TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS MIL AÑOS: Debate de la resurrección, Milenio, Edad de los Tabernáculos, Josué de Efraín (Apoc. 20), "Apocalipsis Capítulos 6-22), Dr. Stephen E. Jones


Los Mil Años

Apocalipsis 20

Fecha: 09/01/2006
Boletín No. 218

Apocalipsis 20 habla de un período de mil años después de la primera resurrección. Hay muchos que han enseñado que la primera resurrección simplemente está siendo justificado por la fe (transferido de la muerte a la vida) y que los mil años no es un período de tiempo literal.

Como ustedes saben de muchos de mis otros escritos, creo que los mil años es un periodo de tiempo literal. Creo, por supuesto, para que justificados por la fe nos traslada de la muerte a la vida en un plano espiritual. Pero no es así como la Biblia usa el término resurrección.


El Debate de la Resurrección


La idea de la resurrección era un tema muy debatido en los días de Pablo entre los rabinos. De hecho, fue uno de los principales conflictos entre los saduceos y los fariseos. La primera vez que esta palabra "resurrección" aparece es en Mat. 22:23,

23 En ese día algunos saduceos ( que dicen que no hay resurrección ) se le acercaron y le preguntaron.

Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, el sumo sacerdote (quien como saduceo) no apreció a Jesús destruyendo su posición teológica. Mat. 28: 11-15 dice:

11 Mientras ellas iban, he aquí que algunos de la guardia fueron a la ciudad, e informaron a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. 12 Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, 13 diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. 14 Y si esto lo oye el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os evitaremos preocupaciones. 15 Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se divulgó extensamente entre los judíos hasta hoy.

La mayor parte del pueblo judío por sí mismos habrían acogido a Jesús como el Mesías, si sus líderes no hubieran extendido esta mentira. Pero tenían demasiada confianza en sus líderes y no les creyeron capaces de mentir. Tenemos el mismo problema hoy en la Iglesia. Cuando los líderes rechazan la palabra del Reino y de los Tabernáculos, los corazones de la gente por lo general se vuelven contra la palabra.

El apóstol Pablo usó esta disputa sobre la resurrección en su defensa, diciendo en Hechos 23: 6,

6 Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; Estoy en juicio por la esperanza de la resurrección de los muertos. 7 Y al decir esto, surgió una disensión entre los fariseos y saduceos; y la asamblea se dividió. 8 Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos reconocen todos ellos.

Pablo había sido fariseo, por lo que había estudiado este tema a fondo en sus primeros años bajo su tutor, Gamaliel. No es probable que Pablo habría cambiado su definición de resurrección sin darnos alguna disertación sobre el tema. Después de todo, se trataba de un tema "caliente" del día. Sin embargo, aquí vemos a Pablo identificándose con los fariseos sobre el tema de la resurrección.

Los saduceos eran los "liberales" del día. Habían adoptado la noción griega popular de que los hombres son inmortales y que cuando mueren, simplemente se van al cielo. No hay, por lo tanto, necesidad de una resurrección de los muertos.

Los fariseos, sin embargo, argumentaban en contra de esto desde pasajes como Job 19:26,

26 Incluso después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios.

Del mismo modo, Daniel 12: 2 dice,

2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna [olam, "edad"], y otros para vergüenza y confusión perpetua [olam, "durante la edad"].

La traducción Literal de Young dice "durante-edad" para demostrar que esta palabra hebrea olam no significa realmente el tiempo sin fin o infinito. Significa un período indefinido de tiempo no especificado.

En última instancia, la resurrección de Jesús demuestra no sólo el hecho de la resurrección, sino también el significado del término en sí mismo. Pablo nos da una larga discusión de la resurrección en 1 Cor. 15, en la que se fundamenta nuestra esperanza de la resurrección en el hecho de que el mismo Jesús se levantó de entre los muertos.


Himeneo y Fileto


Si el término se debe entender como nuestra justificación, entonces no habría ninguna controversia acerca de si la resurrección prometida ya ha ocurrido o no. Sin embargo, Pablo habla de dos hombres que se habían desviado de la verdad al enseñar que la resurrección ya había ocurrido. 2 Tim. 02:1718,

17 Y su charla se extenderá como gangrena. Entre ellos están Himeneo y Fileto, 18 hombres que se han desviado de la verdad diciendo que la resurrección ya ha tenido lugar, y por lo tanto alteran la fe de algunos.

Pablo pudo haber estado referenciando el pasaje en Mateo. 27: 51-53, donde algunos santos pueden haber sido resucitados de entre los muertos. Pero sin duda, la declaración de Pablo se aplicaría por igual a aquellos que enseñan que fuimos levantados de los muertos en el pasado cuando fuimos justificados por la fe.

Pablo obviamente creía en una resurrección corporal, aunque no sabía con precisión qué tipo de cuerpo sería ( 1 Cor. 15:35 ). El único ejemplo real que tenemos es el del cuerpo después de la resurrección de Jesús. Tenía "carne y huesos" ( Lucas 23:39 ) y no era un espíritu durante su manifestación. Por supuesto, tan pronto como Él desapareció, se despojó del cuerpo de carne y huesos y se convirtió en un espíritu.

Por lo tanto, el tipo de cuerpo en la resurrección no está limitado por el tipo de carne que tenemos en estos cuerpos mortales. Así que creo que la primera resurrección es futura, como Pablo indica, y que por lo tanto no puede hacer referencia a la justificación en la actualidad, aunque la propia justificación sin duda da a una persona la promesa y la esperanza de la resurrección.


Los Mil Años


Rev. 20 utiliza el término chilia ("mil") seis veces. A menudo se argumenta que el término es plural, por lo que se refiere a los "miles" de años, no sólo mil. Pero este argumento no es válido lingüísticamente.

Si bien es cierto que la palabra es técnicamente plural, no es así como el término se utiliza en realidad en griego. Se trata de un plural que sólo se puede traducir correctamente en sentido singular. Por ejemplo, en 2 Pedro 3: 8 leemos:

8 Pero no dejéis escapar este hecho, amados, que para el Señor un día es como mil [Chilia ] años, y mil [ Chilia ] años como un día.

Aquí "un día" es como un chilia. La comprensión normal de este paralelismo es que un día = mil años.

Veamos otros ejemplos de cómo chilia se usa en el Nuevo Testamento. Rev. 11: 3 dice:

3 Y yo le daré autoridad a mis dos testigos, y ellos profetizarán por mil [ Chilia ] doscientos sesenta días, vestidos de cilicio.

Aunque chilia es técnicamente plural, no hay manera de traducir con precisión con el plural aquí. No se puede decir que los dos testigos profetizan durante miles doscientos sesenta días. Lo mismo es cierto para Rev. 12: 6, donde la mujer huye al desierto por mil [ Chilia ] doscientos sesenta días.

Chilia es un adjetivo, y la gramática requiere que concuerde en número con el sustantivo (años) que califica. Esta es la única forma en que el griego conecta los adjetivos a los sustantivos. Por lo tanto, debido a que "año" es plural, por lo que también debemos usar el plural, chilia, con el fin de hacer que las palabras estén de acuerdo.

Tanto el uso hebreo como el griego de los plurales es diferente a como lo hacemos en Inglés. Por ejemplo, Jacob luchó con el ángel en un lugar que llamó Peniel. Esta palabra viene de panah-elPanah es el singular de paniym, pero panah nunca aparece una vez en la Biblia.

La palabra significa "cara" o "presencia". El hecho de que la palabra es plural originalmente puede tener algo que ver con el hecho de que tenemos dos caras, una a cada lado de la nariz; pero el hecho que tiene que ver con la propia presencia la hace intraducible en plural. La palabra plural se utiliza para transmitir un concepto singular.

Mi conclusión, entonces, es que Apocalipsis 20 es sobre un período de mil años, y que no deberíamos estar en desacuerdo con los eruditos sin una buena razón basada en evidencia sólida que por lo menos algunos eruditos puedan establecer.


La historia de la enseñanza del Milenio


Mi área de investigación es la historia, en lugar de la lengua. Cuando nos fijamos en la historia de la filosofía y el pensamiento, sé que la idea de un milenio de reposo es una idea muy antigua y bien conocida. Por ejemplo, en la Epístola de Bernabé, de alrededor de 115 AD, leemos en el capítulo 13,

3  Y aun en el principio de la creación se hace mención del sábado. Y Dios hizo en seis días las obras de sus manos; y las terminó en el séptimo día, y reposó el día séptimo, y lo santificó.  4  Considerad, hijos míos, lo que significa, las terminó en seis días. El significado de ello es este; que en seis mil años el Señor Dios traerá todas las cosas a su fin. 5  Porque con él un día es como mil años; como él mismo testifica, diciendo: He aquí, este día será como mil años. Por lo tanto, hijos, en seis días, es decir, en seis mil años, todas las cosas se logran.  6  . . . entonces descansará gloriosamente en ese séptimo día.

Esta carta está escrita en griego y fue citada por muchos de los padres de la Iglesia. No me propongo entrar en el debate de su canonicidad o la fecha de su autoría. Yo la uso como un ejemplo temprano de que chilia se utiliza como un singular "mil", así como un ejemplo de la creencia inicial de que habría un día de reposo del Milenio en el que "se llevan a cabo todas las cosas".

Si el autor (llamado "pseudo-Bernabé" por los estudiosos) escribió esto alrededor del 115 dC, entonces era casi seguro que fue un contemporáneo de Juan mismo, que murió alrededor del 100 dC. El libro de Apocalipsis ni siquiera fue escrito hasta el 96 dC. No es probable que el autor hubiera estado en desacuerdo con la propia interpretación de Juan del libro de Apocalipsis.


La mentalidad griega y hebrea


La enseñanza Milenial salió del patrón del pensamiento hebreo, en base a la historicidad del Antiguo Testamento. Por esta razón, la Epístola de Bernabé fue atacada después por los que preferían el método griego (Alejandría) de interpretación bíblica. La Enciclopedia Católica, volumen. X (1911 ed.), En "Milenio", dice,

"El más poderoso adversario del milenarismo fue Orígenes de Alejandría. En vista del neoplatonismo en la que se fundaron sus doctrinas y de su método espiritual-alegórico de explicar las Sagradas Escrituras, no podía aliarse con los milenaristas. Él les combatió expresamente, y, debido a la gran influencia que sus escritos se ejercen sobre la teología eclesiástica, especialmente en los países orientales, el milenarismo desapareció gradualmente de las ideas de los cristianos orientales".

"St. Agustín sostuvo finalmente la convicción de que no habrá milenio. . . En el mismo libro [De Civitate Dei] nos da una explicación alegórica del Cap. 20 del Apocalipsis. La primera resurrección, de la que en este capítulo se trata, nos dice, se refiere al renacimiento espiritual en el bautismo; el sábado de mil años, después de los seis mil años de historia, es la totalidad de la vida eterna; o, en otras palabras, el número de mil pretende expresar la perfección, y el último espacio de mil años deberá entenderse como una referencia al fin del mundo. . .

"Esta explicación del ilustre Doctor fue adoptada por ilustres teólogos occidentales posteriores, y el milenarismo en su forma anterior ya no recibió apoyo.

"El protestantismo del siglo XVI marcó el comienzo de una nueva época de las doctrinas milenaristas. Fanáticos protestantes de los años anteriores, en particular los anabaptistas, que creían en una nueva edad de oro bajo el cetro de Cristo, después del derrocamiento del papado y seculares imperios".

Por lo tanto, vemos que la interpretación espiritual alegórica de la Escritura, procedente de Alejandría, fue popularizada por Orígenes. A menudo torturando el Antiguo Testamento para hacerlo hablar alegóricamente. La opinión de Alejandría tenía poca utilidad para la historia vista por los hebreos.

El pensamiento griego se basó en su visión mitológica de la religión. Su religión se basaba en gran parte en los mitos, que eran historias alegóricas, en lugar de historia. Por lo tanto, cuando se trata de convertir griegos al cristianismo, algunos profesores adaptan la mentalidad griega con el fin de hacerlo más aceptable para ellos.

Pero históricamente hablando, Juan era un hebreo, y él tenía una mentalidad hebrea. Los hebreos usaron alegorías y parábolas, pero la verdad de las Escrituras estaba arraigada en la historia. Adán y Eva eran personas reales. Abraham, Isaac, y Jacob eran reales, y sus historias no son meras alegorías.

De hecho, sus historias son alegorías históricas. Sus historias tenían un significado profético. Abraham realmente tuvo dos esposas: Agar y Sara. Ellas eran alegorías del Antiguo y Nuevo Testamentos, como dice Pablo en Gal. 4: 22-31, pero en realidad vivieron como personajes históricos en la tierra.

La principal diferencia entre los puntos de vista griego y hebreo es que los griegos no veían ninguna necesidad de que las historias bíblicas tuvieran sus raíces en la historia, siempre y cuando las historias tuvieran un significado alegórico. La opinión hebrea vio todas las cosas arraigadas en la historia, pero también vio que la historia tiene sentido y, a menudo establece pautas para el futuro cumplimiento profético.

Es irónico que la Iglesia Romana repudiara Orígenes de Alejandría en el año 400 dC por sus enseñanzas sobre la reconciliación universal, pero adoptó su método de interpretación de la Escritura. Así fue como se perdió la enseñanza del sábado Milenial. La Enciclopedia Católica dice que la opinión hebrea fue revivida por los protestantes en el siglo XVI. Pero aún así, algunos no católicos han seguido rechazando la idea de un milenio.

En mi opinión, deberíamos adoptar una mentalidad hebrea y desechar la griega.


La Edad de los Tabernáculos


Creo que la Edad Tabernáculos es un período literal de mil años. Yo lo veo no sólo como un gran día de reposo de un millar de años, sino también como el punto culminante de tres grandes edades. La Edad de la Pascua empezó con Israel saliendo de Egipto en la Pascua, y terminó con la Pascua, cuando Jesús murió en la Cruz. Después de un lapso de siete semanas (desde la crucifixión), la Edad de Pentecostés comenzó en Hechos 2 con la venida del Espíritu Santo. Terminó 40 Jubileos más tarde el 30 de mayo de 1993.

El modelo bíblico de la Edad de Pentecostés se estableció por el rey Saúl, que fue coronado en el día de la cosecha de trigo (es decir, Pentecostés) en 1 Sam. 12:17. Cuando murió 40 años más tarde, hubo un período de transición de Saúl a David. Así también es con nosotros hoy. Hay un período de transición desde Pentecostés hasta la Edad de los Tabernáculos.

Se representa en el Tabernáculo de Moisés. El Atrio es el lugar de sacrificio y representa la edad de la Pascua, así como la experiencia de la Pascua. El Lugar Santo, en el que está el Candelabro (las Siete Iglesias del Apocalipsis 2, 3), representa la Edad de Pentecostés, así como la experiencia pentecostal. Por último, en el Lugar Santísimo representa la Edad Tabernáculos, así como la experiencia de los Tabernáculos.

El Tabernáculo de Moisés era de 30 codos de largo, 10 codos de ancho y 10 codos de alto. El Lugar Santo (Pentecostés) era de 20 x 10 x 10, ó 2.000 codos cúbicos . El Lugar Santísimo (Tabernáculos) era de 10 x 10 x 10, ó 1.000 codos cúbicos. Creo que estos números representan años. La Edad de Pentecostés es de 2.000 años, mientras que la Edad de los Tabernáculos es de 1.000 años de duración.

Esto se evidencia con la historia profética en Josué 3: 2-4, donde se habla de Israel cruzando el río Jordán hacia la Tierra Prometida bajo Josué (Yeshua-Jesús).

Y después de tres días, los oficiales recorrieron el campamento, 3 y mandaron al pueblo, diciendo: Cuando veáis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y a los levitas sacerdotes que la llevan, vosotros saldréis de vuestro lugar y marcharéis en pos de ella, 4 a fin de que sepáis el camino por donde habéis de ir; por cuanto vosotros no habéis pasado antes de ahora por este camino. Pero que haya entre vosotros y el arca una distancia como de dos mil codos; no os acercaréis a ella.

Jesucristo es representado como el Arca de la Alianza, porque Él era la encarnación de la gloria de Dios. Fue Primero con el fin de mostrarnos el camino al Lugar Santísimo ( Hebreos 9: 8 ). A continuación, el resto de la congregación (iglesia) le seguía unos 2.000 codos después, dirigida por Josué de Efraín. Esto significaba los 2.000 años de historia de la Iglesia.

Este es un buen ejemplo de cómo la historia es alegórica, es decir, que tiene un significado espiritual o profético. Tal respeta la historia , que es la verdad en su forma más simple.


Josué de Efraín


La historia de Josué es la historia de Jesús, porque Josué (Yeshua) es su nombre hebreo. Nos dice cómo Él nos lleva a la Tierra Prometida. No es la vieja tierra de Palestina, porque esa fue la herencia bajo el Antiguo Pacto, que fue rota y se convirtió en obsoleta ( Heb 8:13 ). Estamos heredando una Tierra Nueva (el cuerpo glorificado), que es la verdadera herencia perdida cuando Adán pecó. Es una mejor promesa ( Hebreos 8: 6 ).

El problema es que Jesús era de la tribu de Judá, no de la tribu de Efraín. Y así, en ese sentido, él era más como Caleb que como Jeshua. Caleb era de Judá. Sus ascendencias tribales se enumeran en Num. 13: 68. Por lo tanto, todavía queda el cumplimiento de Josué de Efraín.

Cuando Jesús vino la primera vez, de la tribu de Judá, vino a ser el Arca de la Alianza que nos llevaría a la Tierra Prometida después de 2000 años. Pero hay dos venidas de CristoHeb 9:28 ). Por lo tanto, la segunda venida de Cristo es cuando Él viene como Josué de Efraín, de la Casa de José, el titular de la primogenitura1 Crónicas 5: 12 ). Es por ello que se Le representa en Rev. 19:13 como teniendo "una ropa teñida en sangre". José es la única persona en la Biblia que tuvo su ropa teñida en sangre ( Génesis 37:31 ). Esto identifica a Jesús en un nuevo papel, ya no como el sacrificio por el pecado, sino como el heredero de la primogenitura.

Debido a las limitaciones de la carne, Jesús no podía nacer de ambos Judá y José (Efraín) al mismo tiempo. Pero Miqueas 6: 2 había profetizado que el Mesías nacería en Belén, en la tribu de Judá. Y así, este es el lugar donde los Reyes Magos le encontraron ( Mateo 2:. 6 ) tres meses después de su nacimiento.

Después de terminar su trabajo como príncipe de la tribu de Judá, ascendió por una temporada con el fin de esperar el momento adecuado para volver a cumplir la obra del Príncipe de Efraín. Bajo esta bandera tribal, Jesús es Josué de Efraín. En esta venida, Él puede cumplir la profecía de Josué quien condujo a Israel a la Tierra Prometida.


Creo también que esta es la razón para la profecía que Miqueas da del nacimiento del Mesías como Belén de Efratá. Efratá es el singular de Efraín. Por lo tanto, Miqueas nos da pistas proféticas tanto de la primera como de la segunda venida de Cristo. Efratá significa "fructífero", y habla de la primogenitura, el "mandato de fecundidad" de Génesis 01:28 habiendo de llevar muchos hijos a la gloria.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario