TRADUCTOR-TRANSLATE

LA NUEVA JERUSALÉN (Reacomodemos las profecías), "La Lucha por el Derecho de Nacimiento" - Dr. Stephen E. Jones

...Uno sólo tiene que leer el registro histórico del libro de los Hechos para ver cómo el judaísmo persiguió a la Iglesia. La solución no consiste en volver a unirse con los judíos del judaísmo, lo que muchos han abogado hoy, porque ello es casarse con Ismael, espiritualmente hablando, y por lo tanto descalificarse uno mismo de recibir la herencia completa de los Tabernáculos. Cuando los cristianos tratan de identificarse con el judaísmo o convertirse al judaísmo, se están convirtiendo en realidad los hijos espirituales de Agar. Que no piensen que van a traer la promesa, porque esto se puede hacer sólo a través de Sara, la Jerusalén que viene de lo alto.

La solución, dice Pablo, es "echar fuera a la esclava ya su hijo"Gal. 4:30 ), como cuando Abraham echó fuera a Agar e Ismael a fin de establecer Sara e Isaac. Esto se realiza haciendo una clara ruptura con el judaísmo, así como la Iglesia primitiva finalmente lo hizo con un poco de ayuda de Dios y de los ejércitos romanos. Ya no pensemos que la gloria de Dios volverá a la vieja Jerusalén, o que un templo carnal albergará la gloria de Dios algún día. Como dice Pablo en 2 Tes. 2:3-12, ese lugar sólo puede albergar un anticristo, un hombre de pecado (anarquía), un hijo de perdición, un Judas.

¿Es esto, tal vez, una parte de la apostasía que Pablo previó en 2 Tes. 2:03? ¿Ya ha aparecido este hombre de pecado en la Iglesia? Ha abandonado la Iglesia ya la Nueva Jerusalén celestial en favor de la vieja? Es el "poder engañoso" en 2 Tes. 02:11 la idea de que Agar y su hijo van a heredar la promesa y ser los que traigan la manifestación del Reino de Dios?



Selah.

Capítulo 8
La Nueva Jerusalén

- ISAÍAS PROFETIZA DE LA "NOVIA" NUEVA JERUSALÉN.
- LOS MUROS DE LA NUEVA JERUSALÉN.
- LAS PUERTAS DE LA NUEVA JERUSALÉN.
- PROFECÍAS SOBRE SIÓN Y JERUSALÉN.
- PROFECÍAS SOBRE EL TEMPLO "RECONSTRUIDO".
- DOS JERUSALÉN-ES CON DIFERENTES DESTINOS.
- AGAR SUSTITUIDA POR SARA.

Era necesario que Jesús dejara la tierra y ascendiera al cielo con el fin de establecer la eliminación definitiva de la gloria de Dios de los templos terrenales y ciudades. Una vez que esto se había terminado, entonces la gloria de Dios volvió y se posó sobre los discípulos en el aposento alto diez días más tarde en el día de Pentecostés.

A partir de ahora, como lo explica el apóstol Pablo, nosotros como individuos somos los templos de Dios ( 1 Cor. 03:16 ). Hablando corporativamente, la Iglesia es también un templo, que tiene a Jesucristo como su piedra angular y los apóstoles y los profetas como las primeras piedras ( Ef. 2:20-22 ). Otros son piedras vivas de este templo ( 1 Pedro 2:5 ). Lo más importante, quizás, es el hecho de que el nombre de Dios descansa ahora sobre nosotros como personas, no sobre un arca externa de la alianza en un templo hecho de madera y piedra en una ciudad carnal en Palestina.

No se puede entender el cumplimiento de la profecía, sin ver que hay dos Jerusalén: la antigua Jerusalén y la Nueva Jerusalén. Esta distinción permite entender la aparente contradicción entre las declaraciones bíblicas de bendiciones y maldiciones sobre Jerusalén.

Isaías profetiza de la "novia" Nueva Jerusalén

En Isaías leemos un buen ejemplo de "Jerusalén", que Juan dice se ha de interpretar como la Nueva Jerusalén. Is. 62:1,2 dice:

1 Por amor de Sión no callaré, y por amor de Jerusalén no me estaré quieto, hasta que salga su justicia como resplandor, y su salvación como una antorcha que arde. 2 Las naciones verán tu justicia, y todos los reyes tu gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehová nombrará.

A primera vista uno puede pensar que Isaías estaba hablando de la ciudad original de Jerusalén. Pero Juan aplica la profecía, no a la vieja Jerusalén, sino a la Nueva Jerusalén. Rev. 03:12 hace referencia a Is. 62:1 anterior, diciendo que este nuevo nombre es la Nueva Jerusalén:

12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

Está claro por la profecía de Juan que Isaías estaba hablando de la Nueva Jerusalén, no la ciudad vieja. Este templo en la Nueva Jerusalén es el lugar donde Dios ha puesto su nombre. Es un lugar de bendición, no un lugar maldito. Is. 62:4 y 5 profetizan que Jerusalén será una "diadema de gloria" en la mano de Dios. Ella ya no se llamará "Abandonada" o "Desolada", sino, "Desposada".

Nunca más se dirá de ti: Abandonada, ni de tu tierra se dirá jamás: Desolada; sino que se te llamará: Mi deleite está en ella, y a tu tierra: Desposada; porque en ti se deleita el SEÑOR, y tu tierra será desposada. 5 Porque como el joven se desposa con la doncella, se desposarán contigo tus hijos; y como se regocija el esposo por la esposa, tu Dios se regocijará por ti.

Juan se refiere a esta profecía en Apocalipsis 21:02, donde leemos que la ciudad santa que se casa con Dios no es la vieja Jerusalén. La novia es la Nueva Jerusalén -a pesar de que Isaías simplemente la llama "Jerusalén".

2 Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

En Rev. 21:09,10 un ángel identifica de nuevo la novia como la Jerusalén que desciende del cielo, en contraposición a la Jerusalén que se originó en la tierra:

9 Y uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, vino y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. 10 Y él me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios.

Como podemos ver, aunque Isaías no dijo nada acerca de una Nueva Jerusalén, Juan nos dice que esto es lo que Dios quiso decir. En otras palabras, Juan nos dice a que Jerusalén Dios quería referirse cuando le dio la profecía de Isaías.

Los muros de la Nueva Jerusalén

Juan describe las "paredes" y "puertas" de esta ciudad en términos físicos, pero es bastante obvio que estas son cosas simbólicas. La pared se dice que es 144 codos de alto (Ap. 21:17), que es el número bíblico que denota los elegidos. El valor numérico de las letras en el nombre de Lázaro es precisamente 144. Esto conecta el número de los elegidos que son resucitados de entre los muertos y son salvos de la muerte. (Juan 11).

Las paredes de una ciudad son para su protección y como un límites para mantener fuera a los que no están autorizados a entrar en la ciudad. El que a las paredes se les llame "salvación", indica que sólo los salvos pueden entrar en esta ciudad. En Zac. 02:05 (citado más adelante) se describen las paredes como "un muro de fuego". ¿Por qué se describen como un fuego? Deut. 33:2 nos dice que se ha dado a Israel una "ley de fuego" en el Sinaí. La ley es el "fuego" de Dios que juzga a todos los hombres. Una ley es un límite moral. El pecado es la transgresión de la ley ( 1 Juan 3:4 ). Y así el muro de fuego en la profecía de Zacarías es el límite de la ley.

Leemos que todos los que entran en esta ciudad son justos. Uno no puede estar fuera de la ley y entrar en esta ciudad. Tampoco los salvos transgreden la ley cuando entran.

Esta ciudad es más que un simple lugar sobre la tierra. Zac. 2:1-5 profetiza,

Entonces alcé los ojos y miré, y he aquí, vi un hombre con un cordel de medir en la mano. 2 Y le dije: ¿Adónde vas? Y me respondió: A medir a Jerusalén para ver cuánta es su anchura y cuánta su longitud. 3 Y he aquí, cuando el ángel que hablaba conmigo salía, otro ángel le salió al encuentro, 4 y le dijo: Corre, habla a ese joven, y dile: "Sin muros será habitada Jerusalén, a causa de la multitud de hombres y de ganados dentro de ella. 5 "Y yo seré para ella"--declara el SEÑOR-- "una muralla de fuego en derredor, y gloria seré en medio de ella".

Por un lado, Zacarías profetiza la ciudad será "sin muros" y después en el siguiente versículo dice que habrá una "pared de fuego a su alrededor". Sí, hay un "muro" alrededor de esta Jerusalén, pero no es un muro físico alrededor de un grupo de edificios llamado "ciudad", es una pared de salvación y una pared de fuego (Ley). Nadie pasa a través de esta pared por caminar físicamente a través de una de sus puertas. Uno puede entrar sólo por "la salvación".

Las puertas de la Nueva Jerusalén

También se dice que tiene doce puertas con los nombres de las doce tribus de Israel escritos en ellas. Estas también se dice que son doce perlas ( Apocalipsis 21:21 ). Estas descripciones de las puertas, obviamente, no son literales. El profeta nos da la definición básica de las puertas cuando dice en Is. 60:18,

18 La violencia no se oirá en tu tierra, ni desolación, ni de destrucción dentro de tus límites; sino que llamarás a tus murallas salvación y a tus puertas Alabanza.

Juan dice en Apocalipsis 21:12 que las doce tribus de Israel están escritas en las doce puertas de la ciudad. Más adelante, en el versículo 21 las doce puertas son llamadas "perlas", porque las doce tribus consideradas en su conjunto son la "perla de gran precio". Jesús vino para comprar esta perla por su muerte en la cruz, pero al hacer esto, Él terminó la compra de todo el mundo. Jesús habló de estas cosas en dos breves parábolas en Mat. 13:44-46 , donde Él dijo,

44 El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y escondió; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. 45 Además, el reino de los cielos es semejante a un mercader que anda buscando perlas finas, 46 y al encontrar una perla de gran valor, fue y vendió todo lo que que tenía, y la compró.

Jesús tomó los temas de sus parábolas de las Escrituras mismas, por lo que no son difíciles de interpretar. Dios llamó a Israel su especial tesoro en Ex. 19:05 . Israel fue dispersado en Asiria y en el mundo. Jesús dijo en Mat. 13:38, "el campo es el mundo". Por lo tanto, Jesús se acercó y encontró a las tribus perdidas de Israel ocultas en el mundo en su dispersión. Así que Él compró el campo entero (el mundo) con el fin de obtener el tesoro. Por lo tanto, todo el mundo se ha beneficiado de la caída de Israel.

La segunda parábola es igual que la primera, pero esta vez Jesús compara a Israel a una "perla de gran valor". Comparando las dos parábolas anteriores nos muestra que tanto el tesoro como la perla son Israel. Y Juan confirma esto que nos dice que las doce puertas de la Nueva Jerusalén son las doce tribus de Israel, y se les llama "doce perlas". La única diferencia es que Jesús los agrupó en una solo "perla de gran valor", mientras que Juan habla de cada tribu como una perla.

Is. 60:18, citado anteriormente, nos dice que las puertas son"alabanza". Este es un juego de palabras, porque Judá significa "alabanza". Judá era la tribu principal de Israel. Y así, en este caso Judá representa a todas las tribus, ya que en ese día el rey de Judá, Jesucristo reinará sobre todas las tribus en una sola nación, así como sobre toda la tierra.

Is. 60:19,20 nos dice que Jerusalén no tendrá necesidad de sol ni de luna que le den luz, porque Dios mismo será su luz:

19 Ya el sol no será para ti luz del día, ni el resplandor de la luna te alumbrará; sino que tendrás al SEÑOR por luz eterna, y a tu Dios por tu gloria. 20 Nunca más se pondrá tu sol, ni menguará tu luna, porque tendrás al SEÑOR por luz eterna, y se habrán acabado los días de tu luto.

En Rev. 21:23 Juan profetiza lo misma para la Nueva Jerusalén,

23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella, porque la gloria de Dios la ilumina, y su lámpara es el Cordero.

Nuevamente, Isaías 60:21 dice de Jerusalén,

21 Entonces todo tu pueblo serán justos; ellos siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para que yo sea glorificado.

Juanse se hace eco en Rev. 21:27 que sólo los justos habitarán la Nueva Jerusalén:

27 Y nada inmundo, ni el que practica abominación y mentira serán jamás entrará en ella, sino sólo aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero.

Una simple comparación de Is. 60:18-21 con el Rev. 21 deja en claro que esta no es la vieja Jerusalén restaurada y gloriosa. Ambos hablan de la luz del sol y la luna como siendo sustituida por la luz de una fuente divina. Ambos hablan de que los pecadores están excluidos de la ciudad.

Esta es la Nueva Jerusalén, cuyo origen está en el cielo, no en la tierra. También hay que señalar que en ningún momento la Biblia declara que la Nueva Jerusalén bajará y se superpondrá sobre el mismo pedazo de tierra que en la actualidad se llama Jerusalén. A menudo me divertía por como los hombres representan la Nueva Jerusalén como una ciudad física que baja desde el espacio exterior con un sistema de grúas y poleas, como si se tratara de una ciudad física que pesa miles de millones de toneladas.
Los cristianos tienen que aprender que la Nueva Jerusalén es una "ciudad" espiritual, celestial, que cubrirá toda la tierra en la restauración de todas las cosas. El propósito de la creación física era para manifestar la gloria de Dios, y este propósito se cumplirá finalmente. Aunque Adán perdió esta gloria cuando pecó, el ​​último Adán restaurará esta gloria a la tierra. Jesús oró al Padre “hágase voluntad así en la tierra como en el cielo”. Esa oración será contestada cuando la Nueva Jerusalén haya llegado plenamente descendida del cielo, la Nueva Jerusalén es la voluntad de Dios para la creación. Pero en la actualidad, toda la creación todavía gime mientras esperan la manifestación de los hijos de Dios (Rom. 8:19), porque nosotros todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas a Cristo (Heb. 2:08 ).

Sión y Jerusalén, Profecías

Hemos demostrado hasta ahora que las profecías favorables para "Jerusalén" en Isaías 60 son esencialmente las mismas que las de la "Nueva Jerusalén" que se encuentran en Apocalipsis 21. Está claro a partir de esta comparación que el Nuevo Testamento interpreta la "Jerusalén" de Isaías 60 en el sentido de la Nueva Jerusalén, en lugar de la antigua Jerusalén. Los judíos, por supuesto, que no están de acuerdo con el Nuevo Testamento, disputarán la revelación de Juan. Pero como cristianos, creemos que la revelación de Juan es divinamente inspirada, así llegamos a la conclusión de que Dios está en la construcción de una nueva ciudad a diferencia de la vieja.

Además de "Jerusalén", la Biblia a menudo usa otro término, "Sión", y lo profético de los últimos tiempos "hija de Sión" ( Isaías 62:11 ). Sión en el Antiguo Testamento era el lugar desde el que David gobernó Jerusalén y el resto de Israel. Se convirtió en un símbolo de autoridad. Debido a que la Biblia habla de Sión y Jerusalén en los profetas, muchos han asumido que la Sión de la profecía bíblica es la ubicación física dentro de la ciudad vieja de Jerusalén. Por lo tanto, tenemos los "sionistas" de hoy que son los que han puesto su fe en la vieja Jerusalén, pensando que esto es el cumplimiento de las promesas hechas a Abraham. Pero Hebreos 12:22-24 dice:

22 Pero vosotros os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, y a miríadas de ángeles, 23 a la asamblea general de la iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, y a Dios, el Juez de todos, y a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 y a Jesús, el mediador de un nuevo pacto.

El libro de Hebreos deja claro que nuestra esperanza está en un mayor Sumo Sacerdote (Jesucristo), que ministra en una mayor templo (nuestro corazón), en una Jerusalén celestial y en un mayor "Monte Sión" por medio de un mejor pacto. En otras palabras, no es un nuevo monte Sión al igual que existe una Nueva Jerusalén. La Nueva Sión tiene todas las características de la Nueva Jerusalén, pero simboliza el lugar del gobierno de Jesús, ya que Él es el Hijo de David.

El libro de Hebreos fue escrito después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 con el fin de explicar por qué Dios permitió que la vieja ciudad y su templo fueran destruidos. Muchos de los primeros cristianos (especialmente aquellos de descendencia de Judea) fueron devastados por eso, debido a que todavía no entendían que Dios había expulsado a la "sierva" con su hijo (el sacerdocio levítico y el judaísmo en sí).

Profecías sobre el Templo "Reconstruido"

Ezequiel 40-48 habla de un templo "reconstruido". Es común que los maestros de la profecía tomen estos capítulos en un sentido literal, incluso hasta el punto de creer que Dios volverá a los sacrificios de animales. Esto se basa en Ezequiel 43:18-27 y otros pasajes. Por supuesto, tenemos que admitir que si la intención de Dios para construir un templo físico en la antigua Jerusalén y volver a consagrar el sacerdocio levítico, entonces tendríamos que creer que el judaísmo llegará a ser la religión verdadera, una vez más, y el sacrificio de animales se deberá hacer a Dios en los días venideros.

Pero que se sepa que yo mismo no creo esto. Como cristiano, he llegado a conocer mejor las cosas. Como yo lo veo, la adherencia o la reversión al judaísmo es, precisamente, la esclavitud de la que el Apóstol Pablo advirtió en el libro de Gálatas. ¿Cuántas veces tiene Pablo para decirnos que somos el templo de Dios antes de que realmente creamos esto?

El templo de Ezequiel, sin duda, habría sido construido como un edificio literal con madera y piedra, si Israel y Judá se habrían arrepentido y habrían regresado a la vieja tierra hace mucho tiempo. Pero no lo hicieron. Una parte de la Casa de Judá regresó, pero Israel no volvió. Y así Jesús vino a establecer un nuevo y mejor templo, el templo de nuestros cuerpos. Esto era, por supuesto, lo que Dios tenía en mente desde el principio. Por esta razón, la profecía del templo de Ezequiel debe interpretarse de acuerdo con el modelo del Nuevo Testamento. El templo de madera y piedra se sustituye por un nuevo templo hecho de piedras vivas. El sacerdocio levítico se sustituye por un sacerdocio de Melquisedec. El sistema de sacrificios se sustituye por el único y verdadero sacrificio por el pecado-Jesucristo -que es el cumplimiento de todos los sacrificios.

Jesús es la única piedra de fundación, o piedra del ángulo, que podría establecerse en este nuevo templo, según 1 Cor. 03:11,

11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, que es Jesucristo.

Si alguien trata de construir un templo en la Jerusalén física, es una violación directa de la voluntad de Dios, porque no hay manera de que puedan construir un templo físico y todavía poner a Jesucristo como su Fundamento.

Cuando murió y fue colocado en la tierra, Su sepultura puso la primera piedra del nuevo templo. Más tarde residió en los creyentes individuales en el día de Pentecostés a fin de comenzar la construcción de este templo con piedras vivas. Pablo dijo a los efesios en Efesios. 2:19-22,

19 Así pues, ya no sois extraños ni extranjeros, sino que sois conciudadanos de los santos y sois de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, 21 en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor, 22 en quien también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.


Dos Jerusalén-es con diferentes destinos

Jeremías fue el profeta principal de la ciudad vieja de Jerusalén. Fue allí cuando el ejército de Babilonia vino y destruyó la ciudad y el templo. Él era el profeta que los sacerdotes del antiguo templo persiguieron. Por lo tanto, Jeremías es el profeta más importante cuyos escritos revelan el destino final de esa ciudad.

En Jer. 18:1-6 Dios le dijo al profeta para ir a la casa del alfarero, donde iba a observar el alfarero haciendo una vasija de barro. Los versículos 3-6 nos dicen,

Entonces descendí a casa del alfarero, y he aquí, estaba allí haciendo un trabajo sobre la rueda. 4 Y la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella otra vasija, según le pareció mejor al alfarero hacerla. 5 Entonces vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: 6 ¿No puedo yo hacer con vosotros, casa de Israel, lo mismo que hace este alfarero?--declara el SEÑOR. He aquí, como el barro en manos del alfarero, así sois vosotros en mi mano, casa de Israel.

Esta profecía se dirige a la casa de Israel-no a la Casa de Judá. Fue dirigida a las diez tribus perdidas, la nación que Dios había destruido entre el 745 y el 721 antes de Cristo en los días de Oseas, el último rey ( 2 Reyes 17:03 ). Durante sus días, el rey asirio Salmanasar se acercó y puso a Israel en esclavitud. Poco después, el ejército asirio llegó y conquistó Israel y su capital, Samaria, deportando a los supervivientes a "Hala, y en Habor, junto al río de Gozán, y en las ciudades de los medos" ( 2 Reyes 17:06 ). Un siglo más tarde, este es el lugar donde el profeta Ezequiel les profetizó. Ezequiel 01:01 dice,

1 Y sucedió que en el año treinta, en el quinto día del cuarto mes, mientras que yo estaba junto al río Quebar [o, "Habor"], entre los exiliados, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

Es importante entender entonces, que la revelación de Jeremías en la casa del alfarero no se trataba de Judá, sino de Israel. Dado que muchos no son conscientes de que Israel y Judá fueron dos naciones diferentes, nos vemos en la necesidad de aclarar esto. Dios prometió que reconstruiría la Casa de Israel, así como el alfarero hizo un nuevo recipiente de arcilla.

Pero Jeremías sólo emplea diez versículos para la Casa de Israel, porque él no fue enviado a ellos, sino a Judá. El resto de Jeremías 18 y todo el capítulo 19 se enfocan exclusivamente sobre Judá y Jerusalén. La única razón por la que Jeremías empleó diez versículos en Israel era para mostrar el contraste entre los destinos de las dos naciones. Comenzando en Jer. 18:11 y 12, el profeta se dirige a Judá y a Jerusalén:

11 Ahora pues, habla a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén, diciendo: "Así dice el SEÑOR: 'He aquí, estoy preparando una calamidad contra vosotros y tramando un plan contra vosotros. Volveos, pues, cada uno de su mal camino y enmendad vuestros caminos y vuestras obras'". 12 Mas ellos dirán: "Es en vano; porque vamos a seguir nuestros propios planes, y cada uno de nosotros obrará conforme a la terquedad de su malvado corazón".

El resto de este capítulo describe la rebelión de Judá y de Jerusalén en contra de Dios y da las razones para el juicio venidero. Por último, en Jer. 19:1-3 leemos:

Así dijo el SEÑOR: Ve y compra una vasija de barro del alfarero, y toma contigo a algunos de los ancianos del pueblo y de los ancianos de los sacerdotes; 2 y sal al valle de Ben-Hinom, que está a la entrada de la puerta de los tiestos, y proclama allí las palabras que yo te diré. 3 Dirás: "Oíd la palabra del SEÑOR, reyes de Judá y habitantes de Jerusalén. Así dice el SEÑOR de los ejércitos, el Dios de Israel: 'He aquí, traeré tal calamidad sobre este lugar, que a todo el que oiga de ella le retiñirán los oídos.

El profeta da entonces en los versículos 4 y 5 la acusación de Dios sobre Judá y Jerusalén, de su rebelión contra él. Por estas razones, dice Dios, la nación y la ciudad serán destruida y la gente traída a masacre. Cuando el profeta terminó con su acusación sobre ellos, Dios le dijo que diera a la gente una lección objetiva en los versículos 10-12,

10 Entonces romperás la vasija a la vista de los hombres que te acompañen, 11 y les dirás: "Así dice el SEÑOR de los ejércitos: 'De igual manera romperé yo a este pueblo y a esta ciudad, como quien rompe una vasija de alfarero, que no se puede reparar más; y los enterrarán en Tofet por no haber otro lugar donde enterrar. 12 'Así haré con este lugar y con sus habitantes--declara el SEÑOR-- poniendo esta ciudad como Tofet.

Uno puede seguir leyendo hasta el final del capítulo, pero no hay una sola palabra de consuelo para Jerusalén. Ni una sola vez ha dicho que al final de los días se restauraría la ciudad. De hecho, Jeremías dice precisamente lo contrario. A diferencia de la jarra de arcilla húmeda que representó a la Casa de Israel, que fue abatida, pero que luego se hizo un nuevo recipiente de esta vieja jarra de barro que se deshizo. Una vez rotas, las jarras viejas (arcilla seca) no podían ser reparadas. Los hombres simplemente las sacarían de la ciudad a través de la "puerta de los tiestos" (19:02) y las echarán en la gehenna, el basurero de la ciudad. Jeremías deja claro que llegaría el día en que la ciudad vieja de Jerusalén sería destruida como esta vieja jarra de barro en manos del profeta. Muchos no pueden creer que Dios realmente haga esto, por lo que lo interpretan diciendo que esta destrucción se cumplió cuando Babilonia destruyó Jerusalén. El problema es que setenta años más tarde, el pueblo volvió y reconstruyó Jerusalén. Primero el rey Ciro permitió a la gente regresar y reconstruir sus hogares en el año 534 aC. Luego, el 458 aC, el rey Artajerjes emitió un segundo decreto que permitía que la propia ciudad fuera ser reconstruida. Así se cumplió la profecía de Dan. 09:2425, diciendo:

24 Setenta semanas han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, para expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir el lugar santo. 25 Así que tu conoce y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos de angustia.

Dios le dijo a Jeremías que la ciudad sería destruida como una jarra que nunca podría volver a ser reparado. Pero a Daniel se le dijo acerca de "la orden para restaurar y edificar a Jerusalén". De hecho, realmente fue reconstruida. Esto parece ser una contradicción inherente. Muchos años después, en el año 70 dC los romanos destruyeron la ciudad de nuevo, pero fue reconstruida por las generaciones posteriores. De hecho, la ciudad ha sido destruida y reconstruida alrededor de nueve veces. Esto nos dice que la profecía de Jeremías se ha cumplido sólo parcialmente en las últimas destrucciones de Jerusalén. Se acerca el día en que Jerusalén será destruida de una manera tal que nunca más volverá a ser reconstruido. La Palabra de Dios no puede ser quebrantada, sino que Jerusalén será rota como la jarra en la mano de Jeremías estaba rota y nunca reparada. Esto es, de hecho, el porqué Dios ha establecido una Nueva Jerusalén. La vieja ciudad está bajo la maldición de Dios, y no será la sede del gobierno de Cristo.

Cuando vemos esta profecía de la destrucción de Jerusalén, a la luz de la declaración de Jeremías acerca de la gloria saliendo de este lugar -como de Silo- el plan de Dios se empieza a aclarar. Silo fue destruida después de la gloria se había marchado. Sus sacerdotes fueron asesinados también, porque Dios pretende sustituir el linaje corrupto de Elí con una nueva línea de sacerdotes descendientes de Sadoc. Esto profetiza de un panorama más amplio, porque Sadoc es un tipo y sombra del Orden de Melquí-Sadoc o Melquisedec. Está claro, entonces, que la intención de Dios en el panorama más amplio era reemplazar el orden levítico con la Orden de Melquisedec, con Jesucristo como su Sumo Sacerdote.

Agar se sustituye por Sara

En Gálatas 4:22-31 Pablo habla de los viejos y nuevos pactos y cómo se representan alegóricamente como Agar y Sara. Agar era la esclava de Egipto, mientras que Sara era la libre, y la que a través de ella las promesas estaban por venir. Agar, sin embargo, fue la primera en dar a luz a un hijo de Abraham. Su nombre era Ismael. Cuando Ismael tenía 13 años de edad, finalmente Dios le dijo a Abraham que tendría un hijo por medio de Sara. Ese hijo era Isaac y nació cuando Abraham tenía 100 años.

Hubo conflictos, por supuesto, entre las dos esposas de Abraham sobre cual hijo heredaría la primogenitura. Ismael fue el primogénito de Agar, pero Dios escogió a Isaac, que nació de Sara. Del mismo modo, el antiguo pacto fue primero bajo Moisés, pero Dios escogió a la nueva alianza bajo Jesucristo para traer la promesa. Entonces Pablo hace una declaración muy notable en 4:25 y 26,

25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, porque ella está en esclavitud con sus hijos. 26 Pero la Jerusalén de arriba es libre; ella es nuestra madre.

Los maestros de la profecía de hoy están acostumbrados a explicar cómo Agar e Ismael son los árabes, y que, por tanto, no tienen derecho a la ciudad de Jerusalén. Pablo dice que la vieja Jerusalén es Agar, y sus hijos son Ismael. Pablo está hablando realmente de los judíos que se adhieren al judaísmo. Los versículos 28-31 dice:

28 Y nosotros, hermanos, como Isaac, somos hijos de la promesa. 29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también sucede ahora. 30 Pero, ¿qué dice la Escritura ? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no será heredero con el hijo de la libre. 31 Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de la libre.

La vieja Jerusalén es engendrada según la carne, no según el Espíritu. Los dirigentes de Jerusalén rechazaron el nuevo pacto que Jesús les había ofrecido, eligiendo en su lugar permanecer bajo el antiguo pacto, el cual había sido dado en el Monte Sinaí en Arabia. Arabia Saudí fue la herencia de Agar e Ismael. Así que cuando los líderes judíos hicieron su elección crucial para cumplir con el antiguo pacto y rechazar el Mediador de la nueva Alianza, se colocaron ellos mismos y su ciudad bajo la jurisdicción legal del monte Sinaí en Arabia, y no bajo la jurisdicción legal de la Jerusalén de antes.

Por esta razón, Dios envió a sus ejércitos (los romanos) que destruyeron la ciudad y expulsaron a los judíos, en última instancia, desterrándolos de la tierra de Palestina. Leemos acerca de esto en la parábola que Jesús dijo en Mateo. 22:2-7,

2 : El reino de los cielos es semejante a un rey [el Padre], que celebró el banquete de bodas para su hijo [Jesús]. 3 Y envió a sus esclavos [los profetas] para llamar a los que habían sido invitados a la fiesta de bodas, y no estaban dispuestos a venir. 4 Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los que han sido llamados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales de granja engordados han sido todos sacrificados y todo está listo; venid a la fiesta de bodas. 5 Pero ellos no hicieron caso y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio; 6 y los demás agarraron a los siervos [los profetas] y los maltrataron y los mataron. 7 Pero el rey se enfureció y envió a sus ejércitos [los ejércitos romanos], y destruyó a aquellos asesinos y establecer su ciudad [Jerusalén] en llamas.

Sin embargo, Pablo reconoce incluso que en su día la Iglesia misma tuvo una tendencia a querer permanecer bajo el antiguo pacto y la jurisdicción de "Agar". Durante décadas, los primeros cristianos en Jerusalén siguieron ofreciendo sacrificios en el templo de Jerusalén, a pesar de que sabían que Jesús era el único verdadero sacrificio por el pecado. No fue sino hasta que Dios empleó el ejército romano para destruir esa ciudad y el templo que la Iglesia primitiva comenzó finalmente a conseguir el cuadro. En algún lugar alrededor de ese tiempo, Dios inspiró a alguien para escribir el libro de Hebreos, a fin de dejar claro a los cristianos hebreos que el cristianismo no era simplemente una secta del judaísmo. La piedra que los constructores judíos rechazaron se habían convertido en La Piedra del Ángulo del nuevo camino llamado cristianismo.

Por desgracia, en nuestros días gran parte de la Iglesia se ha vuelto una vez más al pensamiento judaico. Ellos piensan que Agar-Jerusalén es de alguna manera va a traer en el Reino prometido. No lo hará. La vieja Jerusalén es la esclava, no la libre. La vieja Jerusalén persigue a los hijos de la Nueva Jerusalén - no al revés, como tan a menudo se afirma-. Pablo, quien había perseguido a la Iglesia antes de su conversión, era muy consciente de que los hijos de Agar-Jerusalén persiguieron a los hijos de Sarah-Nueva Jerusalén.

29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también sucede ahora.

Uno sólo tiene que leer el registro histórico del libro de los Hechos para ver cómo el judaísmo persiguió a la Iglesia. La solución no consiste en volver a unirse con los judíos del judaísmo, lo que muchos han abogado hoy, porque ello es casarse con Ismael, espiritualmente hablando, y por lo tanto descalificarse uno mismo de recibir la herencia completa de los Tabernáculos. Cuando los cristianos tratan de identificarse con el judaísmo o convertirse al judaísmo, se están convirtiendo en realidad los hijos espirituales de Agar. Que no piensen que van a traer la promesa, porque esto se puede hacer sólo a través de Sara, la Jerusalén que viene de lo alto.

La solución, dice Pablo, es "echar fuera a la esclava ya su hijo"Gal. 4:30 ), como cuando Abraham echó fuera a Agar e Ismael a fin de establecer Sara e Isaac. Esto se realiza haciendo una clara ruptura con el judaísmo, así como la Iglesia primitiva finalmente lo hizo con un poco de ayuda de Dios y de los ejércitos romanos. Ya no pensemos que la gloria de Dios volverá a la vieja Jerusalén, o que un templo carnal albergará la gloria de Dios algún día. Como dice Pablo en 2 Tes. 2:3-12, ese lugar sólo puede albergar un anticristo, un hombre de pecado (anarquía), un hijo de la perdición, un Judas.

¿Es esto, tal vez, una parte de la apostasía que Pablo previó en 2 Tes. 2:03? ¿Ya ha aparecido este hombre de pecado en la Iglesia? Ha abandonado la Iglesia ya la Nueva Jerusalén celestial en favor de la vieja? Es el "poder engañoso" en 2 Tes. 02:11 la idea de que Agar y su hijo van a heredar la promesa y ser los que traigan la manifestación del Reino de Dios?


Selah.

http://gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario