TRADUCTOR-TRANSLATE

RASGAD EL VELO DEL CORAZÓN, Gregorio Makridis


Toda rebeldía, es por causa de la carne!

Toda desobediencia, es por causa de la carne!
Toda falta de sujeción, es por causa de la carne!
Todo embotamiento de entendimiento, es por causa de la carne!
Todas las decisiones erróneas, son por causa de la carne!
Todo tipo de rivalidades, divisiones y riñas, son por causa de la carne!!
Toda Ego(ido)latria,es por causa de la carne!
Desear ser servido y no servir, es por causa de la carne!
Todo sentir de superioridad y jactancia, es por causa de la carne!
TODO EL QUE SE DELEITA EN SI MISMO ES POR CAUSA DE LA CARNE!
TODO DEDO ACUSADOR ES DEL MISMO DIABLO, CONSTRUCTOR DE LA CARNALIDAD!


La carnalidad del hombre, es EL VELO DE SU CORAZÓN que le impide ser espiritual; así mismo como en la circuncisión física del pueblo del Israel, tipo de la circuncisión espiritual neotestamentaria, EL PREPUCIO DEBÍA SER CORTADO Y APARTADO DEL RESTO DEL CUERPO, ASÍ MISMO EN LA CIRCUNCISIÓN ESPIRITUAL DE NUESTRO CORAZÓN LA CARNE DEBE SER CRUCIFICADA A TRAVÉS DE LA CONCIENCIA DEL BAUTISMO. ( Romanos 6:11 ''consideraos muertos para el pecado'')

NUESTRA AUTÉNTICA COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO DEPENDE DE ESTE FACTOR, POR ESTO LOS CARNALES SE CONVIERTEN EN RELIGIOSOS, POR FALTA DE LA CRUCIFIXIÓN DE LA CARNE Y DE LA SUJECIÓN DE SUS PASIONES REBELDES.

ES EL VELO QUE nos impide entrar en el Lugar Santísimo como sacerdotes de Dios, dejándonos a fuera en el patio, como observadores pero no como en comunión.

Levantar la cruz cada día es la circuncisión contínua del velo (1) que impide de ser entendidos en escuchar la voz del Espíritu. Si el velo en nuestro corazón no es rasgado, el hombre natural seguirá reinando, aunque camuflado como religioso. El prepucio ha de ser cortado por completo, no solamente una parte. Nuestra separación con el hombre natural se manifestará solamente con UNA CIRCUNCISIÓN AUTÉNTICA Y COMPLETA!

Todas nuestras rebeldías tienen su causa en la carne, toda nuestra soberbia tiene su causa en la carne, por esto LA CARNE DEBERÍA SER DE UNA VEZ PARA SIEMPRE APARTADA DE NUESTRO CORAZÓN,  PARA ASÍ AGRADAR A NUESTRO PADRE.

Unirse con un Dios SANTO, SANTO, SANTO, JUSTO Y LLENO DE AMOR, necesitamos entender de una vez para siempre que el VELO CARNAL debe ser de una vez para siempre apartado, separado, PARA RESPONDER A LA LLAMADA SANTIFICACIÓN Y GLORIFICACIÓN de cada creyente.

Colosenses 2:11 ''en El también fuisteis circuncidados ... al quitar el cuerpo de la carne mediante la circuncisión de Cristo''

1 Pedro 2:24 "y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados".

Dios les bendiga

Pastor Gr. Makridis

Nota del administrador:
(1)- La circuncisión, tipo del rasgamiento del velo del templo (somos templo del espíritu Santo, donde el espíritu es el Lugar Santísimo, el alma el Lugar Santo y el cuerpo el Atrio), se hacía y se hace una vez por siempre; pero es una experiencia en base a la cual después debemos permanecer, crucificando nuestra carne con sus pasiones y deseos diariamente. La circuncisión de nuestro corazón ya fue efectuada objetivamente por Jesús en la Cruz y la recibimos en semilla en nuestro espíritu cuando nacemos de nuevo al creer. Sin embargo, la apropiación subjetiva del hecho histórico por experiencia cristiana, vendrá con la extensión a nuestra alma, cuando "vemos" (revelación) el hecho histórico. Es en ese momento que el vaso de alabastro de nuestra alma es roto y nos derramamos enteramente como perfume (el Espíritu mezclado con nuestro espíritu) para Cristo. El perfume estaba confinado por el vaso y ahora por el quebrantamiento puede inundar la casa entera: espíritu y alma (e incluso el cuerpo, por ejemplo con una sanidad). Solo cuando alcanzamos la experiencia de este derramamiento quedamos habilitados para atraer a los que, ahora sí, pueden oler el perfume. Este es el paso de Romanos 7 a Romanos 8, del "miserable de mí" al "gracias doy a Dios por Jesucristo", del desierto a la vida abundante.
Juan 12:3
Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

No hay comentarios:

Publicar un comentario