TRADUCTOR-TRANSLATE

CONTEMPLAR SU ROSTRO, David Wilkerson


DE GLORIA EN GLORIA

by David Wilkerson | August 22, 2013

    PDF     TXT   Print  Print
Pablo habla de un ministerio al que cada cristiano es llamado, uno que no requiere dones o talentos especiales, sino que debe ser asumido por todos los que han nacido de nuevo, tanto ministros reconocidos como laicos. De hecho, este ministerio es el primer llamamiento de cada creyente y todos los otros emprendimientos deben nacer de él.
Ningún ministerio puede ser agradable a Dios a menos que nazca de este llamado. Estoy hablando del ministerio de contemplar el rostro de Cristo. Pablo dice: “Pero nosotros todos, con rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor…” (2 Corintios 3:18 BTX).
¿Qué significa contemplar la gloria del Señor? Pablo está hablando aquí de adoración centrada y dedicada, el tiempo que se le da a Dios simplemente para contemplarle. Y el apóstol añade rápidamente: “Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio” (4:1). Pablo deja en claro que contemplar el rostro de Cristo es un ministerio al que todos debemos ser devotos.
La palabra griega para contemplando en el versículo anterior es una expresión muy fuerte. Indica no sólo echar un vistazo, sino “fijar la mirada.” Significa decidir: “No me moveré de esta posición. Antes de hacer cualquier cosa, antes de intentar lograr una simple meta, tengo que estar en la presencia de Dios.”
Muchos cristianos interpretan mal la frase “contemplando como en un espejo.” Piensan en un espejo, con la cara de Jesús reflejándose a ellos. Pero eso no es lo que quiere decir Pablo aquí. Él está hablando de una mirada enfocada intensamente, como escudriñando algo con empeño a través de un vidrio, tratando de verlo más claramente. Tenemos que “fijar nuestros ojos” de esta manera, determinados a ver la gloria de Dios en la faz de Cristo. Tenemos que encerrarnos en el lugar santísimo con una sola obsesión: mirar tan intensamente y tener comunión con tal devoción, que seamos transformados.
Pablo dice que la persona que se encierra con Cristo, contemplándole, está siendo transfigurada. ¿Qué ocurre cuando un creyente contempla el rostro de Cristo? Pablo escribe: “…somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”(2 Corintios 3:18).


- See more at: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/24054?src=devo-email#sthash.TzyomBXU.dpuf

DE GLORIA EN GLORIA

by David Wilkerson | August 22, 2013

    PDF     TXT   Print  Print
Pablo habla de un ministerio al que cada cristiano es llamado, uno que no requiere dones o talentos especiales, sino que debe ser asumido por todos los que han nacido de nuevo, tanto ministros reconocidos como laicos. De hecho, este ministerio es el primer llamamiento de cada creyente y todos los otros emprendimientos deben nacer de él.
Ningún ministerio puede ser agradable a Dios a menos que nazca de este llamado. Estoy hablando del ministerio de contemplar el rostro de Cristo. Pablo dice: “Pero nosotros todos, con rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor…” (2 Corintios 3:18 BTX).
¿Qué significa contemplar la gloria del Señor? Pablo está hablando aquí de adoración centrada y dedicada, el tiempo que se le da a Dios simplemente para contemplarle. Y el apóstol añade rápidamente: “Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio” (4:1). Pablo deja en claro que contemplar el rostro de Cristo es un ministerio al que todos debemos ser devotos.
La palabra griega para contemplando en el versículo anterior es una expresión muy fuerte. Indica no sólo echar un vistazo, sino “fijar la mirada.” Significa decidir: “No me moveré de esta posición. Antes de hacer cualquier cosa, antes de intentar lograr una simple meta, tengo que estar en la presencia de Dios.”
Muchos cristianos interpretan mal la frase “contemplando como en un espejo.” Piensan en un espejo, con la cara de Jesús reflejándose a ellos. Pero eso no es lo que quiere decir Pablo aquí. Él está hablando de una mirada enfocada intensamente, como escudriñando algo con empeño a través de un vidrio, tratando de verlo más claramente. Tenemos que “fijar nuestros ojos” de esta manera, determinados a ver la gloria de Dios en la faz de Cristo. Tenemos que encerrarnos en el lugar santísimo con una sola obsesión: mirar tan intensamente y tener comunión con tal devoción, que seamos transformados.
Pablo dice que la persona que se encierra con Cristo, contemplándole, está siendo transfigurada. ¿Qué ocurre cuando un creyente contempla el rostro de Cristo? Pablo escribe: “…somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”(2 Corintios 3:18).


- See more at: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/24054?src=devo-email#sthash.TzyomBXU.dpuf

DE GLORIA EN GLORIA

by David Wilkerson | August 22, 2013

    PDF     TXT   Print  Print
Pablo habla de un ministerio al que cada cristiano es llamado, uno que no requiere dones o talentos especiales, sino que debe ser asumido por todos los que han nacido de nuevo, tanto ministros reconocidos como laicos. De hecho, este ministerio es el primer llamamiento de cada creyente y todos los otros emprendimientos deben nacer de él.
Ningún ministerio puede ser agradable a Dios a menos que nazca de este llamado. Estoy hablando del ministerio de contemplar el rostro de Cristo. Pablo dice: “Pero nosotros todos, con rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor…” (2 Corintios 3:18 BTX).
¿Qué significa contemplar la gloria del Señor? Pablo está hablando aquí de adoración centrada y dedicada, el tiempo que se le da a Dios simplemente para contemplarle. Y el apóstol añade rápidamente: “Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio” (4:1). Pablo deja en claro que contemplar el rostro de Cristo es un ministerio al que todos debemos ser devotos.
La palabra griega para contemplando en el versículo anterior es una expresión muy fuerte. Indica no sólo echar un vistazo, sino “fijar la mirada.” Significa decidir: “No me moveré de esta posición. Antes de hacer cualquier cosa, antes de intentar lograr una simple meta, tengo que estar en la presencia de Dios.”
Muchos cristianos interpretan mal la frase “contemplando como en un espejo.” Piensan en un espejo, con la cara de Jesús reflejándose a ellos. Pero eso no es lo que quiere decir Pablo aquí. Él está hablando de una mirada enfocada intensamente, como escudriñando algo con empeño a través de un vidrio, tratando de verlo más claramente. Tenemos que “fijar nuestros ojos” de esta manera, determinados a ver la gloria de Dios en la faz de Cristo. Tenemos que encerrarnos en el lugar santísimo con una sola obsesión: mirar tan intensamente y tener comunión con tal devoción, que seamos transformados.
Pablo dice que la persona que se encierra con Cristo, contemplándole, está siendo transfigurada. ¿Qué ocurre cuando un creyente contempla el rostro de Cristo? Pablo escribe: “…somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”(2 Corintios 3:18).


- See more at: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/24054?src=devo-email#sthash.TzyomBXU.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario