TRADUCTOR-TRANSLATE

DESCANSAR ANTES DE TRABAJAR. SIGNIFICADO DEL SÁBADO. (E.V. Éxodo-Witness Lee)

ESTUDIO-VIDA DE ÉXODO

MENSAJE CIENTO OCHENTA Y DOS

ERIGEN EL TABERNÁCULO, HACEN SU MOBILIARIO
Y LAS VESTIDURAS SACERDOTALES
(1)

Lectura bíblica: Ex. 35:1-10, 20-35; 36:1-7; 39:32, 42-43.


...

DESCANSAR ANTES DE TRABAJAR

A la luz de lo que acabamos de ver, consideremos ahora Éxodo 35:1-3. Cuando Dios estaba a punto de mandar a Su pueblo que levantara el tabernáculo, hiciera su mobiliario y las vestiduras sacerdotales, Él les pidió que primero guardaran el sábado. Esto significa que ellos debían descansar antes de trabajar en la erección del tabernáculo. Esto es conforme a Génesis 2:2 y 3: “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo, y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación”. Hemos visto que justo después de ser creado por Dios, el hombre empezó a descansar. El primer día del hombre fue el séptimo día del Creador. Lo primero que hizo el hombre después de ser creado por Dios fue descansar con Él. Esto indica que antes de poder hacer algo por Dios, primero debemos descansar con Él. Si usted intenta trabajar por Dios, debe recibir la gracia, disfrutarla y descansar con Dios. Entonces usted podrá proseguir y hacer algo por Dios. No debemos empezar a trabajar por Dios y luego disfrutar de la gracia y del descanso. Esta manera es según la ley. Según la gracia, primero disfrutamos de la gracia y luego trabajamos. Primero descansamos con el Señor, y luego trabajamos para Él.
Debemos aplicar este principio a nuestro diario vivir. A menudo oro antes de hacer algo específico. Por ejemplo, doy un paseo cada día. Antes de salir de paseo, yo oro así: “Señor, Te doy gracias por la paz que disfruto ahora. Tú sabes que yo acostumbro salir a dar un paseo. Señor concédeme Tu bendición durante mi paseo.” Si no oro así, quizá no sienta paz cuando emprendo mi paseo, pues en este caso no descanso con el Señor antes de iniciar el paseo.
Podemos aplicar este principio a muchas cosas. Supongamos que usted debe escribir una carta a sus padres. Antes de escribirla, tome un minuto para descansar con el Señor. Diga: “Señor, Te doy gracias por poder estar contigo. Señor tengo que escribir una carta a mis padres. Señor, quédate conmigo mientras escribo esta carta. Me gustaría descansar contigo y luego escribir esta carta contigo. Señor, Te pido que escribas esta carta conmigo”. Esto demuestra el principio del descanso con Dios, antes de actuar con Él y por Él.
El hecho de descansar con el Señor de esta manera puede afectar aún la manera en que nos vestimos por la mañana. Si usted descansa con Él antes de vestirse, pienso que se vestirá conforme a la imagen del Señor. Supongamos que un hermano haya comprado recientemente alguna vestimenta que expresa al mundo. Si él descansa con el Señor antes de ponerse esta prenda, quizás se dé cuenta de que no debería llevarla.

Puedo testificar que sé de lo que estoy hablando cuando me refiero al descanso con el Señor. La experiencia me ha enseñado lo que significa descansar con el Señor antes de emprender algo.

EL SIGNIFICADO DEL DÍA DE SÁBADO

¿Conoce el verdadero significado del sábado? Éxodo 20 y Deuteronomio 12 nos enseñan que el sábado significa recordar al Señor como nuestro Creador y Redentor. Cuando recordamos Aquél que nos creó y redimió, guardamos el sábado. Si estamos ocupados día y noche, nos olvidaremos del Señor y lo pondremos a un lado. Pero existe un principio, una regla espiritual, según el cual debemos recordar al Señor y descansar con Él antes de emprender algo. Descansemos con Él, en memoria de Él, como nuestro Creador y Redentor y también como nuestro Salvador, Señor, maestro y vida, ¡Cuantas bendiciones y luz recibiríamos si practicáramos esto regularmente!
Esta manera de entender la palabra acerca del sábado en Éxodo 35:1-3, no proviene solamente de mí experiencia, sino también de la secuencia de los capítulos 34 y 35. Cuando Moisés estaba en el monte con el Señor, el Señor le habló acerca de tres fiestas que el pueblo debía respetar cada año y del sábado que debían guardar cada semana. Luego Moisés bajó del monte y dijo al pueblo que debían erigir el tabernáculo, hacer su mobiliario, y las vestiduras sacerdotales. No obstante Moisés no olvidó lo que el Señor le había dicho. Por consiguiente al exhortar a los hijos de Israel a que construyeran el tabernáculo para Dios, él pidió que primero descansaran con Él y que lo recordaran a Él como Su Creador y Redentor. Esta es la razón por la cual el relato acerca del tabernáculo, de su mobiliario y de las vestimentas de los sacerdotes, empieza con una palabra acerca del sábado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario