TRADUCTOR-TRANSLATE

SALIENDO DE LA OSCURIDAD II, Gary E. Sigler

SALIENDO DE LA OSCURIDAD II
Gary E. Sigler







 
   
 



 



EFESIOS 4:17-18"Esto, pues, es lo que les digo y les encargo en el nombre del Señor: que ya no vivan más como los paganos, los cuales viven de acuerdo con sus inútiles pensamientos y tienen oscurecido el entendimiento. Ellos no gozan de la vida que viene de Dios, porque son ignorantes a causa de lo insensible de su corazón”

La alienación o separación de la vida de Dios en nosotros es un gran problema dentro de la Iglesia. Todos nosotros estamos, todavía, en un grado u otro, alienados de esta vida que poseemos internamente. Y lo único que nos va a traer dentro de un mayor entendimiento sobre esa vida, y nos va a preparar para lo que Dios está haciendo en la tierra es derribar la mayoría de nuestros conceptos sobre Dios, los cuales nos han sido enseñados en el pasado por nuestros antecesores en la iglesia. Estos tienen que ser desarraigados, porque lo que Dios quiere traer a la tierra a través de Su gente es el Evangelio de Reconciliación. Este es el único evangelio que Pablo siempre nos dijo que necesitábamos predicar. A la gente en la tierra se le debe explicar la magnitud de la victoria del Calvario.
Muy poca de la gente de Dios está consciente de la “Proclamación de la Emancipación del Calvario”. Pienso probablemente que la mayoría de nosotros conocemos lo que fue la Proclamación de la Emancipación; fue la proclamación que liberó a los negros de la esclavitud. Y ¡Oh, si conociéramos los beneficios de está proclamación del Calvario! Esa es la razón por la que no nos estamos moviendo en el poder de Dios. La Iglesia tiene tan poco del poder de Dios, y el poder fluye a través de tan pocas personas en los dones del Espíritu. Sin embargo, no hemos visto nada aún, porque cuando Dios por Su Espíritu llegue a la madurez dentro de la Iglesia, veremos el poder de Dios como nunca se ha visto antes.  
En estos días debemos entender el corazón de Dios. Está llegando un poder tan sorprendente de Dios que si tú no entiendes SU corazón, y no caminas en el amor de Dios, tomarás Su poder y traerás juicio a Su gente, la causarás daño y perjuicio. Dios está trayendo juicio a Su gente, pero es un juicio justo. Tienes que conocer el corazón de Dios. Has escuchado decir que la unción apostólica y profética de la iglesia primitiva va a ser restaurada, y ¡hoy hay muchos hombres de Dios que están profetizando y enseñando, que la Iglesia va a ser restaurada a como fue conocida en sus primeras etapas! ¡Sin embargo, la Iglesia no lo logró la primera vez! Y no estoy tan seguro de  que si la unción  y el poder apostólico regresaran como fue en los primeros tiempos, la misma situación no acontecería de nuevo, a no ser que la gente de Dios comience a comprender el corazón del Padre. No creo que esa restauración sea la respuesta.  Pienso que la única respuesta hoy para la gente de Dios es realmente comprender el corazón de Dios y  tenerlo descubierto para ellos.  

  

En el primer mensaje, compartí contigo un pasaje el cual se ha vuelto muy controversial en la Iglesia, y quiero retomar eso de nuevo. Ese es 1 Corintios capítulo 15, comenzando en el versículo 20 y llegando hasta el versículo 23:  “Pero lo cierto es que Cristo ha resucitado. El es el primer fruto de la cosecha: ha sido el primero en resucitar. Así como por causa de un hombre entró la muerte en el mundo, también por causa de un hombre entró la resurrección de los muertos. Y así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos tendrán vida. Pero cada uno en el orden que le corresponda: Cristo en primer lugar; después cuando Cristo vuelva, los que son suyos”.
 Recuerdas que pregunté el tema anteriormente, ¿Es el “todo” en Cristo algo menos que el “todo” en Adán? Porque si podemos tomar ese versículo literalmente, así mismo como se habla, “Como en Adán todos mueren, así en Cristo todos serán hechos vivos”, la pregunta es respondida, y para entender como  pudiera ser eso posible, como podemos todos morir en Adán, y ser hechos vivos en Cristo necesitamos regresar al mismo inicio de la creación para ver cual fue el propósito original de Dios al crear al hombre.  
Sé que todos hemos escuchado esto, pero el diseño, intento y propósito original de Dios fue crear a la humanidad para contener y expresar Su vida en la tierra. Esa era Su intención desde el mismo inicio. “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, y dejémosle tener dominio sobre la tierra”. Así que el hombre fue creado para tener la misma vida, naturaleza y carácter de Dios, y de esta forma poseer y dominar sobre la tierra. Pero todos sabemos lo que ocurrió: Porque en Adán todos murieron… ¿Qué le provocó la muerte a Adán? Cada uno de ustedes  pudiera decirme que cuando Adán escogió la fuente incorrecta para su vida, el trajo sobre él la muerte, y de este modo la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos procedemos de Adán. Esto es lo que la Palabra dice. Así que esto significa que tú no tienes ningún control sobre esta vida de pecado y muerte cuando llegas a este mundo. Cuando viniste de la matriz, no tenías ningún tipo de control sobre la vida que Adán te dio. Ahora la religión nos brinda una fotografía totalmente diferente. La religión nos dice que tú eres un agente moral libre para escoger lo correcto y lo incorrecto; que tienes la posibilidad para escoger tanto a Dios, como a la vida del yo; tienes la capacidad y la libre voluntad para escoger. Nosotros tenemos la libertad de escoger, pero como lo veremos, nuestra voluntad está atada a la caída de Adán. 

  
 Cuando era un cristiano luchador con muchas ataduras en mi vida, se me dijo, “El diablo no te lleva a hacer las cosas que tú haces. Tienes una alternativa, y si tú escogieras hacer lo que es correcto, entonces ello habilitaría a Dios a través de Su Espíritu para trabajar en tu vida. Pero, tienes que hacer las decisiones correctas”. ¿Y sabes qué? ¡Nunca hice las decisiones correctas! Frecuentemente trate de hacer la elección correcta, pero, encontré que rara vez tuve el poder para hacerla. Ahora se que mucha gente lo hace, pero yo no tuve ni el carácter ni la fuerza.  Deseaba a Dios, pero  también quería la vida que tenía, la cual, no era compatible con la vida cristiana. Sé que mucha gente vive en ese punto donde yo estaba. Pero todo lo que me decían era, “Gary, depende de ti. Tienes la libre voluntad para hacer la elección correcta”.  
¡Entonces un día Dios me reveló  que mi elección fue hecha por Adán! Romanos 5:12 dice, “Así pues, por medio de un solo hombre entró el pecado en el mundo y trajo consigo la muerte, y la muerte pasó a todos porque todos pecaron”. Ahora te tengo que volver a preguntar otra vez: ¿Qué trajo a Adán a la muerte? ¿Qué fue lo que él hizo en el mundo que lo  llevó a morirse y me llevó  a que yo muriera con él? Dios lo colocó en un jardín con varias cosas para comer y le dio muy pocas instrucciones. Cuando Dios creó a Adán no le dio un libro de reglas, él tan solo le dio un par de palabras. El dijo, “De todos los árboles en el jardín puedes comer libremente, pero el día que comas del árbol del conocimiento del bien y del mal, morirás”. Esto es lo que trajo muerte a la humanidad. He estado enseñando esto por años, y todavía no tengo la total comprensión de ello; Ni tengo todavía la plena experiencia de ello; pero te diré esto, que la raíz de la oscuridad, y la alienación en nuestras mentes de la vida de Dios, es el fruto de este árbol del conocimiento del bien y del mal.
 Ahora considera: “Conocimiento del bien y del mal”. Piensa sobre las enseñanzas del cristianismo, o cualquier otra religión en el mundo. ¿Cuál es la base de sus enseñanzas, si esto no está basado en el conocimiento del bien y del mal? No conozco religión en el mundo, incluyendo el cristianismo, que no se base casi toda en la elección del bien y del mal. Sin embargo, Dios dice “el mismo día, Adán, que tú comiences a comer esa fruta, el mismo día que comiences a discernir la diferencia entre lo bueno y lo malo, es el día que morirás”.
 ¿Por qué Dios lo llamó muerte? Es porque Dios creó a Adán, El le dio aliento, y sabemos que la palabra “aliento” es la misma que “espíritu”, así que lo que Dios sopló en Adán fue su propia Vida y su Naturaleza. Se dice que había un Árbol de La Vida en el medio del Jardín, el cual simplemente significa que Adán pudo haber escogido depender total y únicamente de la vida de Dios que residía en él, la vida que Dios literalmente había soplado en Adán era sencillamente todo lo que él era. El sopló en él  Su  Vida energizante y vivificante. El sopló dentro de él Su poder, Su autoridad; Adán es un ejemplo de todo lo que Dios quería sobre la tierra. Y Dios le dijo a él, “No participes del conocimiento del bien y del mal, porque en el momento que comiences a comer del fruto de ese árbol, morirás” Serás arrancado de Mi vida. Tu conciencia será separada, y te volverás en tu conciencia apartado de Mí, como una entidad separada. Y empezarás, entonces, a vivir tu vida no por el conocimiento de la vida que coloqué dentro de ti, porque será cortada, y no tendrás nada sino un conocimiento del bien y el mal. Lucharás  toda tu vida tratando de discernir y tratando de escoger lo bueno sobre lo malo, pero serás apartado de Mi vida. Y de este modo  tomarás esta naturaleza que está separada de Mí, y producirás hijos en tu propia imagen. Esto es lo que ocurrió en la caída, y eso es lo que la Biblia dice. Adán y Eva entonces produjeron hijos de acuerdo a su imagen. Ellos perdieron la imagen de Dios.
¿Cuál fue la primera cosa que Jesús hizo en el día de la resurrección? La Palabra dice en Juan 20:22 que en la tarde de Su resurrección El se apareció. Las puertas estaban cerradas, pero, El se apareció en medio de los discípulos, y la primera cosa que El hizo, dice, fue que sopló sobre ellos diciéndoles, “reciban el Espíritu Santo”. ¡Ese acto restauró de nuevo a aquellos hombres a lo que Adán perdió en el jardín! Jesús una vez más, de la misma forma que Dios hizo en el inicio, sopló Su vida en ellos. 1 Co. 15:45 dice, “Cristo fue hecho espíritu vivificante”. Y esa es la razón por la que Jesús dijo: “Yo soy el Pan de Vida” ¿Tú realmente quieres vivir por Dios? Entonces, tienes que aprender como comer de Mí. ¿Realmente quieres vivir, realmente quieres Vida? El dijo : “Como el Padre me ha enviado, y yo vivo por El Padre, quien quiera que me coma vivirá  por Mí”. Esa es la promesa -Si comes de Mí, si aprendes a asimilar de Mi vida, vivirás por mí. 
Esto es lo que Pablo dijo, “No seáis como los gentiles, caminando en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento oscurecido, siendo alienados de la vida de Dios”. Ser alienado de la vida de Dios significa que crees en tu conciencia que tú y Dios son dos entidades separadas. Estar muerto simplemente significa que tú no puedes ni siquiera imaginar que tú y Dios no son dos entidades, sino una. Pero, así es como fue en el principio; Adán era una replica completa de lo que Dios quería en la humanidad. Esa es la razón por la que él fue llamado “el primer Adán,” y Jesús es llamado “el segundo Adán” y “el último Adán” . Jesús realizó aquello que Adán falló en hacer. Jesús restauró al hombre otra vez al Árbol de la Vida. La humanidad puede una vez más vivir por la vida de Dios, en vez de tratar de escoger lo bueno y lo malo.
Ahora, no solamente Adán hizo una elección fatal, sino aquí es donde El cristianismo como un todo ha cometido el mismo error. Dentro de los primeros años de la iglesia -de hecho aún comenzando dentro del tiempo de la vida del apóstol Pablo-, los hombres comenzaron a regresar atrás al conocimiento del bien y del mal, más que aprender a como discernir y vivir a través de esa vida que fue soplada dentro de ellos por el nuevo nacimiento. La religión nos dice esto: “Dios te amó tanto que El envió a Su propio Hijo para morir por ti en la cruz”. Y se nos ha dicho que por el gozo que fue puesto delante de él, Jesús soportó la cruz. Pero, la magnitud de esa victoria, a los ojos de los cristianos, está muy limitada, debido a que hemos sido alimentados por dos mil años del árbol del conocimiento del bien y el mal. “Si tú eres bueno, Dios te bendecirá; si tú no eres bueno, Dios no te bendecirá”. La magnitud de la victoria del Calvario, de acuerdo a los ojos religiosos, es que, sí, Jesús murió por el mundo, El sufrió en la cruz, pero Su victoria está limitada solamente a aquellos  a quienes, primero que todo, lo reciben como Salvador, y entonces después de esto aprenden a vivir por Su libro de reglas.
El libro de Efesios habla sobre el propósito eterno de Dios. El eterno propósito de Dios es que el hombre viviera del flujo de la vida de Dios dentro de él. Pablo menciona algunas veces en el Libro de Efesios, especialmente en el capítulo 3, el misterio del evangelio. Todos sabemos que si algo es un misterio, a veces no es tan fácil de imaginarlo. El Evangelio es un misterio profundo y escondido, especialmente de los ojos religiosos, especialmente de la gente que ha sido entrenada toda su vida a discernir la diferencia entre el bien y el mal. Ahora sé que hay un versículo en la Biblia el cual dice que algunos han ejercitado sus sentidos para discernir tanto lo bueno como lo malo. ¡Dice que han aprendido a discernir lo bueno y lo malo, incluso aunque ambos son de la misma fuente! No es muy difícil discernir el mal, pero es muy, muy difícil discernir la verdad sobre lo bueno a veces. La verdad es que tú puedes ser muy bueno, y todavía no tener el carácter de Dios y Su sustancia formada en tu vida.  
Si lo que la Palabra  nos enseña es verdad, así como el pecado entró al mundo por un hombre, y a través de ese pecado la muerte pasó a todos los hombres, entonces lo que pasó a todos los hombres fue esa semilla que Adán tomó del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo y puso dentro de él. Hemos nacido a esta vida con esa semilla en nosotros. Sé que esto es una repetición, pero debemos escuchar esto y claramente tener el entendimiento de ello. Antes que el pueblo de Dios pueda comprender totalmente la reconciliación que El quiere traer a través de ellos, ellos tienen que entender Su corazón, por que si  no entiendes el corazón de Dios, y te  llenas de Su autoridad y Su poder,  lo usarás  para juzgar y  no juzgarás justamente.  
Dios esta viniendo a juzgar la tierra, pero El es un juez justo. Dios sabía y no fue una sorpresa para Él, que Su creación iba a caer. Todo hombre que nació por Adán fue separado en su conciencia y su conocimiento de esa vida que estaba en su espíritu, y cada hombre fue dejado con nada excepto el discernimiento de escoger entre el bien y el mal. El hombre fue apartado en su espíritu del conocimiento y la vida de Dios, y debido a ello él no tiene nada excepto el conocimiento de lo bueno y lo malo. La gente del mundo como un todo, ve solamente a través de los ojos de lo bueno y lo malo, concluyendo que hay un grupo de gente buena y hay un grupo de gente mala, imaginándose que toda la gente mala es la que necesita a Dios, mientras que toda la gente buena se encuentra en una condición mucho mejor. ¡Pero, escucha! A los ojos de Dios, cada hombre que nace, nace muerto. Está alienado y separado en su mente de la vida de Dios que está en su espíritu. Solo le queda el conocimiento del bien y del mal.
 Juan 1:9 dice que Jesús era “La luz verdadera que alumbra a cada hombre que viene al mundo”. Proverbios llama a la luz del hombre, el espíritu, “el candelero del Señor”. Así que cada hombre que viene a este mundo tiene un espíritu, tiene ese candelabro escondido profundamente en su ser , ese espíritu del Señor es el que necesita ser encendido. Y podemos ir a los hombres, podemos hablarles del Evangelio; podemos convertirlos e incluso podemos llevarlos a creer intelectualmente que Jesús es el Hijo de Dios. Sin embargo, entonces empezamos a enseñarles como vivir de acuerdo a la Biblia, es decir, escoger entre lo bueno y lo malo, y por lo tanto hemos hecho la misma cosa que Adán hizo en el mismo comienzo. Incluso dentro de nosotros tratamos de escoger el bien y el mal, más que aprender como contactar y vivir por El Espíritu Santo de Dios que ha sido colocado dentro de nosotros.  
¿Podemos todos ver esto? ¡Esto es lo que está ocurriendo! No tenemos, especialmente en la Iglesia de América, mucha gente santa que estén manifestando la vida y el carácter de Dios a un mundo perdido y muerto. Tenemos mucha gente buena. Y muchos de ellos piensan que porque ellos son buenos, están bien, y están tratando siempre de convencer a aquel que es malo de cambiar sus caminos para que Dios lo pueda ayudar ---no dándose cuenta que el bien y el mal son del mismo árbol. ¡Necesitamos la luz de Dios para ver esto! Ya sea, sea buena o mala, es la misma fuente de vida que está amputada de la vida de Dios.  
Veamos de nuevo en Efesios 4:17-18 “Esto, pues, es lo que les digo y les encargo del Señor: que ya no vivan más como los paganos, los cuales viven de acuerdo con sus inútiles pensamientos y tienen  oscurecido el entendimiento. Ellos no gozan de la vida que viene de Dios, porque son ignorantes a causa de lo insensible de su corazón”. Esta es la situación hoy. Tenemos gente alrededor de todo el mundo que han sido regenerados por el Espíritu del Dios Viviente, que no han aprendido nunca otra cosa que la diferencia entre lo bueno y lo malo.
 Regresemos y echemos una mirada de nuevo al Calvario. Dios se dio cuenta que por causa de Adán, toda la humanidad se levantaría con un concepto de conocer únicamente lo bueno y lo malo. Y Él sabía que esto era absolutamente desesperanzador. Pablo le dijo a los efesios que antes de Cristo, ellos estaban alienados. No eran miembros de la misma familia. Pero, a través de la cruz, Dios colocó en UNO tanto al judío como al gentil. Ahora, uno tiene que entender la mentalidad de aquellos días, la cual era que el judío era muy piadoso y el gentil era impío. Así Pablo dice que Dios por una ofrenda puso a ambos al judío y al gentil dentro de un cuerpo, trayendo paz por ello. La Palabra dice que Jesús era “El cordero de Dios matado desde la fundación del mundo”. La pregunta que tenemos que hacer -y este es un punto difícil de aceptar: ¿Está la magnitud de la victoria del Calvario limitada solamente a aquellos que están en capacidad de escoger lo bueno sobre lo malo?  
Yo cuestioné a Dios por años sobre esto, antes que entrará al entendimiento que estoy compartiendo contigo. ¡Cuestionaba a Dios, porque estaba muy lleno de la lujuria de la carne, como una persona joven, e incluso como cristiano! Yo amaba a Dios. Acostumbraba a llorar en la noche sobre mi condición. Pero yo deseaba las cosas de este mundo. Quería todas las cosas que suponía no debía querer. Y pasé por el infierno en la tierra como un hombre viviendo a un nivel pleno, la experiencia de Romanos capítulo 7. Y la única razón por la que atravesé esto es por causa de tener un entendimiento oscurecido, siendo alienado de la vida de Dios que está en nosotros, debido a la ceguera que hay en nuestros corazones. Tenemos que darnos cuenta la magnitud de la victoria del Calvario. La Proclamación de la Emancipación de la cruz del Calvario dice que tú no eres culpable.  
Estás viviendo tu vida por el conocimiento del bien y el mal si  no eres uno que tiene la habilidad y que has aprendido a ejercitar tu ser espiritual para que de esta forma puedas vivir por la vida de Dios. No importa que tan bueno seas, o que tan malo seas, tu fuente de vida procede todavía del lugar equivocado. A los ojos de Dios, no hay diferencia. En el hombre o mujer que no está viviendo por la vida de Dios, no hay diferencia entre lo bueno y lo malo. Viene todo del árbol errado. Y todo lo que hemos tenido por dos mil años, en el cristianismo, es enseñanza religiosa, tratando de enseñarnos como ser santos, tratando de enseñarnos y advertirnos como escoger lo bueno sobre lo malo.
 Tenemos que leer otra vez Romanos 5:12-21. Tú ves, Dios entiende nuestra condición; nosotros no. Debido a nuestras tradiciones religiosas, pensamos que merecemos toda la culpa, merecemos toda la vergüenza. Pero yo no pedí nacer teniendo toda la lujuria y deseando todas las cosas incorrectas. Yo no pedí eso. Ese fue el regalo de Adán para mí. Y por consiguiente debido a que Adán cometió un error, la religión me dice que vine a este mundo establecido y lleno con el carácter y la naturaleza que ama pecar, o quizás soy afortunado y he nacido con un carácter el cual es bueno. Pero la religión me dirá que porque he heredado una vida que ama al pecado, y ama hacer todas las cosas que se supone no deba hacer, yo en alguna parte tengo que encontrar dentro de mí mismo el poder para derrumbar eso y escoger vivir correctamente, a fin de que Dios me pueda bendecir y yo pueda algún día morir e ir al cielo.  Con todo, la primera cosa que dijo Juan de Jesús fue “Contemplad al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. ¡Te puedo testificar que si no puedes vencer el pecado no importa cuán fuerte trates, si continuas buscando a Dios, El finalmente crecerá dentro de ti, y tú vencerás! La vida cristiana no es un asunto de fuerza de voluntad, sino un asunto del Espíritu de Dios fluyendo en cada área de tu ser y eso toma tiempo. Somos como recién nacidos y demorará en alguno de nosotros muchos años ser transformados.
 La Iglesia no es un lugar feliz hoy. ¿Por qué? Porque estamos bajo demasiada culpa y condenación. Cuando nos reunimos juntos, hay tiempos cuando irrumpimos y tocamos el Espíritu de Dios, y hay algo de regocijo, pero es tan limitado, porque cuando tienes el más insignificante, y quiero decir el más insignificante, pedazo de culpa en tu conciencia, te separa y no puedes abrirte paso al Espíritu de Dios. La primera cosa que Juan dijo fue: “¡Contemplad al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!” ¿No dijo él eso? Si eres religioso, tú dirás que él lo hizo pero no lo creerás, porque tu concepto religioso dice “Si, El quito el pecado del mundo, pero solamente para aquellos que dicen, “Jesús, te recibo”, o solamente para aquellos que aprenden a vivir y escoger lo bueno sobre lo malo”. El Calvario es solo beneficioso para aquellos que sepan hacer decisiones correctas – ¡eso es lo que la religión nos enseña! Y así tenemos multitud de personas alrededor del mundo que genuinamente han sido regeneradas por El Espíritu de Dios, pero no han sido enseñadas sobre como vivir por la vida de Dios que está en ellas. Todo lo que les ha sido enseñado es como escoger lo bueno sobre lo malo. Y cuando tú haces eso, te aliena de la vida de Dios en ti, y  te conviertes como un no creyente, teniendo tus ojos enceguecidos.
Ves, un no creyente no tiene conciencia, ni conocimiento absoluto de que ellos tienen el Espíritu de Dios en ellos, pero si has sido regenerado, tendrás esa conciencia (???).¡Por momentos sentirás el fluir de Dios, pero debido a tus conceptos, cuando pecas, ello provocará un bloqueo, y por la culpa no podrás entrar a la presencia de Dios! La única gente que entra en la presencia de Dios y vive, es aquella que sabe como no sentirse culpable. Mientras estés en la carne, te puedo garantizar que cada día de tu vida  vas a errar y perder a Dios (???). Desde 1.969 ansiosamente, cada día de mi vida, he buscado y estado hambriento de Dios. En 1.969, cuando tuve la experiencia de ser tomado a los lugares celestiales y de experimentar a Dios fluyendo en mí, me volví extremadamente hambriento por Dios. Y he dedicado literalmente cientos de cientos de horas sobre mi rostro y  la Palabra de Dios, a buscar y tener hambre de Dios. He sido una de las personas más hambrientas de Dios, aunque todavía cometo equivocaciones cada día. Es porque aún no he aprendido como vivir plenamente por la vida de Dios. Y, de hecho, no es  un asunto de aprender. Es un asunto de la vida creciente de Dios, es un asunto del Espíritu de Dios madurando dentro de mí. Es un asunto de buscar, cada día de mi vida, no  algo que está en un cielo distante, sino eso que esta dentro de mí. Aprendiendo como contactar la realidad del Espíritu, el espíritu energizante, vivificante de Dios, así cada día podré entrar dentro de Su presencia y festejar con el maná espiritual (Creemos que existe una experiencia definitiva que rompe el velo -no simplemente energizante-, a partir de la cual ya no es cuestión de entrar y salir de Su presencia, sino de vivir en ella sin salir. Creemos que esta experiencia se produce con el Paso del Jordán; es decir, con las experiencias de muerte sepultura y resurrección. Véase http://txemarmesto.blogspot.com.es/2010/11/ungido-para-la-sepultura-de-oruga.html y http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/01/las-experiencias-de-cruzar-los-dos.html y si quisiera abundar más la Etiqueta del blog “Quebrantamiento-Cruz-Rotura del Velo-Noche del Espíritu”). Desde esa experiencia, estoy un poco más energizado y avivado y capacitado para caminar en la vida de Dios. Pero, cuando comienzo en mi conciencia a escoger lo bueno sobre lo malo, estoy separado en mi conciencia de Dios, alienado de esa vida. Y soy dejado otra vez como Adán fue, luchando alrededor, en oscuridad tratando de escoger lo bueno sobre lo malo, tratando de  poner a mi carne en raya.
Jesús dijo, “Cualquiera que venga a mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”. Pero, esto ha sido tan mal entendido en la Iglesia, debido a que no hay forma de que Adán, tu hombre carnal, pueda ponerse a muerte por el mismo. ¡No puede ser hecho! Y esto es la razón por la que el apóstol Pablo dijo en Romanos capítulo 8 que si tú a través del espíritu pones a morir las obras de la carne, vivirás. La vida cristiana es totalmente una vida de aprender como, a través del espíritu, vivir santamente. Nunca lo lograrás a través de tus propias fuerzas. No vivirás lo suficiente para aprender como vivir santamente. Todo lo que lograrás es ser condenado porque no lo puedes alcanzar. La carne no puede vivir santamente.
¡Simplemente necesitas contemplar al cordero que quita el pecado del mundo! 
Tú no tienes absolutamente ningún problema con Dios excepto en tu mente religiosa. La gente de Dios tienen dificultad en creer la bondad y belleza de Dios, porque sentimos que tenemos que ser justificados en Su Vista por lo que hacemos, más que por lo que Él ha hecho.  Sin embargo, puedo ir a cualquiera en la calle, puedo ir a una prostituta en  los barrios bajos y  puedo decirle a ella, “Señora, Ud. no tiene absolutamente ningún problema con Dios”. Y te garantizo que cuando comience a hablar de esta forma, las palabras que fluyan de mi boca comenzarán a generar en ella. Le diré a ella, “Pequeña dama, llegará un día en su vida cuando revelará y manifestará plenamente al mundo la gloria de Dios” ¡Vendrá ese día!
 Otro versículo que necesitamos observar dice que el último enemigo a ser destruido es la muerte. ¿Cuál es el concepto de la muerte? Significa no vivir a través de Su Vida, sino por la vida de lo bueno y lo malo. El concepto que Dios tiene sobre la muerte es el de tener una conciencia separada de Él. Si estás separado de Dios, entonces estas muerto; así que el último enemigo, la muerte, sea destruido significa que no habrá nada, en ninguna parte, en ningún lugar que no esté reconciliado con Él porque si hubiera cualquier lugar en el universo, que no este reconciliado con Dios, entonces estaría en la muerte. 


                                                                                                                    



Todos ustedes van a tener que soportar conmigo en lo que vamos a continuar, porque puede tomar un largo tiempo enseñar y revelar todos las malas interpretaciones en las doctrinas que hemos aprendido. Y voy a tocar una de ellas ahora, el  tema del infierno. Cubriré esto con más detalle en la medida que avanzamos en este trabajo. 
 Hay muchos otros autores que han cubierto este tema en la luz verdadera de la naturaleza de Dios, y sería feliz al recomendártelos.
La mayor pregunta en la mente de la gente es la pregunta del infierno y la enseñanza aparente en Apocalipsis sobre el tormento eterno del infierno. Déjame darte solo un pequeño concepto de lo que el infierno es. El infierno es un lugar literal. El infierno es un lugar que probablemente la mayoría del mundo, e incluso probablemente la mayoría  de los cristianos, van a experimentar de una forma u otra. Déjame darte un ejemplo del infierno. ¿Usted recuerda hace pocos años cuando el hombre que conducía el más grande ministerio que el mundo alguna vez haya visto, confesó públicamente, ante el mundo, su pecado? Ese hombre se encontró en el infierno. No solamente estuvo en el infierno porque él fue atrapado y tuvo que confesar públicamente, sino que sufrió por las opiniones de los demás especialmente de los cristianos. Y quiero que sepas que cuando escuché por primera vez sobre este asunto, Dios me reveló a mí  el corazón de Jimmy Swaggart. El me mostró un hombre que no era hipócrita, como el mundo y como la mayoría de los cristianos  asumían, sino  que el estaba atrapado en la red del conocimiento del bien y el mal. El tenía el más grande  ministerio que el mundo alguna vez haya conocido, y probablemente haya hablado a más gente que cualquier otro hombre  en ese tiempo, pero su mensaje era muy crítico y enjuiciador. Si alguna vez escuchaste a Jimmy  predicar, tú sabes que él era un predicador del infierno de fuego y azufre. ¿Por qué? No porque él era un hipócrita, sino porque él odiaba tanto lo que él había heredado a través de Adán, y él luchaba desesperadamente con esa cosa. El no quería que nadie sufriera alguna vez lo que él sufría: y no entendía, ni siquiera sabía,  lo extenso del amor de Dios.
 Hay un libro que escribí llamado Saliendo de la Condenación. Justo después de que esto le ocurriera a Jimmy, Dios me reveló a mí que él necesitaba intercesión. Sollocé y gemí y sufrí por ese hombre. Sentía sus sufrimientos. Sentí su agonía. Y Dios me dijo “es tiempo de que Mi pueblo entienda que ellos no necesitan sentir condenación” (escribí el libro y por favor obtenga uno, no porque yo lo escribí, sino porque te puedo garantizar, también, que sufres de condenación y necesitas leer ese libro). Y Dios me dijo, “Escribe el libro, y envíaselo a Jimmy Swagggart”. Y por supuesto, tú sabes como todos pensamos. Yo pensé, “Bueno, tú sabes, él tiene un ministerio tan grande, y él está en el medio de esto; ¿Cómo podré yo darle el libro alguna vez? Sin embargo, yo solo lo dirigí: “Jimmy Swaggart, Baton Rouge, Louisiana”,  y se lo despaché. En los siguientes días, recibí una carta de Jimmy agradeciéndome por enviárselo.
Te diré, Cristiano, tú simplemente no has sido atrapado. Ahora me doy cuenta que en Adán, en nuestro carácter natural, hay algunos que son muy fuertes de voluntad, y que son capaces por propio esfuerzo de ser muy buenas personas. Sin embargo, te condenarán de forma vehemente, porque no eres capaz de hacer lo que ellos hacen. Y predicarán un infierno de fuego y azufre para ti y tendrán tus orejas humeando. Sin embargo, Dios ha posicionado hombres y mujeres sobre toda la tierra quienes entienden lo que estoy diciendo. El juicio esta viniendo, y creo que esta viniendo rápidamente. El infierno esta viniendo a la tierra. La vehemente indignación esta viniendo a la tierra en un juicio justo, pleno. Los fuegos de Dios están viniendo, y la Palabra dice que nuestro Dios es un fuego consumidor. He sido juzgado por ese fuego muchas veces. ¿No piensas Tú que Jimmy  Swaggart  pasó por un fuego? ¿Puedes imaginarte  como sería si tú tuvieras tus pecados más profundos revelados ante el mundo?  ¿Qué tal incluso a tu familia? (ahora yo sé que esto no es todavía verdad para todos nosotros. En este mismo momento  yo no tengo un problema como ese, pero años atrás, sí. Habría sido absolutamente humillante haberle expuesto al mundo mi pecado).
Además sabes que Apocalipsis dice que habrá un día que viene cuando todos compareceremos ante Dios y los libros serán abiertos. ¿Tú sabes cuál es ese libro? Pablo dice que somos unas epístolas abiertas, escritas no con tinta, sino con El Espíritu del Dios Vivo. Cada uno de nosotros es un libro. Está llegando un día para cada uno cuando sus libros serán abiertos. Pero, permíteme decirte algo: ¡El fuego de Dios, los juicios de Dios no son nunca vengativos! Nos han enseñado una doctrina de castigo eterno. Les proveeré de más detalle adelante. Como se desarrolló el concepto de castigo eterno. Te diré que se inició básicamente con La Iglesia Romana. Comenzó por hombres, liderazgo en la Iglesia, quienes querían producir miedo dentro de los corazones de la gente de Dios. Sabemos que La Biblia dice que el perfecto amor expulsa todo temor, pero sin embargo las iglesias, casi en todas partes, en todas las denominaciones y en todas las sectas, tienen dentro de su Evangelio y su enseñanza, el miedo. Si necesitamos temer algo, es la vida carnal del yo que nos mantiene separados en nuestra mente de la vida de Dios en nuestro espíritu.
Tú has escuchado esta expresión: “Sí tu realmente amas a alguien o algo, déjalo ir”, déjalo ir, porque si tú tratas de retenerlo, si lo mantienes en cautiverio, no habrá amor genuino fluyendo. La gente de Dios necesita ser libertada. ¡Mirad al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo! Si el concepto religioso es verdad, la victoria en el Calvario fue una muy, muy pequeña y muy limitada victoria. Si, el concepto religioso es verdad, cuando toda esta cosa desaparezca, van a ver muy pocos del lado de Dios, pero el demonio va tener las masas de la humanidad. Eso no es una victoria grandiosa. Incluso el sentido común nos dice eso.
Dios sabía que cuando el te trajo a ti a la vida  ibas a estar separado y alienado en tu mente de Su vida, y hay gente que vive setenta o cien años y por una razón u otra, ellos nunca han escuchado a nadie predicarles el verdadero Evangelio a ellos. ¡Oh, ellos escuchan solo el evangelio religioso! Pero ellos no quieren eso. Ellos no quieren escuchar. Tú tienes que cambiar tu vida. ¡Sí quieres ser utilizado por Dios, no puedes hacer eso! ¿Quieres las bendiciones de Dios? ¡No puedes hacer eso! Ellos no quieren escuchar eso, porque ellos son como tú, ellos son egoístas. El yo quiere lo que el yo quiere. Pero cuando Dios regenera tu espíritu, entonces tú comienzas a querer las cosas de Dios.
Si la gente comienza a darse cuenta de la grandeza del amor de Dios, ellos se dirigirán a ÉL. Puedes imaginarte que es lo que significaría  para una prostituta entrar a una iglesia donde todo el mundo sabe que ella es una prostituta, ¿Ellos aún la amarían, la ministrarían y la dirigirían dentro de la adoración? ¿Puedes imaginarte cuanto tiempo sería una prostituta? (e incluso sí ella lo fuera, ese es problema de Dios y no tuyo). ¿Tienes suficiente convicción en tu conocimiento de Dios y en las palabras que tú hablas para creer que tú le puedes hablar vida a ella? Porque sino puedes, ella no necesita tu iglesia. Si ella solamente escucha como necesita cambiar su vida y limpiarse ella misma, eso resulta inútil. Ella no puede. Ella no necesita escuchar eso. Si tú la amarás y le ministrarás vida a ella y no la letra de la Ley, ella comenzaría a crecer y cambiar.
Vamos a (Ro. 5:12-21) “Así pues, por medio de un solo hombre entró el pecado en el mundo y trajo consigo la muerte, y la muerte pasó a todos porque todos pecaron. Antes que hubiera Ley, ya había pecado en el mundo; aunque el pecado no se toma en cuenta cuando no hay Ley. Sin embargo, desde el tiempo de Adán hasta el de Moisés, la muerte reinó sobre los que pecaron, aunque el pecado de  éstos no consistió en desobedecer un mandato, como hizo Adán, el cual fue figura de aquel que había de venir. Pero el delito de Adán no puede compararse con el don que Dios nos ha dado. Pues por el delito de un solo hombre, muchos murieron, pero el don que Dios nos ha dado gratuitamente por medio de un solo hombre, Jesucristo, es mucho mayor y en bien de muchos. El pecado de un solo hombre no puede compararse con el don de Dios, pues por un solo pecado vino la condenación, pero por el don de Dios los hombres son declarados libres de sus muchos pecados. Pues si la muerte reinó como resultado del delito de un solo hombre, con mayor razón aquellos a quienes Dios, en su gran bondad y  gratuitamente, declara libres de culpa, reinarán en la nueva vida mediante un solo hombre, Jesucristo. Y así como el delito de Adán puso bajo condenación a todos los hombres, así también el acto justo de Jesucristo trajo a todos los hombres una vida libre de condenación. Es decir, que por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron hechos pecadores; pero de la misma manera, por la obediencia de un solo hombre, muchos quedarán libres de culpa”.
¿Cómo podemos separar aquellos dos? ¿Cómo podemos decir “En Adán todos ellos murieron, pero en Cristo no todos van a ser avivados? Preferiríamos leer que “la condenación fue para todos los hombres, así que el resultado de un acto de justicia fue la justificación para aquellos quienes recibieron a Jesús y comenzaron a caminar en obediencia a Sus mandatos”. No dice eso. Y yo sé que suena correcto. ¿Qué es lo que estoy diciendo? ¿Tengo yo la libertad de vivir de cualquier manera que yo desee vivir? ¿ Me estás diciendo que yo puedo hacer cualquier cosa que yo quiera y que finalmente yo voy a estar todavía bien? Si tú actitud es, “si lo que me estas diciendo es verdad, entonces voy a vivirlo”, entonces mi respuesta a ti es esta: tú no conoces a Dios, y desesperadamente necesitas ser salvo. Pero te diré esto. No tienes una voluntad libre. Adán se encargo de esto por ti, y el ató a la raza humana en la voluntad de la carne. No tienes una libertad verdadera. Podemos obtener libertad en nuestra voluntad solamente aprendiendo como contactar y mantener compañerismo con Dios en nuestro espíritu. Dedicando tiempo a la Presencia de Dios, y aprendiendo a vivir allí, Su Espíritu fluirá dentro de nuestra voluntad natural y la transformará en la Suya.
Los Pentecostales aman decir, “estamos llenos con el Espíritu Santo”. Bien, déjame decirte algo: Si tú estás lleno con el Espíritu Santo, serás una persona santa. Pero tú no puedes ser de esa forma esforzándote por ser de esa forma. Tratar de hacer las cosas correctas, no funciona. Si eres lleno del Espíritu Santo serás controlado, movido y motivado por El Espíritu Santo. Pero no puedes trabajar para ello. No puedes “vivir correctamente” por ti mismo. Tú no puedes escoger lo bueno sobre lo malo porque eso te pone en las obras de la carne. Tratar con la naturaleza de Adán para escoger lo bueno sobre lo malo te pone en la categoría de estar alienado en tu mente de esa vida que está en tu espíritu. No lo puedes hacer de esa manera.
Como resultado de aquel que pecó vino la condenación a todos los hombres, así el resultado de un acto de justicia fue justificación que trae vida a todos los hombres”, ¿Así, puedes vivir de cualquier forma que tú quieras? Sí. Pero aquí está el problema. Tú vas a pasas por el infierno de una forma u otra. Dios tiene un plan desde el mismo comienzo para cada ser humano que ha nacido, y esto es el porqué  yo he compartido tan frecuentemente que la Palabra dice que hemos sido escogidos en Él antes de la fundación del mundo para ser santos y sin mancha ante Él en amor. Este es el Diseño de Dios, este es Su Plan, y este es Su Propósito, y tu pequeña voluntad no puede parar el propósito de Dios para tu vida. ¡Absolutamente, imposible! Yo no he hecho otra cosa en mi vida que maldecir a Dios. Le he dicho “déjame solo”. “No lo puedo hacer más”. “No lo voy hacer nunca más”. Y Dios solo dirá: “Demasiado malo, es demasiado tarde para ti. Tú te consagraste a mí y no hay regreso atrás”.
Ves, la enseñanza de la religión se ha vuelto confusa entre “voluntad” y “elección”. Tu voluntad está atada a Adán, y no eres un agente moral libre. Tú estás amarrado a esa voluntad de la carne. Pero tú puedes escoger hacer lo que es correcto. Ahora otra vez. Esto suena como el hombre en Romanos 7,  el cual escoge  hacer lo que es correcto, pero encuentra en sus miembros otra ley, luchando y trayéndolo dentro de la esclavitud de la carne. Pasaremos por esa lucha. Esto es lo que pasa cuando escoges vivir por el conocimiento del bien y del mal.
Otra forma de mirar esto es a través de la ley de siembra y cosecha. La magnitud de Dios en el Calvario quitó el pecado del mundo, así que tú no tienes ningún problema con Dios, pero si tú siembras en la carne tú cosecharás corrupción en la carne. Si tú estás en la carne, y tú has estado cosechando en la carne, la respuesta para ti es no tratar de escoger lo bueno sobre lo malo. La respuesta para ti es aprender como alimentarte con comida espiritual. Otra vez, como Jesús dijo, “Si tú aprendieras a comer de Mí, tú vivirás por Mí.” He sido tan atrevido en hacer una declaración mas allá que muy pocos han estado en capacidad de entender. El dijo “Si tú comes la comida que te yo doy, nunca morirás”, y Él no estaba hablando de muerte espiritual, El dijo tus padres comieron maná en el desierto, y ellos murieron. Él estaba hablando obviamente sobre la muerte física. Pero Él dijo: “Si tú comieras el Pan De Vida, no morirás”. Tú puedes decir, “No he visto muchos ejemplos de eso”, te diré. Hay hombres y mujeres sobre toda la tierra -que tú probablemente nunca hayas conocido- quienes aprendieron a comer el Pan de Vida y nunca han muerto.
No estoy hablando sobre algunos “maestros ascendidos” o alguna de las enseñanzas de la Nueva Era; estoy diciendo que Dios tiene gente en la tierra que han aprendido “¿Cómo?” y están aprendiendo “¿Cómo?”, comer El Pan de Vida. Ellos nunca morirán. Ellos están listos para desatar (libertar) a toda la creación, y ellos están a punto de comenzar a traer reconciliación y restauración a toda la creación de Dios. La cosa más, más triste es que todo el cristianismo va estar en un alboroto por un grupo de gente manifestando la hermosura de Dios y los atributos de perdón y reconciliación.
¿Conoces lo que la Iglesia está esperando? La Iglesia está esperando por la restauración de la Iglesia Apostólica, diciendo, “Mejor sean cuidadosos, santos, porque los días de Ananías y Sáfira están regresando de nuevo a la Iglesia”. ¿Cuántas veces has tú escuchado eso recientemente? Si estás motivado a servir a Dios desde el miedo, te encontrarás a ti mismo en el árbol del conocimiento del bien y el mal. He cuestionado a Dios mucho, y deseo que el pueblo de Dios aprenda a hacer esto. (No tengas miedo de cuestionar a Dios. No tengas miedo de cuestionar la Palabra. Fuimos enseñados en el Cristianismo, “!Oh, no cuestiones! Simplemente toma lo que el hombre de Dios diga. No cuestiones a Dios”. ¡Por favor, te ruego, necesitas retar a Dios! (El ama revelarte Sus secretos). Sin embargo, todos nosotros necesitamos que nuestros conceptos de Dios sean drásticamente cambiados. Nuestro país, América, no ha rechazado a Dios; ellos han rechazado un Cristianismo que les ha dado a ellos un concepto tan bajo de quien es Dios. Esa es la razón por la que ellos rechazan ese concepto. Rechacé a Dios por veinte años. No he tenido el concepto “cristiano” de Dios en veinte años. Soy un cristiano, pero ese concepto te mataría. ¿Cómo pudieras ser un reconciliador si tú sientes que la gente tiene que escoger el bien sobre el mal? ¿Como puedes tú ayudar a alguien quien está constantemente escogiendo el mal? No puedes ayudarlo a no ser que entiendas el corazón de Dios, y puedas ser un reconciliador.
Los reconciliadores de Dios están sobre la tierra. Él los va a desatar, y ellos irán a las iglesias, a todas partes, trayendo reconciliación y revelando a la gente de Dios el corazón del Padre. ¡Ese día llegará y gracias a Dios pronto! Pero si es este otoño o el próximo, sé que está viniendo rápidamente. Tiene que ocurrir pronto porque hay mucha revelación, y está viniendo mucho a la iglesia que nos está hablando del corazón de Dios.
Todo  lo que ha sido escrito anteriormente puede ser resumido muy simplemente: Dios verdaderamente ama a la humanidad, y Él no espera que tu escojas el bien sobre el mal, porque Él sabe que no puedes. Lo que necesitas es descubrir el tesoro de Su vida en nosotros y aprender a vivir a través de esa vida. “Porque Dios  quien ordenó a la luz brillar en la oscuridad, ha brillado en nuestros corazones, para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en la cara de Jesucristo. Pero tenemos este tesoro en vasos terrenales, para que la excelencia del poder pueda ser de Dios, y no de nosotros” (2 Co. 4:6-7)  
Gary Sigler


No hay comentarios:

Publicar un comentario