TRADUCTOR-TRANSLATE

CAUTIVERIO DE JUDÁ DESDE BABILONIA HASTA NUESTROS DÍAS, "La Lucha por el derecho de Nacimiento" - Dr. Stephen E. Jones

Massada, ¿Resistencia heroica o rebelión recalcitrante?

NOTA DEL ADMINISTRADOR: 

Sorprendente que un solo capítulo quite tantas legañas o escamas babilónicas. Si usted es de los que se empacha 
con solo unas pocas líneas, 
no se pierna por nada al menos el último epígrafe de este capítulo:
La Captura de Massada.
Gracias Señor Jesucristo, porque en Tu Luz vemos la luz. 
¡Gloria y alabanza solo a Ti! ¡Solo a Ti la adoración!

Capítulo 5
El Cautiverio de Judá


En Jeremías 23-30 el profeta le dijo al pueblo que si ellos se sometían al veredicto de Dios, Él les permitiría permanecer en la tierra bajo el yugo de madera solamente. Pero si se negaban a someterse a veredicto de Dios, entonces ellos estarían bajo el yugo de hierro y serían deportados a Babilonia. En Jer. 27:2-3 el profeta habló de este yugo de madera,

Así me ha dicho el SEÑOR: Hazte coyundas y yugos y póntelos al cuello, 3 y envía palabra al rey de Edom, al rey de Moab, al rey de los hijos de Amón, al rey de Tiro y al rey de Sidón por medio de los mensajeros que vienen a Jerusalén a ver a Sedequías, rey de Judá.

Este fue un mensaje no sólo al rey de Judá, sino también a las naciones vecinas. Dios estaba dando todas estas naciones a Nabucodonosor, rey de Babilonia, para que fueran sus siervas. Todas esas naciones fueron amonestadas a someterse al yugo de madera de Babilonia. En Jer. 27:5-8, Dios le dijo al profeta,

'Yo hice la tierra, los hombres y los animales que están sobre la faz de la tierra con mi gran poder y con mi brazo extendido, y la doy a quien me place. 6 'Y ahora yo he puesto todas estas tierras en manos de mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia, siervo mío, y también las bestias del campo le he dado para que le sirvan. 7 'Y todas las naciones le servirán a él, a su hijo, y al hijo de su hijo, hasta que llegue también la hora a su propia tierra; entonces muchas naciones y grandes reyes lo harán su siervo. 8 'Y sucederá que la nación o el reino que no sirva a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y que no ponga su cerviz bajo el yugo del rey de Babilonia, con espada, con hambre y con pestilencia a esa nación castigaré'--declara el SEÑOR-- 'hasta que yo la haya destruido por su mano.

En otras palabras, Dios dijo que Él le había dado todas estas naciones al rey de Babilonia, Nabucodonosor, "mi siervo". Dios reclama Su capacidad de hacerlo por derecho de creación. Dios declara su derecho a hacer esto en el versículo 5. Así, vemos que Dios mismo reclamó el crédito por lo que el rey de Babilonia haría a Jerusalén y por destruir el templo y de deportar a la gente a otra tierra. Dios tuvo, en efecto, contratado al rey de Babilonia, para ejecutar su veredicto sobre la nación pecaminosa de Judá. Pero Jeremías también dejó en claro en el versículo 11 que si el pueblo de Judá se sometía al veredicto de Dios, se les permitiría una forma menor de juicio-el yugo de madera.

11 'Pero la nación que ponga su cerviz bajo el yugo del rey de Babilonia y le sirva, la dejaré en su tierra'--declara el SEÑOR-- 'y la cultivará y habitará en ella.'"

En el siguiente capítulo, Jeremías 28, se nos dice la decisión de la gente a través de su portavoz principal, el profeta Hananías. Aquí también aprendemos que Dios le había dicho en realidad a Jeremías que caminara alrededor de Jerusalén con un yugo de madera alrededor de su cuello para que la gente supiera lo que Él mismo había decidido hacer. La decisión de Jeremías era someterse al rey de Babilonia y servirle como a el Señor, sabiendo que Nabucodonosor era el siervo de Dios, o su empleado.


Judá rechaza el yugo de madera

El profeta Hananías se ofendió por el yugo al cuello de Jeremías, por lo que lo quitó por la fuerza del cuello de Jeremías y lo rompió. Leemos en Jer. 28:10 , 11,

10 Entonces el profeta Hananías quitó el yugo del cuello del profeta Jeremías y lo rompió.11 Y habló Hananías en presencia de todo el pueblo, diciendo: Así ha dicho Jehová: Ciertamente voy a romper un plazo de dos años completos, el yugo de Nabucodonosor, rey de Babilonia, del cuello de todas las naciones. Entonces el profeta Jeremías se fue por su camino.

Jeremías no opuso resistencia, sabiendo que esto era simplemente la respuesta del pueblo ante Dios. No tenían intención de someterse a Nabucodonosor, pues pensaban que Dios estaba de su lado y les ayudaría a derrotar al ejército de los caldeos. Jer. 02:35 dice acerca de ellos,

35 aún dices [tu Judá]: "Soy inocente, ciertamente su ira se ha apartado de mí." He aquí, entraré en juicio contigo porque dices: "No he pecado."

No creían que eran culpables de rebelión contra Dios, porque seguían adorándole con todas las formas religiosas y rituales en el templo de Dios. Ellos no creían que Dios permitiría que su hermosa casa (templo) fuera profanado o destruido. En Jer. 7:04 el profeta les contesta,

4 No confíes en las palabras engañosas, diciendo: Esta es la casa de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová.

Dios llamó a dos profetas, Jeremías y Hananías, para polarizar a la gente y hacer que se manifestaran los corazones de la gente. Los que tenían la rebelión en su corazón siguieron, naturalmente, las profecías de Hananías, éstos creían en la teología de la rebelión. Al rebelarse contra Nabucodonosor, sin saberlo, se rebelaron contra Dios mismo.

Los que creyeron el mensaje de Jeremías eran los que conocían y entendían la ley de la tribulación, por la que Dios juzgaría a Israel y Judá por dejar a un lado su ley. Estos creyentes estaban dispuestos a someterse al yugo de madera, como hizo Jeremías. La mayoría rebelde, sin embargo, decidió que Dios nunca querría que fueran esclavos del rey de Babilonia. Al parecer, se olvidaron de su propia historia en el libro de Jueces. Ciertamente no creían en las leyes de la tribulación que se encuentran en Deuteronomio 28. Así que lucharon y murieron. La ciudad, el templo, y toda la tierra fue devastada. Los sobrevivientes fueron llevados a la fuerza a Babilonia, a cumplir su condena de 70 años ( Jer. 25:11 ) bajo un yugo de hierro, así como Deut. 28:48 habían advertido.


Judá Condenado a un yugo de hierro

En Jeremías 28:12-14 , leemos:

12 Y la palabra del Señor vino a Jeremías, después que Hananías profeta quebró el yugo del cuello del profeta Jeremías, diciendo: 13 Ve, y habla a Hananías, diciendo: Así ha dicho Jehová: Has roto yugos de madera, pero has hecho en lugar de ellos yugos de hierro. 14 Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, he puesto un yugo de hierro sobre el cuello de todas estas naciones, para que sirvan a Nabucodonosor, rey de Babilonia ; y le servirán. Y yo también le he dado las bestias del campo.

La nación de Judá pudo haber evitado la desolación y la destrucción absoluta si hubieran hecho caso a la palabra del Señor en Jeremías. Sin embargo, eran demasiado patrióticos para someterse al juicio de Dios. No hay nada malo con el patriotismo, pero cuando uno elige el patriotismo sobre la sumisión al juicio de Dios por el pecado, esos patriotas hacen un flaco favor a su propio pueblo. Es por esto que es tan importante hoy en día reconocer los juicios de Dios, en lugar de limitarse a asumir que todos los enemigos o los opresores nacionales son "del diablo". En los días de Jeremías, fueron los patriotas religiosos los que llevaron a las personas como corderos a la masacre a manos de Babilonia.


Consejos de Jeremías para los higos buenos

Había dos hombres llamados Hananías. Uno representaba los higos buenos; otro representaba a los higos malos. El Hananías que se opuso a Jeremías fue el profeta de los higos malos, pues pensó que Dios bendeciría Judá incluso en su rebelión. Pensó que ser "elegidos" significaba que ellos eran un pueblo de privilegio, y que Dios, por tanto, nunca los pondría en cautiverio o esclavitud. El otro Hananías era uno de los amigos de Daniel que se sometieron a Dios y fueron a Babilonia como cautivos. Leemos de él en Dan. 01:06. Él representó a los higos buenos como se describe en Jer. 24:7.

Jeremías escribió entonces una carta a los cautivos en Babilonia-es decir, a los hombres de Judá que fueron los "higos buenos", incluyendo también a Hananías. Les dijo cómo vivir en Babilonia durante su cautiverio. Su consejo no fue el de organizar una revuelta o incluso una huelga general. No les ordenaba que asesinaran a cualquiera de sus captores, ni complots contra el rey. Su consejo se encuentra en Jer. 29:4-7,

Así dice el SEÑOR de los ejércitos, el Dios de Israel, a todos los desterrados que envié al destierro de Jerusalén a Babilonia: 5 "Edificad casas y habitadlas, plantad huertos y comed su fruto. 6 "Tomad mujeres y engendrad hijos e hijas, tomad mujeres para vuestros hijos y dad vuestras hijas a maridos para que den a luz hijos e hijas, y multiplicaos allí y no disminuyáis. 7 "Y buscad el bienestar de la ciudad adonde os he desterrado, y rogad al SEÑOR por ella; porque en su bienestar tendréis bienestar".

En otras palabras, Jeremías dijo a los cautivos que oraran por el bienestar de Babilonia y su paz. No roguéis que Babilonia sea destruida, porque es sólo la ejecutora del justo juicio de Dios sobre Judá. No funcionará tratar derrocar el rey Nabucodonosor, porque él s un siervo de Dios. No traten de asesinar al rey, porque Dios le ha dado a Judá en sus manos. Pedro dio el mismo consejo a los siervos, diciendo en 1 Ped. 02:18,

18 Siervos, estad sujetos a vuestros amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos y afables, sino también a los que son insoportables.
Los higos malos se habrían burlado de los consejos de Jeremías, pero los higos buenos tomaron atención. Ni Daniel ni sus amigos jamás hicieron ningún intento de conspirar contra el rey de Babilonia. Vivieron para dar a luz hijos, que entonces fueran capaces de volver a la vieja tierra después de 70 años de cautiverio. Jer. 29:10 dice,

10 Pues así dice el SEÑOR: "Cuando se le hayan cumplido a Babilonia setenta años, yo os visitaré y cumpliré mi buena palabra de haceros volver a este lugar.

Para un estudio completo que explica por qué Judá fue condenado a setenta años en Babilonia, vea Secretos del Tiempo, Capítulo Siete.


El regreso del exilio

En años anteriores Babilonia había sido una de las provincias del imperio asirio. Pero Babilonia fue capaz de rebelarse y derrocar Asiria, y capturar la ciudad capital de Nínive en el año 607 antes de Cristo. Tres años más tarde conquistaron Jerusalén y Judá, en el año 604 aC. Sin embargo, el Imperio Babilónico sólo duró setenta años (607-537 aC), y la cautividad de Jerusalén fue igualmente sólo setenta años (604-534 aC). Estas fechas son probadas en el capítulo ocho de nuestro libro, Secretos del Tiempo.

Cerca de 50.000 hombres de Judá, Benjamín y Leví volvieron a la vieja tierra para comenzar la larga y difícil tarea de reconstruir una nación bajo el liderazgo de Zorobabel, el gobernador, con la ayuda de Esdras. También tuvieron la inspiración de los profetas, Habacuc, Hageo, Zacarías y Malaquías. Sin embargo, durante los siguientes 450 años las personas no tuvieron profetas conocidos para guiarlos antes del nacimiento de Jesús. Muchos de ellos se olvidaron de la ley de la tribulación, y pronto los higos malos de nuevo comenzaron a multiplicarse en la tierra.

Su situación era la siguiente: Babilonia cayó ante los medos y los persas en el año 537 aC. Este suceso se registra en Daniel 5. Darío de Media tomó la ciudad de Babilonia y la gobernó durante unos años y organizó el nuevo imperio en 120 provincias (Dan. 6:01). Más tarde, el rey Ciro de Persia llegó, y Darío volvió a su nación de los medos. Ciro emitió su famoso edicto en el 534 aC que permitió a los exiliados de Judea volver a su tierra.


El Continuado Cautiverio de Yugo de Madera

Ciro el persa no le dio la independencia a Judá. Zorobabel fue nombrado gobernador de Judea, pero permaneció bajo la autoridad de los monarcas persas. De hecho, muchos años antes, Daniel ya había previsto una serie de cuatro grandes imperios mundiales en Daniel 2, que controlarían el mundo hasta la venida del reino de la Gran Piedra-el Reino de Dios en manos de Jesucristo y Sus vencedores (Dan. 2:44 , 45).

En Daniel 7 se nos dan más detalles, aprendiendo que estos imperios "bestia" (león, oso, leopardo y la bestia sin nombre) se mantendrían en el poder hasta que "llegó el tiempo cuando los santos tomaron posesión del reino"( Dan. 7 : 22 ). Estos imperios bestia eran Babilonia, Medo-Persia, Grecia y el Imperio Romano. Daniel también vio un "cuerno pequeño" que tomaría las riendas de la autoridad a la caída del Imperio Romano en el año 476 dC. Esto se cumplió en la Roma papal, que luego gobernó hasta hace poco. Por lo tanto, vemos que el cautiverio fue durante mucho tiempo, y el Edicto de Ciro simplemente intercambió el yugo de hierro por un yugo de madera.

Entonces Judá se convirtió simplemente en una de las provincias del Imperio Medo-Persa. Mientras que Judá había estado bajo un yugo de hierro durante setenta años, ahora se pusieron bajo el yugo de madera más suave. Dios les permitió permanecer en su tierra como siervos de los medos y los persas. Este imperio fue fotografiado en Daniel 2 como los dos brazos de plata, y en Daniel 7 como el oso.

Esto cambió de nuevo unos 200 años más tarde, cuando Alejandro Magno conquistó Persia y formaron el Imperio Griego. La dominación del Imperio Griego fue fotografiado en Daniel 2 como el vientre y los muslos de bronce (bronce) en la gran imagen. Este imperio también fue representado en Daniel 7 como el leopardo. En el cambio de Persia a Grecia, el yugo de madera Judá se mantuvo. Simplemente cambiaron los amos.

Cuando Alejandro murió, su Imperio Griego fue dividido entre sus cuatro generales. Ptolomeo seléucida recibió Egipto y Siria. Palestina fue atrapada en el medio y se convirtió en el campo de batalla de estos dos imperios, a veces siendo controlada por Siria, y en otras ocasiones por Egipto. Por último, aproximadamente el 163 aC, después de algunas cosas particularmente odiosas que el rey sirio hizo al templo en Jerusalén, los Macabeos se levantaron y se liberaron del yugo de Siria. Por un siglo, la nación de Judá (o Judea, como se le llamaba en griego) se hizo independiente. Es evidente que Dios permitió que el yugo de madera se retirara temporalmente a causa de la blasfemia del rey sirio.

Luego, en el año 63 aC el ejército romano bajo Pompeyo capturó Siria y Judea, y una vez más Judea quedó bajo un yugo de madera. El Imperio Romano fue fotografiado en Daniel 2 como las dos piernas de hierro. En Daniel 7, se representa como una bestia sin nombre con dientes de hierro.

Muchos de los judíos murmuraban y se quejaban bajo el dominio de Roma, no aceptándola como sierva de Dios. Ellos no querían estar bajo el yugo de madera. Muchos falsos mesías se levantaron, con la promesa de liberarlos y traer el Reino de Dios, pero todos fracasaron. La Roma de grandes dientes de hierro y uñas de bronce pisoteaba toda resistencia bajo sus pies ( Dan. 7:19 ). Si la gente hubiera entendido las Escrituras, se habrían dado cuenta de que ellos mismos necesitaban arrepentirse y orar por Roma, como Jeremías había dicho a orar por el bienestar de Babilonia. Pero a medida que pasaba el tiempo, su rebelión contra Dios crecía, y Dios respondió aumentando la opresión de Roma. Si el pueblo hubiera decidido ser amable con Roma, los romanos les hubieran tratado mucho más amablemente-como lo hicieron con otras naciones. Pero Judea era un país difícil de gobernar porque era la más rebelde de todas las provincias de Roma. Roma no tomó amablemente a la rebelión. Ellos creían en el aplastamiento de toda rebelión a fondo con el fin de dejar claro a todos que la rebelión era inútil. Creían que sólo mediante la eliminación de toda esperanza de éxito podrían desalentar la revuelta.

Los judíos, sin embargo, creían que Dios estaba de su lado, que su templo era la casa de Dios, y que Dios quería que fueran libres e independientes. Vieron la Roma pagana como un impío, idólatra y opresor-no como siervo de Dios para azotarles hasta que se arrepintieran y creyeran el mensaje de Jeremías. Ellos no querían someterse al yugo de madera de Roma más de lo que sus padres habían querido someterse al yugo de madera de Babilonia. Y así la historia de Judea se movió constantemente hacia ese enfrentamiento final en el año 70 dC, cuando se volvería a conocer por todos, de una vez por todas, de qué lado Dios iba a pelear. Dios peleó por Roma. Jerusalén fue destruida una vez más, y Dios puso al pueblo bajo el yugo de hierro, una vez más.


La revuelta contra Roma (y Dios): 66-73 dC

En 1930 el libro de Abram Leon Sachar, Una historia de los Judíos, en la página 117, este autor judío escribe,

"En última instancia, la paciencia romana estaba completamente agotada y los procuradores introducían medidas de severidad bárbara. Los soldados mataban a la menor provocación. Líderes judíos eminentes fueron crucificados, mientras que pueblos enteros fueron arrasados. Todo en vano. Fiebre de martirio parecía apoderarse de las personas acosadas. Fanáticos subían y bajaban del país, con los ojos desorbitados y frenéticos, profetizando el fin del mundo, y el advenimiento del Mesías. Multitudes estaban dispuestas a seguir cada visionario imposible que afirmaba tener inspiración del cielo. Los zelotes se apresuraron a la muerte de llanto en la exaltación histérica. ¿Qué hacer con una nación tal? Los romanos estaban francamente desconcertados. Habían ocupado muchos pueblos turbulentos, pero ninguno tan contrario-de tan increíblemente difícil solución".

La guerra comenzó en el año 66 dC, mientras que Floro era el procurador romano de Judea. Judea era un hervidero de descontento y de odio hacia los romanos. Los romanos creían que otra revuelta podría estallar en cualquier momento. Habían tratado con la diplomacia, a su manera, pero habían fracasado. Ahora instruyeron a Floro a ser firme e incluso despiadado, si era necesario. Josefo, el historiador de Judea de la época, escribió en sus Guerras de los Judíos, II, xiv, 3, 4,

"Él [Floro], por lo tanto, cada día aumentaba sus calamidades con el fin de inducirlos a una rebelión... Al mismo tiempo comenzó la guerra en el duodécimo año del reinado de Nerón y el decimoséptimo del reinado de Agripa en el mes Artemisius o Jyar".

Según nuestra manera moderna de la verdad, el comienzo de la guerra se produjo en la primavera del 66 dC. Si leemos la historia a través de los ojos de Dios, vemos que la historia simplemente se cumplió la profecía. Por lo tanto, sin un cierto conocimiento de la historia, no se puede entender realmente lo que los profetas predijeron por la inspiración de Dios. Aquellos que no conocen la historia están condenados a repetirla. En el caso de Judá en el siglo I, se habían olvidado las leyes de la tribulación, y que no creían en el mensaje de Jeremías. Se olvidaron de la razón del yugo de hierro de Babilonia, por lo que fueron condenados a volver a su juicio pesado. Dios quiso juzgar a Jerusalén ya las personas por su religión hipócrita (como Isaías lo expresó), que habían demostrado plenamente sus dirigentes por el rechazo de Juan el Bautista y de Jesús mismo. Juan había sido ejecutado en la Pascua del año 30 dC, y Jesús había sido crucificado en la Pascua del año 33 dC. Ahora sus cuarenta años de gracia (obtenidos por Ezequiel en Ez. 4:6) estaban llegando a su fin 70-73 dC.

Dios se movió sobre el corazón de Roma para nombrar a Floro sobre Jerusalén, sabiendo que su política basada en el miedo sólo provocaría la rebelión judía, y que la rebelión podría a su vez provocar una respuesta por parte de Roma, para el juicio final. Floro no sabía que él no era más que un peón en manos de Dios, porque él no podía ver la imagen más grande. Lo mismo puede decirse para el pueblo de Judea.

Alrededor de ese tiempo un grupo de extremistas judíos llamados sicarios ("asesinos" judíos) fueron expulsados ​​de Jerusalén donde habían causado muchos estragos. Se las arreglaron para tomar la fortaleza de Masada por el sigilo y matar a los soldados romanos que estaban allí-después que los sicarios habían prometido perdonarles la vida si se rendían. Josefo dice, "y por lo tanto fueron todos estos hombres bárbaramente asesinados, exceptuando a Metilius" quien se salvó sólo porque él aceptó convertirse en un judío. (Estos asesinos, o "terroristas", como los llamaríamos hoy en día, se mantuvieron en Masada hasta que los romanos los conquistaron en el año 73 dC).

Al mismo tiempo, el gobernador del templo de Jerusalén comenzó a negarse a hacer sacrificios por los extranjeros, e incluso rechazó el sacrificio habitual de César. Josefo nos dice entonces en sus Guerras de los Judíos, II, xvii, 2 "este fue el verdadero comienzo de nuestra guerra con los romanos".

A los pocos meses, ya que las personas viajaban a Jerusalén para la fiesta de los Tabernáculos, las hostilidades estallaron (Guerras, II, xix, 1). La 12ª Legión Romana de Antioquía fue destruida bajo el liderazgo de Cestio Galo. Cinco mil trescientos hombres de a pie y 380 jinetes fueron muertos. Roma no estaba contenta con esto y dispuso a enviar un ejército mayor para sofocar la revuelta. Se puso de manifiesto en ese momento que las palabras de Jesús en Lucas 21:20-22estaban a punto de cumplirse:

20 Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su desolación está cerca. 21 Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes, y los que estén en medio de la ciudad, aléjense; y los que estén en los campos, no entren en ella; 22 porque estos son días de venganza, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.

Jesús estaba hablando de la destrucción de Jerusalén que fue profetizada en Jeremías 19. Él también hablaba de los "días de retribución" profetizados en Is. 34:8. Aunque estas profecías todavía no han visto su cumplimiento final, se habían al menos parcialmente cumplido en la guerra de Babilonia y de nuevo en la guerra romana.

La destrucción de la 12ª Legión Romana fue el acto final que selló el destino de Jerusalén. Josefo dice en Guerras , II, xx, 1,

"Después que esta calamidad había caído sobre Cestio, muchos de los más eminentes de los judíos nadaron lejos de la ciudad, como cuando un buque va a hundirse".

Eusebio, el historiador cristiano del siglo cuarto que era el obispo de Cesarea, escribe acerca de esto en Eclesiastés. Hist. , III, 5:

"Por otra parte, los miembros de la iglesia de Jerusalén, por medio de un oráculo dado por revelación a personas aceptables allí, recibieron la orden de abandonar la ciudad antes de que comenzara la guerra y establecerse en una ciudad en Perea llamada Pella. Los que creían en Cristo emigraron de Jerusalén hacia Pella".

Los cristianos de Jerusalén se trasladaron a Pella, una ciudad muchos kilómetros al este del río Jordán al norte del Mar Muerto. En otras palabras, la tribulación no diezmó la Iglesia de Jerusalén, que representó a los higos buenos de Judá. Dios trajo la tribulación para juzgar los malos higos-los que se quedaron en el judaísmo, los que apoyaron el sistema religioso sin ley, los hipócritas que habían rechazado a Jesús como el Cristo. Roma rodeaba Jerusalén en la mañana de la Pascua en el año 70 dC. El sitio duró hasta agosto, cuando el templo fue destruido en Ab 10, el mismo día en que los babilonios habían quemado el primer templo en el año 586 aC. Josefo nos dice de nuevo en Guerras , VI, iv , 5,

"Así que Tito [el general romano] se retiró a la torre de Antonia y resolvió asaltar el templo a la mañana siguiente con todo su ejército, y asentar sus tiendas alrededor de la casa santa. Pero en cuanto a esa casa, Dios la tenía con certeza, hacía mucho tiempo, condenada al fuego y ahora ese día fatal llegaba según la revolución de las edades; fue el décimo día del mes Lous o Ab, en el cual fue anteriormente quemado por el rey de Babilonia".

El Yugo de Hierro Re-impuesto- sobre las malvadas figuras de Judá

Jerusalén fue destruida en el año 70 dC y la devastación final de la tierra se terminó con la captura de Masada en el año 73 dC Durante todo este tiempo, los hombres de Judá adoptaron la misma actitud de sus padres en los días de Jeremías. No podían creer que Dios realmente luchaba contra ellos. No podían creer que Dios les estaba juzgando por su pecado. No podían creer que era la voluntad de Dios para ellos que presentaran a sus conquistadores odiados. Y así, una vez más, los fanáticos religiosos y patriotas entre los llevaron a la nación en desastre total.

Pues bien, es claro por la historia que en el año 70 dC los judíos cayeron bajo el yugo de hierro como se define en las leyes de la tribulación. Deut. 28:48-50 dice,

48  por tanto servirás a tus enemigos, los cuales el SEÑOR enviará contra ti: en hambre, en sed, en desnudez y en escasez de todas las cosas; El pondrá yugo de hierro sobre tu cuello hasta que te haya destruido. 49 El SEÑOR levantará contra ti una nación de lejos, desde el extremo de la tierra, que descenderá rauda como águila, una nación cuya lengua no entenderás, 50 una nación de rostro fiero que no tendrá respeto al anciano ni tendrá compasión del niño.

El símbolo nacional de Roma fue el águila. El Imperio Romano fue también el cuarto reino de la bestia en Daniel, que el profeta describe como teniendo piernas de hierro. Así que esta profecía del yugo de hierro y una  nación águila parece particularmente descriptiva de Roma.

52 Y esa nación te pondrá sitio en todas tus ciudades, hasta que tus muros altos y fortificados en los cuales tú confiabas caigan por toda tu tierra; y te sitiará en todas tus ciudades, por toda la tierra que el SEÑOR tu Dios te ha dado.

El ejército romano sitió Jerusalén y todas las ciudades de Judea hasta que se sometió a todos ellos, incluso como especifica Moisés.

62 Y quedaréis pocos en número, aunque erais multitud como las estrellas del cielo; porque no obedeciste al SEÑOR tu Dios. 63 Y sucederá que tal como el SEÑOR se deleitaba en vosotros para prosperaros y multiplicaros, así el SEÑOR se deleitará en vosotros para haceros perecer y destruiros; y seréis arrancados de la tierra en la cual entráis para poseerla. 64 Además, el SEÑOR te dispersará entre todos los pueblos de un extremo de la tierra hasta el otro extremo de la tierra; y allí servirás a otros dioses, de madera y de piedra, que ni tú ni tus padres habéis conocido. 65 Y entre esas naciones no hallarás descanso, y no habrá reposo para la planta de tu pie, sino que allí el SEÑOR te dará un corazón temeroso, desfallecimiento de ojos y desesperación de alma.

Tome en cuenta que Moisés dijo que esto iba a pasarla a la gente a causa de su desobediencia a Dios. Los que no creen las palabras de Moisés pueden culpar a los romanos por esta calamidad en 70 AD. Otros culpan a las circunstancias. Algunos cristianos culpan al diablo. Pero Moisés le da el crédito a Dios por traer esta tribulación. Jesús dijo de ellos en Juan 5:45-47,

45 No penséis que yo os acusaré delante del Padre; el que os acusa es Moisés, en quien vosotros habéis puesto vuestra esperanza. 46 Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a mí; pues él escribió de mí. 47 Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?
El yugo de hierro tal como se define por medio de Moisés hizo que los judíos fueran desposeídos de la tierra. Más de un millón de judíos fueron asesinados en esta guerra. Muchos más fueron vendidos como esclavos en otras tierras. Pero ellos aún no estaban totalmente desposeídos de la tierra. Es decir, que aún no les estaba prohibido poner un pie en esa tierra. Esta orden fue dada más tarde después de otra revuelta conocida como la revuelta de Bar Kojba 132-135 dC.

A pesar de todas sus protestas en sentido contrario, los judíos no creyeron a Moisés más de lo que creían a Jesús. Si hubiesen creído a Moisés, habrían comprendido que no eran los romanos, sino Dios, quien traía el juicio y tribulación sobre ellos. Si hubieran creído a Jeremías, se habrían presentado a los Romanos y prosperado bajo el yugo de madera, así como sus antepasados ​​habían prosperado en Babilonia. Pero su reacción ante el ejército romano era idéntica a la reacción de los higos malos hacia el ejército de Babilonia muchos años antes. No comprendían que Dios los estaba juzgando. En lugar de ello, continuaron luchando hasta la muerte, pensando que Dios siempre estaría de su lado. Parece que es un hecho de la historia que los que están sin ley también son ciegos a su propia iniquidad. Por esta razón, se pelean con los que Dios levanta para juzgar a la nación. Combaten contra el palo, en vez de arrepentirse ante Aquel que lo emplea. Deut. 28:64 profetizó que iban a servir a otros dioses en su cautiverio en otras tierras. El judaísmo cumple esta profecía también, porque ellos no adoran al Dios de la Biblia, excepto con sus labios.

Y así, los libros de historia judía están llenos de quejas sobre cómo otras personas los han tratado mal. Como cristianos no debemos ser de los que deliberadamente maltratan a nadie, incluyendo a los judíos. Y sin embargo, también hemos de reconocer que Dios levantó a personas de carácter impío contra ellos con el fin de juzgarles de acuerdo a la ley de Moisés. Dios usa hombres malvados para sus propósitos tanto como Él usa hombres de buen carácter, pero de diferente manera.

El Momento de la Sentencia de Jerusalén

Este juicio de Dios vino como un resultado directo de su rechazo y ejecución de Juan el Bautista y Jesucristo. Dios les dio cuarenta años de gracia para arrepentirse, pero ellos se negaron. En su celo religioso ciego, lucharon hasta que toda la tierra fue devastada y millones muertos o vendidos como esclavos.

Juan el Bautista fue ejecutado en la Pascua del año 30 dC, unos seis meses después de haber bautizado a Jesús. Mateo 14:1-12 nos dice que después de que Juan fue ejecutado, sus discípulos se acercaron y le contaron a Jesús. Entonces Jesús alimentó a los 5.000 con cinco panes de cebada y dos peces. (La misma historia se cuenta en Juan 6, en la que aprendemos en el versículo 4 que este milagro fue hecho cerca de la Pascua). Juan murió en la Pascua del año 30 dC.

Cuarenta años más tarde, en la Pascua del año 70 dC, los romanos comenzaron a poner sitio a la ciudad de Jerusalén. Josefo, uno de los generales de Judea que habían luchado contra los romanos hasta su captura, escribió sobre las 115.880 víctimas llevadas a través de una sola puerta de Jerusalén. En sus Guerras de los Judíos, V, xiii, 7, escribió:

"No menos de ciento quince mil ochocientos ochenta cadáveres, en el intervalo entre el día catorce del mes Xanthicus o Nisan [es decir, la Pascua], cuando los romanos acamparon por la ciudad, y el primer día del mes Panemus o Tamuz".

Josefo registra que los romanos acamparon alrededor de Jerusalén para comenzar el asedio en la Pascua en el año 70 dC. Esto fue precisamente cuarenta años después de la ejecución de Juan el Bautista. La ciudad fue destruida a finales de agosto del mismo año. El templo fue quemado. Todo el oro se fundió por el calor. Más tarde, en la lucha por el oro, la gente separó cada piedra de la otra para rescatar el oro que se había escurrido como el agua entre las rocas. Cuando la destrucción fue terminada, ni una piedra quedó en pie sobre la otra, como Jesús predijo en Mateo. 24:1 , 2,

1 Y Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle el edificio del templo de Dios. 2 Y Él respondió y les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que ni una piedra quedará aquí sobre otra, que no sea derribada.

Así se cumplieron las palabras de Jesús.


La captura de Masada: 73 dC

Los zelotes eran los extremistas judíos de la época. Ellos fueron llamados sicarios, que significa "gente de la daga". Eran asesinos y terroristas. Todo el mundo, que no ayudara a tratar de derrocar a las autoridades romanas era su enemigo. Uno de los discípulos de Jesús, Simón Zelotes, había sido uno de ellos ( Lucas 06:15 ) antes de que Jesús le mostrara una mejor manera. Zelotes significa "el Zelote".

En el 73 dC un hombre llamado Eleazar era el comandante de los sicarios. Antes de ir a Masada, él y sus hombres mataron a miles de personas en Jerusalén, aterrorizando a la gente para que se unieran a la revuelta contra los romanos. Cualquier persona que era pacífica entre ellos fue asesinada. Cuando los sicarios fueron finalmente expulsados ​​de Jerusalén, se hicieron cargo de una montaña fortaleza llamada Masada.

Tres años después de la destrucción de Jerusalén, los romanos finalmente capturaron Masada. Los romanos tuvieron que construir una rampa hasta la fortaleza para poder hacerlo. Terminaron la rampa en el día catorce del primer mes en el año 73 dC. Este fue el día en el pueblo normalmente hubieran matado a sus corderos para la Pascua para ser comido esa noche. Los romanos decidieron entonces tomar por asalto Masada a la mañana siguiente. Pero esa noche los sicarios en Masada se asistieron unos a otros para cometer suicidio en lugar de celebrar la Pascua. Sólo una mujer de edad avanzada y sus cinco hijos se escondieron y sobrevivieron a la terrible experiencia. El hecho de que tuvieron que esconderse para sobrevivir en la noche demuestra que esto era algo más que un suicidio voluntario. También fue un asesinato disfrazado de "suicidio asistido". No hay forma de saber cuántas de esas personas fueron en realidad asesinadas. Josefo nos dice en Guerras de los Judíos, VII, IX, 1,
"Esta masacre calamitosa fue hecha a los quince días del mes [Xanthicus] Nisan".

Uno no puede dejar de recordar la masacre de los primogénitos en Egipto, que se produjo en la noche de Pascua original. La única razón por la que los israelitas se salvaron fue porque habían puesto la sangre del cordero en los dinteles de las puertas. Ex. 12:12 , 13 dice:

12 Pues yo pasaré por la tierra de Egipto en esa noche, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de hombres como de animales; y contra todos los dioses de Egipto ejecutaré juicios-Yo soy el Señor. 13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y ninguna plaga vendrá sobre vosotros para destruiros cuando yo hiera la tierra de Egipto.

Los Sicarios no celebraron la Pascua en la primavera del 73 dC. En su lugar, se ayudaban entre sí a suicidarse en la noche en conmemoración de la masacre de los primogénitos de Egipto. Este evento identifica a los sicarios, no con israelitas justos, sino con los egipcios que murieron en aquella primera Pascua. También es significativo que los terroristas sicarios que murieron en Masada son conmemorados por los israelíes hoy como héroes. Deberían más bien a ser conmemorado como ejemplos de malos higos, cuyas actitudes y acciones han de ser aborrecidas por todas las generaciones futuras.

Josefo deja claro que estos fanáticos religiosos (los sicarios) se encontraban entre los más responsables de los desastres que vinieron sobre Jerusalén y la nación entera. Su doctrina de la rebelión era "mirar a Dios como su único Señor y Maestro"(Las guerras, VII, X, 1). Ellos no creían que Dios quería que ellos se rigieran por cualquier extranjero. Con esto querían decir que estaban obligados por el mismo Dios a hacer la guerra a cualquier nación que los hubiera conquistado. Ellos no comprendían la ley de la tribulación de Deut. 28. Ellos no entendían el libro de Jueces, donde Dios deja muy claro que no iba a permitir que fueran libres, mientras que estuvieran en rebelión contra su ley y se mantuvieran en un estado impenitente. Tampoco aprendieron nada de los escritos de Jeremías y de la destrucción de Jerusalén a manos de Babilonia.

Por lo tanto, los higos malos de Judá, en el intento de liberarse del yugo de madera, sólo tuvieron éxito en asegurar para sí el yugo de hierro. Muchos fueron asesinados, la tierra fue devastada, la propia nación destruida, y las personas enviadas a tierras extranjeras como cautivos y esclavos. Todo lo que Moisés profetizó en la ley de la tribulación vino sobre ellos.

Este yugo de hierro continuó hasta el siglo XX, cuando nació el sionismo moderno. El sionismo fue el intento de liberarse del yugo de hierro y para volver a la vieja tierra sin antes arrepentirse de su hostilidad en contra de Jesús Cristo, como exige la ley. El movimiento en sí mismo, por lo tanto, es ilegal. Sin embargo, muchos judíos se convirtieron cansados de esperar, sin embargo, permanecieron ciegos a las causas de su dispersión.

La pregunta es, ¿por qué el sionismo logró establecer el Estado de Israel, a pesar de que la ley de la tribulación parecía hacerlo imposible? No hay precedente bíblico para tirar fuera un yugo de madera o de hierro hasta que el pueblo se haya arrepentido. La respuesta se encuentra en el hecho de que el judaísmo está cumpliendo dos juegos de profecías, una para Judá, y otro para Edom. Bajo la bandera de Judá, el pueblo tenía prohibido por la legislación divina quitarse el yugo de hierro. Pero bajo la bandera de Edom, los judíos tenían un caso genuino que presentar ante el tribunal divino. Dios había prometido a Esaú-Edom que se le daría la tierra de Canaán. Jacob-Israel estaba obligado por ley a devolver la tierra a su hermano, porque él la había tomado por medios fraudulentos. Y así, en 1948 se retiró la bandera "Union Jack" (Unión Jacob) de Gran Bretaña de Palestina, y una nueva nación había nacido, que se hace llamar Israel. El nombre de "Jack" es la abreviatura de Jacob. En 1948 Jacob se vio obligado a devolver las tierras a los judíos sionistas, no porque ellos eran descendientes de la Casa del norte de Israel, ni tampoco debido a su descendencia de la casa del sur de Judá, sino por el hecho de descender de Edom.


Pero antes de que podamos dar sentido a estas más recientes acontecimientos ocurridos en el siglo XX, debemos explicar el significado del rechazo de Jesús Cristo en su primera aparición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario