue lo que Nabucodonosor debía hacer para arrepentirse? Daniel dice, "al mostrar misericordia a los afligidos". En otras palabras, su forma de gobierno debía mostrar consideración a sus súbditos. Es el segundo gran mandamiento, amar a tu prójimo como a ti mismo. En este sencillo consejo, que rara vez es escuchado por los gobernantes del mundo, el profeta puso el dedo en la raíz del problema, la razón por la que Dios estaba a punto de talar el árbol. Dios requería que el rey de Babilonia tratara a la gente con misericordia, con una actitud como la de Cristo.

Nabucodonosor, sin embargo, gobernó como un monarca absoluto. Su palabra, que podía cambiar a voluntad era ley. Como veremos en el sexto capítulo de Daniel, Medo-Persia era una monarquía constitucional, donde la ley era el rey, y el rey mismo estaba obligado por la ley. Estos dos reinos nos dan el contraste entre Rex Lex ("el rey es la ley") y Lex Rex ("la ley es el rey").

Los evangelios nos dan una mayor explicación de lo que Dios requería del rey Nabucodonosor. En Lucas 22:25 Jesús describe la teoría del gobierno entre los hombres: "Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas". Esto se contrasta con la teoría de gobierno de Dios en Lucas 22:26, "El que sea el mayor entre vosotros sea como el menor, y el que manda como el siervo".

Esta es una explicación más completa de la declaración de Daniel a Nabucodonosor de mostrar misericordia a los que en su reino fueron oprimidos por su gobierno y por sus decretos. Mientras que la mayoría de los reyes de la tierra esperan ser servidos, los gobernantes en el reino de los cielos vienen a servir a la gente. Si el rey Nabucodonosor hubiera seguido el consejo de Daniel, él podría haber prolongado su "dicha (prosperidad)". De hecho, la sentencia habría sido cancelada por completo, porque al hacer esto habría reconocido el gobierno de Dios Altísimo antes de que el juicio cayera sobre él.

La simple verdad es que cuando los reyes reconocen su posición bajo Dios y saben que no son más que administradores del trono, han resuelto el problema más básico de los gobiernos terrenales. El resultado natural de esto sería estudiar las leyes y decretos de Dios, de modo que los reyes de la tierra sepan cómo gobernar de acuerdo a la voluntad de Su superior, en lugar de por su propia voluntad egoísta.

En los últimos años los países occidentales se han convertido sistemáticamente secularizados. En otras palabras, por su propia admisión han renunciado al Dios Altísimo y han usurpado Su derecho a gobernar lo que Él ha creado. Esta es la cuestión fundamental que todavía debe resolverse en la historia. Por lo tanto, lo que sucedió al rey Nabucodonosor es lo que va a pasar con los gobernantes modernos de Babilonia que ahora siguen su ejemplo.

Aquellos de nosotros que somos defensores del Reino de Dios debemos entender que tenemos que seguir el ejemplo del profeta Daniel. Hemos de dar a Babilonia, el mismo consejo que Daniel dio a Nabucodonosor. Reconocer al Dios Altísimo, y someterse a Su ley, la cual es Su voluntad: mostrar misericordia a los oprimidos.

Si los gobernantes modernos siguieran este consejo, habrían de establecer el Reino de buena gana, en lugar de esperar a ser derrocados por la intervención divina. Pero la profecía indica que no lo harán, por sí mismos, incluso el rey Nabucodonosor no siguió el consejo de Daniel. Se le dio un plazo de "doce meses" ( Daniel 4:29 ) en el que obedecer, y entonces el sueño se cumplió en su vida.


Doce es el número de gobierno divino. Este período de tiempo, entonces, se le concedió al rey por la misericordia de Dios.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/04-2015/daniel-4-the-interpretation-of-the-dream/

No hay comentarios:

Publicar un comentario