TRADUCTOR-TRANSLATE

EL REMANENTE DE GRACIA (Rom 11), Dr. Stephen E. Jones

Capítulo 7


El Remanente de Gracia


Pablo continúa en Romanos 11, preguntando:

1 Digo pues, ¿ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ningún modo! Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual conoció …

¿Cómo pudo Pablo afirmar que Dios no ha rechazado a su pueblo? ¿No habían violado el pacto a través del cual se habían convertido en "mi pueblo”? ¿No había desechado Dios a Israel en los días de Isaías a causa de su desobediencia? ¿No dijo más tarde Jeremías, profetizando, que Dios iba a echar fuera a Judá de la misma manera? Mira Jer. 07:15,

15 Y os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraín.

En los días de Jeremías, el pueblo había hecho del templo una cueva de ladrones ( Jer 7:11 ). Una cueva de ladrones es para esconderse de la ley, un lugar donde los hombres malos pueden estar fuera de la ley sin sufrir las consecuencias de su pecado. Ese era el estado del templo, a pesar de que continuaron practicando los rituales de la Ley.

Dios entonces echó fuera a la gente y los envió a Babilonia por 70 años. Muchos regresaron más tarde  y reinstalaron la nación de Judá. Después que 500 años habían pasado, Jesús nació, y cuando comenzó a predicar la Palabra, los sacerdotes del templo y los líderes rechazaron de nuevo la palabra por la misma razón que en los días de Jeremías. Por lo tanto, dijo Jesús en Mat. 21:13,

13 Y él les dijo: "Está escrito: Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis hecho cueva de ladrones".

Esta frase sobre Jerusalén y el templo resultó en el año 70 en la misma destrucción que la que había ocurrido en los días del rey Nabucodonosor de Babilonia.

¿No fue un rechazo de Judá por Dios? ¿Acaso Dios no los echó fuera como había echado a toda la generación de Efraín?

Sí y no. Aunque Judá fue expulsado, Jeremías no fue rechazado por Dios. Jeremías era parte de Judá. Baruc era su escriba. Baruc no fue rechazado por Dios. En otras palabras, mientras que la nación en su conjunto puede ser echada fuera, Dios también trata a cada persona como individuo. Cuando la nación en su conjunto fue echada fuera, Dios retuvo ciertos individuos como "mi pueblo". Esto, dice Pablo, es el remanente de gracia.

Estoy agradecido por esto, porque en mi opinión América también ha rechazado a Dios como nación, y como nación, América también ha sido rechazada por Dios. Estoy agradecido de que Dios conoce mi corazón y no me hará personalmente responsable por los pecados del gobierno. América, en su forma actual de gobierno, pasará. Junto con todas las naciones, que serán sustituidas por el Reino de Dios.

Pablo entendió esto, diciendo: No, Dios no ha desechado a Su pueblo, porque yo soy israelita. Como creyente, Pablo sabía que él era uno del pueblo de Dios. Es importante entender, sin embargo, que el estado de "Mi pueblo" de Pablo se basaba en el Nuevo Pacto y su fe en Jesucristo, no en su genealogía, ni en la Antigua Alianza.

Cuando la nación de Judá rechazó a Jesús Cristo y se negó a considerar Su muerte como un sacrificio por el pecado, la nación en su conjunto se convirtió en "no mi pueblo". La nación de Judá fue expulsada, así como la nación de Israel y la semilla de Efraín habían sido expulsadas muchos siglos antes. Sólo el remanente de la gracia que tenía fe en Jesucristo permaneció como pueblo de Dios.


El estatuto personal de Pablo con Dios


En los primeros años de Pablo, él no estaba entre los restos de gracia, sino que fue uno de los que habían rechazado a Jesucristo. En aquellos tiempos era conocido como Saúl y, como estudiante rabínico joven, le habían enseñado a rechazar a Jesús como el Mesías. Por lo tanto, hubo un tiempo en que fue "no Mí pueblo", a pesar de su genealogía. La apelación de Pablo a ser uno del pueblo de Dios se basó en su condición de formar parte del remanente de gracia.

Del mismo modo, cuando la semilla de Efraín fue expulsada en los días de Isaías, sin duda estaban los verdaderos creyentes que Dios retuvo como un "remanente de gracia". Y cuando Judá y Jerusalén fueron echados fuera, quedó todavía un remanente de gracia entre ellos. Se trata de "Su pueblo". Los que rechazan a Cristo no son “Mí pueblo" y permanecen así hasta que escuchan y reciben la Palabra.


Convertirse en un israelita Verdadero


Jacob no nació israelita, se convirtió en uno después de mucho tiempo de entrenamiento espiritual. Se le dio el nombre de Israel sólo después de que él había aprendido la soberanía de Dios. Sus descendientes más tarde fueron llamados "hijos de Israel" por que ellos eran descendientes físicamente del hombre llamado Israel. Sin embargo, la mayoría de ellos resultó ser indigno del nombre, porque sus vidas tenían un testimonio diferente. Dios entonces tenía todo el derecho de desheredarlos y despojarlos de ese especial Nombre -Israel- asociado al Derecho de Nacimiento.

Pero Dios también proporcionó una forma para que los hijos de Israel y los hijos de Judá pudieran volver a una relación de pacto con Dios por medio de Jesucristo. Cuando ellos lo aceptan y están bajo el Nuevo Pacto, recuperan la relación no por el mismo pacto que se rompió en el pasado y que fue abolido, sino por un Nuevo Pacto, que fue diseñado para nunca terminar.

Cuando esos ex israelitas de la dispersión aceptan a Cristo, junto con todos los demás ethnos, las promesas de Dios se cumplen en ellos. En un primer momento, sólo hay un "remanente de gracia" que responde al evangelio de Cristo. Este es el próximo tema que Pablo desarrolla, y él deja claro que él mismo había seguido este camino desde su conversión en el camino a Damasco.

Pablo tenía suficientes credenciales genealógicas para reclamar la ciudadanía de Israel, si ese hubiera sido el requisito. "Porque también yo soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín" ( Rom. 11: 1 ). Pero en Gálatas 3: 26-29 Pablo nos dice que todos somos hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, y que no existe una distinción a este respecto entre judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer.

29 Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa.

Ser un israelita es una cuestión de ciudadanía que se obtiene por la fe en Cristo, no se limita a cualquier genealogía particular. Todo el ministerio de Pablo luchó por los mismos derechos de ciudadanía para todos, a condición de que fueran verdaderamente ciudadanos por la fe en Jesucristo. Ninguna genealogía le hizo más elegido que otro. De hecho, este fue el tema más controvertido y acalorado de la Iglesia del primer siglo. Es una pena que tengamos que debatir de nuevo esta cuestión en la actualidad.


Nuevo Pacto de Ciudadanía


Las naciones de Israel y Judá estaban compuestas de ciudadanos bajo el Antiguo Pacto. Ese pacto se rompió y así se convirtió en "obsoleto" ( Heb 8:13 ). A causa de su pecado, Dios despojó tanto a Israel como a Judá de su ciudadanía en el Reino. La única manera de recuperar la ciudadanía es por el Nuevo Pacto. Uno ya no puede usar la Antigua Alianza como la base de la ciudadanía en el Reino.

Sin embargo, en Romanos 11, Pablo se presenta como el ejemplo para mostrar que Israel realmente no ha sido expulsado. Todo el mundo tiene la oportunidad de renovar su relación de pacto con Dios, si están dispuestos a firmar un Nuevo Pacto. Pablo mismo lo hizo cuando fue detenido en el camino a Damasco. Hasta ese momento, pensó que aún estaba en una relación de pacto con Dios a través del pacto mosaico. Aprendió que no era así cuando Jesús se reveló como el Mediador de la Nueva Alianza.

Hay quienes argumentan que los judíos y los israelitas permanecieron en una relación de pacto con Dios sobre la base del pacto de Abraham. Sin embargo, el Pacto con Abraham fue con la simiente de Abraham y siempre estuvo en efecto. Pero, ¿quién es simiente de Abraham? ¿Es por la carne, o es por la fe?

La propia Ley divina muestra que un israelita carnal podía ser desheredado y "será cortado de entre su pueblo" ( Lev. 17: 4 ) por violar el pacto. Una persona así no podía reclamar la genealogía pura para superar esta sentencia de la Ley. Lo que importaba era su relación con Dios.

Israel y Judá (como naciones) no pudieron evitar el juicio de la Ley al afirmar su genealogía Abrahámica. Cuando un centurión romano pidió a Jesús que sanara a su siervo, Jesús dijo de él en Mat. 8:1112,

11 Y os digo, que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; 12 mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; en ese lugar habrá llanto y rechinar de dientes.

Obviamente, Jesús no se dejó impresionar por la conexión genealógica de los hombres con Abraham. Miró a su corazón de fe. Él nunca examinó su ADN o les pidió mostrar su pedigrí.

Ser expulsado del reino no es una situación permanente, por supuesto. Ni es la muerte. Pero la fe es necesaria para obtener la ciudadanía. Hay un camino legal a la salvación, y nadie puede pasar por alto la puerta de la fe en Jesucristo, para obtenerla. Nadie consigue un pase libre a causa de su genealogía.


El Remanente vs. la Mayoría


Por el tiempo en que Pablo llega al final de Romanos 11, concluye que "todo Israel será salvo". Pero primero tiene un tiempo para explicar el difícil y sinuoso camino hacia ese fin. El autor muestra cómo la mayoría de los israelitas adoraban dioses falsos y persiguieron a los profetas:

2  ... ¿O es que no sabéis lo que dice la Escritura en el pasaje sobre Elías, cómo invoca a Dios contra Israel: 3 "Señor, han matado a tus profetas, han derribado tus altares, y sólo yo he quedado, y ellos están buscando mi vida".

Esta es una referencia a  1 Reyes 19:14. Elías había mostrado un gran coraje en el enfrentamiento con los profetas de Baal. Pero la reina Jezabel juró venganza, y Elías huyó a la cueva en el Monte Horeb, donde primero se había dado la Ley. Allí Dios le preguntó: "¿Qué estás haciendo aquí?" Elías respondió en 1 Reyes 19:14,

14 Entonces él dijo: "He tenido mucho celo por el Señor, el Dios de los ejércitos, porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares y mataron a tus profetas con la espada y sólo yo he quedado, y buscan mi vida, para quitármela.

Israel como nación había roto tanto el pacto de Abraham a través de su falta de fe, así como el pacto mosaico, por la que se han vinculado a obedecer la Ley de Dios. Luego Pablo nos recuerda la respuesta de Dios a Elías en Rom. 11: 4,

4 Pero ¿cuál es la respuesta divina? "Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla delante de Baal". 5 En la misma forma, entonces, también ha quedado en la actualidad un remanente conforme a la elección [ ekologayn ] de la gracia. 6 Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia.

Los siete mil hombres de fe en los días de Elías representaban un remanente de gracia. "Una elección" tiene un valor numérico de 144. La palabra griega es eklogayn, que significa "el acto de escoger o elegir". Estos son los "elegidos" o "escogidos". En otras palabras, por un acto de soberanía, Dios escogió personalmente este "remanente" para sí mismo, para que Él siempre tuviera un testigo en la tierra a pesar de la apostasía y la violación del pacto.

7 ¿Qué, pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado, pero la elección eklogayn ] lo ha alcanzado, y los demás fueron endurecidos; 8 como está escrito [en Isaías 29:10 ]: "Dios les dio espíritu de estupor, ojos para no ver y oídos para no oír, hasta el día de hoy". 9 Y David dice  [en Sal. 69:23 ]: "Sea su mesa en trampa y en red, y una piedra de tropiezo y de retribución para ellos. 10 Sus ojos sean oscurecidos para no ver, y dobla sus espaldas para siempre".

Por este pasaje vemos primero que "los elegidos" (es decir, "el elegido") son sólo un remanente y no toda la nación de Israel. Sólo porque alguien pueda remontar su genealogía a una tribu de Israel no le hace a esa persona "elegida" para ser parte del remanente escogido por gracia.

En segundo lugar, vemos que en el remanente escogido todos tienen una cosa en común: tienen FE. Son diferentes del adorador  israelita de Baal promedio, quien, a su vez, apenas difería en sus acciones de los paganos de otras naciones.

En tercer lugar, este remanente escogido no se escogió a sí mismo. No eligieron ellos mismos. Sin embargo, ellos se distinguen de los demás por la fe que Dios impartió a ellos haciéndoles responder a Su voz (10:17). En otras palabras, su respuesta positiva a Su voz es el principal indicador de que han sido divinamente elegidos para ser parte de este remanente escogido por gracia.

Vemos que así como Dios eligió un remanente de gracia, así también Él hizo endurecer los corazones y cegar los ojos de los israelitas promedio. Dios endureció el corazón de Faraón, y Dios también endureció los corazones de la mayoría de los israelitas. En ambos casos, Dios tomó el crédito por ello. Esto es incomprensible para la mayoría de la gente, porque no comprenden toda la historia. No pueden comprender la "injusticia" de Dios en el endurecimiento de los corazones de la gran mayoría, porque piensan que Dios los condenará a un infierno ardiente como castigo por su dureza de corazón. Sólo cuando entendemos el plan de salvación universal de Romanos 5, podemos justificar los actos soberanos de Dios. Cuando Pablo nos dice que el propósito subyacente de Dios en el endurecimiento de los corazones de los hijos de Israel, encontramos que es por una buena causa:

11 Digo, pues, no tropezaron para caer, ¿verdad? ¡De ningún modo! Pero por su transgresión ha venido la salvación a los ethnos, para darles envidia.

Aquí es donde muchos se confunden por no entender el plan divino. Cuando los hombres piensan que los judíos se salvan aparte de Cristo y/o de la Nueva Alianza, es en gran parte a causa de este versículo. Pablo dice que Dios endureció su corazón y cegó sus ojos, no para que "tropezaran" en el sentido último. En otras palabras, los teólogos nos han dicho que los judíos son elegidos a pesar de su falta de fe en Cristo, y muchos han seguido este curso a su conclusión lógica, de que los judíos se salvan aparte de Cristo. Ellos tienden a concluir que "todo Israel será salvo" a pesar de su rechazo de Cristo, y esto lleva a muchos a enseñar una doble Teología del Pacto. Esa es la creencia de que los judíos son salvados por la Antigua Alianza, mientras que los "gentiles" se guardan por el Nuevo Pacto.

Estos teólogos a menudo se debaten entre dos opiniones. En primer lugar, ellos enseñan que uno debe ser salvo por medio de Cristo. En segundo lugar, enseñar que los judíos tienen una relación especial con Dios por la que estén exentos de la ruta de acceso que el resto del mundo debe seguir para ser salvo. Luchan con esta contradicción inherente y llegar a varias conclusiones de acuerdo a su entendimiento.

La verdad del asunto es que sí es cierto que "todo Israel será salvo", como Pablo concluye en 11:26. Pero no todo Israel será salvo, al mismo tiempo, ni todos los israelitas serán creyentes durante su tiempo de vida aquí en la tierra. La mayoría serán salvados en el Gran Trono Blanco cuando "toda rodilla se doblará".

En la presente era Dios está trabajando con una elección de gracia que es una pequeña minoría. En los siglos venideros, después de la resurrección general, Dios usará a los elegidos para bendecir a los demás y traer corrección por medio de juicio divino. En otras palabras, se salvarán la mayoría de los hombres, incluso aquellos impíos israelitas -después de que hayan muerto y sean levantados a la vida de nuevo. Pero ellos serán salvados sólo después de experimentar las correcciones divinas en el "lago de fuego".


http://www.gods-kingdom-ministries.net/


No hay comentarios:

Publicar un comentario