TRADUCTOR-TRANSLATE

¿QUÉ MUJER ES LA VERDADERA NOVIA?: Tergiversaciones de la Nueva Jerusalén, La vieja Jerusalén se convierte en maldición, Sucesión de Babilonia, Extra-largo cautiverio de Babilonia, Los Vencedores asumen la nota de deuda en 1993 (Apoc. 17.3), "Apocalipsis Capítulos 6-22", Dr. Stephen E. Jones


Es de vital importancia comprender que cuando el Antiguo Testamento habla de la ciudad de Yerushalayim, es plural, y hay que discernir a qué Jerusalén se está haciendo referencia, la vieja o la Nueva.



¿Qué mujer es la verdadera novia?

Apocalipsis 17 – Parte 3

Fecha: 03/01/2006
Boletín No. 212

Al final del boletín FFI anterior, mencioné que la gran ramera de Apocalipsis era una novia falsa. También he dicho que ha habido muchos grupos que han afirmado ser la novia. Pero sólo hay una verdadera novia con quien Jesucristo está interesado en casarse. Su fe en Él y en su carácter personal son lo que la separa de las demás. Todas las demás son meras prostitutas, en la terminología bíblica.

En Rev. 21: 9, leemos:

9 Y uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, vino y habló conmigo, diciendo: "Ven acá, yo te mostraré la novia, la esposa del Cordero".

Lo que sigue es el contraste entre la verdad y los contendientes falsificados. Los riesgos son enormes en el conflicto, porque a los ojos de Dios, la novia no es sólo una esclava de la cocina o una flor de pared. Él no va a casarse con una novia para tener a alguien que lave su ropa sucia. Él no tiene la intención de casarse con una simple sirvienta (es decir, una "Agar").

La novia de Cristo tendrá plena autoridad para ejecutar la voluntad de su esposo, Jesucristo. Esto se debe a que ella es una novia madura, y una mujer libre (es decir, una "Sara"). Esta novia es una novia vencedora, una que ha aprendido la obediencia durante su juventud, pero que ahora ha crecido y es capaz de un amor maduro y está en completo acuerdo con Cristo.

Acuerdo es la clave para ser un vencedor. Jesús no va a casarse con una novia que no está de acuerdo con Él o está en propósitos cruzados con su plan para la tierra. Él no va a confiar la autoridad a una novia que no está de acuerdo con Él. Una novia sierva podría ejecutar su voluntad, es obediente, y eso es bueno. Pero la última vez que se casó con una esclava, el matrimonio terminó en un desastre, así que Él no tiene intención de hacerlo de nuevo. Él quiere una novia que entiende su gran preocupación por la emancipación de la Creación -y esté de acuerdo con Él. Una novia de este tipo puede ser de confianza y con autoridad sobre Su Creación.


La verdadera Novia


En Apocalipsis 21 el ángel nos muestra la esposa del Cordero. ¿Quién es esa mujer? El versículo 10 dice:

10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios.

En el versículo 2, Juan es más específico:

2 Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

Esto es importante, porque la vieja Jerusalén es uno de los grandes candidatos a ser la novia. Muchos creen que la nueva Jerusalén es la antigua Jerusalén reconstruida, y que Jesús gobernará desde un templo en la era venidera. Pero el apóstol Pablo deja claro en Gal. 4: 22-31 que la antigua Jerusalén es "Agar", mientras que la nueva Jerusalén es "Sara". En Gal. 04:30 incluso cita Gen. 21: 9, diciendo:

30 Pero ¿qué dice la Escritura? " Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la sierva no ha de heredar con el hijo de la libre".

La vieja Jerusalén es una novia falsa. Sus 'hijos' están gastando miles de millones de dólares en una campaña para convencer a la Iglesia de que su madre Agar es la verdadera novia. Pero no importa cuántas personas se convenzan de esto. Jesús no tiene ninguna intención de casarse con la vieja Jerusalén de nuevo. Ella ya ha sido expulsada una vez, y volverá a ser echada fuera, tan pronto como ella se le haya dado el tiempo suficiente para demostrar la indignidad de su personaje.


Las ideas falsas sobre la Nueva Jerusalén


Apocalipsis 21 describe la nueva Jerusalén en términos simbólicos que de ninguna manera se ajustan las mediciones físicas de la antigua Jerusalén. Gran parte de la terminología proviene del profeta Isaías. Isaías, por supuesto, habla de Jerusalén, al igual que todos los profetas, pero ninguno de ellos utilizan el término "Nueva Jerusalén". En cambio, la palabra hebrea para Jerusalén es plural, Yerushalayim, y así la palabra abarca ambas Jerusalenes. Nos corresponde a nosotros discernir que Jerusalén está siendo referenciada en cualquier pasaje.

Cuando Juan cita Isaías en referencia a la restauración de "Jerusalén", él la interpreta como la Nueva Jerusalén, en lugar de la vieja ciudad. Por ejemplo, Isaías 60:1920 nos dice que "Jerusalén" no tendrá necesidad de sol ni de luna que para darle luz, porque Dios mismo será su luz. Juan interpreta esto en Rev. 21:23, diciendo:

23 Y la ciudad no tenía necesidad de sol ni de luna que brillen en ella, porque la gloria de Dios ilumina, y su lámpara es el Cordero.

Mientras que Isaías dice que la ciudad es "Jerusalén", Juan nos dice que es una referencia a la Nueva Jerusalén. Es de vital importancia comprender que cuando el Antiguo Testamento habla de la ciudad de Yerushalayim, es plural, y hay que discernir a qué Jerusalén se está haciendo referencia.

Como regla general, cada vez que los profetas hablan de Jerusalén, en términos de que sea una ciudad maldita que está condenada a la destrucción, se refiere a la ciudad vieja en Palestina. Cuando hablan de la gloria restaurada de la ciudad, es una referencia a la Nueva Jerusalén.


La vieja Jerusalén se convierte en una maldición


Si rastreamos la historia de la gloria de Dios, vemos que estuvo primero en la ciudad de Silo, de Efraín por los primeros 300 años ( Josué 18: 1 ). Entonces, debido a que el sacerdocio (Elí y sus hijos) se corrompió y rebeló, Dios abandonó ese lugar y escribió "Icabod" sobre él ( 1 Samuel 04:2122 y Salmo 78: 60-68 ).

El arca encontró su segundo lugar de descanso en Jerusalén en la tribu de Judá ( Salmo 68:67 , 68). Vemos entonces que Dios primero dio la gloria a Efraín (el titular del derecho de nacimiento), y más tarde a Judá (el titular del cetro o derecho de gobierno). Cada una tenía su oportunidad de albergar la gloria de Dios. Las dos fracasaron.

Jerusalén albergó el Arca de unos 400 años, antes de que desapareciera de la historia en el momento de la cautividad babilónica. Jeremías nos dice que Dios abandonaría Jerusalén "como lo he hecho con Silo" ( Jer 07:14 ). En otras palabras, Él nunca volvería a ese lugar, así como él nunca volvió a Silo, porque habían hecho de ese lugar "cueva de ladrones" ( Jer 07:11 ).

Más tarde, el profeta casi fue ejecutado por traición y blasfemia cuando dijo en Jer. 26: 6, que si no se arrepentían. . .

6 Entonces yo pondré esta casa como Silo, y esta ciudad se hará una maldición para todas las naciones de la tierra.

Esto es lo contrario de la finalidad del llamado de Abraham, que iba a ser una bendición para todas las naciones de la tierra. Al final resultó que, el pueblo no se arrepintió, y por eso Dios dejó la ciudad (Ez 10:. 4, 18, ​​19; 11:23), escribió "Icabod" en ese lugar, y dio Jerusalén a Babilonia.

En el cuadro más grande, según lo revelado por Daniel, la misma Babilonia sólo era la "cabeza" de esta imagen, es decir, este sistema de la bestia. A Daniel se reveló que el cautiverio de 70 años de Jerusalén era realmente sólo los primeros 70 años bajo el "yugo de hierro", de su cautiverio total ( Deut 28:48 ). Después de 70 años, se les permitiría regresar y cumplir el resto de su tiempo bajo un yugo de madera bajo la autoridad del Imperio Medo-Persa, Grecia y Roma.

Pero en el siglo I dC, se rebelaron en contra de Dios de nuevo, como lo demuestra su rechazo de Jesús. Este mismo espíritu de rebelión más tarde se inflamó en un grado tal que se rebelaron contra el yugo de madera de Roma. Roma, entonces llegó y destruyó la ciudad, dispersó a la gente, y los puso de nuevo bajo el yugo de hierro. Todo esto estaba en conformidad con la ley divina de la tribulación.

Por último, en 1948 fueron capaces de apoderarse de la tierra vieja sin arrepentirse o aceptar a Jesús como el Mesías. Aunque esto era una violación de los términos de la ley de la tribulación en Lev. 26: 40-43, Dios lo permitió temporalmente para corregir un antiguo mal que se había perpetrado sobre Esaú-Edom. Los sionistas pudieron volver -no porque eran judíos, sino porque también eran edomitas. (Judá conquistó y absorbió los edomitas en 126 antes de Cristo y los obligó a convertirse en judíos. Ver Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos, XIII, ix, 1)

El punto de esto es para decir que la vieja Jerusalén sigue siendo una esclava y no es recomendable como la novia de Cristo. 

La idea evangélica de que pronto los 144.000 judíos sobrevivientes serán todos convertidos y se harán la novia colectiva de Cristo es fatalmente defectuosa. Tiene sus raíces en la idea de que el momento en que uno se convierte a Cristo, esa persona de repente se convierte en parte de la novia de Cristo. Esta idea es falsa. La conversión es la experiencia de la Pascua, de la justificación por la fe en la sangre del Cordero. Eso crea un bebé cristiano, no un vencedor. Ser lleno del Espíritu es la experiencia de Pentecostés, que a su vez tiene sus raíces en el Monte Sinaí, donde comenzó Pentecostés. Es sólo a través de la fiesta de los Tabernáculos que uno entra en la plenitud de Dios, que hace a una persona un verdadero vencedor.

Cualquier cosa menos que una experiencia Tabernáculos deja un creyente en el modo de un siervo novia-Agar. No es Sara. Decir que los judíos (o alguien más), simplemente se puede convertir en el último minuto y de repente ser la novia Sara de Cristo es absurdo. ¡Sobre todo cuando, según la escatología evangélica, se les daría la antigua Jerusalén (Agar) como su herencia!

Todo esto manifiesta una novia falsa. El Estado de Israel no es la verdadera novia, es un gran ramera, construida sobre la violencia y la fuerza, en busca de un mesías que es igualmente sanguinario e injusto. Prefieren a Barrabás que a Jesús.


Sucesión de Babilonia


La gran ramera de Apocalipsis 17 no es una sola entidad, hay una sucesión de imperios de Babilonia, que fue la primera o "cabeza". Daniel entendió esto primero a través del sueño que tuvo el rey Nabucodonosor, que se registra en Daniel 2. En ese sueño vio una imagen con una cabeza de oro, los brazos de plata, el vientre de bronce, y las piernas de hierro. Los "pies" de esta imagen se rompieron después por la piedra del Reino de Cristo. La mayoría de los estudiantes de la profecía tienen un entendimiento de que estas partes de la imagen representan: Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma. Para esto, añadieron la Unión Económica Europea, que dijeron que era los "diez dedos de los pies" en los pies de esta imagen. Sin embargo, en la actualidad hay 25 naciones en la UE, por lo que la historia ha desacreditado esa opinión. Aun así, todavía hay quienes siguen propagándola.

Permítanme proponer un punto de vista diferente.


El extra-largo cautiverio de Babilonia


Israel se puso por primera vez bajo un yugo de madera de Babilonia sólo 42 años después de que entraron en Canaán bajo Josué. En mi libro, Secretos del Tiempo (En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/libro-secretos-del-tiempo-dr-stephen-e.html), Capítulo 10, mostramos cómo la primera cautividad de Israel estableció un patrón profético de la cautividad babilónica.

Su primer cautiverio ( Jueces 3: 8-10 ) fue al rey de Mesopotamia. Mesopotamia era el antiguo nombre de Babilonia y significa "la tierra entre dos ríos". Fue un cautiverio de ocho años, lo que Dios había realizado porque el pueblo se había negado a producir los frutos del reino (es decir, "el hijo varón") que Dios requiere.

Dios había plantado Israel en la tierra de Canaán, y lo comparó con una "viña" ( Isaías 5, 1-7 ). Jesús habló la parábola de la viña en Mat. 21: 33-46 que se basa en Isaías 5. En esta parábola, los guardianes de la viña (líderes religiosos) se negaron a darle a Dios los frutos que Él requiere. En otras palabras, los empleados robaron el fruto. Dios envió a sus siervos, los profetas, para tratar de recuperar esos frutos, pero los empleados les golpearon, les apedrearon, o les mataron. Esto habla de los tiempos de los profetas del Antiguo Testamento. Entonces, finalmente, Dios envió a su Hijo, y cuando los empleados lo vieron, dijeron (Mat. 21:38. ), "Este es el heredero; venid, lo matémoslo y aprovechemos su herencia".

Esto nos dice que los líderes religiosos del tiempo de Jesús sabían que Él era el Mesías. Ellos no lo mataron por ignorancia, sino precisamente porque reconocieron quién era . El veredicto está en el versículo 43:

43 Por tanto, os digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a gente que produzca los frutos de él.

El versículo 45 nos dice entonces,

45 Pero los principales sacerdotes y los Fariseos sus parábolas, entendieron que hablaba de ellos.

En la ley, si una persona ha pecado, su pecado era contado como una deuda. Ver Éxodo 22: 1-4. El pecador debía a su víctima por lo menos el doble de lo que robó. Si no podía pagar la deuda, entonces él sería "vendido por su hurto" ( Ex 22: 3 ). Pero, ¿quién lo iba a comprar, y por qué? El acuerdo era el siguiente: el comprador se hacía responsable del pago de la deuda del pecador, y, a cambio, se le daba autoridad sobre el pecador que tenía que trabajar para él durante un tiempo determinado. En otras palabras, el comprador redimía su nota de deuda y era por lo tanto un "redentor".

En el caso de Israel, Jueces 3: 8 dice, "Dios les vendió" al rey de Mesopotamia durante ocho años. Esto le dio autoridad a Babilonia sobre Israel, pero también hizo a Babilonia responsable de la nota de la deuda de Israel, es decir, los frutos de la "viña" que Israel se había negado a darle a Dios.

Este concepto de la nota de la deuda se desarrolla más ampliamente en el capítulo 10 de Secretos del Tiempo.

Mi opinión es que estos ocho años cautiverio al rey de Babilonia eran un patrón profético de 8 x 414 años de un cautiverio largo plazo por la nota de deuda.
En el corto plazo, Mesopotamia gobernó a Israel por sólo ocho años. Pero en la profecía a largo plazo, esto no terminaría hasta después de 8 x 414 años, es decir, 3.312 años. El ciclo se demuestra por el hecho de que después de dos períodos de 414 años, la nación real de Babilonia cayó en el año 537 aC. El relato de esa caída está escrito en Daniel 5.

Si usted no sabe el significado de los ciclos de 414 años, por favor lea mi libro, Secretos del Tiempo.

Pero Babilonia todavía tenía otros seis ciclos de 414 años para seguir. Si hace el cálculo, se verá que esos últimos seis ciclos de 414 años cada uno, terminaron en 1948 y fue el año en que se estableció el Estado de Israel. Pocos entienden que el Estado de Israel fue establecido en “tiempo maldito”.

Pero desde la perspectiva de la ley divina, esto simplemente significa que el tiempo de Babilonia había acabado para producir los frutos del reino. Dios les había dado mucho tiempo de autoridad en la tierra, pero no produjeron los frutos del Espíritu que Dios ha requerido de Su viña.

Dentro de este marco de largo tiempo, Babilonia había tomado la nota de la deuda y no había podido dar a luz el fruto de la viña. Entonces Dios los entregó a Medo-Persia, pero Medo-Persia tampoco pudo dar a luz el fruto de la viña. Así que ellos fueron vendidos a los griegos, que fracasaron. Los griegos fueron vendidos a Roma, que también fracasó. El Imperio Romano fue vendido a la Iglesia romana, que también falló en traer estos frutos.

Así que la pregunta es la siguiente: ¿En 1948, quién compró la nota de la deuda de Babilonia? ¿Quién se hizo responsable de producir los frutos del reino? ¿Fue el Estado de Israel quien iría a producir los frutos de la viña? No, por supuesto que no. Cuando Jesús maldijo que "higuera" en Mat. 21:19 por tener muchas hojas pero sin fruto, le dijo a ella: "Ya no salga nunca ningún fruto de ti". Jesús explicó el significado de esto más tarde en Mat. 24:3233, diciendo:

32 aprended la parábola de la higuera; Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca; 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que El está cerca, a la puerta.

La nación higuera (Judá) iba a cubrirse de hojas en el futuro. Escatologistas modernos identifican correctamente esto como la creación del Estado de Israel. Lo que se pierden, sin embargo, es que no hay una profecía de que vaya a dar fruto. Se habla sólo de las hojas, que eran el problema original. De hecho, las hojas de higuera han sido el problema desde Adán.


Los vencedores toman la nota de la deuda en 1993


La única "nación" que puede y van a producir los frutos del Reino que Jesucristo requiere son los vencedores. Pero no podían adquirir legalmente la nota de la deuda hasta que la hora de Babilonia hubiera llegado a su fin en 1948. E incluso entonces, los vencedores no tienen la autoridad para tomar la nota de la deuda en ese momento, porque el rey Saúl estaba todavía vivo y bien vivo. El rey Saúl representa a la Iglesia bajo la unción de Pentecostés. Gobernó 40 años en los tiempos antiguos, profetizando del reinado de la Iglesia durante 40 Jubileos. Así Saúl no "moriría" hasta Pentecostés de 1993.

Una vez que Saúl muriera, entonces David podría emerger de su escondite y comenzar su gobierno parcial en el Reino. David representa a los vencedores, como Saúl representa a la Iglesia.

Por lo tanto, vemos que los vencedores no podían tomar la nota de la deuda hasta 1993 y que el año que acaba de pasar a ser el 46º año desde 1948. El estado sionista israelí también sigue el modelo del templo de Herodes -el templo que no tenía arca de el pacto. Era la casa de Icabod, desprovista de la gloria de Dios.

Creo que el tiempo del estado de Israel para dar a luz el fruto del reino se acabó el 29 de noviembre de 1993. Este fue precisamente 46 años después de 29 de noviembre 1947, cuando se aprobó la resolución palestina de la ONU. Después de 46 años, los israelíes no cumplieron con su obligación legal. En contra de todo el bombo de los escatologistas del día, no todos acudieron a Cristo después de 7 años desde 1948. Hasta la fecha, no han cumplido con las expectativas de los evangélicos y pentecostales. Y, ciertamente, no cumplían los términos de la nota de la deuda como ha sido decretado en el Tribunal Divino.


Los vencedores reciben el Pagaré


Fuimos conducidos por Dios para sostener la Campaña de Oración del Jubileo del 21 al 29 noviembre, 1993. Su propósito era ir ante el Tribunal Divino y pedir comprar de la nota de la deuda en nombre de los vencedores. Sólo así podrían cumplirse las palabras de Jesús en Mat. 21:43,

43 .. . El Reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

No sé cuánto tiempo Dios ha dado a los vencedores para cumplir con los términos de esta nota de la deuda. Supe esa respuesta precisamente cuando me di cuenta de cuando iban a dar a luz al hijo varón -Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Ese será el día en que se cumplirá la fiesta de los Tabernáculos. Ese será el día en que la justicia se haga en la tierra. Y estos son los que Jesús dijo que se le dio autoridad en la tierra para traer la verdadera justicia, bendiciones y paz a todas las naciones, de acuerdo con la promesa hecha a Abraham.

Los vencedores son también la novia colectiva de Cristo, porque su "madre" es la Nueva Jerusalén, y no la vieja. Ellos no están buscando restablecer a la esclava como la que va a dar a luz a los herederos de Dios y coherederos con Cristo. Ellos no quieren el Reino de Dios establecido con violencia. Son la novia madura que están de acuerdo con el Príncipe de Paz. Pablo dice en Gal. 04:31,


31 De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario