TRADUCTOR-TRANSLATE

PARÁBOLA DE LA OVEJA PERDIDA, God's Kingdom Ministries



15 de septiembre 2014

Después que Lucas registra la advertencia de Jesús acerca de la inminente destrucción de Jerusalén, que incluye la enseñanza en el capítulo 14, que muestra la forma de evitar el juicio divino.
El capítulo 15, entonces, comienza una nueva sección, donde Lucas muestra cómo Jesús expuso sobre el Reino, sobre todo a través del uso de las parábolas. Esto continúa durante todo Lucas 16, después de lo cual vemos la enseñanza de Jesús sobre la fe, por la cual uno puede entrar en el Reino.
Toda esta enseñanza fue dada mientras que Jesús estaba haciendo su último viaje a Jerusalén para ser crucificado. Lucas 13:22 ; 17:11 ). Es posible que Lucas combinó las enseñanzas de dos viajes a Jerusalén en una sola narración, pero si esto es así, no se nos dice. Todo lo que vemos es que mientras Jesús se dirigía a Jerusalén, Él habló del Reino.
Los fariseos se quejan
Lucas introduce estas parábolas al decirnos el problema que Jesús estaba respondiendo. Lucas 15: 1-3 dice,
1 Ahora todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Él para escucharlo. 2 Y tanto los fariseos como los escribas murmuraban, diciendo: "Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos". 3 Y les refirio esta parábola, diciendo ...
El "comer" con alguien significaba estar en comunión. Era la forma más común de la comunión, es decir, que tiene una unión común. En Números 25: 23, leemos,
2 Porque invitó al pueblo a los sacrificios de sus dioses, y el pueblo comió y se postró a sus dioses. 3 Así Israel se unió con Baal-peor, y el Señor se enojó contra Israel.
Cuando los hombres comieron de los sacrificios que se dedicaron a los altares paganos, eso significaba que eran partícipes de ese altar, como dice Pablo en 1 Corintios 10:18,
18 Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no están en comunión con el altar?
Pablo estaba discutiendo el mismo tema que Jesús enfrentó en Lucas 15. Era una cuestión de comunión ( 1 Corintios 10:16,17 ). Pablo afirma que los creyentes no debían ser partícipes en los altares paganos ( 1 Corintios 10:20 , 21 ). Sin embargo, la cuestión más amplia es si uno debe comer la carne del mercado que se había dedicado a los ídolos.
Comer carne sacrificada a los ídolos
Las personas donaban más animales que lo que los sacerdotes podían comer, y gran parte de ellos se vendían en el mercado. Los judíos fueron obligados a abstenerse de comprar esa carne con el fin de evitar estar en comunión con los ídolos. Pablo, sin embargo, no está de acuerdo con el punto de vista judío, pues nos dice en el versículo 19 que un ídolo no es nada, ni tiene ningún derecho legítimo a la carne que se le ofrece. Concluye en 1 Corintios 10:2526,
25 Coman todo lo que se vende en la carnicería, sin preguntar nada por causa de la conciencia; 26 porque la tierra es del Señor, y todo lo que contiene.
Pablo continúa diciendo que debemos ser sensibles a la conciencia de los demás hombres, de modo que si alguien en la mesa plantea una objeción acerca de la carne, se debe respetar su conciencia y abstenerse de comer. Aunque comer esa carne en casa no hace que el creyente esté en comunión con los ídolos, debemos "hacerlo todo para la gloria de Dios" y "no hacer ninguna ofensa" ( 1 Corintios 10:3132 ).
Comiendo con pecadores
Para un judío este tema adquiría una aplicación más amplia en la sociedad. Ellos creían que comer con los "pecadores" era equivalente a participar de altares paganos. Pecadores eran los que estaban fuera de la comunión templo. Fueron los excomulgados y el resto de la gente se suponía que debía respetar la sentencia del templo rehuyendo a los "pecadores". Tales pecadores incluían a los publicanos o recaudadores de impuestos que trabajaban para el gobierno romano.
Comer con los convertidos
La tradición judía también prohibía a un judío a comer con los conversos al judaísmo. Parece que su conversión del paganismo al altar de Dios no les daba la ciudadanía plena o igual en el Reino. Esta tradición fue prorrogada en la Iglesia, sobre todo entre los cristianos judíos de Jerusalén. Pablo y Pedro se enfrentaron por este tema, como Pablo describe en Gálatas 2: 11-13,
11 Pero cuando Cefas [Pedro] vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque temía a los de la circuncisión. 13 Y el resto de los judíos se le unieron en su hipocresía, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.
Esta tradición de los hombres tenía un agarre potente en la mente de los judíos en esos días, incluso después de que habían llegado a creer en Jesucristo. Sin embargo, era obvio que ellos no entendieron completamente las implicaciones de la práctica y la enseñanza de Jesús cuando comió con los pecadores y los gentiles. Parece que Peter no tomó una posición firme en cuanto a su visión, que Lucas registra en Hechos 10. Su revelación acerca de no llamar a cualquier hombre común o inmundo parece haberse perdido en Jerusalén. Afortunadamente, Lucas nos informó de esta revelación en Hechos 10, y sin duda también tenía esto en mente cuando escribió de las murmuraciones entre los escribas y fariseos.
El ciego de nacimiento
Juan 9 nos habla de un hombre que nació ciego, a quien Jesús sanó. Cuando él dio testimonio de los sacerdotes, le quisieron atribuir el milagro a Dios solamente y no dar ningún crédito a Jesús, porque Jesús lo había sanado en día de reposo. La disputa terminó en Juan 9:34, "y le expulsaron". En otras palabras, le excomulgaron del templo. Jesús más tarde lo encontró y le dio una mayor revelación del Mesías. Juan 9:35 dice,
35 Jesús oyó decir que lo habían sacado; y encontrándolo, le dijo: "¿Crees tú en el Hijo del Hombre?"
La fe del hombre en Jesús como el Mesías lo llevó a la comunión con el Hijo del Hombre, y lo convirtió en un ciudadano del Reino. Aunque la religión le había cortado, encontró comunión con el Mesías, El único que tenía la autoridad para determinar quién puede entrar en el Reino y quien no.
Este hombre ciego de nacimiento fue uno de los discípulos que estaban dispersos por la persecución que venía del templo de Jerusalén ( Hechos 8: 1 ). Él no tiene nombre en el relato de Juan, para no causarle problemas indebidos en el futuro, pero sabemos por la historia posterior Iglesia que él tomó el nombre romano, Restitutus. Él dio testimonio de Cristo en la Provenza, la Galia y se convirtió en el obispo de Tricastinorum. La cercana iglesia en el pueblo de San Restitut es donde está enterrado.
Volviendo a Lucas 15, cuando Jesús comió con pecadores y recaudadores de impuestos, los escribas y fariseos se quejaron, pensando que Jesús estaba en comunión con aquellos que habían sido separados de la adoración en el templo.
Cuando entendemos la razón por la cual los escribas y los fariseos murmuraban de la comunión de Jesús con los publicanos y pecadores, podemos entonces entender la respuesta de Jesús.
Jesús responde con una parábola
4 ¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto abierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? 5 Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso. 6 Y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido". 7 Os digo que de la misma manera, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento.
Jesús estaba diciendo a los murmuradores que era justo que el pastor saliera y encontrara a sus ovejas perdidas, en vez de excomulgar a la oveja perdida a vagar lejos. Sacó la ilustración de Ezequiel 34, donde nos encontramos con que las tribus perdidas de Israel habían sido condenadas por los sacerdotes en Jerusalén. Fueron presentados como "ovejas perdidas" vagando en las montañas (entre los reinos), "y no había nadie a la búsqueda o que preguntase por ellas" ( Ezequiel 34: 6 ).
El profeta condenó a los pastores terrenales por negarse a buscarlas, diciendo en Ezequiel 34: 11-16,
11 Porque así dice el Señor Dios: "He aquí, yo mismo buscaré mis ovejas, y las reconoceré ... 15 Yo apacentaré mis ovejas y yo las llevaré a descansar", declara el Señor Dios. 16 "Yo buscaré la perdida, traeré de vuelta a las dispersas, vendaré a las quebrantadas, y fortaleceré a las enfermas ..."
Seguramente Jesús también sabía que fue específicamente llamado para liberar su rebaño de ovejas perdidas, de Ezequiel 34:23 dice,
23 Entonces pondré sobre ellas un solo pastor, mi siervo David, y él va a darlas de comer; él las apacentará, y él será su pastor.
David había muerto hacía siglos por el tiempo en que Ezequiel profetizó de esto, por lo que se entiende que esto se iba a cumplir por el Hijo de David. Jesús era ese Hijo de David, y así Él es el que encontrará las tribus perdidas de Israel, haciendo un pacto de paz con ellas ( Ezequiel 34:25 ), que es el Nuevo Pacto. Con ellas vendrán muchas otras ovejas de todas las naciones a medida que escuchan Su voz y creen en Él.
La respuesta de Jesús a los murmuradores aplica esta gran misión más específicamente a los publicanos y los pecadores de su tiempo, ya que ellos también perdieron ovejas. Ezequiel implicaba que los sacerdotes en Jerusalén habían oprimido a esas ovejas y fueron la causa original de su dispersión. Si los sacerdotes del templo se habrían preocupado por las ovejas de Israel, no se hubieran desviado de Dios. Pero en cambio, los sacerdotes esquilmaron a las ovejas sin alimentarlas de manera adecuada y sin curar las enfermas entre ellas ( Ezequiel 34: 3 , 4 ).
A pesar de que el profeta condenó a los sacerdotes del templo por su papel en la dispersión de las ovejas,  lo que también hizo Jesús, implica que lo mismo se estaba haciendo en su tiempo. Los publicanos y pecadores eran las ovejas que los pastores del templo habían maltratado. Cuando las ovejas después se desilusionaron o desalentaron, los pastores las aislaron del templo como "pecadoras".
Jesús, por lo tanto, vino a buscar a ellas mismas, como el profeta había predicho. Y cuando Él las encontró, se regocijó. Cuando los pecadores vieron al Buen Pastor tratar a las personas correctamente, con gusto se arrepintieron y creyeron que Él era el Mesías.
La ironía en el extremo está en el versículo 7, donde hay más alegría por un pecador que se arrepiente que por "noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento". Los escribas y los fariseos, por supuesto, estaban en gran necesidad de arrepentimiento, pero pensaban en sí mismos como hombres justos que no necesitan arrepentirse.
Esta es la primera parábola acerca del arrepentimiento en la presente serie de parábolas del Reino. Nos dice que los ciudadanos del Reino se caracterizan por el arrepentimiento, y no por la justicia propia.

Aviso Importante de GKM Admin:

Algunos de nuestros lectores han informado de ver enlaces dobles subrayados, ventanas de publicidad, o alguna otra forma de anuncios de 3 ª parte. Tenga en cuenta que nosotros NO tenemos anuncios 3 ª parte de GKM! Si usted está viendo esto, o algo similar, por favor lea el mensaje de noticias AQUÍ para más información.
Gracias.
- GKM administración
El enlace rápido a continuación le llevará a la principal Lista blog diario que contiene las 5 entradas más recientes del blog y donde también encontrará las Categorías de blog y el Archivo del blog Enlaces que tiene todas las entradas de blog organizados de diferentes maneras para su conveniencia de la primer día de Dr. Blog de ​​Stephen Jones ' que comenzó en 2005 También puede utilizar el menú principal en la parte superior para encontrar todo en el sitio, así como el menú de la barra lateral derecha, arriba a la derecha , para particulares ubicaciones de los sitios que usted puede estar interesado en.
Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2014/09-2014/the-lost-sheep-parable/#sthash.4tXplvNV.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario